Los alumnos desarrollan un proyecto de diseño interior, en un edificio pre-existente, al cual se lo hace funcionar con una actividad de carácter cultural. Trabajan sobre un programa de necesidades básicas, que luego cada alumno adecua para su propuesta. El proyecto se desarrolla en continuidad con todos los trabajos prácticos realizados durante la cursada. 

Compartir en: