La delgada línea entre diseño emocional y el abuso de los recursos emocionales en búsqueda de una mayor rentabilidad de las marcas.

Compartir en: