1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82 >
  4. Obra de Matías Elizalde

Obra de Matías Elizalde

Mara Ferreira, Florencia

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2017

Año XV, Vol. 82, Julio 2018, Buenos Aires, Argentina | 210 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Biografía 

Matías Elizalde es un artista plástico nacido el 6 de diciembre de 1972 en Montevideo, Uruguay. 

Trabaja desde muy pequeño bajo instrucción e influencia artística de su padre y de su abuelo paterno, ambos pintores. A los veintidós años, viaja a Perú a perfeccionarse técnicamente con docentes de PUCP y en Alemania con docentes de ACACRaC Deutchland. Expone en Brasil, Argentina, Alemania, Perú, Colombia, México, entre otros. Su obra es bastante extensa y se encuentra distribuida en Uruguay, gran parte de América y Europa. 

En la actualidad, trabaja como docente de dibujo sobre figura humana y coordina muestras de pintura en Montevideo y en el interior del país, entre otras actividades vinculadas con las artes visuales.

Desarrollo 

En el presente ensayo se analizará una obra del artista plástico Matías Elizalde, teniendo en cuenta los movimientos pictó- ricos analizados en clase y buscando ubicarla en uno o varios de ellos. A su vez realizando una reflexión sobre los distintos elementos contenidos en la obra, destacando sus rasgos más significativos. 

La obra parte de la serie Marinas y su temática hace relación a la Hipersomnia, un trastorno del sueño que consiste en una somnolencia excesiva diaria. Parecería que el artista se ve atrapado en un sueño en donde el mar es protagonista. En este sentido, las obras de Matías pueden relacionarse con el movimiento surrealista así como también con el artista simbolista Odilon Redon. “Los dibujantes y pintores trabajamos en función de determinadas temáticas que por lo general están vinculadas con cuestiones personales vinculadas con el inconsciente”. (Elizalde, 2017). 

En primer lugar, el movimiento surrealista (que se da en Francia desde 1924 hasta 1945) recibe su influencia de los estudios realizados por Sigmund Freud en el campo del Psicoanálisis. Estas ideas establecían que el pensamiento y comportamiento humano están determinados por fuerzas desconocidas del inconsciente. El mismo se manifiesta a través de los sueños y los surrealistas se basaron en ellos para el desarrollo de sus obras. Para ellos la obra nace del automatismo puro, es decir, cualquier forma de expresión en la que la mente no ejerza ningún tipo de control. Esto puede observarse también en la obra de Matías, en sus palabras “lo importante es bosquejar una figura y que el trazo siga con lo que vos tengas en la cabeza”. 

Otro aspecto surrealista visible en la obra es la distorsión de la realidad. Este recurso es utilizado en todas sus obras y el artista lo define como una “figuración inconclusa” que “le da a la obra un clima más místico”. A su vez tapa las figuras, no les hace su perímetro total y sus perspectivas son vacías. Los surrealistas también hacían uso de esta técnica, intentando plasmar por medio de formas abstractas las imágenes de la realidad más profunda del ser humano. 

El autor define sus pinturas como lugares en donde “boyando”, divagando, se pueden atravesar “extensísimos espacios de brumas”. Así, la técnica elegida para describir tales espacios infiere manejar grandes espacios (la obra mide aproximadamente 1 metro de alto por 3 metros de largo) de colores tanto suaves como muy empastados. El lápiz detallista contrasta con esa vaguedad, conformando un conjunto raramente armonioso, agradable y con esa particular referencia a sueños de mar. 

Por otro lado, haciendo referencia al simbolismo, el mismo tuvo su origen en Francia y Bélgica en el año 1880. Es un movimiento literario y pictórico que surgió como reacción al enfoque realista implícito en el movimiento impresionista. Lo que une a los variados artistas y estilos asociados a este movimiento es el énfasis de las emociones, sentimientos, ideas, subjetividad y el interés por la capacidad de sugerir, el misterio y el ocultismo. Algo por lo que Matías siente fuerte interés y lo fue mencionado reiteradas veces en la entrevista. Los simbolistas sentían la necesidad de expresar una realidad distinta a lo tangible. Es por ello que se expresaban a través de un idioma pictórico abstractivo. 

Dentro de los artistas simbolistas, encuentro especial relación con Matías, al artista Odilon Redon quien expresaba que “el verdadero arte radica en la realidad que se percibe”. Es considerado uno de los precursores del surrealismo, y su interés por los sueños y lo fantástico están presentes en sus obras, las cuales pueden dividirse en dos partes: blanco y negro, y color. Así como con el surrealismo, se puede establecer una clara relación con lo onírico. En cuanto a los recursos para representar esta temática, ambos artistas hacen uso de los empastes cromáticos (en aquellas pinturas de Redon realizadas con color) y la difusión de los límites. 

Se puede concluir que Matías aúna una exquisita calidad técnica dibujando trazos y líneas firmes entre medio de vastísimos planos de colores, con el objetivo claro de mostrarse ambiguos, sugerentes, oníricos, en un equilibrio cuyo límite parece difuso y la bruma parece poder respirarse. 

Así pues, con apenas un lápiz como herramienta se desarrolla en los intersticios de enormes planos de colores pastel de cuidada y muy sobria tonalidad, en sepias y celestes generando grises de gusto montevideano. 

Tanto la temática como su abordaje siguen una forma básicamente experimental, la cual va encontrando las formas y las razones bajo la misión de pintar según la entiende Matías, quien considera a sus obras como actos de reflexión, indicando asimismo que las suyas son obras para momentos y circunstancias siempre cambiantes.

En todo caso y desde la óptica del observador, la resultante parece clara: es un sueño con olor a mar.


Obra de Matías Elizalde fue publicado de la página 105 a página106 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

ver detalle e índice del libro