1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº81 >
  4. Docente: Laura Banfi

Docente: Laura Banfi

[ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº81

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº81

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación

Año XV, Vol. 81, Julio 2018, Buenos Aires, Argentina | 160 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract 

El proyecto joven de la materia Comunicación oral y escrita se centra en el desarrollo de las habilidades de la comunicación esenciales, aquellas que se relacionan con las de producción y las de interpretación discursivas. Dentro de estas competencias, se asume como importante el reconocimiento de los códigos de la oralidad y de la escritura y el uso de los canales que ofrecen las dos formas de comunicación. Para lograr esto, se busca desplegar y evidenciar estrategias a través de los trabajos prácticos que logran ensamblar lo que el proyecto de la universidad denomina en general Una historia de mi familia. La idea general es fomentar las habilidades presentando, a través de una búsqueda de la propia identidad, un relato que reúna de forma atractiva distintos tipos discursivos que supongan sus protocolos y esquemas correspondientes. Este proyecto se inicia con la búsqueda de material bibliográ- fico, documentación familiar y personal así como el contacto directo con familiares testigos y protagonistas de la historia que será el eje del trabajo final. Una vez reunido el material, los estudiantes comienzan el proceso de composición textual para lo que necesitan recursos de cohesión, coherencia, y adecuación al contexto discursivo. En estas instancias, se aplican conocimientos y herramientas visuales y discursivas propias con el uso correspondiente de sus códigos y normas. En el trabajo se pretende la creación y la elaboración de tipos textuales adecuados al género académico. Allí, en torno al relato central que elige el estudiante, se centran descripciones, argumentaciones y explicaciones que dan marco y sustento a esa historia. Es un requisito, además, presentar visualmente dispositivos de síntesis verbales y gráficos que significa aplicar algunos conceptos específicos gráficos como el color, la forma a través de la tipografía, la fotografía, etc. Los estudiantes deben hacer una presentación visual con programas digitales que les sirvan para esto como, por ejemplo, con infografías o líneas de tiempo que ordenan la historia que relatan. En cada clase, y siguiendo el modelo de aula taller, se trabajan diferentes ejercicios que permiten una observación atenta a cuestiones de escritura y oralidad para luego, una vez encaminados sobre los proyectos particulares, desarrollar los trabajos finales en sus diferentes etapas. 

Producción de los estudiantes

Cinco Minutos y Todo Cambió 

Ramirez Escalante, Andrea

Esta historia de mi familia se basa en el terremoto ocurrido el día domingo 3 de marzo de 1985, en la ciudad puerto de San Antonio, quinta región, Chile. 

Mi tía paterna que es ese entonces tenía 18 años, y vivía con mis bis abuelos, Elisa Gajardo y Alberto Santibañez. Ellos se hicieron cargo de mis tíos, ya que mi abuela había fallecido cuando ellos eran pequeños. Y mis bisabuelos eran como sus padres. 

En ese momento mi padre el mayor de los 3 hermanos, ya estaba casado con mi madre, y mi tía y tío menor, vivían con los abuelos. 

Ese esa época ya los abuelos estaban jubilados y mi tío Gerardo se había accidentado con una caída y se encontraba en el hospital de la ciudad, se había quebrado el brazo y estaba enyesado. El hospital quedaba muy cerca de casa, entonces mi tía me relata todo lo sucedido ese fatídico día, su experiencia y cómo lo vivió. 

Fue un terremoto muy devastador, con más de 178 muertos, 2.575 heridos y 12.114 albergados. 

Sin perder las esperanzas 

Visgarra, Maria Florencia

En este relato escribiré, la vida de Carolina que será el personaje principal de esta historia. Quien perdió desde pequeña personas importantes que marcaron su camino. 

Durante su niñez creció sin su madre, una parte de su vida que siempre anhelo conocer, dado que no tiene recuerdos de ella. 

En su adolescencia perdió a su pilar, su padre, quien la criaba con mucho cariño por ser la más chica de la familia. Sus hermanos mayores realizaron su vida y decidieron irse de su casa, y tuvo que aprender a vivir y cuidarse sola. 

Se aferró mucho a su abuela materna quien murió a los 99 años dejándola con un vació muy grande. Se enamoró, y encontró al amor de su vida, su nuevo pilar una persona que la apoyó y cuido durante 10 años. En su romance se enteró que no podía tener hijos, un deseo que siempre tuvo presente con su amor Pablo.

Años más tarde, Pablo sufre un accidente automovilístico y Carolina perdió sus ganas de vivir. Realizó tratamientos antidepresivos para salir de ese pozo que nunca pensó llegar. No sabía cómo seguir con tanto dolor. 

En una salida con su amiga, conoce a una persona especial que le volvería a dar sentido a su vida. Volvió a creer en el amor y se dejó llevar por su instinto. Sin pensarlo se enamoró de Gerardo, su actual pareja. 

En un día lluvioso y frío Carolina tiene mareos, dolores de panza y decide ir al medico, al llegar se entera que estaba embarazada esperando un hijo de Gerardo. Su reacción fue confusa, no esperaba esa noticia. Sin pensarlo, un nuevo destino llegaba a su vida, la maternidad. 

Ese anhelo de ser madre pudo cumplirse con la llegada de su primera hija Emma, completando ese vació que sufrió tantos años. 

Hija única 

Fernández, Bárbara Rosario 

Cuando alguien piensa en una “hija única”, siempre dicen “debe ser la reina de la casa”, ¿no? Déjenme decirle que sí. Todo empezó en el año 1994, bueno, en realidad todo comenzó con el Big Bang, dinosaurios, evolución del hombre, y demás, pero no voy a contar eso hoy. Haré enfoque en la historia de mi familia, mi historia principalmente, suena egocéntrico, sí, pero no lo es, es una historia de aprendizaje y crecimiento, el mío, y como la aparición o falta de algunas personas, nos construye a medida que vamos creciendo. 

29 de agosto. 1994. Bienvenida al mundo, querida yo. Todos en mi familia querían que sea nena, menos mal que me decidí por nacer así. Primera hija, primera nieta, primera bisnieta inclusive, qué honor, me siento heredera del trono inglés, tan esperada. 

Ser la primera hija, y la única durante mucho tiempo, tiene sus privilegios, tanto como sus contra. En primer lugar, absolutamente todo es para vos, regalos, atención, al menos eso pensé que era lo mejor de ser hija única. Pero llega un momento en el que tus compañeritos del jardín no pueden ir a tu casa a jugar, tus papás están trabajando, y te sentís algo sola, por más que estés rodeada de gente, te gustaría tener algo o alguien nuevo con quien pasar el rato, molestar ¿Un perrito quizás? 

Los primeros hijos somos la prueba y error con nuestros padres, pienso que con nosotros aprenden a serlo, y por eso nuestra relación con ellos es muy distinta a la de los segundos, o terceros hijos, con ellos ya están más entrenados, “la tienen clara”, por así decirlo. A nosotros, los afortunados (o no tanto) primeros, nos ven como un muñequito de cristal, frágil, al que hay que cuidar mucho, aplíquese a cualquier edad, creo que se vuelve peor en la adolescencia con el “todavía sos chica para andar sola”, “no podes salir de noche”, “no”, “no”, “no”, a diferencia de la edad más temprana, de adolescente escuché muchos no, hoy con 23 años comprendo un poco mejor el por qué.

El circo de la historia 

Merlo, Amarú Maitén

La historia que se va a contar es sobre mi abuela materna llamada Dora. 

Esta historia ocurrió en Argentina en 1940 cuando ella tenía 15 años, había tomado una decisión muy importante y escandalosa. Que a causa de ella la terminaron metiendo en un colegio pupilo. 

Un buen día mi bis abuelo recibió un telegrama de su ex esposa, explicando lo que había ocurrido con su hija Dora. Se había escapado. Pero no era solo que se había escapado de casa, sino que además se había ido de gira con un circo, se había escapado con la persona que consideraba su amor ese amor que pensas en esa edad que no podés vivir sin él, era un payaso. 

Así es un payaso esos payasos que te tiene que hacer reír, gastar bromas, hacer piruetas y en ocasiones hacer piruetas. Mi bis abuela estaba desesperada no sabía dónde estaba ya que el circo ya se había ido de Santiago del estero. Mi bis abuelo Antonio le dijo que no se preocupara que él se encargaría de buscarla y traerla nuevamente. 

Antonio agarro ropa empaco lo necesario y salió a buscarla, lo primero que hizo fue a Santiago del estero para poder hablar con la gente y averiguar a donde había partido el circo, a partir de ahí empezó a viajar había recorrido varias provincias, pero nunca los alcanzaba habrá estado así por dos meses. 

Hasta que pasó, llegó el día la encontró en Córdoba. Cuando llego al circo al momento la vio, se acercó, el reto, le dijo cómo podía haber hecho eso y que tenían que volver a casa. Mi abuela estaba encaprichada con ese payaso, decía que era el amor de su vida, pero volvió en fin obligatoriamente. 

Mi bis abuela decidió, como no podía controlarla, meterla en un colegio pupilo y desde ahí no se hablaron por un tiempo. Muchas años después ya Dora estando casada y con 4 hijos, vivía en la provincia de Formosa. Siempre llevaba a sus hijos a todos los circos que venían, circo que aparecía en Formosa circo que iban. Hasta que un día ya de adulta reconoció ese circo, ese circo que se había ido de gira siendo una adolescente, entonces fue a preguntar a ver si estaba el payaso que tanto le encantaba cuando era chica. Y resulto que sí. Lo invitó a cenar con su familia y se volvieron a reunir, pero fue esa única vez o eso es por lo menos que se cree. 

Historia lejana de Ramona 

Sotelo Ciccioli, Milagros 

1915. Gral. Villegas. Buenos Aires 

En aquella época, era muy usual que el patrón del campo tenga relaciones amorosas con sus empleadas y que finalmente, si alguna de ellas quedase embarazada, ese niño nunca seria reconocido por su padre por solo el hecho de que él debía mantener una imagen determinada impuesta por la cultura de aquellos años. 

Así fue como Ramona, hija de la cocinera y el dueño del campo tuvo que sobrellevar varias situaciones en las que, por su nivel de estatus social, no había mas remedio que aceptar y seguir adelante.

Cuando ella tenía 21 años, en una de sus salidas al pueblo, conoce a un joven llamado Bautista proveniente de una familia adinerada. Aunque pudieron haber estado muy enamorados, esta relación no tuvo éxito ya que la familia de Bautista no tuvo mejor idea de oponerse por el simple hecho de que Ramona era la hija de una cocinera. 

Al tiempo, conoce al hombre que luego se convertiría en su esposo. Con él tuvieron dos hijos llamados Alfredo y Eduardo. Siendo estos niños aun muy pequeños y Pedro, el esposo de Ramona, con solo 33 años fallece a causa de una terrible neumonía. 

Previamente a su muerte, viajó a la Capital de Buenos Aires para buscar ayuda, la cual obtuvo éxito, llegando a casi obtener el alta para volver a su casa con su familia. Pero una noche, …continuaré la historia…

La suerte 

Cabaleiro, Kevin Didier

Quiero contarte algo sobre mi vida, quizás te sirva (o no) pero es mi vida y parte de la tuya, porque hijo esto que voy a contarte lo hice por mí, por ti, por tus hermanos, por nuestra familia. Siempre hablamos acerca de lo bueno y lo malo que nos ha pasado, que no tenemos SUERTE, y proyectamos esperando que todo cambie, más que nada esa “SUERTE”. Pero cuando pienso en lo que viví hasta ahora, la familia que formé y el saber que los tengo conmigo, ese pensamiento se vuelve en alegrías, amor y esperanza. 

Cuando estaba estudiando en el secundario, en mi mente, estaba el deseo de estudiar, tener un título y ser una gran profesional, quería ser arquitecta, diseñadora, etc. También docente de primaria. En mi cabeza todo era alegría, ilusión…y claro, luego, poder enamorarme, casarme y formar una familia. ¡Tenía 17 años! 

Cerca de terminar 5° Año, empecé por enamorarme primero y conocí a tu papá. Todo era muy lindo…y el entusiasmo por estudiar se desvanecía; empezamos a programar que nos casaríamos, tendríamos hijos, una casa, etc., etc. 

Así fue, nos casamos…

Juana y su peluche real 

Scarpello, Paula 

Juana es una nena que actualmente tiene cinco años, y es mi hija. Hace dos inviernos atrás, Juana fue diagnosticada con un problema en el hipotálamo, un síndrome no muy común que se llama Síndrome de Shapiro. 

Juana tenía hipotermias recurrentes y por consecuencia convulsionaba. Una vecina del edificio se había ido de viaje entre internación e internación y nos dejó a su perro para que lo cuidemos. En ese lapso habíamos notado que cuando el perro y ella dormían juntos, a Juana no le bajaba la temperatura. Una de esas eternas noches largas, tomándole la temperatura cada hora, encontré una publicación en Internet que decía que permutaba un Bichon Frise por una bicicleta para su hijo. Era perfecto para Juana, ya que yo no usaba más mi bicicleta. Me puse en contacto inmediatamente y coordinamos para intercambiar al perrito por la bicicleta. 

Nuevamente tuve que internar a Juana pero con una condición: si ella se ponía bien, en casa la esperaba una sorpresa. Y así fue, tres días después, cuando nos dieron el alta, y Juana llegó a su casa se encontró con un peluche blanco que le daba besos y la seguía a donde ella fuera. 

Juana lo miró y le puso de nombre Homero, diariamente duermen juntos. 

Colgando de un gajo 

Diaz, Jimena Daiana

Mi nombre es Beatriz Isolina Kerk, tengo 77 años y hace mucho tiempo viví en la aldea brasilera de la provincia de Entre Ríos. Mi familia tenía un gran campo con vegetación, sembrados y ganado. Yo y mis 9 hermanos colaborábamos diariamente con las numerosas tareas para poder mantenerlo. Un día, entre tantos de colaborar, tuve que traer a las vacas que se encontraban pastando para poder ordeñarlas. Se aproximaba una inmensa tormenta, entonces decidí hacerlo con ayuda de una potranca (yegua que no pasas de los 3 años de edad), pero como todos saben en el campo la potranca es un animal que se retoba fácilmente. En la búsqueda de las vacas mi potranca decidió no seguir caminado, se frenó bajo un árbol de ombú por miedo a los truenos. Quise arrancar un gajo del árbol para poder arriarla pero en el preciso momento en que decidí hacerlo, trono, y mi potranca se asustó y salió galopando a gran velocidad. Yo quede colgada del gajo del ombú, cuando al instante se quebró y caí al desplomada al piso. La tormenta llegó, intentaba apurar el paso para no quedar además de dolorida, extremadamente mojada. No era mi día de suerte, las vacas estaban muy dispersas por el campo y me llevo mucho tiempo traerlas, tiempo que no hubiese perdido si mi patriarca no se hubiera asustado. Finalmente llegué a mi casa, dolorida, mojada y muy cansada. Mis hermanos todavía se siguen riendo de ese día. 

La primera conexión 

Abait Soricetti, Facundo

El trabajo práctico final consta en hacer un historia de nuestras familias, debido a eso decidí contar la historia de cómo mi papá, Gabriel Miguel Abait y mi mamá Marta Patricia Soricetti se conocieron por primera vez y como empezaron la relación que los llevo a formar nuestra familia. 

Se conocieron casualmente en un concierto de música en la bolsa de comercio en la ciudad de Buenos Aires gracias a una arquitecta conocida y amiga de mi padre. Mi mama ya tenía programado volverse a vivir a Bariloche donde toda su familia, hermanas y primos, Vivian. Pero el destino cambió todo y un viernes de mayo de 1986 se conocieron mi papá y mi mamá por primera vez. 

En resumen, mi idea, es poder contar cómo fue el inicio de la relación entre mis papas, como pudieron afianzarse como pareja siendo tan diferentes, mi mamá nacida en Bariloche, criada en Capital Federal y mi papá, ganadero con campos en el sur. Cómo fue ese amor y esa lealtad, compañerismo y compromiso que se tuvieron durante tanto tiempo el uno al otro por tanto tiempo.

Sobreviviente

Aguirre, Ailen 

La historia que voy a contar es sobre mi abuela Bogomira Kalan, hoy en día tiene 77 años, pero a los 5 años comenzó su travesía, la cual estuvo acompañada de tristeza, felicidad, miedo y esperanza. Voy a contar como su familia y ella escaparon de la guerra. 

Algunas anécdotas son más fuertes que otras, algunas me hacían llorar cuando las contaba pero al final siempre recordaba que todo lo que les sucedió los trajo a donde llegaron hoy en día y si no fuera por eso nosotros no estaríamos acá. Bogomira o como le decimos nosotros “Baby” que significa abuela en esloveno, es un ejemplo de vida para mí y para los que la rodean. 

Mucha gente decidiría dejarlo atrás, tratar de olvidar, pero ella lo recuerda con mucho dolor, pasión y felicidad por el final que les deparó. Cada día nos enseña pequeñas palabras o frases en esloveno para que ese idioma perdure en nuestra familia. 

Una de las tantas anécdotas que más me quedó plasmada en la memoria y me la contó varias veces desde que era chiquita fue que, Baby, vivía en una casa muy grande, casi una mansión y los pisos en ese entonces no eran de parquet sino de madera y debajo de ella había como medio metro de espacio aislado. Un día vinieron a buscar a mi bisabuelo Mirko para matar a toda persona que no estaba de acuerdo con el régimen del comunismo, como él no estaba de acuerdo, escapó al bosque. Ya se sabía que iban a venir por mi bisabuela Ivana, para que delatara a donde había huido su esposo, entonces ella sensata, se escondió en el entrepiso, pasó varias semanas en ese pequeño espacio y solo salía cuando la mamá le avisaba que era seguro para poder ir al baño, la comida generalmente se la pasaba por un agujero. 

Victoria 

Di Nucci, Jacinta

En este trabajo de historia sobre mi familia, voy a hablar acerca de la situación de una prima del lado de mi madre. Ella se llama Victoria, tiene 16 años y tiene un padre ausente desde sus 8 años de edad, al cual ve dos veces por año. 

Mi prima Victoria, tiene dos hermanas políticas por parte de su padre, con las cuales lleva una muy buena relación. La madre de mi prima le ocultó, hasta hace un mes, el hecho de que tiene otra hermanastra por parte de su padre. 

Al parecer, el padre de Victoria mantuvo relaciones sexuales con la mucama que trabajaba en la casa donde convivía con su pareja de aquél momento, madre de las dos hermanas mencionadas previamente. 

Una vida ganada 

Di Marco, Melisa

La historia que voy a contar se trata de como un padre conoce a su hija cuando ella ya tenía tres años, sin saber que existía, sin siquiera haberlo imaginado. 

Es la historia de un hombre que de un momento a otro se entera que era padre y de cómo supo sobrellevar la situación y aprender de ella. 

Luciano, mi pareja hace varios años, cuenta que desde que conoció a Maia, la gran protagonista de esta historia, tienen una hermosa relación de padre e hija y cómo le “explotó” el corazón de amor la primera vez que la escucho decirle papá. También nos dice que Maia se parece a él en todo, pero en una versión mejorada y que lo único que quiere y desea para ella es que sea feliz y se convierta en una buena persona. 

Él cuenta con lujo de detalles que en ningún momento se permitió pensar en que hubiera pasado si se enteraba antes de esto, ni en pedir explicaciones y que, si bien hubo momentos mejores que otros, no cambiaría por nada el hecho de ser padre. Afirma que su vida cambio en un instante y que para él no hay tiempo perdido que recuperar, sino una vida ganada. 

Victoria dice que no quiere hablar con su padre acerca de la hermanastra, debido al mal carácter que presenta el padre y también porque se lo negó a sus dos otras hermanastras en situaciones pasadas. 

Una historia que lleva al receptor a plantearse cuestiones que inciden en una adolescente de los tiempos presentes. 

Antihéroe 

Alba, Tomas 

La historia familiar que elegí para exponer en este trabajo, es la de mi papá Fabián Panetta. Él nació en Buenos Aires, en el barrio de Valentin Alsina. En este barrio no solo nació un gran músico como lo es mi padre, sino que también, una de las primeras bandas de psicodelia punk en la historia musical del país. Fabián, junto a su banda lucharon contra todos los prejuicios y miedos que se vivían allá en los 80, un país en pleno goce de los primeros años de democracia en la que la ola de la cultura musical y artes performáticas arrasaba en el escenario de la “cultura under” porteña. 

Junto a mi padre y su banda Antihéroes tocaron grandes artistas Argentinos como los Auténticos Decadentes o Iván Noble. Marcaron a nuevos artistas que hoy en día son reconocidos músicos como Adrián Dárgelos, líder de Babasónicos, ayer fueron aprendices de Antihéroes. 

Pero no todo fue color de rosa para ellos. Las drogas, los excesos y movimientos que rompían todos los esquemas de los 70, llegaron de la mano con la democracia y esto golpeó muy fuerte a la banda. Las detenciones, desapariciones y censuras que sufrieron, fueron algunos de los resultados de estos factores. 

Hoy en día, 30 años después, los domingos sigue sonando en casa el eco de un saxo nostálgico.

Un loco escape 

Duque, Johnn

En el municipio de Gutiérrez una provincia alejada de la ciudad de Bogotá en Colombia vivió su juventud mi abuela Lilia Quevedo. En su jornada laboral tuvo la oportunidad de conocer a un chico que fue mi abuelo Arturo, con el cual sintió mucha empatía y empezaron a salir. Los padres de Arturo no estuvieron de acuerdo con esa relación, por temas de clase social. En ese entonces esa era una relación casual, pero luego se volvió más intenso y fuerte el amor que había entre ellos, entonces hicieron algo que solo las personas que están locamente enamoradas harían y fue escapar del pueblo a escondidas de la madre de Arturo y comenzar una nueva vida en la capital del país en Santa Fe de Bogotá. Radicados en la capital se casaron en una notaría en el centro de la cuidad, sin testigos y sin familiares que fueran personajes verídicos de tal suceso. Después de ese suceso formarían una familia donde salieron cinco hijos.

En el municipio de Gutiérrez una provincia alejada de la ciudad de Bogotá en Colombia vivió su juventud mi abuela Lilia Quevedo. En su jornada laboral tuvo la oportunidad de conocer a un chico que fue mi abuelo Arturo, con el cual sintió mucha empatía y empezaron a salir. Los padres de Arturo no estuvieron de acuerdo con esa relación, por temas de clase social. En ese entonces esa era una relación casual, pero luego se volvió más intenso y fuerte el amor que había entre ellos, entonces hicieron algo que solo las personas que están locamente enamoradas harían y fue escapar del pueblo a escondidas de la madre de Arturo y comenzar una nueva vida en la capital del país en Santa Fe de Bogotá. Radicados en la capital se casaron en una notaría en el centro de la cuidad, sin testigos y sin familiares que fueran personajes verídicos de tal suceso. Después de ese suceso formarían una familia donde salieron cinco hijos.

Felicidad de dos hermanas siendo madres el mismo día 

Basso, Florencia 

La historia transcurre en el año 1995 en el mes de octubre, último mes de embarazo de mi mamá. 

El doctor le anuncia que espera una nena, y que tiene que provocar el parto porque esta no se alimenta lo suficiente. Junto a su hermana Andrea, que también compartía la felicidad de estar embarazada pero con un mes de diferencia y acompañada del resto de la familia, se hallan en el hospital Italiano la fecha pactada para el parto con el equipo médico. A las pocas horas de estar internada para que el doctor la buscara, aparece su hermana de urgencia y cuando la revisan, primero la llevan a maternidad para que nazca su hija. Horas después, llega mi nacimiento y el de mi prima, Valentina. Ambas nacidas el mismo día y en el mismo hospital. Nos pusieron una al lado de la otra con nuestras madres. 

Dado que no se había dado nunca un caso así en el hospital, llamaron a un medio de televisión que estaban allí por el primer trasplante al corazón y nos sacaron una nota que luego fue transmitida en Telefe y salimos también en el diario clarín, cuya nota aún conserva en un cajón y en su memoria. 

Vivir viajando 

Vizcay, Juan 

La historia que decidí relatar para este trabajo práctico, es la de mi tío Sergio Zucco. Mi tío nació en Rosario, pero a los pocos años ya comenzó a viajar y vivir en otros lados. Primero fue Buenos Aires, no por decisión propia sino por motivos laborales de su padre Aume Zucco. Adaptándose a la vida en la capital, tuvo que afrontar momentos difíciles como la muerte de su padre cuando él era un adolescente, y luego ya de grande la muerte de su madre Olga Del Giesso, lo que fue determinante para que comience a viajar por los distintos países del mundo. Tuvo que comenzar un proyecto de vida desde cero, en unos lugares que no conocía a nadie y en algunas ocasiones tampoco sabía hablar la lengua del país. Se vio envuelto en situaciones difíciles que le dieron la experiencia y los conocimientos que hoy en día tiene, además de infinidades de anécdotas para contar. 

Hoy en día, con 60 años cumplidos, sigue teniendo planes de continuar viajando y realizando nuevos proyectos en distintos lugares del mundo.

Mi mamá 

Wior, Camilia

Este adelanto es sobre mi mamá, porque tiene historias muy particulares. Esto es porque es gemela con mi tía que se llama Marisa, alias la tía Lali. Y esta historia ya empieza siendo divertida ya que a mi abuela cuando se hacia los controles le decía que se prepare porque seguramente tendría un varón grande, por el tamaño de la panza y por tantos movimientos de piernas en su panza. Por lo que recién se enteraron que serían padres de gemelas en el momento de nacimiento, ya que en esa época no existían las ecografías. Eran idénticas, por lo que para reconocerlas a mi mama le pusieron un solo aro y a mi tía como correspondes los dos. Ellas son muy diferentes y con características totalmente distintas, aunque hasta el día de hoy son físicamente muy parecidas. 

Tienen miles de historias, anécdotas divertidas y otras no tanto. Mi mama cuenta entre las anécdotas no tan divertidas que siempre se las comparaba porque mi tía siempre fue más tranquila y estudiosa, en cambio mi mama fue siempre rebelde y traviesa. Por ejemplo, en la primaria estaban las dos en el mismo grado. Por lo que las maestras para diferenciarlas decían Marisa la estudiosa y Rosana la que siempre tenía mala conducta. Tuvieron miles de anécdotas como cambiarse los aros para no ser reconocidas, hacer una prueba una por otra, hablar por teléfono una haciéndose pasar por la otra, arreglar para salir con un chico que a una no le gustaba para que salga la otra a la que sí, etc. Ya de más grandes, hasta llegar a confundir a mi papa, poniéndose de espaldas las dos con toallones en la cabeza cuando el llego de visita, besando mi papa en la boca a mi tía en lugar de mi mama.


Docente: Laura Banfi fue publicado de la página 43 a página47 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº81

ver detalle e índice del libro