Diego Levis, con La Pantalla Ubicua nos muestra como el uso de la informática, de un modo u otro, está presente en casi todas las actividades sociales, en un contexto caracterizado por la presencia ubicua de pantallas electrónicas de todos los tamaños y funciones.

Además este libro ayuda a reflexionar a los jóvenes desde una perspectiva macro, acerca de   cómo estamos siendo atravesados por las nuevas  tecnologías en nuestras vidas cotidianas y que a su vez nos  genera una dinámica que incide directamente en la forma en la que nos relacionamos con nuestro entorno.

También  nos brinda  distintas visiones teóricas y políticas con las que habitualmente son presentadas estas tecnologías. A lo largo de sus páginas se rastrean los orígenes y se analizan las repercusiones sociales, culturales y políticas de la presencia del uso de dispositivos informáticos en los procesos de información y de comunicación en el marco de las tecnoculturas contemporáneas.

La pantalla global, es un texto interesante para poder entender al cine desde una nueva fase a la que el autor la llama hipermoderna. Podemos hacer un recorrido de las distintas etapas que vivió el cine y a su vez vislumbrar los cambios no sólo narrativos y tecnológicos sino la de una sociedad hipermediatizada.

A su vez nos plantea nuevos interrogantes para entender que el cine se transforma a la par de los cambios sociales, políticos y culturales. El cine en este contexto no entra en conflicto con una sociedad en donde el consumo juega un papel preponderante sino todo lo contrario se va adaptando a los nuevos gustos y apropiaciones que se hacen de él. También este libro nos permite dialogar con otros autores curiosos de una realidad global y multiculturalista, en donde la realidad y las estéticas cada vez se tornan más complejas, en donde conviven la diversidad y pluralidad de formas tanto en los géneros, en su comercialización, distribución, narrativas y estéticas.

 

Cuando hablamos de Discurso Audiovisual es imposible dejar de lado la televisión como medio hegemónico de la cultura contemporánea. Por eso es interesante el planteo de este libro porque analiza las transformaciones culturales, políticas y narrativas del universo audiovisual pero desde un punto de vista amplio y no simplista de esta realidad. Todo esto es analizado desde tres ejes fundamentales: la hegemonía audiovisual, la crisis de representación y transformaciones que atraviesan los medios y los relatos televisivos.

Si bien los tres capítulos del libro son interesantes, el que más nos enriquece con su perspectiva teórica es: Imagen y Política. Desde allí investiga acerca de las distintas variaciones que ha sufrido lo público debido a la aparición de la escritura y la televisión. Lo público se amplía gracias a la imagen televisiva pero también se banaliza. Pero sobre todo porque la televisión va a permitir dos formas de presencia política: la construcción de un nosotros frente a las manifestaciones de autoridad, un espacio público distinto al del poder y la construcción visual de los políticos que no pueden ya existir sin la tele, si su paso por la vista pública de todos.

Cuando hablamos de Discurso Audiovisual es imposible dejar de lado la televisión como medio hegemónico de la cultura contemporánea. Por eso es interesante el planteo de este libro porque analiza las transformaciones culturales, políticas y narrativas del universo audiovisual pero desde un punto de vista amplio y no simplista de esta realidad. Todo esto es analizado desde tres ejes fundamentales: la hegemonía audiovisual, la crisis de representación y transformaciones que atraviesan los medios y los relatos televisivos.


Si bien los tres capítulos del libro son interesantes, el que más nos enriquece con su perspectiva teórica es: Imagen y Política. Desde allí investiga acerca de las distintas variaciones que ha sufrido lo público debido a la aparición de la escritura y la televisión. Lo público se amplía gracias a la imagen televisiva pero también se banaliza. Pero sobre todo porque la televisión va a permitir dos formas de presencia política: la construcción de un nosotros frente a las manifestaciones de autoridad, un espacio público distinto al del poder y la construcción visual de los políticos que no pueden ya existir sin la tele, si su paso por la vista pública de todos.

Diego Levis, con La Pantalla Ubicua nos muestra cómo el uso de la informática, de un modo u otro, está presente en casi todas las actividades sociales, en un contexto caracterizado por la presencia ubicua de pantallas electrónicas de todos los tamaños y funciones.

Además este libro ayuda a reflexionar a los jóvenes desde una perspectiva macro, acerca de cómo estamos siendo atravesados por las nuevas tecnologías en nuestras vidas cotidianas y que a su vez nos genera una dinámica que incide directamente en la forma en la que nos relacionamos con nuestro entorno.


También nos brinda distintas visiones teóricas y políticas con las que habitualmente son presentadas estas tecnologías. A lo largo de sus páginas se rastrean los orígenes y se analizan las repercusiones sociales, culturales y políticas de la presencia del uso de dispositivos informáticos en los procesos de información y de comunicación en el marco de las tecnoculturas contemporáneas.

>>
>|