El objetivo es desglosar la narración del director Francis Ford Coppola en su película Drácula de Bram Stoker, la cual está demarcada por un claro desarrollo epistolar, así como del manejo de los recursos narrativos en el montaje, la estructura del relato y lenguaje audiovisual depurado. El director tiene una clara visión estética de la historia marcando pautas a nivel fotográfico, tanto como de dirección de arte para ensalzar el film. La adaptación de la novela de Stoker es fundamental para entender las formas de llevar el relato de Coppola teniendo en cuenta que se procuró ser fiel a la obra literaria, sin embargo se añaden elementos narrativos que tienen que ver con la historia del audiovisual.