1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº26 >
  4. La enseñanza y la experiencia del proceso de investigación a través del film El Silencio de los Inocentes

La enseñanza y la experiencia del proceso de investigación a través del film El Silencio de los Inocentes

Brasil Campos Rodríguez, Vanessa

Actas de Diseño Nº26

Actas de Diseño Nº26

ISSN: 1850-2032

XIV Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” X Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño

Año XIV, Vol. 26, Julio 2019, Buenos Aires, Argentina | 256 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: El presente trabajo muestra la utilización del film como herramienta de enseñanza. Es resultado de una práctica en cursos de posgrado donde, a través del análisis de la película El silencio de los inocentes (The Silence of the lambs) (1991), buscamos capturar el deseo del alumno para la investigación y producción de textos científicos.

El film escogido abarca una gran área de interés, pues trata de una investigación que moviliza deseos profundos de búsqueda por la verdad. A través del análisis de Silencio de los inocentes en paralelo con todas las etapas de la pesquisa el discente se ve involucrado en la búsqueda de la protagonista, vivenciando sus experiencias como propias y desarrollando un interés creciente por la pesquisa y sus métodos.

Palabras clave: Película - Enseñanza - Investigación - Metodología - Textos científicos - Posgrado.

[Resúmenes en inglés y portugués y currículum en p. 209]

Introducción “El misterio es la cosa más bella que podemos experimentar. Es la fuente de todo arte y de toda ciencia verdadera”.

Albert Einstein El presente trabajo muestra la utilización del film como herramienta de enseñanza. Es resultado de una práctica de largos años en clase de posgrado donde, a través de la utilización de la película El silencio de los inocentes, buscamos capturar el deseo del alumno y orientarlo hacia la investigación, lectura y producción de textos científicos.

La propuesta es innovadora ya que introduce al discente en el mundo misterioso y apasionante de la investigación a través de un film que, en principio, puede parecer fuera del contexto del programa de su curso. Pero es ahí donde reside su carácter inédito y osado, pues la gran mayoría de las prácticas con cine en clase buscan sus temas en films que presenten contenidos semejantes o iguales a los de la asignatura impartida. El film del director Jonathan Demme (EUA, 1991) abarca una gran área de interés, pues trata de una investigación que moviliza deseos muy profundos de búsqueda de la verdad. El análisis de Silencio de los inocentes en paralelo con todas las etapas del ciclo de la pesquisa tiene la capacidad de introducir al alumno en el método investigativo. El discente se ve, poco a poco, involucrado en la búsqueda que lleva a cabo la protagonista, cuyas experiencias vive como propias, lo que desarrolla un interés creciente por la pesquisa y producción de textos científicos.

Marco Teórico La enseñanza de Metodología de Pesquisa y de Producción de textos científicos no es tarea fácil, pues el profesor encuentra una gran resistencia por parte del alumno. Para éste, las asignaturas parecen, a primera vista por sus títulos, que son áridas, poco atrayentes, con excesivas normas y técnicas. Segundo Pinto (2005, s.p, traducción nuestra): Los alumnos raramente reciben con agrado el estudio de la Metodología Científica en las universidades. Las preguntas cruciales surgen a partir de por qué y para qué estudiar tantas reglas, tantos detalles, tantas indicaciones rígidas para escribir y formatear el texto, elementos que parecen cercenar la libertad del alumno para pensar y escribir sin ninguna exigencia metodológica.

En un mundo marcado por la prisa, por la falta de tiempo, por el tictac del reloj, realmente desespera hablar de disciplina y de método. Nos acostumbramos a un necesario, y sin embargo exacerbado ajetreo y a actuar como robots, a copiar ideas y posturas, es más fácil; y dejamos de lado una de las mayores riquezas humanas, que es la capacidad de pensar.

Se trata, por tanto de un verdadero reto. Pero es a partir de desafíos de donde surgen las ideas innovadoras. Atraer a este alumno desinteresado, cada vez más conectado con las nuevas tecnologías en clase, es una tarea que demanda mucha creatividad por parte del profesor, pues el discente difícilmente abandona su Smartphone, iPod o móvil.

El universo del alumno está marcado por el dominio de las imágenes y su fascinación es innegable. Yo misma, como investigadora y docente, ya me he rendido a sus encantos e hice de la imagen mi eterno objeto de pesquisa y mi aliada en clase. El film se puede emplear como herramienta de enseñanza y es capaz de atraer la atención del alumno, de fundamentar los conceptos, sedimentar los contenidos y funcionar como cristalizador de memoria.

Para este alumno acostumbrado a la dispersión, un relato, una historia bien contada y fundamentada, ayudará en la condensación de los conceptos.

Al contrario de lo que muchos pueden pensar, el cine en clase estimula al alumno a pensar, a reflexionar y, consecuentemente, a procurar lecturas sobre el asunto relacionado. El film funciona como un cebo que atrae al aprendiz hacia un mundo que se ofrece “abierto para ser leído e interpretado”, como afirmó Wittgenstein.

No solo el cine, considerado el séptimo arte, sino también otras expresiones artísticas pueden servir de ayuda para diversas asignaturas. Algunos teóricos ya vienen utilizando métodos innovadores que contribuyen significativamente con la investigación social. Morgan (2011) en Imágenes de la organización enfatiza el uso de metáforas para leer y comprender los estudios organizacionales.

Compara las organizaciones con imágenes que permiten verlas como máquinas, organismos vivos, cerebros, prisiones psíquicas, etc.

El libro intitulado Administración con Arte. Experiencias Vividas de Enseñanza-Aprendizaje, organizado por Davel, Vergara y Ghadiri (2007), muestra algunos estudios muy interesantes que ilustran bien el uso de la cultura y de diversas formas de arte en la enseñanza de Administración y Comunicación. Profesores de prestigio en Brasil y otros países comparten en este libro sus experiencias de enseñanza-aprendizaje a través del arte. Entre sus capítulos podemos citar: Saramago en la enseñanza de metodología de la pesquisa, de Adelaide Coelho Baêta; La utilización de la pintura abstracta en la enseñanza de Administración, de Ghadiri; Dali e Mandriam en el ejercicio da creatividad, de Edinice Silva e Samara Hoffmann e Aprendiendo la cultura organizacional con canciones de radio, de Stephen Linstead.

Nos gustaría destacar aquí aquellos capítulos de Davel, Vergara e Ghadiri (2007), que muestran cómo los films se utilizan en clase para fundamentar conceptos.

Thomaz Wood Jr. muestra la Utilización del film y de la fotografía en el concepto de liderazgo. Luiz Saraiva utiliza Kubrick para entender la cultura organizacional.

Ana Silvia Ipiranga habla de la Narración fílmica en la enseñanza de gestión de personas y del comportamiento de la organización.

En Teorías de la Imagen, asignatura que imparto en los cursos de Comunicación Social, de Unifacs utilizo el film Psicosis, de Alfred Hitchcock, para fundamentar los conceptos del Yo y del Otro, la relación dual, lo imaginario, y, a su vez, introducir la Teoría del Texto, de Jesús González Requena. Utilizo, así mismo, pinturas consagradas de la Historia del Arte como estudio de caso en paralelo con los conceptos de la Teoría de la Imagen. Como es el caso del Hombre Vitruviano, de Leonardo da Vinci, en el que buscamos las estructuras subyacentes en el dibujo y que nos conectan diseños osados, como el de JAC Motors.

Si una pintura atesora este enorme poder de metáfora para la enseñanza y la práctica en Publicidad y Propaganda, el film en clase puede compararse en su eficacia con una historia viva, con un estudio de caso eficazmente dramatizado, con un relato de experiencia vivida que hará posible que el alumno se conecte con los contenidos, para captar su atención y para que el saber se consolide.

Como profesora que soy, enamorada del cine y del análisis de imágenes puedo ofrecer mi testimonio de cómo esta experiencia resulta única e incomparable. La mirada, la emoción y la expresión de encanto de cada alumno tras la experiencia son difíciles de mensurar. A partir de esta experiencia, con la utilización de obras de arte de las más diversas estéticas en el aula, surgió la idea del libro Além do espelho. Análise de imagens de arte, cinema e publicidade (Más allá del espejo. Análisis de obras de arte, cine y publicidad), ganador del concurso de la Secretaria de Cultura do Estado da Bahia (Secult), publicado en 2011 y reeditado en 2014.

El libro Más allá del espejo muestra, principalmente, la aventura del contacto del lector-espectador con la obra de arte, con el texto, ya sea fílmico, pictórico o publicitario: Como en las grandes aventuras y travesías, siempre habrá una sorpresa aguardándonos. El producto que resulta de un contacto profundo entre el lector y el texto es la emergencia de otro texto. Este otro texto que brota, es, al fin y al cabo, un encuentro del lector-espectador con o propio sujeto (Rodríguez, 2014, p. 21).

Pues es esto lo que nos interesa: que el alumno se encuentre al hacerlo con su objeto. Pues la aventura de toda investigación es un camino que conduce, en definitiva, al encuentro de sí mismo. “...pero quiero encontrar la isla desconocida, quiero saber quién soy cuando en ella estuviera” (Saramago, 2002, p. 64).

Metodología Para empezar, propongo la visualización del film en clase, en versión original, pues creo que no se debe macular una obra de arte con el doblaje. Tan importantes como las imágenes de un filme, lo son la modulación de las voces de los actores, la tonalidad que imprimen a los personajes y el sonido original. Después de ver el film, selecciono las secuencias más significativas para el tema que nos convoca y paso a analizar plano a plano, estableciendo relaciones con la teoría.

Nuestra metodología de análisis se define como “lectura”.

En el modelo que propone González Requena (1985, 1986), comenzamos por penetrar a través de los significantes del texto (ya sea este un texto pictórico, fílmico, teatral o, incluso, un anuncio publicitario, una identidad visual o un signo gráfico). Partimos de los significantes en busca de los significados en sus múltiples encadenamientos.

De este modo entramos en contacto con ciertos elementos fuertes que, al entrecruzarse, definen el tejido textual, la textura. La lectura nos posibilita una experiencia de encuentro con una red simbólica porque está tejida con símbolos que resuenan en el sujeto, en el único sujeto posible: el que está delante del texto, el que lo lee.

Entonces, emprendemos el camino del análisis. Esta es una actividad de re-conocimiento del texto. Pero, ¿qué es un texto? En semiótica se define como la realización de las virtualidades del sistema de la lengua o de un código dado. González Requena (1995) avanza en la propuesta semiótica y en la barthesiana y sugiere un nuevo concepto del texto: la Teoría del Texto. Este pasa a ser una estructura dinámica, con articulación, ritmo y estructura.

De la misma forma que el objeto analizado se transforma en texto a partir del momento en que prestamos atención a los múltiples encadenamientos de sus significantes, a los múltiples juegos de sentido potenciales que solo se realizan cuando iniciamos la lectura, el texto solo se desdobla en el proceso de análisis. Eso es la lectura: la definición de un volumen, esto es, un volumen de sentidos diversos que nace de las variadas travesías operadas a través de los significantes del texto. Múltiples travesías que, al entrelazarse en esos elementos fuertes que encontramos cuando analizamos los textos definen la red, el tejido textual (Requena, 1985, p. 116). En otras palabras, hacemos lectura al pie de la letra. Nuestra propuesta de análisis se apoya también en Trías (2006): Se trata de contemplar siempre el reverso del tapiz, las costuras y los anudamientos que hacen posible la tersura de éste, o su proliferación de escenas vivas y animadas. Se trata de situarse siempre en el límite entre ese “resplandor” de vivacidad y de relato y de la cara oculta, o sombría, que normalmente se deja fuera de la representación (Trías, 2006, p. 18).

Es en el reverso del tapiz donde vamos a encontrar los nudos, las costuras, el tejido cosido y las líneas cruzadas.

Nos interesa este lado que está oculto, pero que una vez descubierto es siempre revelador.

El orientador y un punto en el horizonte Empezamos nuestro análisis a partir del momento en el que la banda sonora convoca al espectador y la marca de la productora surge sobre un cielo estrellado. Las imágenes iniciales muestran un diseño de la constelación de Orión y, en seguida, las estrellas que la componen comienzan a girar formando un círculo que, a través del proceso de animación, se transforma en la letra O que da inicio a la palabra Orión.

La constelación de Orión simboliza el cazador, pues los antiguos veían en el diseño de la composición de las estrellas a un gigante empuñando una clava con su brazo derecho erguido y sujetando una piel de animal (un león) con la otra. Tal figura puede ser comparada al orientador (director) en el proceso de investigación, pues, así como el cazador, ele apunta con su maza una dirección hacia el objeto que debe ser alcanzado, perseguido y anhelado.

Entre las estrellas más brillantes visibles en el cielo, dos pertenecen a la constelación de Orión; por eso servía de orientación para los antiguos que necesitaban una referencia brillante en los cielos para ubicarse y desplazarse sin extravíos.

Los descubridores dependían de su brillo en el firmamento para guiarse. Así como el orientador de la investigación que muestra el norte, aquel punto para servir de guía al alumno investigador. Muestra un destino. El director destina una tarea al sujeto, por eso es un orientador, un destinador.

El orientador es un comandante, apunta un destino, una dirección, pero no realiza el trabajo del alumno. No obstante, introduce al sujeto en el camino de la experiencia y del saber. En el film El Silencio de los Inocentes, el jefe de la agente Clarice Starling (Jodie Foster), Jack Crawford (Scott Glenn) desempeña, al principio, este papel. Le va a proporcionar las coordenadas, le destina una tarea peligrosa, dicta unas reglas, pero deja que ella recorra sola su camino.

El camino en busca del saber El proceso investigativo es un camino que va del impulso, de la curiosidad, de la voluntad de conocer y de saber, al conocimiento.

Todo comienza con un plano general del Bosque de Quántico.

Una joven sube un monte agarrándose a una larga cuerda. Se oyen los chillidos de un ave de rapiña, como si convocara a la mujer. Una y otra vez se repiten, hasta que la muchacha alcanza la cima del monte y se oye el sonido de las alas del ave que alza su vuelo. Este inicio del film muestra cómo un sonido que no sabemos de dónde viene, pero que escuchamos, convoca a la protagonista.

La repetición marca la llamada y la respuesta de la mujer que emprende una carrera en medio del bosque, que avanza siempre, con energía intensa; no se detiene ante ningún obstáculo, ni naturales ni humanos. La llamada se antoja más interior que exterior, pues algo mueve a la mujer, la moviliza y ella va sin parar en dirección a su punto de llegada.

Entrando en la red Uno de los obstáculos que se oponen a Clarice en su trayecto, es una gran red. Se trata de una malla limitada por un marco de madera pesada, una de las dificultades que tiene por delante en su entrenamiento y que comparece como una poderosa metáfora. La mujer no da la vuelta, no intenta ignorar el obstáculo, sino que sube por la red y se arroja al otro lado, cabeza abajo. El alumno verá cómo puede hacer para entrar en contacto con el texto, afrontarlo, así como Clarice lo hace al caer en la red. En otras palabras, construir un texto es percibir cómo se relacionan los asuntos, como las ideas dialogan y cómo se entrelazan. El lector, o investigador, tiene que penetrar en esta malla. El texto no se construye a lo largo de un camino de sentido único y esto queda metaforizado en las imágenes iniciales del film, cuando la agente cruza con sus colegas que van en sentido contrario al suyo. El secreto del éxito de un buen investigador es la voluntad, el deseo. Por esto es necesario tener un punto fijo y no detenerse.

En este sentido dos ingredientes son fundamentales en este proceso: la fuerza de carácter y la pasión. El alumno aprenderá, a través de la experiencia de la protagonista, que no debe desistir, incluso en los momentos difíciles.

Porque investigar es una tarea solitaria. Utilizando una metáfora presente en el filme, el discente va a aprender a transformarse, de capullo en crisálida y, de esta, en mariposa. Verá que debe buscar disposición dentro de sí mismo. Motivarse. Elaborar, como Clarice, un proyecto interior antes de tornarlo exterior. Por eso debe descubrir la motivación interna que lo impulse en su camino.

Al acompañar paso a paso los senderos recorridos por la protagonista, la agente del FBI Clarice Starling, podemos comparar su aventura con la de leer y comprender un texto. Entendemos que texto no se compone solamente de palabras escritas, sino que supone todo espacio de dialéctica con un sentido para el sujeto. Un texto puede ser un film, una pintura, un diseño, una obra de teatro, un cuento o un ensayo. La palabra texto tiene origen latino, con un significado de tejido, trama, hilos que se entrelazan: una red. En este sentido, texto es una construcción que surge a partir del objeto analizado y del lector-espectador que está en contacto con él.

La llamada - La cita con la investigación En esta etapa veremos cómo es fundamental saber escuchar la vocación científica, las demandas para enfrentar un camino solitario. La investigación es un proceso, una aventura única, un autodescubrimiento. Puede ser doloroso y esto queda patente en el film a través de la imagen de la agente que está ubicada bajo cuatro placas fijadas, una sobre otra, en el tronco de un gran árbol: “Dolor. Sufrimiento. Herida. ¡Adore esto!” Son estas las tablas de la ley de Clarice y la imagen muestra el peso que tienen en su vida. Pero el verdadero investigador no flaquea, prosigue, aunque todo y todos los que estén a su alrededor se opongan. Como todo trabajo investigativo llevado a cabo con seriedad, una buena dosis de sufrimiento, de sacrificio tiene que formar parte del proceso.

La observación. Una mirada activa Continuando con el análisis de las secuencias del filme, el alumno entrará en contacto con el proceso de investigación que se alimenta constantemente de la curiosidad, de la motivación y de la observación.

Clarice, después de su carrera por el bosque de Quántico, en la que transpuso todos los obstáculos de la pista, solo se detiene cuando la llaman para ir al encuentro de su jefe en el edificio donde se ubica la sede del FBI. En el despacho de Crowford, ella observa todo los detalles que se presentan al espectador mediante un movimiento de cámara en panorámica. Allí, sus ojos se clavan en ciertas fotografías fijadas en una de las paredes; en el recorte de un periódico se puede leer: Bill desuella a la quinta.

Las fotos muestran cadáveres de mujeres sin parte de la piel. Son imágenes duras que, sin embargo, atraen y magnetizan la mirada de Clarice, e incluso despiertan el brillo de sus ojos.

Así como en un proceso de análisis fílmico no se puede perder ningún detalle, el alumno percibe que debe estar siempre atento en su trabajo investigativo. Se trata de observarlo todo, pero deteniéndose en lo esencial. Signos visuales, verbales y escritos son importantes para todo buen observador. Y así, gracias al film, el discente percibe el papel esencial de analizar todo aquello que ve, que lee y que escucha. Es un método interesante, pues al proceder al análisis de la película va experimentando la metodología de la pesquisa para poder utilizarla en sus trabajos futuros.

Crowford le confía una tarea. Clarice debe entrevistar al famoso psiquiatra Hannibal, el Caníbal que se encuentra recluso en un manicomio judiciario para pacientes muy peligrosos. No obstante, podrá ayudar a nuestra protagonista en su búsqueda. Su director le plantea algunos límites, le impone ciertas reglas que ella debe cumplir.

Le ordena que aplique un cuestionario a Hannibal Lecter y le advierte sobre el peligro de que el psiquiatra pueda penetrar en su mente.

La primera entrevista Una de las escenas más importantes del film y de nuestro análisis es la del primer encuentro de Clarice con el Dr.

Hannibal Lecter (Anthony Hopkins), el Caníbal. La secuencia empieza con su descenso hasta los calabozos del Hospital Forense del Estado de Baltimore en compañía del Dr. Chilton (Anthony Heald), psiquiatra y carcelero de Lecter. Las puertas de rejas se abren y se cierran a su paso durante el recorrido, como si la encerrasen también a ella cada vez más. La escena semeja un descenso a los infiernos; allí, el monstruo la espera, “Un puro psicópata”, en palabras del Dr. Chilton.

Cuándo, por fin, llega al corredor que comunica los calabozos, le pide al Dr. Chilton que la deje sola y sigue su camino ante las celdas hasta alcanzar la de Lecter. A pesar de recorrer un pasillo solitario, repleto de violentas miradas y palabras rudas, tendrá su recompensa, la entrevista con el psicópata. En él identificará a aquel que destina, al maestro de la teoría que pretende abrazar, del saber más profundo. Una de las primeras reglas que el investigador debe acatar es la humildad. Reconocer el saber y la experiencia del otro. Ser honesto, verdadero, sin trapacear. Clarice responde a todas las preguntas del Dr. Lecter con cortesía, humildad, y de forma bastante honesta y sincera. Le dice que es estudiante y que está allí para aprender con él; no presume de ninguna preparación para esta tarea. Ella reconoce que solamente Lecter es el auténtico maestro del saber que está en juego, del conocimiento que ella anhela.

Así como la investigadora del FBI, el alumno percibe la importancia de mostrar su respeto al entrevistado y el conocimiento que atesora sobre él y su teoría. Es fundamental venerar a los maestros, a los clásicos, pues es su conocimiento, el saber anterior el que ilumina la investigación. Clarice, efectivamente, reverencia la teoría.

La palabra teoría proviene del verbo griego theorein, cuyo significado es “ver”. La asociación entre ver y saber constituye la base de la ciencia occidental.

Clarice penetra en el universo de Lecter, baja a los calabozos; esta inmersión en la teoría y en el contexto de su maestro es necesaria para su conocimiento y su formación profesional. Debe bajar a los infiernos para saber de los que deambulan por los infiernos, debe conocer a los monstruos para enfrentarlos mejor. Debe encararlos para saber dónde se esconden, cuál es su esencia, su naturaleza.

Una mirada fortalecida para ver más allá En la celda de Hannibal Lecter hay algunos dibujos fijados en las paredes que realizó el propio prisionero. Clarice los observa y opina sobre las imágenes mostrando que presta atención a todos los detalles e informaciones que puedan ayudarla en la pesquisa.

A través del proceso de análisis que desarrollo, he observado que estos dibujos no eran meros decorados y percibí que estaban allí para cumplir una función muy especial en la narrativa y para afinar el conocimiento de la investigadora. El primero es una vista de Florencia con la cúpula del Duomo visto desde el Belvedere.

La investigación sobre este monumento nos ha conducido a algunos descubrimientos. En el Duomo de la Catedral de Florencia hay tres detalles no pueden pasar desapercibidos al visitante: la monumental cúpula de Bruneleschi, el campanario proyectado por Giotto y la pintura Dante y la Divina Comedia, de Doménico di Michelino. Esta pintura es muy importante para nuestra investigación y merece ser analizada aquí. El poeta, vestido de rojo, apunta hacia el infierno con su mano derecha. Este hecho nos parece significativo porque es justamente el infierno que él señala al espectador, y no el cielo o el purgatorio, también presentes en el fresco.

El Belvedere, desde donde Hannibal Leccter dibujó el Duomo, es un fuerte, una fortaleza. Llama la atención que en los tiempos del sitio de Florencia, el lugar sobre el cual fue construida la fortificación ya había sido identificado como lugar de gran importancia estratégica, por Michelángelo, en aquel entonces ingeniero jefe en las fortificaciones. Es el dibujo de Lecter que se muestra en la escena y sobre el que él mismo llama la atención “Ese es el Duomo visto desde el Belvedere”. Lo que, en nuestra interpretación puede tener el siguiente significado: Debemos mirar hacia el infierno a partir del Fuerte Belvedere. La palabra belvedere significa bien ver, bien mirar. La clave para el enigma sería: Ver bien el infierno a partir de una mirada fortalecida. El inferno, según nuestra interpretación, es la metáfora del objeto de deseo de Clarice, pues ella trabaja con perfiles, (es la ciencia en que pretende especializarse), desea conocer la mente de todo aquel que esté debajo de la noción de civilización, debajo de toda humanidad: el serial killer, el psicópata, el asesino monstruoso. El infierno representa lo inhumano, lo otro horrendo, lo opuesto a lo civilizado. El propio Lecter, un caníbal, significa este lado monstruoso e infernal que ciertos individuos pueden alcanzar a través de sus deseos y actos.

La metodología Por método entendemos el camino que se traza para alcanzar un determinado fin, para lograr un objetivo. Para los filósofos griegos metodología era el arte de dirigir el espíritu en la investigación de la Verdad.

Cierta actitud de la protagonista del film nos muestra como una metodología equivocada puede poner toda la investigación a perder. En esta primera entrevista con el Dr. Lecter, después de un contacto inicial abierto y pautado por la sinceridad, conforme analizamos anteriormente, la agente del FBI comete un error. Clarice le pasa el cuestionario de Crowford, un método cuantitativo, cuando ella estaba utilizando inicialmente el método cualitativo. La actitud y el cuestionario enfurecen a Hannibal Lecter que le pregunta: “Agente Starling ¿cree que puede diseccionarme con este burdo instrumento?” Le cuenta que la última vez que un empleado del censo intentó hacerle una encuesta, él se comió su hígado con habas y un buen Quianti. Es una ruda amenaza, pero en el universo de Clarice se muestra el peso de su equívoco.

Después de devolver el cuestionario, Lecter le manda volver “volando” a la escuela. Por poco, toda la investigación de Clarice se vio comprometida.

Pero ocurre un evento inesperado con el psicópata Mix de la celda al lado que coloca a la protagonista de nuevo en el camino de la Verdad. El caníbal le promete que va a proporcionarle lo que ella más desea: conocimiento para su ascenso. De esta manera el espectador percibe que uno de los aspectos fundamentales de toda investigación es el método.

Hannibal le da unas instrucciones en clave, un anagrama que obliga a la protagonista a descubrir lo que está en las entrelíneas, lo que está oculto y precisa surgir. Le ofrece los significantes que, de manera cifrada, van a guiarla en su tarea. La primera la conduce al garaje donde se ocultan extraños objetos. El sitio tiene una sugerente marca: Los significantes Your self storage conectados por un dibujo de un hilo al de una llave.

Analizando el diseño de la marca del depósito donde están los perteneces del Dr. Lecter, percibimos que la misma presenta un enigma que nos remite a la máxima socrática “Conócete a ti mismo”, o sea, la llave para a verdad está en el interior del ser (Mayéutica). Esta inscripción estaría en el pórtico del Templo de Apolo y es la piedra angular da filosofía de Sócrates. Se trata de dar a la luz a ideas complejas, como lo hacía la madre de Sócrates que era partera. Clarice debe buscar dentro de sí misma las claves de la interpretación. El camino de la investigación es una aventura al encuentro de sí mismo.

El ciclo de la investigación La buena investigación es como un trabajo artesanal. Punto a punto, nudo a nudo, hilo a hilo hasta la construcción del tejido, hasta el diseño final del tapiz. Comienza con un problema o pregunta y termina con un producto (artículo, TCC, paper, disertación, tesis) capaz de dar origen a nuevas interrogaciones. En la película las principales preguntas que están latentes en el universo de Clarice son: ¿Quién es Buffalo Bill? ¿Quién es Hannibal Lecter? ¿Quién soy yo? ¿Qué busco? ¿Qué hace este hombre que procuro? ¿Cómo puedo hacer que se callen los corderos que gritan en mí? Por esto, el proceso investigativo es una red con pequeños microcosmos investigativos. Este es el caso del capullo encontrado por Clarice en la garganta de una de las víctimas. Surge una nueva pregunta: ¿Qué capullo es éste? Y ¿por qué fue introducido justamente en este local? ¿Qué significa? Las recomendaciones para tornarse un excelente investigador Hannibal Lecter, a lo largo de la película, le da algunas orientaciones a Clarice que son esenciales para todo buen investigador. Algunas de ellas las hemos subrayado en este trabajo. En el último encuentro presencial del maestro con su alumna Clarice en este film, él aconseja: “¡Simplicidad! Lea Marco Aurelio”.

El imperador y filósofo romano Marco Aurelio (121 d.C.

- 180 d.C.) enfatizó la frase de Demócrito en sus clásicas Meditaciones: “Ocúpese de poco para ser feliz”. Marco Aurelio añadió que debemos evitar no apenas los gestos inútiles, sino también los pensamientos innecesarios.

El emperador recomendaba el ejercicio de conducir la mente, cuando se hallaba agitada, hacia pensamientos tranquilizadores. Los recortes en la investigación son necesarios para un buen trabajo. El alumno debe eliminar todos los elementos inútiles y quedarse con lo esencial.

Debe conducir su trabajo en dirección a los objetivos principales y no dispersar la mente en cosas innecesarias.

Simplicidad en todo, es la recomendación de Marco Aurelio, incluso en la forma de comunicarnos al hablar y al escribir. Una persona afectada en su expresión lingüística también lo es en otros ámbitos. No debemos confundir aquí el término simplicidad con la falta de recursos sino que se trata de firmeza, energía y concisión. “La simplicidad es el último grado de sofisticación”, enseñó el pintor Leonardo da Vinci.

Otra recomendación de Hannibal: “!Todo lo que necesitas saber está en aquellas páginas!”. En otras palabras, todo lo que necesita Clarice, o el alumno, está en los libros. Las palabras de Hannibal nos indican que el buen investigador precisa beber en la fuente de los clásicos, es preciso que se zambulla en la teoría para construir su fundamentación. La lectura debe constituir el primer paso para cualquier investigación, pues en las páginas de los libros están todos los contenidos teóricos que necesitamos. Después, armado con la fundamentación teórica, debe analizar los datos recogidos, las entrevistas y consultar todos los apuntes.

Después de la entrevista con Lecter, Clarice reúne todos los escritos, mapas, datos de las entrevistas, lecciones aprendidas con Lecter y sus observaciones a lo largo de la investigación. Hace una reflexión cuidadosa y dialoga con su compañera de trabajo. Es decir, consulta todas sus páginas para construir su fundamentación teórica y avanzar hacia los resultados. Ella va a tejer la red: cruzar teorías, datos y experiencias. Articula todo esto con un método. Al mismo tiempo, el alumno-espectador también va tejiendo su red, cruza los hilos teóricos aprendidos con la película y hace propia la aventura y experiencia de Clarice.

A través del análisis del film, el alumno percibe algunos métodos empleados por Clarice y citados en Vergara (2010). Son ellos: Análisis del discurso: preocupación con la transmisión y sentido del mensaje; Constructo de dibujos: elaboración de una imagen gráfica relacionada al tema propuesto; Etnografía: inserción del investigador en el ambiente, en el día a día del grupo investigado; Fotoetnografía: elaboración de un diario de campo. La palabra es el medio preponderante para el registro y la narrativa. Andrade (2002, p. 18) afirma: “El antropólogo es un fotógrafo que escribe aquello que ve”. Ir más allá de la simple ilustración, narrando por medio de imágenes, es la propuesta de la fotoetnografía.

Además, al utilizar el empleo de claves para desvendar los anagramas de Dr. Lecter, Clarice emplea los Mapas de asociación de ideas, un método de análisis de los datos que tiene base en el estudio da producción de sentidos por medio de prácticas discursivas.

Evaluación Según nuestra experiencia en clase, después de la a inmersión en el film y en su análisis, cada alumno del curso de postgrado debe producir un artículo científico. Inicialmente debe leer El Cuento de la Isla desconocida, de José Saramago (2002), y, a partir de la lectura, elabora un artículo en el que compara el cuento y la aventura de un investigador, estableciendo los cruces con lo aprendido en el film El silencio de los inocentes. Los resultados son sorprendentes. Muchos alumnos relatan que ese método innovador les ayudó a ver el proceso de investigación de una manera más clara al percibir todas las etapas con más eficacia y comprender los papeles de cada agente involucrado en el proceso. Otros revelan que al estudiar la disciplina a través de una obra de arte, el conocimiento se torna más fructífero y aumenta la capacidad contemplativa y de profundización en la teoría cuando perciben cómo se cruzan los datos y las teorías. Pero, la opinión más frecuente es que este proceso al impartir la asignatura les apasiona, pues disfrutan del placer de cada lectura y análisis, y tienen la posibilidad de penetrar poco a poco en la teoría del Método investigativo a través de una obra estética tan rica como el film seleccionado. Otros se declararan sorprendidos de que un film de suspenso pueda ser el instrumento de una asignatura en un curso que no necesariamente pertenezca al ámbito del Derecho Criminal o de la Psicología.

El alumno puede, a través del film, vivir, guiado por Clarice, todas las etapas de su aventura; se transforma, madura y está preparado para afrontar sus investigaciones y crear sus textos. En este sentido, la película, a partir de sus escenas iniciales muestra los recorridos, las dificultades, la planificación, la metodología, el proyecto, los análisis y los resultados. A través del análisis del film El Silencio de los Inocentes vamos acompañando, como ya hemos destacado anteriormente, las semejanzas entre jefe de la protagonista y el orientador (director), el surgimiento de un orientador inesperado (Dr. Hannibal Lecter), la investigación, las entrevistas y los entrevistados, el análisis de los datos y las conclusiones. Pero, sobre todo, la película le proporciona algo inigualable al investigador: el sabor del saber. En otras palabras, permite que el investigador viva la experiencia de pesquisa.

No obstante, lo que este método le aporta al alumno y futuro profesor e investigador va más allá de la utilización del film como soporte o herramienta de enseñanza. Despierta su amor, su pasión por la investigación. Intentamos así introducir la lectura de imágenes y de obras artísticas, para que puedan, también ellos, emplear este método en sus clases. La metáfora es un excelente medio para presentar la teoría. Puede cambiar el mundo, y lo hace.

Creemos que estamos desarrollando una práctica innovadora al hacer posible que los alumnos de postgrado perfeccionen sus conocimientos y amplíen sus prácticas pedagógicas utilizando las artes y la cultura como soporte para sus clases.

Lista de Referencias Almeida, J. C. (2013). Como liderar pessoas difíceis. A arte de administrar conflitos. São Paulo: Ed. Canção Nova.