1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82 >
  4. Diseño gráfico y posmodernidad. La tipografía después de la modernidad

Diseño gráfico y posmodernidad. La tipografía después de la modernidad

Motto, Felipe

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2017

Año XV, Vol. 82, Julio 2018, Buenos Aires, Argentina | 210 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Hipótesis 

En la actualidad tipográfica, se observan características posmodernas al igual que en otras disciplinas del arte y del diseño.

Introducción 

Entre mediados y fines del siglo XX, se produjo un importante cambio en el pensamiento de la sociedad, el cual afectó principalmente a los artistas en su forma de crear; esta forma de crear, denominada posmodernismo, aparece para romper con el estilo tradicional modernista. 

Al igual que muchas ramas del arte y del diseño, el diseño gráfico se vio afectado por la posmodernidad. Empezaron a aparecer diseños exuberantes, que utilizaban distintos elementos que se combinaban con la tipografía, la cual se caracterizaba por el uso de técnicas modernas mezcladas con estilos anteriores. 

Sin embargo, la aparición del posmodernismo no puede situarse en una fecha específica, ya que se trata de un cambio gradual en la historia y por esta razón, como dice Meggs (2009), el diseño posmodernista se movió en varias direcciones: las primeras prolongaciones del Estilo Tipográfico Internacional, la tipografía New Wave, el diseño experimental de la escuela de Memphis y la de San Francisco, el diseño retro y el vernáculo, y la revolución digital. (p.466) 

Con este ensayo se busca demostrar cómo las características posmodernas afectan al diseño gráfico, y particularmente a la tipografía.

Desarrollo 

Antes de comenzar a hablar sobre el diseño gráfico y cómo este se relaciona con la modernidad y la posmodernidad, es necesario dar una explicación sobre estos conceptos.

¿Qué es la modernidad? 

La modernidad puede ser denominada como un movimiento cultural y un período histórico que se ubica a fines del siglo XVIII, debido a los cambios producidos por la Revolución Industrial, la Revolución Francesa y la ilustración. Éste último tuvo un gran impacto en la sociedad, ya que permitió que la gente pueda acceder a enciclopedias ordenadas alfabéticamente y se sobreponga al estancamiento intelectual producido por la iglesia, facilitando la educación y generando grandes cambios en las artes plásticas, en la sociedad y en las ciencias.

Este proceso histórico que se origina en Europa occidental durante el siglo XVIII, y esta tendencia cultural, se manifestaron especialmente en países como Francia, Inglaterra, Italia y Alemania. La noción de Ilustración alude al sentido de privilegiar la razón y el progreso, así como de la ciencia y de la libertad. Sin duda se trataba de un acontecimiento que modificó de manera sustancial las costumbres propias de la vida cotidiana, también impactó las esferas de la economía, de la política, del derecho y del Estado, de las ciencias, así como de las artes, de la filosofía y de la ética e incluso de las formas de la religión. (García Flores, 2008, p.60)

¿Qué es la posmodernidad? 

Lo característico de lo postmoderno es que no intenta superar el pasado apuntando siempre hacia lo nuevo (caso concreto de lo moderno), sino sobreponerse del mismo. Desde luego no como un colocarse por encima de, sino en el más habitual sobrellevar una pena, sobreponerse o convalecerse de una enfermedad. (Vattimo, 1987).

La posmodernidad es un concepto que se aplica en distintos ámbitos como el arte, la cultura, la ciencia y la ética. Se caracteriza por los excesos que presenta y puede ser definido como sinónimo de crisis, que significa cambio. 

Esta nace como una crítica o rechazo a lo moderno, ciertos valores y prácticas dejan de ser relevantes, tales como las creencias religiosas y se le da más importancia al presente que al futuro. 

Lo posmoderno aparece como aquello que alega lo impresentable en lo moderno y en la presentación misma; aquello que se niega a la consolación de las formas bellas, al consenso de un gusto que permitiría experimentar en común la nostalgia de lo imposible; aquello que indaga por presentaciones nuevas, no para gozar de ellas sino para hacer sentir mejor que hay algo que es irrepresentable. (Badía, 2012, p.114)

La posmodernidad presenta ciertas características, una de ellas es la muerte del autor, es decir que hay una gran presencia del receptor y se le da más valor a la obra que al autor. Otra de sus características es la resignificación, que consta en traer elementos del pasado y cambiarles el sentido para hacer una nueva obra de arte. Además, la posmodernidad es expresada a través de la búsqueda del artista, es decir que el artista realiza una investigación previa para realizar su obra. Y otra característica de la posmodernidad es que no hay una separación entre la ficción y la realidad, esto es conocido como simulacro.

Como expresa Baudrillard, “el simulacro no es lo que oculta la verdad. Es la verdad la que oculta que no hay verdad. El simulacro es verdadero”. (Baca, 2007, p.9).

Dadaísmo y tipografía 

El dadaísmo surge en 1916 y forma parte de las vanguardias en las artes plásticas del siglo XX. Los artistas buscaban generar una revolución cultural y lo lograron trasgrediendo todo lo hecho anteriormente. El dadaísmo se caracteriza por ser la nada misma, ya que se pintan elementos sin valor. Además, el arte dadaísta se burla del arte y de la burguesía. Según Cantú (2007), toda obra dadaísta debía provocar. Los artistas buscaban romper el arte establecido, burlándose de objetos artísticos venerados durante siglos y también se tomaban objetos de uso cotidiano presentándolos como objetos artísticos. (p. 211). Este estilo fue una de las vanguardias que más influyó en el diseño gráfico y algunos consideran que se llega al diseño gráfico moderno con este movimiento. 

El dadaísmo dará mucha importancia a la tipografía, introducirá el collage absurdo, el fotomontaje en el diseño de revistas, rompiendo el concepto anterior de diseño editorial. Kurt Schwitters utilizó bases dadaístas para sus nuevos conceptos tipográficos. John Heartfield, diseñador alemán, utilizó la técnica del fotomontaje dadaísta para sus carteles e ilustraciones políticas en plena época Nazi. (Sanchez, 2013). 

Constructivismo ruso y diseño gráfico 

El constructivismo ruso aparece luego de la revolución soviética. En esta época los artistas comenzaban a transmitir las ideas socialistas a través de sus obras. Este estilo tuvo influencias del cubismo y el futurismo. Preckler (2003) establece que el constructivismo fue la última vanguardia rusa, la cual es estableció como un arte geométrico, dinámico y desordenado. (p.177). 

En los trabajos constructivistas predominó el uso de la tipografía elemental, la cual se construye a partir de formas claras y simples. Sus características principales son: 

Rechazo tipografía serif 

Claridad formal 

Tipografía sans-serif 

Asimetría en la puesta en página

Estilo Tipográfico Internacional y Tipografía moderna 

Según Meggs (2009) el Estilo Tipográfico Internacional, también llamado diseño suizo, tiene sus orígenes en Alemania y Suiza, y aparece a mediados del siglo XX. Tuvo mucho peso en la tipografía de esa época, y fue modificándose con el paso del tiempo. Hoy en día, sigue influyendo a las tipografías actuales. Algunas de las características visuales de este estilo tipográfico son las siguientes: 

Configuradas en grillas 

Organización asimétrica 

Información clara y fática 

Tipografía de palo seco 

Buena legibilidad (p.356) 

De acuerdo a Meggs (2009), en 1960 un grupo de tipógrafos que trabajaban bajo el veredicto del Estilo Tipográfico Internacional, decidieron ampliar sus límites y romper con las reglas de que todo debía ser neutro y objetivo y crearon el primer diseño posmoderno suizo superponiendo 5 cajas con la palabra Unión. A partir de esto, en 1970, estudiantes y profesores buscan reinventar el diseño tipográfico. A estas nuevas direcciones se las llamó tipografía new wave. (p.470).

Tipografía new wave 

La tipografía new wave fue una tendencia de diseño, tiene su origen en Suiza en el año 1964, que luego se extendió hacia Estados Unidos. Esta tendencia se caracterizó por la búsqueda de diseños más expresivos y revolucionarios utilizando nuevas tecnologías. Su primer gran exponente fue Wolfgang Weingart, quien

Comenzó a cuestionar la tipografía del orden y la limpieza absolutas y se planteó la posibilidad de que el Estilo Tipográfico Internacional se hubiese vuelto tan refinado y tan frecuente en todo el mundo como para llegar a una fase de anemia. (Meggs, 2009, p. 471).

Como establece Meggs (2009), algunas de las ideas que se propusieron en la tipografía new wave fueron: 

Tipografía espaciada de palo seco 

Filetes negros con escalones 

Filetes que salpican y llenan de energía el espacio 

Tipografías en diagonal 

Introducción de cursivas y/o cambios de peso dentro de las palabras 

Tipografía invertida de una serie de barras

Cartelmanía 

Gutiérrez Pérez, Loza Martinez, Joly Faigl y Cabello (2012) aseguran que, en 1960, llega también lo que se conoció como cartelmanía, que fue la manía por los carteles impulsada por el activismo social. La primera oleada de carteles surgió de la subcultura hippie en San Francisco. Este tipo de carteles era relacionado con la oposición a valores establecidos, a la música rock y a las drogas psicodélicas.

Sus principales características eran: 

Curvas fluidas 

Colores intensos 

Reciclaje de imágenes de la cultura popular

La escuela de Memphis y la de San Francisco 

Meggs (2009) menciona que a fines de 1980 surge un nuevo movimiento posmoderno caracterizado por ser pluralista, ecléctico y hedonista en el que los diseñadores utilizaban texturas, motivos, colores y geometrías juguetonas. Dos grupos de diseñadores destacaron, y estos fueron el grupo italiano llamado Memphis, y los diseñadores gráficos de San Francisco. Memphis llama la atención en 1981, en sus diseños importaba mas la forma que la función. Utilizaban colores brillantes, formas geométricas, haciendo alusión a culturas más antiguas. 

Por otro lado, también destacó la escuela de San Francisco, la cual tuvo fuertes influencias del Estilo Internacional y del cartel psicodélico, que les demostró a los artistas el potencial que tenían las formas y colores innovadores. En 1980, San Francisco se convirtió en un centro importante para el diseño creativo, a partir del diseño posmoderno. Los diseños transmitían alegría y un cálido sentido del humor utilizando tonos pasteles, trazos libres y composiciones intuitivas. (pp. 477-478).

Diseño retro y el vernáculo 

Meggs (2009) afirma que el diseño retro surge en 1980 en la ciudad de Nueva York. Es un movimiento que se basa en la recuperación histórica y que mostraba un interés moderado y desinhibido en el diseño europeo modernista durante los principios del siglo XX. Se combinaban tipografías exuberantes, utilizando el máximo espacio posible entre las letras. Las tipografías pasan a primer plano, volviéndose figurativas, animadas y expresivas.

El diseño vernáculo hace referencia a la expresión artística y técnica que caracteriza un periodo histórico y se relaciona con el diseño retro. Consiste en parafrasear formas graficas de épocas anteriores. (p. 481).

Revolución digital 

Desde 1980 aproximadamente la sociedad ha sido testigo de los avances tecnológicos, los cuales ocurren cada vez a mayor velocidad y han transformado la actividad de los seres humanos. El diseño gráfico no queda exento a estos cambios, y como establece Meggs (2009), el diseño gráfico se ve afectado por el hardware y el software y el crecimiento de Internet. Los avances tecnológicos permitieron que el trabajo que antes lo realizaban varias personas, pudiera ser realizado solo por una con su ordenador. 

Apple Computer, Adobe Systems y Aldus crearon software y hardware muy poderosos que facilitaron la llegada de la revolución digital. 

Sin embargo, había muchos diseñadores que no aceptaban las nuevas tecnologías y criticaban a los diseñadores que las utilizaban, pero inevitablemente, a medida que los ordenadores y los programas seguían avanzando, todos los diseñadores debían adaptarse a la nueva era. 

Con los avances tecnológicos, aumentó considerablemente la creación de nuevas tipografías que antes eran impensadas para cualquier diseñador. (pp. 488-500).

Tipografía posmoderna actual 

Como se dijo anteriormente, la posmodernidad es un concepto que aparece como oposición a lo moderno, donde aparece la pluralidad y una gran explosión creativa en donde las formas tipográficas toman distintas direcciones proponiendo un nuevo estilo.

Para entender el origen de las manifestaciones formales que se han desarrollado dentro del posmodernismo, sobre todo en la parte tocante a la tipografía, es indispensable contemplar tres elementos básicos que influyen en la representación formal; por un lado encontramos a la historia que se presenta en ciclos, que observando a distancia parecen repetirse; por otro lado se observa que la tecnología disponible y las herramientas para su representación y su reproducción tienen mucho que ver con la estructura y forma que ha tomado la letra en cada uno de esos ciclos; sin embargo, no hay que olvidar que existe otra cuestión sumamente importante, el hombre. (Mancilla, 2006, p. 2).

La tipografía posmoderna se inspira en los estilos de todos los movimientos artísticos del siglo XIX, generando nuevos diseños tipográficos a partir de estos. 

La tipografía comienza a invadir zonas donde la tipografía convencional no aparecería normalmente como por ejemplo en fotografías, imágenes, márgenes, etc. Además, se empiezan a utilizar distintas familias y variables tipográficas al mismo tiempo, mezclándolas y yuxtaponiéndolas. Los textos son colocados inclinados o invertidos. Todo esto provocaba una deconstrucción tipográfica, lo que generaba una respuesta emocional en el receptor.

Conclusión 

A partir de los inicios del siglo XX, los artistas plásticos comienzan a manifestarse a partir de la experimentación, conscientes de la necesidad de un cambio. De esta forma, el diseño gráfico también empieza a verse afectado por estos cambios. Los primeros cambios se pueden apreciar en la etapa del dadaísmo y luego, en la del constructivismo ruso, en donde se experimentaba en los diseños con distintas tipografías, obras dinámicas realizadas a partir de collages. A partir de 1960 los diseñadores buscan utilizar tipografías que les permitan realizar diseños más expresivos. Además, se comienza a utilizar colores más brillantes y llamativos.

El diseño gráfico se ve transformado enormemente por la llegada de la revolución digital, es decir la creación de los ordenadores y de los programas utilizados para diseñar actualmente. Anteriormente, los diseños eran realizados con ilustraciones, de forma más artesanal. Esto permitió la creación de infinitas tipografías de todos los estilos, y estas tipografías contienen cada vez más características posmodernas, ya que a partir de 1970, muchos diseñadores se opusieron al modernismo y se comenzaron a generar cambios en el diseño gráfico, y particularmente en la tipografía

Referencias bibliográficas 

Baca, M. (2007) Comunicación y simulacro. Sevilla: Arcibel Editores

Badía, R. (Mayo, 2012) Muerte del autor y literatura digital. Eikasia. Disponible en: http://www.revistadefilosofia.org 

Cabello, Gutiérrez Pérez, Loza Martinez y Joly Faigl. (Diciembre, 2012) Historia del diseño gráfico internacional. Disponible en: http://hdgiesne.blogspot.com.ar/2012/12/ historia-del-diseno-grafico-en-la.html 

Cantu, J. (2007). Historia del arte. México: Editorial Trillas, S.A de C.V. 

García Flores, J. (Abril, 2008) La Problemática del horizonte de Sentido entre la Modernidad y la Postmodernidad. Vol. 12. Nº 34 

Mancilla, E. (2006). La tipografía posmodernista. Coloquio Sobre Tipografía Y Educación Superior 2006. México 

Meggs, P. B. (2009) Historia del diseño gráfico. Barcelona: RM VERLAG. 

Preckler, A. (2003) Historia del arte universal de los siglos XIX y XX. España: Complutense S.A. S

anchez, F. (2013) Dadá y diseño gráfico. Disponible en: http://www.cultier.es/dada-diseno 

Vattimo, G. (1987) El fin de la modernidad. Nihilismo y hermenéutica en la cultura posmoderna. Barcelona: Gedisa.


Diseño gráfico y posmodernidad. La tipografía después de la modernidad fue publicado de la página 83 a página86 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

ver detalle e índice del libro