1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83 >
  4. Docente: Beatriz Robles

Docente: Beatriz Robles

Facultad de Diseño y Comunicación

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº83

ISSN: 16685229

Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Introducción a la Investigación. Proyectos Ganadores Primer Cuatrimestre 2018 Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita. Proyectos Ganadores Primer

Año XV, Vol. 83, Octubre 2018, Buenos Aires, Argentina | 190 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract Los jóvenes descubren en Comunicación Oral y Escrita, desde la oralidad y la escritura, lenguajes que les son familiares.

Van incorporando códigos narrativos propios del sonido, la música, la palabra y el silencio, realizando un guión de radioteatro.

Esto los va llevando a escribir su historia, desde un proceso de búsqueda de imágenes y descripciones que realizaron incursionando diferentes géneros y formatos.

Producción de los estudiantes Un pueblo llamado La Guaira Peñaloza Duarte, Yenediet Dubrazka El 15 de diciembre de 1999 la tragedia llegó al Estado Vargas (Venezuela), tras semanas de lluvia, tormenta y un pueblo desesperado por conocer su futuro, llega el arma más poderosa que tenía madre naturaleza un deslave que acabaría con la vida de miles de venezolanos. Emmanuel un joven de 18 años relata la vida antes, durante y después de la tragedia, como su único consuelo después de perder su casa y su familia fue ayudar a rescatar a los afectados, ayudando a los bomberos y guardia civil rescatar a sobrevivientes.

Mi milagro Martínez Virviescas, Andrés Leonardo Era un tiempo de plenitud por el cual mi vida atravesaba, tiempo de alegrías, rodeado de las personas que mas amo y por las cuales lucho día tras día; además de ello estaba en mi cuidad natal, la hermosa Bogotá, capital de la republica de Colombia y centro de muchas historias.

Es allí cuando de repente un acontecimiento sacude las mas íntimas y delicadas fibras de mi corazón, un sentimiento que nunca antes logré comprender, quizá por la distancia desde la cual siempre asumía dichos tiempos o porque simplemente nunca fue mi realidad hasta dicho momento.

Entonces comprendí que hay un mundo de posibilidades que, gracias al amor, la unión y la fuerza interna de cada uno de nosotros como individuos, hace que, a pesar de tanto dolor, lucha, entrega, ires y venires todo recobre un sentido y que por tanto estos acontecimientos formaran parte de nosotros, dejando sin lugar a dudas una huella inimaginable, impregnada en nuestro ser que luego recobra un sentido gigante para nuestro crecimiento y agradecimiento con la vida misma.

El Ratón Pérez puede esperar Vaudagna, Solange Cuando tenía cinco años estaba con mi hermano mirando televisión en el sillón de mi casa de Palermo. A pesar de que me lleva seis años de edad, a ambos nos gustaba mucho un programa de dibujos animados que se llama Ed, Edd y Eddy, el cual pasaban mucho por el canal Cartoon Network. Ese día estábamos vestidos muy formales ya que teníamos el casamiento de unos amigos de nuestros padres, y por eso nos habíamos puesto a mirar el programa mientras esperábamos a que ellos terminaran de arreglarse. Todo marchaba bien hasta que comenzó el espacio publicitario. Yo me quería quedar mirando ese canal para no perderme nada del programa cuando la publicidad finalice, pero mi hermano sin pensarlo cambió a otro. En ese momento empezamos a pelear y, ante la falta de un acuerdo, a forcejear por el control remoto. Obviamente, él era más grande que yo y más fuerte, por ende no pude ni rozarlo. Es entonces cuando me enfadé tanto que intenté morderle la mano en la que tenía el control y al hacerlo erré y terminé mordiéndole el botón de la camisa. De pronto sentí un dolor muy fuerte hasta que me toqué la boca y me di cuenta de que se me había salido una paleta y comencé a sangrar. Ante la situación y el susto me largué a llorar y mis padres como solución no me limpiaron y guardaron el diente, sino que me dijeron que trate de insertarlo nuevamente en su lugar hasta que termine el casamiento porque según ellos no iba a quedar muy elegante con un diente de menos. En resumen, me pasé toda la noche sin comer Su lugar en el mundo Etchevarne, Juan Bautista Vicente Joaquín Mendiola, español, vasco, vivía en la ciudad de San Sebastián. Nació en una familia de clase media, conformada por su madre y dos hermanas mujeres ya que su padre falleció tempranamente. Su madre se encargaba de administrar un hotel, del cual era dueña, función que desempeñó desde la muerte de su marido.

Cuando en España, y resto de Europa, comenzó la necesidad de hacerse “la América”, él vio la posibilidad de conocer el mundo. Por dicho motivo, luego de años de duro trabajo, compró un pasaje solamente de ida con destino a Argentina. No fueron motivos económicos, como a la mayoría de las personas de esa época, fue tan sólo el ansia de conocer y explorar.

Ya en Buenos Aires, a pesar de no haber venido solamente con lo puesto, le costó abrirse camino. Era un turista dispuesto a quedarse si visualizaba cierto porvenir. Trabajó de lo que consiguió pero se dio cuenta que con sus ahorros y la paga semanal que recibía jamás tendría un futuro próspero como soñaba.

Un día recibió la noticia de que su madre murió. Esto lo llevó a embarcarse nuevamente rumbo a San Sebastián para acompañar a sus hermanas. Entre los tres decidieron vender el hotel. A su vuelta, se casó y con ayuda de su suegro compró algunas hectáreas en La Pampa con el fin de dedicarse a la actividad agropecuaria y se instaló en el pueblo Miguel Cané.

La Travesía Ortega Zapata, Mariana Esta narración cuenta la historia de Danilo Zapata, mi abuelo, quien en 1952 emprendió un viaje para hacer sus estudios en odontología en la ciudad de Buenos Aires, proveniente de un pequeño pueblo cafetero en las montañas de Colombia, donde dicha profesión no era más que un oficio realizado por personas sin ningún tipo de estudio. En esa época el viaje se hacía por vía terrestre-marítima con escalas en países como Perú y Chile, tenía una duración de dos meses era toda una travesía que muy pocas personas hacían por su costo y duración, el relato detalla todas las vicisitudes que vivió Danilo durante su viaje y estadía en el país austral que se vio interrumpida dos años más adelante por la muerte de su joven madre que sorpresivamente fue azotada por una neumonía mortal, hecho que cambió los planes de su vida para siempre y lo encontró con el amor de su vida Edhel con quien rápidamente se enamoró y formó la familia de la que soy descendiente.