Rumania conoció en 100 años dignidad, alegría, tristeza y esperanza. En 1990, empezó la transición hacia la economía de mercado y el retorno a la democracia multipartidista.

A partir del 1 de enero de 2007, Rumania es miembro de la Unión Europea

La cultura de Rumania es rica y variada. Como los mismos rumanos, es definida fundamentalmente como un punto de encuentro entre tres regiones: Europa CentralEuropa del Este y la Península Balcánica, sin poder ser incluida en ninguna de ellas.

La identidad rumana se formó sobre un sustrato romano y dacio combinado con otras influencias.

Durante la Edad Media, los rumanos fueron influenciados por los pueblos eslavos, por los griegos medievales y el Imperio bizantino, por los turcos otomanos, y, en menor medida, por los húngaros y los alemanes (en Transilvania).

La cultura rumana moderna se desarrolló más o menos durante los últimos 250 años, con una fuerte influencia occidental,  particularmente francesaalemana y húngara.

Cuando cayó CeausescuFrancia se sorprendió al enterarse del elevado nivel de conocimiento del idioma francés que tenían los rumanos y por ello acudió inmediatamente en su ayuda con colaboraciones de toda naturaleza.

Rumania de hoy es un país próspero desde un punto de vista económico, con el más alto ritmo de crecimiento económico de la Unión Europea, de más de 6%. Rumania quiere contribuir a la configuración de una nueva Europa, más fuerte y más solidaria, con una nueva identidad en el ámbito internacional.

En el primer semestre del año 2019, la Presidencia del Consejo de la Unión Europea va a pertenecer a Rumania y aspira a un mandato en el Consejo de Seguridad de la ONU para el periodo 2020-2021.

Compartir en: