1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82 >
  4. Espejo de una sociedad. La representación de la cibercultura como crítica social en la estética de Black Mirror

Espejo de una sociedad. La representación de la cibercultura como crítica social en la estética de Black Mirror

Pietrafesa, Camila Sonia

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición XXII Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2017 Ensayos Contemporáneos. Edición XX Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2017

Año XV, Vol. 82, Julio 2018, Buenos Aires, Argentina | 210 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En el ensayo realiza un análisis de las tecnologías futuristas empleadas en la serie Black Mirror. Se puede observar cómo la tecnología funciona como eje central de la trama, en el programa. Asimismo, hay una muestra de cómo los avances tecnológicos (ya sean existentes o inminentes) afectan la vida de las personas, muchas veces llegando a sacar el lado más oscuro de ellas.

Se analiza cómo la serie realiza una crítica al modo en que la tecnología ha ido transformando a los humanos y hasta dónde este hecho podría llegar. Estas realidades utilizadas en el show crean una distopía funcional a la crítica social que se plantea. La crítica no es hacia la existencia de estas nuevas tecnologías, sino a la forma en la que la sociedad hace uso de las mismas.

Palabras clave: cibercultura - crítica social – tecnologías – futurismo – ciberpunk - nuevas realidades - distopía.

Enfoque introductorio 

El presente ensayo me resulta de gran interés ya que plasma la realidad de una sociedad a través de las nuevas tecnologías. Asimismo es interesante ver cómo se aplican estas tecnologías a un producto audiovisual que trata de representar un futuro distópico. De este modo hay un ensamble entre la producción audiovisual y la producción tecnológica que trabajan en conjunto para lograr un producto que represente un concepto planteado. 

En cuanto a su importancia histórica, sirve para ver los alcances que puede llegar a tener la tecnología en el presente o en un futuro cercano. La serie a su vez se puede tomar como documento histórico ya que servirá, en un futuro, para ver lo que se creía que sucedería con el paso del tiempo. Se puede hacer entonces un análisis de la sociedad actual partiendo de las problemáticas que cada capítulo de la serie expone a nivel social y cultural. Si bien muchas de las tecnologías que se plantean en la serie aún no existen, éstas pueden dar un punta pie inicial al desarrollo de nuevas herramientas a desarrollar. Hecho muy importante dentro del plano histórico, social y cultural. 

El ensayo se encuadra en la disciplina cine y televisión (Licenciatura en Comunicación Audiovisual) abordando una serie televisiva que a su vez toma las nuevas tecnologías como eje de desarrollo central. Por lo que no sólo interesa el aspecto narrativo sino también el visual, al ver la producción que se ha realizado con la tecnología como eje principal de todas las historias, logrando a la perfección un gran producto audiovisual, en todos sus sentidos.

Hipótesis 

El problema a resolver en este ensayo parte de la siguiente pregunta problema: ¿Black Mirror realiza una crítica social por medio de las nuevas tecnologías que utiliza?

Desarrollo 

Black Mirror, la serie del momento con visión futurista 

Black Mirror es una serie británica creada por Charlie Brooker en 2012. La serie gira en torno al papel que la tecnología juega en la sociedad, sacando lo peor de los seres humanos. Como serie antológica, no sigue un hilo argumental, ni sus personajes se corresponden entre capítulos. Todos los episodios de la serie narran una historia distinta pero tienen un denominador común: la tecnología es la desencadenante de todos los sucesos. Black Mirror trata sobre la época actual y la sociedad en la que es protagonista de esta época. En cualquier obra audiovisual hay una crítica implícita o explicita. En este caso la crítica no es hacia la tecnología en sí, sino más bien al uso que las personas le dan a ésta. Es decir, de qué manera utilizan las personas las nuevas tecnologías y qué consecuencias tienen o de qué forma repercute en la población. A partir de aquí, se enlazan otras cuestiones que van más ligadas al individuo y sus valores o principios. 

El título de la serie también es la base y el hilo conductor de las historias. Black Mirror, tal como indica su creador, representa todas las pantallas negras en las que la sociedad se ve reflejada: un televisor, un Smartphone, una computadora, una Tablet, etc. Dicha tecnología, la cual está al alcance de la mayoría de la población, y el uso que se le da a ésta es con lo que Black Mirror juega, refiriéndose al qué pasaría en un futuro cercano con estas nuevas tecnologías. Quizás, planteado desde un punto de vista exagerado en donde todo parecería ser mucho más atroz de lo que realmente es. Pero esta idea, de alguna manera ya está siendo presente en los tiempos modernos con no sólo los avances tecnológicos sino el fácil acceso que tiene la sociedad, a ellos.

Antecedentes de la serie 

Dentro del campo artístico Black Mirror tuvo antecedentes no sólo en el aspecto narrativo sino también relación a la imagen. Como primer antecedente de la series está Un mundo feliz de Aldous Huxley (1932). La novela anticipa el desarrollo en tecnología reproductiva, cultivos humanos e hipnopedia que, combinadas, cambian radicalmente la sociedad. El mundo aquí descrito podría ser una utopía, aunque irónica y ambigua: la humanidad es desenfadada, saludable y avanzada tecnoló- gicamente. La guerra y la pobreza han sido erradicadas, y todos son permanentemente felices. Sin embargo, la ironía es que todas estas cosas se han alcanzado tras eliminar muchas otras: la familia, la diversidad cultural, el arte, el avance de la ciencia, la literatura, la religión y la filosofía. 

En el año 1948 se publica la novela política de ficción distó- pica 1984 de George Orwell. Novela futurista basada en la crítica a los totalitarismos y a la opresión del poder, situada en 1984 en una sociedad inglesa dominada por un sistema de colectivismo burocrático controlada por el Gran Hermano. Londres, 1984: Winston Smith decide rebelarse ante un gobierno totalitario que controla cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento. 

En 1959 la serie estadounidense del género ciencia ficción, llamada The Twilight Zone (Dimensión Desconocida), creada por Rob Serling. El programa usaba la ciencia ficción como metáfora para explicar situaciones sociales muy candentes y mundanas. Como los canales y patrocinadores no permitirían situaciones potencialmente críticas de la realidad del país, ellos se valían de la ciencia ficción para exponer dichos asuntos. En este mismo año y con los mismos creadores, se estrena la serie Un paso al más allá donde explotaba el creciente interés del público en el suspenso paranormal. Más que crear historias ficcionales con giros sobrenaturales, el programa buscaba historias reales de gente común sobre hechos paranormales (fantasmas, monstruos, desapariciones). Por otra parte la serie The Outer Limits (Rumbo a lo Desconocido) de Leslie Stevens también puede ser un antecedente de Black Mirror. Esta serie, también de la década del 60, contaba en cada uno de sus episodios una historia auto conclusiva, dentro del género de ciencia ficción, fantasía o terror. Basado en relatos sobrenaturales, el programa tuvo dos temporadas 1963 a 1965. A mediados de los años 90 se realizó un remake, que duró siete temporadas, desde 1995 a 2002. Dentro de la década del 70 se encuentra la serie australiana The Evil Touch (El toque satánico) producida por el estadounidense Mende Brown. 

La serie consiste en una antología de inquietantes historias cortas de suspenso, brujería, misterio, crimen, ciencia ficción o terror. Todas estas historias tenían en común el hecho de que sus protagonistas eran personas aparentemente comunes quienes, por una u otra razón, se ven llevados a cometer crímenes y, como consecuencia de estos, las tramas de dichas historias eran rematadas, casi siempre, por un final inesperado cuando no sorprendente, y casi siempre en perjuicio de aquellos. 

Para finalizar, dentro ya del género literario, un marco de referencia para la serie Black Mirror puede ser Tales of the Unexpected (Relatos de lo inesperado). Es una colección de 16 cuentos cortos escrita por Roald Dahl, publicada en la década del 80. Son narraciones con intriga, humor negro y sobre todo un desenlace que establece una complicidad con el lector a quien le propone un modo reflexivo luego de la lectura de cada cuento. Al igual que las series nombradas con anterioridad, estas narraciones se nutren del malestar contemporá- neo de la sociedad sobre el mundo moderno.

Las tecnologías como protagonistas 

Para el presente proyecto se tomarán cuatro capítulos de la serie, los cuales presentan diversas tecnologías. 

El primer capítulo a analizar es The entire history of you (Toda tu historia), el tercer y último episodio de la primera temporada. El episodio transcurre en una realidad alternativa donde la mayoría de la gente registra todo lo que hacen, ven y escuchan en un dispositivo electrónico que se les implanta al nacer detrás de la oreja. Posteriormente esa memoria pueda ser reproducida en los ojos de la misma persona, o en una pantalla ante el resto, en un proceso al que denominan revisar. Lo que sucede en este episodio se puede relacionar con lo que propone Google con su nueva tecnología Google Glass. El Google Glass es un dispositivo de visualización de tipo gafas de realidad aumentada que fue desarrollado por la empresa Google en el 2012. Sin embargo, la versión para los consumidores salió a la venta en el 2014. Google quiere hacer que olvidar sea cosa del pasado y que los usuarios de sus gafas de realidad aumentada puedan grabar todos sus recuerdos y navegar a través de ellos a su antojo. Un sistema de grabación de video a través de una tecnología que el usuario usa, le permite al comprador recuperar imágenes capturadas en cualquier momento del pasado y reproducirlas en la pantalla de las propias gafas inteligentes. Tal como se explica en la patente, el wearable envía el video a un Smartphone sincronizado, y éste a su vez se lo envía a un servidor. De esta manera el usuario tiene la capacidad de acceder a un repositorio online y reproducir la grabación que él escoja, la cual se encontrará etiquetada con lugar y fecha, cuantas veces quiera. Es decir, podría exportar sus recuerdos visuales directamente de sus ojos a la nube. Dichas grabaciones se pueden compartir en las diferentes redes sociales, poniéndolas en común con otros usuarios de las Google Glass. Otro dato interesante de esta tecnología es que promete que el dispositivo sea capaz de comenzar a grabar de manera automática, cuando el wearable detecte que el usuario se encuentra en un lugar de interés, preservando de este modo la autonomía de la batería de las gafas evitando así tener siempre el modo de grabación habilitado. 

A su vez este capítulo se puede relacionar con el film Johnny Mnemonic (1995) situada en el año 2021, la mitad de la población sufre de una enfermedad llamada síndrome de atenuación de los nervios. Johnny es un mensajero de información, una persona que lleva los datos más importantes del siglo XXI, directamente implantados en su cerebro. Su información será muy valiosa para una corporación farmaceútica. 

Tanto esta película como el concepto del episodio y los Google Glass se pueden relacionar con el concepto de Gran Hermano, donde hay un ser superior que todo lo ve. 

En Black Mirror, más específicamente en dicho episodio, la gente puede pausar y reproducir cada momento de la vida en frente de sus ojos, mentalmente, como si estuviera sucediendo nuevamente. También un personaje puede llegar a la casa de un amigo, conectarse inalámbricamente a un televisor y compartir recuerdos en la sala, de forma muy similar a como Google presentó los Google Glass. El usuario llega a la casa de otra persona, conecta el celular a los anteojos y disfruta en la sala de sus videos transmitidos directamente a la pantalla de televisión. 

El segundo capitulo a analizar es Be right back (Vuelvo Enseguida), siendo éste el primer episodio de la segunda temporada de la serie. La historia comienza con una joven pareja, Martha y Ash, que decide mudarse a una casa en el medio del campo, lejos del pueblo más cercano. Un día Ash se ofrece a ir al pueblo. Esa misma noche, luego de sufrir un accidente automovilístico, el joven muere. A Martha se le ofrece la posibilidad de seguir en contacto con su pareja mediante un software que tiene la capacidad de generar nuevas conversaciones, basadas en los registros de las personas que han muerto que fueron compartidas en las redes sociales y correos electrónicos. Al utilizar todos estos elementos puede crear virtualmente un nuevo Ash, artificial. 

En este episodio hay varias tecnologías que pueden relacionarse con la realidad. En un primer lugar está el robot Bina48. Creado por Martine Rothblatt, la CEO mejor paga de los Estados Unidos, creó el primer prototipo de la historia de un Mind Clone (Clon Mental), presentado al mundo en el 2010. El nombre que le ha adjudicado al robot está basado en el de su esposa, Bina Aspen, de quien tomó sus recuerdos, pensamientos y emociones. El robot está diseñado para entablar conversaciones, contar chistes y hasta ponerse nerviosa. La finalidad principal de dicha tecnología, tal como sucede en la serie, es ofrecerle al ser humano una “vida después de la muerte”, que en definitiva es el objetivo principal de la inteligencia artificial. 

Bina48 es una base de datos digital de pensamientos, memorias, sentimientos y opiniones sobre el mundo. LifeNaut es la compañía que trabajó en este robot, la cual muestra que es posible digitalizar la forma de ser y los pensamientos de una persona, almacenarlos y llevarlos a robots. Su misión: promover el uso ético de la nanotecnología para la extensión de la vida humana. Apoya y promueve proyectos, investigaciones en áreas como biotecnología, y criogenia (la física de las temperaturas frías) y la ciberconciencia. 

Continuando con las posibilidades de comunicarse con los muertos, existe el proyecto web denominado Eterni.me el cual surgió de un programa de emprendimientos del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Tal como lo ha descripto su cofundador Marius Ursache, la idea es: crear un avatar online a partir de nuestra presencia en web (mails, fotografías, mensajes, posteos en blogs, chats, comentarios en perfiles ajenos, etc.) para que tras la muerte, ese avatar interactúe con los allegados. Tal como él mismo declara el objetivo no es reemplazar a la persona que ha muerto sino más bien almacenar sus memorias en una biblioteca virtual, la cual puede ser consultada por aquellos que reciban una autorización. La relación que se puede establecer entre estas tecnologías y la serie es el objetivo que tienen en común. Sin embargo, tal como lo viene haciendo Black Mirror, muestra una distopía de estas nuevas tecnologías que se contradicen con lo que ellas le muestran al mercado. Eterni.me, por ejemplo tiene una retórica mucho más colorida y optimista. Al entrar a su sitio se puede apreciar la frase: ¿Quién quiere vivir por siempre?, prometiendo que los pensamientos, historias y memorias serán preservadas para toda la eternidad. Wayback machine es un sevior y una base de datos que contiene copias de una gran cantidad de páginas y sitios de Internet por lo que también se lo puede relacionar con este episodio haciendo referencia a toda la información que circula por Internet la cual puede reconstruir un momento o persona determinada. 

El último capítulo a analizar en el presente ensayo es el primero de la tercera temporada de la serie, Nosedive (Caída en picada). En un universo alternativo la sociedad ha integrado tanto a la tecnología a su vida hasta tal punto que los implantes oculares y los dispositivos móviles son parte de lo cotidiano. Todo el mundo comparte sus actividades diarias y clasifica sus interacciones con el resto de las personas a través de una aplicación que, mediante el uso de una escala de una a cinco estrellas, registra las valoraciones y elabora un ranking público determinante en el estatus social. 

Se podría entonces en este momento realizar un paralelismo con la teoría de subculturas de Cohen (1956), la cual explica que toda acción es resultado de los esfuerzos para poder conseguir el reconocimiento del grupo de referencia. Según el teórico, la mayoría de los problemas de adaptación se solucionan de forma normal, pero en algunos casos, las personas eligen soluciones desviadas, por lo general por la importancia que tiene para ellos dicha adaptación. Apareciendo, de este modo, las subculturas que surgen cuando se agrupa un determinado número de personas con las mismos problemas de adaptación, sin poder encontrar soluciones (Cohen, 1956). Si bien en el presente episodio no están las subculturas figuradas como tal, se puede entender la posibilidad de su creación, ya que la división de clases a partir de la puntuación que cada persona tiene (tomando a las personas como simples números) fomenta la exclusión social de aquellas que tienen una puntuación baja, los cuales por ese suceso pierden oportunidades y quedan estigmatizados. 

Ahora bien a la hora de relacionarlo con la tecnología, se puede apreciar una gran similitud con la aplicación Peeple, creada por Julia Cordray y Nicole MacCullough, la cual le permite que unos usuarios valoren a otros con un sistema de estrellas (muy similar al de la serie). 

Los requisitos para la utilización de esta aplicación son: tener una cuenta de Facebook, ser mayor de 21 años y utilizar un nombre real (similitud con Tinder). Antes de poder valorar a una persona, el sistema le pide al usuario que indique la faceta en la que conoce a la persona a puntuar (personal, profesional o romántica) solicitándole a su vez que introduzca su número de teléfono para constatar que efectivamente tiene relación con ella. Las opiniones positivas que se hace de la persona se publican de forma automática mientras que las negativas pasan al buzón privado para que la persona valorada pueda gestionarlas. Pero nunca se deja de mostrar la puntuación en estrellas resultado de todas las valoraciones de los usuarios. A su vez, el gobierno chino está trabajando en implementar un sistema de crédito social. Sesame Credits calificará qué tan buen ciudadano es la persona dejando compartir la puntuación con otros usuarios. Al hablar mal del gobierno o tener amigos mal calificados puede bajar tu puntaje. En 2020, el sistema será obligatorio y el gobierno está considerando implementar penalizaciones para aquellos usuarios que tengan los peores puntajes. 

Si bien estas aplicaciones existen o saldrán al mercado en un futuro cercano, esto ya es una realidad para muchas personas. Por ejemplo los usuarios y conductores de Uber, quienes también por un sistema de puntuación de estrellas califican a la otra persona pudiendo a su vez acceder a su perfil de la aplicación haciendo comentarios sobre el otro. Los anfitriones de Airbnb también poseen este mismo sistema al igual que los diversos restaurantes de Yelp, en todo el mundo. Todos calificados por sistema de estrellas donde los comentarios, tanto positivos como negativos, se ven a diario.

La crítica social reflejada en el uso tecnológico 

Como se ha explicado con anterioridad la crítica social está presente en todos los capítulos de Black Mirror. Si bien muchos de los hechos que muestra ya están sucediendo hace reflexionar al espectador para que éste reaccione a tiempo y logre impedir que los acontecimientos sean una realidad. En The entire history of you (Toda tu historia), la historia comienza mostrándonos una realidad la cual aparentemente no es mala, es decir no se le hace ver al usuario que los avances tecnológicos que se están presentando sean autodestructivos. En cierto modo se presentan como innovadores y beneficiosos, sin embargo a medida que pasan los minutos se puede ver como el protagonista comienza a perder el control al querer implementar esta tecnología con un suceso de su vida. Recordando que todo ese desencadenante no hubiera pasado sin la implementación de este chip de memoria. De este modo se pierde algo que es intrínseco en el ser humano: la capacidad del olvido. Es un claro ejemplo de cómo la tecnología puede causar daños no solo al usuario sino a las personas que lo rodean. Además, puede hacer desconectar a la persona de la realidad en la que vive. En este caso, el pasado, pero que se consigue revivirlo con todos los detalles gracias a algo que se graba. También se hace una crítica hacia la privacidad de los personas ya que permanentemente éstas aparecen en los videos de otras, grabándote sin ningún tipo de permiso. Be right back (Vuelvo Enseguida), no sólo hace reflexionar sobre los usos tecnológicos sino acerca de Internet como medio social en donde las personas publican todos los aspectos de su vida. Debatiendo de nuevo con los límites de la privacidad y la fácil reconstrucción de un ser humano o peor aún de una persona que ha muerto. La crítica se da en que las personas en un cierto punto no valoran lo que tienen hasta que lo pierden. Y al hacerlo la facilidad que tienen en crear nuevamente a este ser, en definitiva, sin su consentimiento. Continuando con el ejemplo de la aplicación que se ha analizado con esta serie, Eterni.me sucede algo interesante: Lo que sí produce un poco más de vértigo es otro aspecto de la oferta de esta aplicación, que es la curatoría. Es decir el usuario elige los datos personales que desea dejar a disposición de sus futuros deudos. En el fondo, es la vieja obsesión humana de reinventarse: si se elije que la data usada para crear nuestro avatar postmortem sea aquella donde se es más noble, más amable o más inteligente, se estarán sentando las bases para una versión de las personas mismas, que será, a la larga, una completa ficción. Un espejo deformante, tal como aquellos perfiles de Tinder que mienten en la foto, en la descripción y en las intenciones. 

Para finalizar, en Nosedive (Caída en picada) se parte de la idea de cómo la sociedad está obsesionada con las redes sociales y está permanentemente pendiente de lo que opinan las otras personas sobre ellas. También hay una crítica hacia dicha generación por ejemplo cuando se muestra que los comensales prefieren hacer fotos al plato que comérselos y que a su vez esto tiene connotaciones sociológicas. Demostrando en todos que de alguna forma u otra todas las personas promueven o son víctimas de este horroroso sistema donde lo menos importante es la humanidad siempre que cumplas con los requisitos de las modas planteadas. 

Al finalizar el episodio la reflexión principal es la siguiente: ¿Hasta qué punto las personas viven pendientes de las valoraciones que reciben en sus redes sociales? ¿Qué importancia se le da a su imagen online? Este episodio se lo podría enfocar como una sociedad futura y cercana debido a la dependencia de estas valoraciones y la evolución de las tecnologías con una integración en, cada vez más, aspectos de la sociedad. Pero, claramente también se lo podría aplicar a la actualidad.

Reflexiones que propone la serie 

Esta serie británica se caracteriza por su crítica pesimista y audaz. El mundo en el que se vive y sus posibles futuros noperfectos, quizá inimaginables pero posibles. Black Mirror analizar en qué momento está la sociedad frente a la tecnología y sus usos. Mostrando que están, siempre que se usen de forma correcta, pueden ser un recurso muy útil, pero destructivo si se abusa de las mismas. 

Las nuevas tecnologías son muy complejas, y dependiendo de su uso trae unas consecuencias u otras. Al mismo tiempo que aleja a la gente (socialmente hablando), las une a través de mundos virtuales. Mundos que no son físicos, por lo que se pierde, a lo largo de los años, esa interacción física con el otro. Se dejó de hacer múltiples cosas para pasar a hacer sólo uno: uso de tecnologías (televisor, computadora, celular, tablet, etc.). La utilidad y el provecho que se puede sacar de ellos están en constante crecimiento. La tecnología avanza cada minuto y se vuelve imposible adivinar qué deparará el futuro. 

Black Mirror muestra un futuro paralelo de lo que podría llegar a suceder, del cambio de relaciones, de justicia o de entretenimiento que la sociedad puede experimentar haciendo un mal uso de las nuevas tecnologías: las que existen y las que se crearán en un futuro cercano o lejano.

Relación con la carrera o área de interés 

Dicho ensayo se puede relacionar con la carrera de Comunicación Audiovisual, no sólo en cuanto a los recursos narrativos aplicados en un producto audiovisual, sino también para saber cómo se involucran los avances tecnológicos tanto en el relato como en el producto con el fin de hacerle llegar al espectador un concepto clave.

Continuando con la narración, es muy interesante ver cómo se utiliza una tecnología moderna que está tan bien vista por la sociedad como objeto de denuncia o planteo de una problemática a futuro.

Vínculo con el ámbito 

El vínculo con el ámbito e influencia del mismo es global ya que puede ser aplicado en diversos campos del arte audiovisual en numerosos países. Esto se debe a que las críticas sociales que se realizan son adaptables para todos los países y las nuevas tecnologías pueden llegar a los mismos. Si bien las sociedades son diversas, su relación con la tecnología, a través de la plataforma o maquinaria que fuere, son muy similares por lo tanto la crítica que se realiza a éstas son de gran alcance.

Relación con movimientos artísticos del siglo XX y XXI 

En cuanto a la relación con movimientos artísticos, este ensayo se podría relacionar con lo que plantea el futurismo, fundado en Italia. 

En dicho movimiento de vanguardia hay un manifiesto que habla sobre la maquinaria, la guerra y la destrucción de la sociedad. Se puede entonces relacionar estos tres puntos anteriores con las tecnologías que muestra la serie, y el funcionamiento que le da el ser humano. De este modo se presentan como maquinarias que arruinan a la sociedad las cuales, a su vez, dan una estructura de movimiento en relación a la velocidad, la energía, la fuerza y el tiempo. 

También con el ciberpunk, subgénero de la ciencia ficción, el cual refleja visiones distópicas del futuro. En dicho futuro se combinan la tecnología avanzada con un muy bajo nivel de vida. El nombre proviene del prefijo ciber (relacionado con redes informáticas) y punk (en cuanto al carácter rebelde). En las tramas del género ciberpunk, el argumento suele estar centrado en los hipotéticos conflictos entre hackers, inteligencias artificiales y megacorporaciones, todo ello situado en un futuro cercano del planeta tierra.

Relación con creadores del siglo XX y XXI 

Black Mirror podría relacionarse con Luigi Russolo y Marinetti (futurismo). 

El primero utiliza el ruido para crear la idea de velocidad y movimiento. Sostiene que éste nace con la invención de las máquinas, en la Revolución Industrial. En ese sentido el ruido debe entenderse como un producto meramente humano y estrechamente relacionado con el desarrollo de la tecnología y la industria. En sus cuadros futuristas ya se percibía su afición musical. Este uso del sonido como recurso de representación de la industria y tecnología también se puede apreciar en la serie a analizar. Utiliza una paleta de colores, en su mayoría fría para crear, a través de ésta y la fragmentación, una idea de movimiento. 

Para finalizar está Marinetti proclamó la negación del pasado, proponiendo la reivindicación del futuro, es decir, la idea de entender el futuro, el progreso y la modernidad, con todo lo que le rodeaba en aquél momento: la ciudad, las máquinas, los coches, la velocidad, las calles, los edificios. Esto que propone Marinetti se puede ver claramente en la serie la cual propone un olvido del pasado, y una mirada hacia el futuro. Se muestra un presente en muchos casos desolado pero con la idea de un porvenir mejor, apoyado tanto en las máquinas como en las tecnologías que éstas poseen.

Comparación entre puntos de vista de distintos autores sobre el tema 

Las tecnologías son producto de una sociedad y de una cultura [...] Las relaciones verdaderas no se dan pues entre ‘la’ tecnología (que sería del orden de la causa) y ‘la’ cultura (que sufriría los efectos), sino entre una multitud de actores humanos que inventan, producen utilizan e interpretan diversamente unas técnicas. (Lévy, 2007, p.7).

Derrick de Kerckhove (1999) habla de esta época como de una era de la comunicación basada en el lenguaje digital que posibilita la inteligencia colectiva mediante la interconexión generalizada. En esta perspectiva, la cibercultura es objeto de estudio desde el análisis de tres características fundamentales: la interactividad, que tiene que ver con las relaciones entre humanos y de éstos con el entorno digital mediante las interfaces; la hipertextualidad como esfera de los contenidos y condición para el almacenamiento y acceso interactivo al conocimiento digitalizado, y la conectividad, que tiene que ver con las relaciones entre los artefactos, es la esfera de la red como infraestructura que soporta la esfera de los contenidos y posibilita la interactividad. 

Estos autores aportan datos e información muy interesante para el presente trabajo ya que hablan de la cibercultura y la relación que se da entre las tecnologías y las personas que las utilizan. Se podrá utilizar estas dos definiciones como marco teórico a la hora de relacionar lo que sucede en Black Mirror con lo que se propone en la teoría de estos autores. 

Islas explica cómo la convergencia de los medios altera la correlación entre las tecnologías que existen y los propios usuarios, haciendo que éstos estén renovándose constantemente para no quedar fuera de una “cultura general dentro de la sociedad”. (2009). Actualmente, las personas tienen la necesidad de vivir conectados, esto conlleva a tener que estar actualizados continuamente; de lo contrario se corre el riesgo de perder un valor cultural. 

Muchas veces estar actualizados es una forma que la nueva sociedad tiene para comunicarse entre sí. Esta veloz evolución de la informática en las últimas décadas y la multiplicación de dispositivos, ha puesto en manos nuevas tecnologías como es el caso de las tablets o los teléfonos inteligentes, que poseen la capacidad para grabar video, abriendo también nuevos caminos como es el caso de la industria audiovisual (cine- televisión y publicidad). Es por ello que la clave del desarrollo de la Web 2.0 y su éxito alcanzado, tiene que ver con la posibilidad de participar libremente desde cualquier lugar del planeta, en cualquier momento y a través de cualquier dispositivo que cuente con Internet. 

“La inspiración radica en una idea clave: el producto mejora con el uso y con el crecimiento de una comunidad que no cesa de subir contenidos”. (Romaní y Kuklinski 2007, p 28). Esta serie de culto, está creada desde un punto de vista diferente. Todas son historias trágicas y pesimistas de lo que podría suceder si la sociedad se viera gobernada por las nuevas tecnologías. La mayoría de estas historias pueden pasar hoy en día, otras en un futuro no tan lejano. Partiendo de esta breve descripción, Black Mirror habla de la sociedad, del comportamiento humano ante diferentes situaciones. 

Realizando una comparación entre los últimos tres autores, se puede apreciar que hoy en día, las adicciones a la tecnología son cada vez más frecuentes. Miles de personas aseguran no poder vivir si su teléfono o sin acceso alguno a Internet. Otras creen que su vida en las redes sociales es mucho mejor que fuera de ellas, o dentro de ellas, aparentan ser algo que no es en la vida real. Personas que sienten la necesidad de subir todo lo que hacen, comen y con quien comparten su día a día. Justamente esto es lo que refleja alguno de los capítulos de esta miniserie. Este juego que se crea entre individuo/sociedad/poder es lo que se mezcla junto a la tecnología. El mal uso de ésta, provoca resultados muy negativos. Es infinita la información a la que se puede acceder mediante Internet y el ser humano posee múltiples propósitos/intenciones para utilizarlos con la peor finalidad posible.

Conclusión 

El mundo audiovisual se nutre de la realidad para crear sus historias. Esta serie se nutre de la sociedad occidental actual y del uso que ésta hace de la tecnología. 

En conclusión se puede afirmar que lo planteado en la hipó- tesis se verifica. Es claro que la serie realiza una crítica social y que uno de los medios que utiliza es la tecnología. No es la tecnología en sí lo hace que la sociedad actúe de cierta manera y sea criticada sino que se critica la forma en la que la sociedad hace uso de esta tecnología. Los avances tecnológicos pueden ser de gran ayuda para la humanidad pero también puede fomentar a la destrucción de la misma. 

El principal aporte al área audiovisual, como se ha dicho con anterioridad, es mostrar cómo implementar un tema actual, como es el caso de las nuevas tecnologías y su utilización en una producción audiovisual. Asimismo como esto se incluye en el relato para lograr que el espectador realice una reflexión con aquello que se le está mostrando. 

Black Mirror es, en definitiva, una serie devastadora pero absolutamente acertada, que nos lleva a una realidad que parece ficticia pero que, en el fondo, no es más que un reflejo oscuro del mundo actual y al que la sociedad se dirige. Black Mirror no entretiene: Black Mirror espanta, sacude, pero por sobre todo hace pensar. Es el presente y el futuro. El paraíso y el infierno: la tecnología.

Epílogo 

En este trabajo se puede observar la crítica social que realiza la serie Black Mirror, mediante los avances tecnológicos. No es la tecnología lo que se critica sino el modo en que las personas hacen uso de ellas.

Referencias bibliográficas 

Alayón, D. (2013) Black Mirror, criticando la innovación en formato serie. Pisito en Madrid. Disponible en: http://www. pisitoenmadrid.com/blog/2013/05/black-mirrorcriticandola-innovacion-en-formato-serie/ 

Casas, Q. (2006) Análisis y crítica audiovisual. UOC (Universitad Oberta de Catalunya): España. 

De Kerckhove, D. (1999). Inteligencias en conexión. Hacia una sociedad de la web. Barcelona: Gedisa editorial. 

De La Torre, T. (2015) Series de culto. España: Timunmas. 

Diaz, J. (2013) Black Mirror, las redes sociales en el punto de mira en el regreso de su segunda temporada. ¡Vaya tele!. Disponible en: http://www.vayatele.com/ficcion- internacional/black-mirror-las-redessociales-en-el-punto-de-miraen-el-regreso-de-su-segunda-temporada> 

García, A. y Aparici, R. (2009) La imagen. Análisis y representación de la realidad. España: Gedisa. 

Islas, O. (2009) La convergencia cultural a través de la ecología de medios Comunicar, Vol. XVVI, Núm. 33, 2009. Grupo Comunicar España. Disponible en: https://docs. google.com/viewer?a=v&pid=sites&srcid=ZGVmYXVsd GRvb WFpbnx0ZW9yaWFzbmV3bWVkaWF1cHxneDozMjRkOGViNzAyOTY4NDk1 

Kuklinski, H. y Romaní, C. (2007). Inteligencia Colectiva o Medios Fast Food. Barcelona: FlACSO. 

Lévy, P. (2007). Cibercultura: Informe al Consejo de Europa. Barcelona: Anthropos Editorial. 

Machado, A (2010) Convergencia y divergencia de los medios. Texto online. Disponible en: https://docs.google. com/viewer?a=v&pid=sites&srcid=ZGVmYXVsdGRvbW Fpbnx0ZW9yaWFzbmV3bWVkaWF1cHxneDoyYmNhOG I4YjhmOTI5MGZm 

Papi, L. (2015) Black Mirror: The Waldo Moment y la tiranía de las redes sociales. ¡Vaya tele! Disponible en: http://www. vayatele.com/ficcion-internacional/black-mirror-the-waldomoment-y-la-tirania-de-las-redes-sociales 

Urresti, M (2008) Ciberculturas juveniles. Buenos Aires: Editorial La Crujía.


Espejo de una sociedad. La representación de la cibercultura como crítica social en la estética de Black Mirror fue publicado de la página 135 a página140 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº82

ver detalle e índice del libro