Ante el planteo binario de distinguir buenas y malas prácticas de evaluación, una estrategia de acercamiento puede ser la evocación.

Compartir en: