Pensar primero y diseñar después. Ese es el orden para que una buena idea se luzca.

Compartir en: