A partir de la asignación de una superficie, se deberá materializar en maqueta y gráficamente, la intersección de dicha superficie con un cilindro, en una posición a determinar. A partir de sus generatrices fundamentales, se deberá encontrar los puntos de intersección entre ambas superficies.

En una segunda instancia, se discriminará con diferentes colores las distintas superficies así generadas.

Compartir en: