El mar, la naturaleza profunda, el movimiento suave que se genera bajo el agua cristalina, un mundo puro, que sumergidos en él, te atrapa suavemente y te contiende de un modo acogedor. Genera movimiento y tranquilidad, paz interior y cierta libertad para disfrutar de él y de lo bello que ese mundo marino nos brinda.

Compartir en: