RESULTADOS: Creaciones de Estudiantes

(208 encontrados)

La historia tendrá como eje cronológico el viaje que realicé con mi abuela Susy el año pasado, más precisamente del 16 al 30 de abril del 2012.

El viaje lo hicimos con un grupo organizado. Yo había tenido la posibilidad de hacerlo un año antes con chicos de mi escuela pero preferí dejarlo pasar. En este caso era una organización Israelí llamada Bonds.

Unas semanas antes de viajar no tuve mejor idea que empezar el libro de Gaby Meik titulado Sinfonía para Ana. Es un libro que trata sobre la dictadura militar argentina del 76, muy atrapante y fuerte.

Arrancó el viaje por Polonia, la etapa más dura y conmovedora. Visitamos Guetos, ciudades grises, calladas y tristes.

En las noches me empecé a unir cada vez más a mi abuela. El último día se realizó la marcha por la vida en donde entramos a los campos de concentración de Auswitch y Birkenau. Todo lo que había estudiado en los 6 años de secundaria lo estaba visualizando.

Luego nos dirigimos a Israel, yendo por tradición directo al Muro de los Lamentos.

Se hacía de noche y como de costumbre mi abuela y yo dejábamos prendido el velador y leíamos un rato cada una su respectivo libro. Fue la segunda noche de Israel cuando yo terminé mi libro. La angustia se me esparció por todo el cuerpo, empecé a caer de todo lo que había vivido.

Los días pasaron, un viaje increíble donde visitamos lugares hermosos como Masada, el Mar Muerto, el Mamila entre otros. Sin embargo yo tenía un nudo adentro que no había podido desatar.

Cuando volví tuve charlas con mi mama en donde le pedía que me explicara cómo vivió ella la dictadura militar. Hablé con profesores de historia e historia judía. No entendía por qué eran dos temas que me angustiaban tanto. Más allá de que parientes míos las hayan padecido era otra cosa lo que me angustiaba, tenía que ver con la crueldad que el mismo hombre creaba.

Para finalizar la historia realizaré una conclusión de todos estos sentimientos que me despertó el viaje.

Este trabajo trata sobre la historia de cómo una persona de clase alta tuvo que dejar sus comodidades para hacerse responsable de sus actos y las consecuencias de sus debilidades. De una persona que dejó todo, por empezar de cero, y llevó consigo a una mujer que recién empezaba a vivir, teniendo que renunciar ambos a grandes familias para poder empezar la suya juntos.

De todas las personas de mi familia (que es muy grande), sólo hubo una que en algún momento me causó mucho interés y con quien tuve mucha comunicación. Aunque nunca hablamos sobre la historia de su familia, ni cosas personales, intercambiamos muchas formas de pensar y opiniones, y es por eso que supe que me identificaba con ella. Esa persona, es aquella que accedió a dejar toda su familia y herencia por el personaje principal de esta historia. ¿Por qué? Nunca se lo pregunté, ni podré hacerlo. Investigar sobre la vida de este hombre me hizo entender un poco más la forma de reaccionar de mis familiares y porqué mi bisabuela fue la clave para la unión de esta.

El material que se consiguió fue gracias a mi fuente principal y única: mi papá, quien estuvo encantado con el trabajo que se tenía que hacer. Las fotos, muestran la diferencia de edad entre los dos personajes de la historia.

El trabajo cuenta una historia corta de amor y de debilidades de una persona que marcó el futuro de una familia, mi familia.

La historia pertenece a Daniel Drisner (abuelo paterno).

Daniel emigró de Europa a principios del siglo XX junto a su Madre y sus 2 hermanos.

Las causas de su llegada a nuestro continente son similares a la de tantos inmigrantes. Escapaban de guerras y buscando alguna alternativa al hambre y pobreza que los acechaba.

Su primer punto de contacto con el continente americano fueron las costas de Brasil, más precisamente en el estado de Rio Grande do Sul (la provincia más sureña del mencionado país). Luego su vida transcurrió parte en Argentina y parte en Brasil.

En Brasil Conoció a Emilia Gigosky, con quien contrajo matrimonio. De su unión llegaron Wilmar, Carlos, Ivonne y Jorge, sus hijos.

Su vida no fue para nada sencilla. Sus trabajos fueron alternando según la época y situaciones políticas del país donde residía. Aunque siempre estuvo ligado a la explotación forestal o bien al Transporte de maderas.

Algún tiempo fue un trabajador independiente, otras veces fue empleado, tuvo una pequeña empresa y fue estafado, pero siempre volvió a empezar.

Con éxitos y con fracasos, con aciertos y muchos errores, pero siempre intentó darle lo mejor a sus hijos.

Falleció el el 31 de diciembre de 1992, en Posadas, Misiones, Argentina.

Algunas personas buscan toda su vida un camino o un propósito. Sobretodo en la juventud, donde la posibilidad de ir para tantos lados al mismo tiempo es maravillosa e incansable. Muchos de estos hombres y mujeres crecen alegando tener plenitud sin haber hecho nunca un sacrificio. Otros no desmienten sus miserias emocionales o que son presas de la indigna hambre. Y hay personas que caen en el solitario e intransferible proceso de conocerse. Como es el caso de mi padre. Él siempre tuvo una particular visión de la vida. "Lo que es la excepción para algunos, para mi simplemente es la rutina" decía. Con principios y valores inquebrantables conocía sus derechos, por eso, no bajo la cabeza nunca.