1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83 >
  4. Docente: Andrea De Felice

Docente: Andrea De Felice

Facultad de Diseño y Comunicación

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83

ISSN: 16685229

Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Introducción a la Investigación. Proyectos Ganadores Primer Cuatrimestre 2018 Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita. Proyectos Ganadores Primer

Año XV, Vol. 83, Octubre 2018, Buenos Aires, Argentina | 190 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract Uno de los objetivos fundamentales de Comunicación Oral y Escrita es que los estudiantes mejoren la redacción y logren un estilo personal de escritura. En este aspecto, el Proyecto Integrador propone elaborar un relato familiar, con una historia interesante para contar y que, desde el punto de vista de la investigación, genere motivación en el alumno para recuperar la memoria e indagar en el pasado. Se pretende que este relato sirva para bucear en las propias raíces y para conectarse con la familia, acercándose a un determinado acontecimiento, a un personaje singular o a esa historia que parece tan lejana pero es tan significativa afectivamente.

Es una manera también de indagar sobre determinados vínculos, de tematizar los afectos desde la mirada del investigador, de tomar conciencia de su historia como individuos, de la cadena de vínculos que transitaron ese andar antropológico tan particular, donde intervienen prácticas, formas de actuar y de comunicarse, experiencias, costumbres, valores, elecciones de vida, en fin, trayectorias muy ligadas a la identidad.

Estos discursos, que suelen ser polifónicos, permiten revalorizar las voces del pasado, abrir el abanico de la participación en un círculo cercano y propician una escucha atenta al otro, desde una perspectiva sociológica. Invitan además, a capitalizar las experiencias de las generaciones pasadas que, de alguna manera, tienen incidencia en el ser de hoy de cada individuo, en la construcción de su propia subjetividad.

Así es como esta producción académica propone (re)descubrir un relato familiar que, de este modo, pueda transformarse en viaje de descubrimiento individual. Es en la construcción de un relato familiar que se inicia una búsqueda, no solo para reconstruir la identidad personal, sino para indagar en el origen de uno mismo y hasta en la propia vocación.

Producción de los estudiantes El impulso del arte Martinez Santiá, Catalina Corría el 2007 cuando un fuerte estrés golpeó la vida de una docente de 58 años de edad, nacida en un pequeño pueblo llamado Navarro, ubicado a 125 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires. La situación obligó a Yolanda Santiá, de rulos tupidos y ojos saltones, a retirarse de sus ocupaciones, antes de jubilarse. El mundo que había soñado estaba a punto de derrumbarse. Entonces una vieja lata de pintura, ubicada en un rincón de su casa, le despertó la necesidad de pintar.

Sin conocimientos previos, a modo de terapia, inundó con entusiasmo y colores, las paredes, armarios, y bibliotecas de toda su vivienda. Sintiendo un bienestar cada vez que usaba sus pinceles, se animó a comprar su primer bastidor y crear un cuadro. Posteriormente tomó clases gratuitas de dibujo y al notar la facilidad, el arte, empezó a invadir toda su historia.

La niña de los ojos chinos Rivera Arriola, Fiorella del Pilar Ocurrieron cosas extraordinarias en aquel verano de 2004. A Marianella no le hacían felices los regalos o las propinas de su padre, a esta niña peruana le gustaba disfrutar del mar de Huanchaco mientras que veía las fotos de años anteriores donde estaba con su mamá y su hermana. También disfrutaba de comer un delicioso ceviche, pero había algo en ella que parecía no estar resuelto. Fue ese mismo verano, a sus nueve años, que recibió el mejor regalo de su vida, su mamá.

Quizás esa era la razón por la que no sonreía muy seguido, el regreso de su madre, quien residía en Buenos Aires, la hizo muy feliz. Marianella cumplió, a una edad muy temprana, ese sueño que tan genuino que se gestó en su Trujillo natal: vivir con su mamá y su hermana en Lima. Sin embargo, pasar su adolescencia en una ciudad diferente lo cambiará todo.

(Ver introducción y conclusión del trabajo en p. 133) La pareja que dejó todo por amor Mansilla, Andrés Sebastián La historia de Ramón Mansilla y Teresa Buoscio comienza en Arrecifes, un pequeño pueblo ubicado al norte de la provincia de Buenos Aires, a 50 km de la ciudad de Pergamino. Ella, quien provenía de una humilde familia de granjeros, a sus 28 años, con un marido y un pequeño hijo, decidió ir en contra de las costumbres de la época y abandonó todo para iniciar una nueva vida junto a Ramón. Él era entrenador y boxeador en uno de los clubes más importantes del pueblo, se conocieron bailando tango y fue amor a primera vista. Escapando del “qué dirán” del pueblo, se mudaron a la Ciudad de Buenos Aires, donde tras superar varios obstáculos, lograron establecer su propia familia. Sin embargo, el destino se empecinaba en que continuaran superando adversidades, el derrocamiento de Perón y la activa militancia que ejerció Ramón por esos años, lo llevaron a convertirse en un perseguido político. Esta situación lo obligó a abandonar su hogar junto a su esposa y sus dos hijos, por la seguridad de todos...

(Ver introducción y conclusión del trabajo en p. 139) El temple de un hombre Fierro, Oscar ¿Nunca sintieron que su vida era como una película? Por algo fuera de lo común que les estuviera pasando, algo trágico, dramático, casi en cualquier género podría inscribirse una producción así… Probablemente sería drama, suspenso y hasta terror. Con este último comienza esta aventura, un suceso trágico que nadie desearía ni imaginaría que iba a pasar. En esta historia donde había familias felices viviendo su vida sin mayor preocupación que ganarse el pan, se encuentra un chico de siete años, quien una madrugada entre el fuego y los gritos, perdió todo lo que tenía, su familia asesinada por los indios. Fue capturado y se quedó solo, sin el amor de nadie más que el suyo.

Así comienza ese relato de vida de mi tatarabuelo, Fierro Godoy, quien a pesar de haber perdido a toda su familia, nunca se rindió, esperanzado con que algún día sería libre. Y lo logró, pudo salir adelante y llegó a enfrentarse contra los mismos pueblos que le habían quitado todo.

Sol más uno Vigo, María Mora En julio de 2007, al regreso de unas vacaciones de invierno en Brasil, Sol dijo: “En diciembre me voy a vivir a Ilha Grande”.

Por supuesto que ninguno en su familia se lo creyó. La indecisa por excelencia, que siempre necesita de opiniones para tomar una decisión, creerle era inadmisible. Tan imposible que fue posible. El 28 de diciembre, junto a su amiga Jose partieron a Brasil, dejando boquiabiertos a todos aquellos que daban crédito a la firme decisión. El plan original era vender artesanías en las ferias, además de recorrer al máximo el país, pero claro, las cosas no siempre suceden como uno las planea. Este viaje en busca de un cambio de vida, que pretendía dejar las estructuras afuera, fue modificando su curso y su propósito original. Para Jose no duro más de seis meses, para Sol fueron cuatro años de vivencias, experiencias, aprendizajes, cambios y un sinfín de sentimientos encontrados, aunque a veces no tanto... Sol también volvió, pero no volvió sola.

Infarto Testti, Ezequiel Agustin El 30 de julio de 2018 se cumplen cinco años de un suceso triste para toda mi familia. Como todos los días hace 43 años, mi abuela Liliana le lleva el desayuno a mi abuelo Alberto a la cama En esta escena cotidiana, él le dice que se le durmió el brazo derecho, entonces, pasa la taza de café a su brazo izquierdo y también se le duerme. Le cuenta a su mujer que la sensación es como si tuviera un camión parado sobre el pecho. Piensa y dice algunas malas palabras, agarra su encendedor y su atado de cigarrillos: “Te los regalo”, le susurra a mi abuela, quien le retruca diciendo: “¡No fumo más!”.

Pero una tarde, en que se sentía muy mal pidió que lo lleven a un hospital. Pudieron arribar a una salita de primeros auxilios porque es lo único que hay en su pueblo natal. Con rápida gestión lograron un traslado a Mar del Plata, donde fue operado y perdió la mitad de su corazón. Una relato de vida para conocer quién es Alberto y cómo logro superar este difícil camino en su andar.

El viaje de Lalis Monge Marin, John A los 21 años, Eduardo Marin Retana, con unas valijas de promesas, sueños y curiosidades partió hacia Connecticut desde su ciudad natal, en San José, Costa Rica. Nunca imaginó que allí lo recibiría una gran decepción, porque esos lazos familiares que sentía sólidos, se quedan en las meras palabras.

Se instaló en el lugar y comenzó a afrontar una serie de situaciones muy difíciles alejándose de sus proyectos personales y todo aquello que alguna vez le prometieron. La primera oportunidad de cambio se dio con un viaje al Condado de Miami- Dade donde acumuló momentos gratificantes y la vez, de gran enseñanza. Sin embargo, la gran ciudad de Nueva York lo estaba esperando, para enfrentar uno de sus más grandes secretos y el trauma mejor guardado. Experimentó noches alocadas, llenas de excesos, que finalizaron con la llegada de Tony, su gran amor y padre de sus hijos. Nunca imaginó los grandes logros que le esperaban ni todo lo que desencadenó una decisión que tanto le costó tomar.

La vuelta al mundo con bombas y platillos Urbaneja, Emiliano Luis Mediodía, alrededor de las 12 del verano de 1958 en la dársena del puerto de Retiro. Un año y medio atrás, Jorge, quien amaba la percusión había ingresado a la fuerza naval queriendo formar parte de la Banda de Música de la Escuela Militar Naval. Solo seis meses después, su superior lo enlistó a la tripulación de un navío recientemente incorporado indicándole que zarparía en siete días. Osado y curioso, se embarcó en la que sería la aventura de su vida.

El termómetro marcaba los 38 grados de ese calor que me contaron y que nunca viví. Acompañados por un centenar de personas expectantes se encontraban Don y Doña Capobianco, buscando refugio del calor abrumador. Aguardaban el desembarco de su hijo, Jorge, quien regresaba tras un año en altamar y miles de anécdotas a bordo del enorme Bahía Thetis. Al cabo de unas horas, el agite de los brazos en alto en señal de saludo de los tripulantes del navío anticipaban el desembarco.

“No soy un tipo fácil” Daverio, Camila Ayelén Margarita colocó la llave en el picaporte de la puerta y abrió.

Automáticamente escuchó rechinar las sillas de madera que tenía en el living de su casa. Suspiró. Solo una imagen se le venía a la mente. Su hijo, el del medio, Oscar Daverio, haciendo alguna travesura. Caminó unos metros y lo pudo ver, montado sobre una de las sillas, imitando un auto de carreras, rayando así el piso que ella tanto amaba mantener prolijo y pulcro.

Esta es la historia de Oscar, un hombre que en la actualidad tiene 51 años, una mujer y dos hijos, pero su esencia se mantiene intacta. Un espíritu rebelde, inquieto y siempre tratando de probar nuevas cosas describe a la perfección a este personaje desde el momento en el que nació, aunque esto también conllevó una vida bastante accidentada. “No soy un tipo fácil”, es su frase de cabecera. Complicado en algunos aspectos, fanático del deporte y los autos, amigable y transparente.

Así es el y así lo fue, en los diferentes momentos de su vida.

“De qué hablan, para llevarles la contraria” Marré Álvarez, Carlos Alberto Nacido en Italia, Carlos Marré arribó en Panamá a principios del siglo XX. Sus padres, condes expulsados y perseguidos por el régimen de Benito Mussolini, lo dejaron en aquel país bajo la tutela de una amiga de la familia, mientras buscaban en Sudamérica el próximo hogar para reunir a todos sus hijos.

Pasó el tiempo y junto a él, las cartas de sus padres, después de unos años, dejaron de llegar. El pequeño Carlos o Marré, como le decían en el barrio, aceptó desde joven que tendría que hacer de esas ausencias, su mayor fortaleza.

Productor de tomates, distribuidor de whisky, dueño de cantinas y bares, incluso, comprador de tierras, Marré desarrolló una dialéctica convincente y lapidaria. Una cultura propia, con la constante búsqueda de sus raíces. Una ética del trabajo y de solidaridad con su entorno, que le procuró numerosos y leales amigos. Supo forjar a través de su espíritu de lucha, una identidad marcada por el sacrificio y el amor, hasta tener su propia familia.

Esperanza Rocha Poma, Sonia El 9 de septiembre de 1932 se declaró la guerra entre Bolivia y Paraguay. Ismael Rocha, de 19 años, se presentó en filas del ejército boliviano, dejando a sus padres y a su hermano menor, Manuel, de 16.

Tras pasar dos años de batalla, en octubre de 1934, nuevamente se hizo el llamado para alistarse en filas del ejército boliviano, pero esta vez fueron incluidos al llamamiento escolares de último año. Así es como Manuel, al no tener noticias de su hermano mayor, decidió ir a la guerra, con la esperanza de encontrarlo.

Pasaron meses en batalla y Manuel quedó debilitado.

De casualidad, en un puesto de descanso de los soldados, descubrió a su hermano. Allí, en una camilla, estaba Ismael.

En junio de 1935 las noticias anunciaban el fin de la guerra.

Manuel regresó a su casa y obtuvo un cálido recibimiento de todos los civiles, con fuertes aplausos y cánticos. El encuentro con su madre fue difícil y emotivo, entre lágrimas, tuvo que informarle que vio a su hermano antes de que muriera.

Identidad Márquez, Milena Belen Esa fecha lo entusiasmaba mucho, la había esperado todo el verano, era el día de inscripción de clases. Lorenzo no podía creer que comenzaría la escuela secundaria, se sentía todo un adulto.

Bajó del tren Pacifico y caminó hasta la escuela con una sonrisa tan amplia que llegaba de oreja a oreja, sus dientes relucían y brillaban con el sol de ese mediodía tan maravilloso.

Pero al llegar y presentarse ante los directivos, para así anotarse al año escolar, no se imaginó que ese día tan esperado iba a convertirse en una oscura tristeza, en el que todo dejaría de ser lo que era.

Donde la directora, inocentemente le revelaría ese secreto que le habían ocultado durante 12 años. Él no era quien creía ser y su apellido no era Achino, era Policastro… Amor fugaz Moralejo, Amparo La trama presenta a dos personajes que, movilizados por la fuerza del amor, pondrán en jaque las pautas sociales de su clase. Francisco José Moralejo, el hijo de un señor feudal y Juana Capdevilla, una señorita de respetada familia, conocen el amor en la puerta de un fino restaurante de estilo francés.

Poco sabían uno del otro, pero desde ese entonces no podrían separarse jamás. Unidos por la fuerza del amor, desafiarán las convenciones y normas impuestas por la clase alta de aquel Buenos Aires de 1954. Cómo un pequeño sentimiento de primer instancia hace que no se puedan separar, sus relatos por el mundo, más algunos encuentros asombrosos hacen a la unión de una pareja con una gran historia. Él cambió sus rumbos en vida por ella, prometiendo unión eterna hasta el día de hoy ¿Qué fue lo que los unió? En este relato se devela el misterio, se invita a recorrer un sinfín de anécdotas y experiencias.


Docente: Andrea De Felice fue publicado de la página 105 a página107 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83

ver detalle e índice del libro