1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82 >
  4. Productos sustentables, ¿realmente generan un aporte?

Productos sustentables, ¿realmente generan un aporte?

Anglada, María Belén

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2017

Año XV, Vol. 82, Julio 2018, Buenos Aires, Argentina | 210 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El ensayo consta de una reflexión acerca del diseño sustentable donde se analiza los aportes de los nuevos productos a la sociedad actual, si los procesos a partir de los cuales se generan son sustentables desde el comienzo y se analiza si la sustentabilidad puede convivir con el capitalismo y la sociedad de consumo.

Para ello se toman tres diseñadores latinoamericanos, escogiendo uno o dos productos de cada uno. Desde el punto de vista de este trabajo, el diseñador Rodrigo Alonso (Chile) con su producto Mobiliario 100% fue quien se acercó más a la definición de diseño sustentable que estaremos utilizando.

Se analizan también los productos de la empresa Modesta (Argentina) y las billeteras de Salsa Studio (Colombia).

Palabras clave: diseño sustentable - impacto ambiental – reciclado - diseño industrial – sustentabilidad.

En este trabajo se abordarán los distintos enfoques de la sostenibilidad enfocados en tres diseñadores latinoamericanos. Cuestionando si los productos realizados son sustentables o si por el contrario no hacen un aporte a la preservación del medio ambiente. 

Se analizará si los productos presentados exceden el reciclaje y hacen un aporte como nuevos productos de diseño. 

Por un lado tenemos a Rodrigo Alonso, diseñador gráfico chileno. Analizaremos su mobiliario 100% de plástico rotomoldeado realizado con plástico de desecho obtenido de aparatos electrónicos, juguetes, bandejas de bebidas, asientos de estadios de fútbol, etc. Y de este mismo diseñador pondremos también en jaque su banca N+ew (No more electronic waste) fabricada con desecho electrónico, resina epóxica y aluminio fundido. 

Por otro lado las carteras Modesta, realizadas con bolsas recicladas. A esta empresa la integran dos diseñadoras argentinas, para realizar una cartera se reciclan hasta 100 bolsas plásticas que ya se encontraban en desuso. 

Por último vamos a analizar las billeteras realizadas por Salsa Studio, un estudio Colombiano. Las billeteras se realizan a partir de la reutilización de envases de tetrapack

Mobiliario 100%. Rodrigo Alonso. Chile 

El mobiliario 100% es un producto pensado desde su inicio hasta al fin de su vida útil. Las matrices para rotomoldeo fueron diseñadas para que tenga una optimización de los recursos, del tiempo y de los factores económicos. La materia prima utilizada es plástico obtenido de desechos. Este mismo plástico puede volver a triturarse una vez que el usuario deseche su mobiliario 100% y generar con este mismo material un nuevo producto. 

Partiendo de la base de la definición de sustentabilidad del informe de Brundtland donde el diseño no debe comprometer a las generaciones futuras este producto está utilizando desechos ya existentes para generar un producto necesario para esta generación que al mismo tiempo puede volver a ser materia prima en un futuro cuando las necesidades cambien. Podemos plantear la sustentabilidad como la concibe Elizalde donde el cambio de la tecnología no hace a una sustentabilidad real sino que debería cambiarse la ideología y la forma de pensar de la sociedad. Plantea la necesidad de corrernos del capitalismo y dejar la sociedad de consumo de lado para realmente lograr la sustentabilidad. En el caso de este producto, fabricado conscientemente y pensado para que use, se deseche y se reutilice la materia prima. Es aquí donde surge el dilema si los diseñadores deben adaptarse al sistema económico existente e intentar generar un impacto desde esta realidad. Donde el mobiliario 100% sería un buen ejemplo, ya que el capitalismo propone un constante recambio de los productos y en este caso no estaría generando basura sino posible materia prima para un nuevo producto. Siempre sin perder vista que en el momento de la reutilización del plástico se genera polución, se sirve de recursos no renovables y crea cierto impacto negativo.

Banca N+ew. Rodrigo Alonso. Chile 

El concepto de este producto es revalorizar los desechos electrónicos que actualmente se encuentra en crecimiento. Muchas tarjetas electrónicas, parlantes, lectores ópticos, entre otros, están compuestos por diversos materiales como plástico, madera, metales, goma, resina, etc. y su reutilización es casi imposible. Para resolver esto Rodrigo Alonso plantea un contenedor estético de todos esos desechos, que al mismo tiempo le da una funcionalidad, lo transforma en banco. Para lograr el producto llena una matriz con los desechos y lo rellena con resina epoxi y finalmente con aluminio fundido genera las patas del banco. 

Este producto se nos presenta con mayor polémica que el anterior en cuestiones de sustentabilidad. No fue concebido pensando en no comprometer a las generaciones futuras, ni como objeto reciclable. En este caso fue diseñado desde una concepción estética. Se toman los desechos existentes y se los aglomera en un objeto, que por un lado se le da una utilidad, deja de ser una pila de basura, pero a la vez en el proceso de producción se le agrega resina, un material que no es biodegradable por lo tanto llegado el momento de desechar este nuevo producto, tendríamos un bloque de desechos aún más grande que los originales. 

Para analizar este producto debemos preguntarnos qué aporte a las sociedades futuras genera este banco de desechos electrónicos. Puede verse como un aporte el transformar la basura en un objeto de uso cotidiano, que además de tener un uso como es el de sentarse, es una obra de arte que embellece, generando satisfacción visual a partir de desechos que harían el efecto contrario si no fuesen transformados. Desde este punto puede verse como sustentable, toma un problema existente y genera una solución estética.

Carteras Modesta. Paula Ckroü y Emiliana Carricondo. Argentina 

Las carteras modesta se hacen a partir de la reutilización de bolsas plásticas, se genera tela a partir de residuos. Para encuadrarlo en la definición que estamos utilizando de sustentabilidad donde se deben satisfacer las necesidades presentes sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades. La necesidad de tela para carteras sería una necesidad presente y el hecho de crearla a partir de desechos haría que no se comprometan las generaciones futuras. Hay una transformación del material de basura a cartera sin sumar una cantidad de material extra que sea relevante para el momento que el producto pase a desecho. 

Con las carteras Modesta podríamos cuestionarnos el hecho planteado por Elizalde donde la sociedad de consumo y la sustentabilidad no van por el mismo camino. Aunque para contrarrestar y al mismo tiempo aprovecharse de la sociedad de consumo, la empresa plantea descuentos a sus clientes siempre que colaboren con bolsas plásticas para el reciclaje. Se incentiva el reciclaje a partir del consumo. Estaríamos en un ejemplo de adaptación al sistema económico actual con aporte de valor aportado por el reciclaje y la transformación de la basura.

Billeteras Tetrapack. Salsa Estudio. Colombia 

Las billeteras realizadas por Salsa Estudio se utilizan a partir de TetraPack, cinta de fotografía y velcro.

Este producto no busca esconder la reutilización de materiales sino que lo realza. Su intención es que el usuario tome la decisión de la compra de la billetera por el hecho de ser reciclada más que por el diseño de la billetera. 

Según la definición del informe de Brundtland, el diseño del producto no compromete las capacidades de las generaciones futuras, pero deberíamos preguntarnos si realmente satisface las necesidades de de la generación presente. Dónde no hay desarrollo de producto sino reutilización de material y un agregado de funcionalidad. 

Basándonos en la definición de Aquiles Gay y Lidia Samar

La palabra diseño hace referencia a la preconcepción sistematizada de la forma y las demás características del producto, teniendo en cuenta los aspectos sociales, tecnológicos, estéticos, psicológicos, anatómicos, fisiológicos, etc., es decira la creación de un modelo mismo (planos, prescripciones, etc.), con todos los detalles , antes de su realización (Aquiles Gay, Lidia Samar- El Diseño Industrial en la Historia, Ediciones TEC, 1994, Reedición ampliada 2005)

La billetera tiene en cuenta los aspectos sociales, psicológicos pero no tienen en cuenta la estética o la tecnología. También es un producto que se degrada rápidamente con el uso, los vínculos del tetrapack están hechos con cinta de fotografía y velcro por lo que luego de unos meses de uso el producto vuelve a ser descartado.

Conclusion 

Por lo descrito a lo largo del ensayo, el diseño sustentable fue adquiriendo protagonismo durante los últimos tiempos. Es importante diferenciar los proyectos sustentables de aquellos que utilizan el término sustentable para aumentar ventas, yendo totalmente en contra de las bases de una economía y un diseño sustentable. 

Es importante generar productos que tengan en cuenta los recursos de las generaciones futuras pero a la vez debemos valorar diseños como algo más que la reutilización de materiales desechados para generar un producto que no fue pensado ergonómicamente o al menos pensado para generar un aporte para la sociedad presente. 

Reutilizar los desechos para que luego vuelvan a ser desechados no es sustentable. Un diseño sustentable debe pensar el ciclo completo del producto desde que nace hasta que muere. De los productos analizados el Mobiliario 100% es el que mejor representa un ciclo completo donde se reciclan materiales, logrando un nuevo producto nuevo que no se parece a los productos de los cuales se rescató la materia prima. Al mismo tiempo una vez que el mobiliario vuelve a ser desechado, puede volver a ser materia prima para un nuevo diseño.

Referencias bibliográficas 

Gay, A. y Samar, L. (2005) El Diseño Industrial en la Historia. Ediciones TEC. 

Antonio, E. (2003). Desarrollo humano y ética para la sustentabilidad, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente –PNUMA- y Universidad Bolivariana. Santiago.


Productos sustentables, ¿realmente generan un aporte? fue publicado de la página 68 a página70 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

ver detalle e índice del libro