Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº52 >
  4. Los componentes de la forma como recursos pedagógicos en el diseño de material didáctico

Los componentes de la forma como recursos pedagógicos en el diseño de material didáctico

Castillo Beltrán, Paola Andrea

Escritos en la Facultad Nº52

Escritos en la Facultad Nº52

ISSN: 1669-2306

Presentación de Proyectos de Tesis. Foro de Investigación. Maestría en Diseño Edición V. Inicio 7 de Mayo de 2009. Contenidos y Procedimientos Metodológicos en las Tesis de Maestría.

Año V, Vol. 52, Mayo 2009, Buenos Aires, Argentina | 36 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Lo que ocurre con los niños y niñas en los primeros años de
vida tiene una importancia fundamental tanto para su bienestar
inmediato como para su futuro. Si en los primeros años de
vida un niño recibe el mejor comienzo, probablemente crecerá
sano, desarrollará capacidades verbales y de aprendizaje, y
llevará una vida productiva y gratificante. Por esta razón, los
niños deben recibir el mejor comienzo, pues sus primeros años
de vida son fundamentales para su desarrollo como adultos.
Los niños que reciben protección y cariño durante su primera
infancia tienen más probabilidades de vivir y crecer saludablemente,
y de desarrollar sus aptitudes cognitivas, lingüísticas,
emocionales y sociales y tendrán más posibilidades de convertirse
en miembros creativos y productivos de la sociedad.
Ahora bien, aunque suene repetitivo, es evidente, que de los
niños de hoy depende el futuro de sus comunidades, de las
naciones y del mundo entero. Del hecho de favorecer un desarrollo
equilibrado de los niños se puede contribuir a romper
los círculos de pobreza, enfermedad y violencia que afectan a
tantos países. Como lo declara en su página web la UNICEF,
que es el principal organismo mundial encargado de ayudar
y proteger a los niños:
Todos los niños y niñas tienen el derecho a sobrevivir y desarrollarse.
Y lo que es más, garantizar que la infancia goce de
unas condiciones óptimas durante sus primeros años de vida
es una de las mejores inversiones que un país puede realizar
si desea competir en una economía mundial que se basa en
el capital humano.
Ahora bien, aunque nunca es tarde para mejorar la calidad de
vida de niños y niñas, los seis primeros años de vida son los
más cruciales para su supervivencia y desarrollo, pues son los
años de mayor receptividad, por lo tanto si no se reciben los
estímulos necesarios, las capacidades de los niños y su proceso
de aprendizaje puede verse reducido. Parte de esos estímulos
pueden ser propiciados por herramientas de interacción que
contribuyan realmente a su proceso evolutivo.
Desde esta perspectiva, podemos decir que por medio de la
investigación, es posible localizar soluciones dadas desde
la disciplina del Diseño Industrial y con la ayuda de otras
disciplinas. Es así como, en este campo, nace la iniciativa de
contribuir incorporando principios de diseño en aquellos objetos
que diariamente actúan como mediadores de los procesos
de desarrollo del niño a través del juego, es decir fuera de un
ambiente escolar, partiendo de la premisa de que la incorporación
de ciertos elementos de diseño a la configuración de
objetos lúdicos puede potenciar el desarrollo del Pensamiento
Complejo en niños en edad preescolar.
El pensamiento Complejo es una propuesta de Edgar Morín que
se enmarcan bajo el paradigma de lo que se llama la Ciencia de
la complejidad que surge en contraste con el Método Científico
clásico y su enfoque reduccionista el cual intenta comprender
los fenómenos estudiando sus elementos por separado, no pudiendo
dar cuenta de la interacción de grandes colectividades
entre en ellos. El pensamiento complejo es por eso «ante todo
un pensamiento que relaciona» (Morín: 1996, pág. 72), pues
es clara «la necesidad de promover un conocimiento capaz de
abordar problemas globales y fundamentales para inscribir allí
conocimientos parciales y locales» (Morín: 2000, pág.1).
Por lo tanto, se pretende determinar que herramientas o elementos
puntuales del diseño pueden ser aplicados en el desarrollo
de objetos lúdicos que permitan potenciar el desarrollo
del pensamiento complejo de los niños en edad preescolar (3 a
5 años). Para ello se considera necesario establecer y analizar
las relaciones existentes entre los componentes del objeto
lúdico (estético, simbólico y técnico/funcional) y el desarrollo
del área cognitiva a partir del Pensamiento Complejo. Este
análisis permitirá transversalizar los aportes de la teoría del
Pensamiento Complejo con los elementos proporcionados
por el diseño industrial.
Dicho análisis proporcionará la generación de un modelo de
observación y análisis que permita estudiar la influencia de
los elementos del diseño en el desarrollo del pensamiento
complejo, para por último y como aporte principal del trabajo
de investigación establecer lineamientos para el diseño de este
tipo de objetos, que sirvan como guía.
De ahí que, esta investigación estará enmarcada en 5 capítulos.
En el primero se tratará todo lo relacionado con el niño y su
desarrollo, es decir las características generales de desarrollo
propias de la edad, luego específicamente los aspectos del área
cognitiva en la cual se enfoca la investigación y el enfoque
desde la teoría del pensamiento complejo. En un segundo
capítulo, hablaremos acerca del papel del objeto lúdico en el
proceso de estimulación, definiendo qué es y su relación con el
juego y el desarrollo del Pensamiento Complejo y trataremos
algunos requerimientos básicos de seguridad con que deben
cumplir todos los objetos lúdicos para niños.
En la tercera parte, abordaremos el objeto lúdico a partir de
sus componentes en relación con el diseño industrial: estético,
simbólico y técnico/funcional, haciendo alusión de cómo cada
uno de estos puede potenciar el desarrollo del Pensamiento
Complejo, si bien se estudian cada uno solo se hace en fin de
facilitar el análisis porque, el objeto como sistema no permite
separar sus elementos y sabemos que la influencia que hay
de unos sobre otros.
Posteriormente, hay una sección dedicada a todo lo relacionado
con el estudio de campo y el desarrollo y aplicación del
modelo de observación y análisis, mediante el cual se evaluara
la correlación de las variables planteadas en la hipótesis. Por
último, dedicaremos un apartado a la propuesta de lineamientos
que como conclusiones de esta investigación, pueden ser
un camino alternativo para el desarrollo de este tipo de objetos
que contribuya a potenciar el Pensamiento Complejo y de esta
manera realizar una contribución teórico-práctica que pueda
ser base para futuras investigaciones en el tema.


Los componentes de la forma como recursos pedagógicos en el diseño de material didáctico fue publicado de la página 12 a página12 en Escritos en la Facultad Nº52

ver detalle e índice del libro