1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82 >
  4. Influencia de las vanguardias artísticas en una joven diseñadora de moda: elementos del surrealismo en los diseños de Melody Josch

Influencia de las vanguardias artísticas en una joven diseñadora de moda: elementos del surrealismo en los diseños de Melody Josch

Paolazzi, Merlina

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2017

Año XV, Vol. 82, Julio 2018, Buenos Aires, Argentina | 210 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Para la realización de este trabajo se eligió a una joven diseñadora de modas, Melody Josch, egresada de la UP, y se llevó a cabo un estudio de sus producciones. Se identificaron elementos de arte surrealista en sus diseños, que fueron analizados cuidadosamente. Se confirmó la influencia de este movimiento en sus creaciones, mediante una entrevista que se le realizó por e-mail. 

Se elaboró además un marco teórico investigando sobre dicha vanguardia y sus primeras manifestaciones en el mundo de la moda, consultando la bibliografía obligatoria de la cátedra como así también otras fuentes secundarias.

Argumentación del enfoque 

Se decidió seleccionar a una artista que está empezando a crecer en la industria del diseño de modas, y que indudablemente va a tener un futuro brillante. Melody Josch es una estudiante de la Universidad de Palermo, que ya ha ganado los concursos de L´Occitante, que le permitió presentar sus diseños en el Paseo Alcorta Shopping, y “Yo, el Joven Creador de Moda”. Ha logrado tener su propia marca y ganar un concurso con un jurado compuesto por Patricia Doria, Marcela García, Benito Fernández, Marina Maculan y Josefina Demures para el evento de los 40 años de L´Occitante. 

Neshamá es la marca de indumentaria femenina conformada por prendas únicas con acabados textiles creada por Melody Josch, lo cual está realizando como su Proyecto de Graduación. Son piezas compuestas por una sumatoria de texturas, estampas, géneros y técnicas de acabados textiles. 

Se comenzó por leer una nota que hizo para la UP en la que la entrevistaron, que me sirvió para saber sobre ella en un principio. Luego se realizó una entrevista el día martes 24 de octubre, en la que ella manifestó: “Me inspiro mucho en la naturaleza y me gusta jugar mucho con aspectos surrealistas. Creo que mis diseños son una mezcla entre ambos”.

Marco teórico 

El surrealismo fue un importante movimiento artístico que comienza en 1924 en París, con la publicación del Manifiesto Surrealista de André Breton. Comenzó siendo un movimiento de y para escritores pero pronto se unieron a ellos artistas de todas las disciplinas. Siendo conocedor de Freud, pensó en la posibilidad que ofrecía el psicoanálisis como método de creación artística. Para los surrealistas, la obra nace del automatismo puro, es decir, cualquier forma de expresión en la que la mente no ejerza ningún tipo de control. Intentan plasmar por medio de formas abstractas o figurativas simbólicas las imágenes de la realidad más profunda del ser humano, el subconsciente y el mundo de los sueños. Para ello utilizan recursos como: animación de lo inanimado, aislamiento de fragmentos anatómicos, elementos incongruentes, metamorfosis, máquinas fantásticas, relaciones entre desnudos y maquinaria, evocación del caos, representación de autómatas, de espasmos y de perspectivas vacías. El pensamiento oculto y prohibido es una fuente de inspiración, en el erotismo descubren realidades oníricas, y el sexo es tratado de forma impúdica. (Chipp, 1995) (Stangos, 2004). 

La mayor parte de las imágenes entrañan elementos que, tomados aisladamente, derivan de la ilusión (Aumont, 1992). Como afirma Marchán Fiz, “el surrealismo cuestiona el principio de la realidad y concede primacía a las profundidades del psiquismo….los símbolos del surrealismo proceden de la neurosis o del sueño”. (1997). 

Se observan así dos vertientes en esta vanguardia. Por una parte encontramos los pintores que plasmaban su arte mediante formas simbólicas. Entre ellos podemos destacar Joan Miró, Paul Klee y André Masson, que crean universos figurativos personales a partir del automatismo más puro. Por otro lado encontramos los pintores que se valían de la figuración naturalista, un surrealismo figurativo cuyas obras exhiben un realismo fotográfico, aunque totalmente alejadas de la pintura tradicional. Entre ellos encontramos a Salvador Dalí, René Magritte, Paul Delvaux o Yves Tanguy (Micheli, 2006). 

En cuanto a la vinculación de este movimiento con la moda, encontramos que los más conocidos diseñadores del siglo XX se han inspirado en el surrealismo. Según la crítica de arte García, Ángeles., (31 marzo de 2007) “Hijos de Marx y Freud”, El País, afirma: 

El Victoria & Albert Museum de Londres acaba de inaugurar su gran exposición de primavera `Surrealismo y diseño´, en la que a través de 300 obras se detalla la influencia del surrealismo en el mundo del diseño. Los objetos de uso cotidiano, el teatro, la escenografía, la moda, el cine, la arquitectura o la publicidad muestran la fantasía con la que fueron creados por los artistas surrealistas.

El impacto del surrealismo en el mundo de la moda se evidenció, por una parte, en el diseño de vidrieras y en las revistas del sector. Por ejemplo, en Vogue se dio le dio participación a Man Ray como fotógrafo, así como a Giorio de Chirico y Salvador Dalí en el diseño de portadas. Este último realizó en 1939 su primera portada de la edición americana de Vogue del mes de junio, realizando posteriormente portadas en 1944, 1946 y 1971. 

Dalí, considerado como el máximo exponente del movimiento surrealista, no sólo se dedicaba a la pintura, sino también trabajaba en el diseño de relojes y joyas (por ejemplo, ha realizado para la firma Tiffany´s El ojo del Tiempo (1949), una pieza engarzada de diamantes en un cabujón de rubíes. Paralelamente, Dalí diseñaba ropa y accesorios para su mujer Gala, su musa e inspiradora. Para ella había elaborado excéntricos diseños como un sombrero-zapato en negro, único en concepción y ejecución. Su tacón en forma de embudo, pero curvado como una coma, fue todo un escándalo cuando Gala lo lució por las calles de París. 

También vinculaba su pintura al diseño de indumentaria. Por ejemplo, en 1936 realiza el díptico Día y noche del cuerpo, cuadro que resume la paradoja esencial de la vestimenta: ocultar el cuerpo para evidenciar su forma. 

El trabajo de Salvador Dalí ha influido en artistas y diseñadores de moda del siglo XX y XXI, como es el caso de Yves Saint Laurent. Otro claro caso es el de la española Ágatha Ruiz de la Prada (Madrid, 1960) quien homenajeó a este gran artista en su colección para el otoño-invierno de 2009 presentada en la Semana de la Moda de Madrid. También la firma Lavin diseñó para la temporada otoño-invierno de 2012 una serie de accesorios inspirados en los creados por Dalí más de media década antes 

Según la revista Vogue 2012, el día en que Elsa Schiaparelli y Salvador Dalí se conocieron, la moda dio un giro inesperado. 

Ella era una modista cuyos instrumentos no eran sólo la aguja y el hilo…él, un artista que entendió pronto lo beneficios de no poner límites a la creatividad. Y el fruto de su unión es un buen número de creaciones que conforman un capítulo glorioso de la historia de la moda y cuya influencia permanece intacta.

Diseños de Melody Josch 

De la observación de las obras de artistas surrealistas, podemos apreciar que en general emplean una amplia paleta de colores y superposición de imágenes, transmitiendo así la idea de lo onírico, lo extravagante, el desequilibrio y lo incoherente, como en la obra de Magritte y Dalí entre otros. 

En las producciones de Melody Josch, los colores, las siluetas, los diseños y los estampados hacen referencia a la moda surrealista. El tema principal es el cuerpo, la forma y el desequilibrio. 

 Sus prendas son propuestas innovadoras, para una mujer audaz. Sus diseños muestran una tendencia traviesa y optimista, reflejan humor, naturaleza y color. Es importante destacar que la estética de sus diseños no imita al surrealismo en todos sus aspectos, ya que en sus colecciones la incoherencia tiene un sentido, sus diseños son usables. 

Los colores cobran un significado profundo en relación con la expresión de cada diseño. La paleta de color que maneja en ellos, son el blanco, el negro, rojos, naranjas, azules, pero no hace hincapié exclusivamente en los colores saturados, siéndole fiel a Dalí, que jugaba con colores como los celestes, tierras, dorados. Utiliza los colores de modo que el juego óptico protagoniza un papel importante, y recurre a él mediante la utilización de diferentes estampados. Aparecen por ejemplo el verde combinado con morados, amarillo, celeste, naranja y lila, rojo sobre negro en llamas, chispas blancas sobre negro en explosión. 

Experimenta con géneros y tramas, en sus creaciones trabaja con materiales diversos, mezclándolos. Las telas sin cuerpo como las gasas, sedas, rasos, telas donde el movimiento y la caída remiten a un movimiento suave como la lluvia, generando un vuelo liviano, un efecto de viento suave, contrastan con pesados tejidos de punto. Combina lana, cuerina, terciopelo, algodón, seda vegetal, encajes, tachas, bordados, tejidos, estampas, apliques. Compone distintos puntos tejidos a mano que forman hasta la puntilla y el volado de las prendas, redes y tejidos se entremezclan creando nuevos textiles, conformando arte, como aquéllos diseñados para expresar la filosofía Kintsugi o como las llamas rojas de lana desflecadas sobre una capa negra, que nos remiten a “Las llamas, llaman”, óleo sobre lienzo de Salvador Dalí. En todos los casos, se aprecia un cuidadoso diseño previo de esos materiales. 

Una de las características que marcan el paso del surrealismo por el arte fue el hincapié por mostrar las partes del cuerpo y las siluetas femeninas. Josch recrea esta característica, haciendo trajes y vestidos adherentes al cuerpo o con detalles que insinúan el cuerpo. Las tipologías van variando, desde más volumétricas hasta prendas lánguidas, pero con la intervención de herramientas como recortes y superposiciones con volados y transparencias, y utilizando el estampado y el color como fuente cambiante dependiendo del tema a tratar. El surrealismo rompió con todo arte convencional, por eso se crean prendas que corrompan la moda actual. Prendas donde la protagonista sea la doble funcionalidad, es decir donde podremos encontrar funciones visualmente diferentes en una sola prenda: tapados-chaleco, camperas-capa. 

Teniendo en cuenta la carga simbólica que se obtiene de cada diseño de Josch según las texturas, las paletas de colores, la conjugación y el diseño de las telas, es claro que si bien toma un punto de partida teniendo un concepto como rector de la colección como en el caso de cicatrices o fuego, o bien como entorno de lo que desea transmitir, tal como en grutas, utiliza la superposición de elementos dando lugar a la confusión, la distorsión, resaltando el desequilibrio y lo onírico. Esto se ve claramente por ejemplo en el conjunto de pollera amarilla estampada con colores como el rojo y el azul, con top de manga larga de la misma tela, donde tiene superpuesto una blusa de manga tres cuartos, confeccionado con un textil transparente combinando los colores azul para el torso y lila para los apliques. También encontramos estas características en otro de sus conjuntos pensado para un Fashion Film que realizó para la UP, donde superpone dos vestidos, uno de red negra y otro llamado Vestido Respiro tejido a mano con combinación de lanas, el conjunto también lleva un kimono llamado Ella de cachemira de lana con cuerina, encaje y tachas. 

Sus colecciones muestran una fusión entre el surrealismo y la mujer actual como resultado de la moda actual, con recortes ondulares, transversales, exageraciones en diferentes prendas ya sean mangas, vuelos de pantalones, donde el ingenio y lo onírico entran en juego, mezclando materialidades, texturas y colores.