Contenidos básicos

 

Las ilustraciones son – ante todo-, como cualquier producción del ámbito estético, un acto de comunicación. Para que sea posible, debe tener un código que la sustente, donde poder transportar conceptos y emociones que llegue al receptor emotiva y racionalmente.

Esto tiene su inicio en la intención del autor. La organización de los elementos que constituyen el lenguaje visual deben, como primera medida, contemplar la intención del emisor  que produce el mensaje.

Este producto no será puro, sino que se verá afectado por la función  que tenga que cumplir. El ilustrador, el diseñador, así como un arquitecto, debe ceñirse a que su creación sea, ante todo, funcional.

Si la  producción estética es ambigua y autorreflexiva y, en muchos casos, creadora de su propio código, la ilustración debe administrar sus niveles de ambigüedad en la información y los datos precisos. No excluye esto la posibilidad de que el ilustrador genere su propio texto (sea este verbal, escrito, estético) y lo ilustre.

 

En esta disciplina, el vehículo principal  para transportar esas ideas y sentimientos, es el dibujo, en un soporte plano.  Luego, tener un buen manejo del dibujo de las formas es tan importante como saber en qué contexto se desarrolla esa forma y con qué otras se relaciona. Dado que en el plano es eso lo que se observa: Un área, dividida en distintas áreas internas.

Dentro de dicho soporte (que puede ser físico como  virtual -la pantalla de una terminal digital-)  actúan dos ejes: La forma y el color. Estos, inseparables en la realidad, operan siempre en determinado contexto; contexto espacial, contexto lumínico, contexto cultural…Esto hace que nunca estas variables tengan valores absolutos y los resultados siempre sean relativos.

 

La materia estudiará también los conceptos de Información y Percepción. Dado que esta  actividad es básicamente visual,  es importante  comprender que todo fenómeno óptico está inmerso en operaciones cerebrales que no tienen, de hecho, un principio o un fin. Es una constante actividad que recoge datos que el cerebro ordena, los ordena apoyándose en experiencias anteriores en un infinito circuito de recopilación, almacenamiento y síntesis.

 

La información son datos, datos que se diferencian por oposición binaria y que se ordenan constituyéndose en unidades discretas dentro de un sistema, que a su vez interactúa con infinitos otros sistemas.

 

Discernir y discriminar qué información se tiene que volcar al soporte y qué cosa tiene que dejarse de lado, qué rasgo de la cosa es pertinente y cuál no lo es, forman parte de la expresión plástica. Como también lo es saberse inmerso dentro de un proceso de comunicación ( fuente - emisor - canal - mensaje - receptor).

Dentro de dicho proceso hay un aspecto denotativo que el alumno tiene que manejar ( V.G. Si la mano tiene un anillo, debe aprender a dibujar la mano y el anillo y -a su modo- poder comunicar una mano con un anillo) y otro connotativo (en donde el / la poseedora de esa mano y ese anillo tiene un nivel social e inquietudes personales, etc) que también tiene que dominar.

Compartir en: