1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº54 >
  4. La percepción de los cinco sentidos a través del diseño de interiores

La percepción de los cinco sentidos a través del diseño de interiores

Gabardini, Mercedes

Escritos en la Facultad Nº54

Escritos en la Facultad Nº54

ISSN: 1669-2306

Nuevos Profesionales en Diseño y Comunicación Edición X: 12 de agosto de 2009 Trabajos Finales de Grado aprobados [Resúmenes] Noviembre 2008 / Mayo 2009

Año V, Vol. 54, Julio 2009, Buenos Aires, Argentina | 68 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El presente trabajo se inscribe en la categoría Proyecto Profesional
y tiene como objetivo el diseño de un Petit Hotel bajo el
concepto de la activación y estimulación de los cinco sentidos
del ser humano. Para llevar a cabo esta idea se ha desarrolla el
diseño del Hotel bajo las premisas del movimiento slow y por
otro lado se ha implementa la utilización de materiales y usos
novedosos dentro del diseño. El público objetivo son viajantes,
empresarios y cualquier tipo de persona que desee alojarse en
un lugar tranquilo, acogedor, con una excelente predisposición
del lugar y con todos los servicios a su alcance.
Para llevar a cabo este proyecto, se tomó como referencia la
estructura arquitectónica de un edificio del siglo XIX, con reminiscencias
francesas que se encuentra ubicado sobre la Avenida
Callao Nº 1660. Es un edificio de 3 plantas con un subsuelo y
una azotea. Para este diseño, se mantuvo la envolvente del estilo
arquitectónico casi intacta, adaptando sólo algunos locales a la
cantidad de habitaciones y espacios requeridos. En conjunto
con la iluminación y los materiales destinados a cada local, se
buscó crear espacios visualmente atractivos y coloridos.
El movimiento slow nace en Italia, en la ciudad norteña de
Bra. Esta es una pequeña ciudad que cuenta con una llamativa
tranquilidad y clama. Esto se debe a que la mayoría de sus
habitantes se han unido para conformar el Slow Attitude o
Actitud Lenta, la cual pregona que tanto en el trabajo, en las
relaciones personales, en la privacidad del dormitorio o en
el quehacer cotidiano debe reinar la calidad de vida. Todos
los habitantes de esta ciudad han acordado cumplir ciertas
pautas de convivencia que van desde la disminución del ruido
y la contaminación hasta el consumo de alimentos locales,
naturales y sin conservantes. Este movimiento promueve la
tranquilidad, el accionar pausado y a su tiempo. El slow considera
que la mejor forma de realizar cualquier actividad es
dándole el tiempo que ésta requiere, ni más ni menos.
Así, el diseño del hotel tiene su punto de partida en la experiencia
de la percepción a través de los sentidos. Esta intención
de diseño ha sido tomada como idea rectora y punto de
referencia para la creación de los interiores del hotel: desde
el mobiliario, la iluminación, los servicios que se ofrezcan,
la atención al público y todo lo relacionado con el deleite y el
buen pasar de los huéspedes. Para la realización de estas ideas,
se muestra la información en formatos gráficos y escritos; que
sirva de soporte visual y teórico, creando conceptos que serán
aplicados en el diseño de los ambientes del hotel. Se recurre a
la investigación en diferentes fuentes bibliográficas y ejemplos
con imágenes que se relacionen tanto con lo abstracto, desde
la psicología; como con la modelación del diseño desde los
materiales, las texturas, los colores, los aromas, los sonidos
y la iluminación.
En este hotel se plantean ambientes que correspondan con
la filosofía slow, en donde se perciba la desconexión con el
mundo externo. Todo esto se encuentra acompañado desde los
sonidos, los aromas y la excelente atención del lugar. Se quiso
mostrar mediante la recopilación de datos, todas aquellas características
que aumentan la calidad de vida dentro del hotel.
Es por eso que a la hora de hablar del paladar por ejemplo, se
ha creado un menú a la carta que respeta las pautas del slow:
comida orgánica y alimentos naturales. Para plasmar estas
ideas en los ambientes del hotel se han buscado materiales,
formas y texturas acordes a cada sensación que se desea
lograr. Desde los revestimientos, las pinturas, los tapizados
y la fabricación de todos los muebles del lugar. En conjunto
a estos materiales se buscó crear climas íntimos aportando
calidez con una iluminación indirecta.


La percepción de los cinco sentidos a través del diseño de interiores fue publicado de la página 33 a página33 en Escritos en la Facultad Nº54

ver detalle e índice del libro