En Manual de Periodismo, Marín y Leñero se ocupan de brindar la base teórica del género periodístico. Recorriendo los diferentes textos que componen el género, proponen las “reglas” que no fallan para una redacción profesional, ética y consciente. Esto significa que el periodista tendrá las bases para poder enmarcar los sucesos relevantes ocurridos. Es un clásico entre los comunicadores y periodistas que recurren a él incansablemente para repasar las normas y recordar que “la información y la interpretación del acontecer social no constituye un fin, sino que aporta elementos para que el hombre sepa, analice, calcule, descarte, suponga, proponga, reclame, planifique, decida”.


Marín y Leñero acercan una visión real del campo del periodista y entienden la comunicación como un evento social. Esto es lo que ocurre a la hora de comunicar moda y es fundamental que se comprendan las bases teóricas del campo de acción, para luego poder moverse en el tablero aportando el valor de la experiencia y del conocimiento especializado. Productores de moda, diseñadores y, sobre todo, comunicadores de moda colaboran con diferentes medios para dar a conocer esta materia y se revelan a un sustento teórico que les dará la libertad de saberse enmarcados: una herramienta útil que el lector reconocerá y podrá leerlos con placer y lealtad.


En “Aspectos fundamentales de los géneros periodísticos”, los autores abren el camino para que el recorrido por esos textos sea a conciencia. Brindan los límites de cada uno, aunque se darán luego el espacio para desarrollarlos. En este capítulo muestran el alcance y la importancia de la diferenciación de los textos. No es lo mismo y está bien que no sea lo mismo. Entendiendo su estructura, pensar la comunicación de moda será entonces más sencillo y se convertirá en una solución efectiva para la redacción criteriosa, eficiente y veraz.

Compartir en: