A través de estrategias específicas de motivación a implementarse por los docentes de las asignaturas troncales de moda, como diseño y moldería, el estudiante puede lograr un aprendizaje profundo de la disciplina, así como también, reflexionar, interiorizar e interactuar con los contenidos bibliográficos y visuales. El docente asume un compromiso de cambio y acción sobre sus estudiantes, siendo responsable de la motivación y de las estrategias pedagógicas y didácticas a utilizar en las clases y espacios de enseñanza de moda, diseño y moldería.

La impronta distante que la enseñanza academicista tradicional impone a los alumnos universitarios -forzando la lectura de gran cantidad de material fuera de clase luego de apenas un breve enunciado de contenidos- atenta contra la gestación de criterios propios.

Para superarla, se propone la articulación de la lecto-escritura guiada en el propio ámbito áulico, con una mirada integradora que hace crecer el protagonismo del estudiante en el proceso del aprendizaje, le permite saltear las vallas de la incomprensión generada por la ausencia de guía, y le otorga las herramientas para la búsqueda de saberes profundos vinculados a la esencia de su futura competencia profesional.

El ensayo plantea la práctica docente como objeto de estudio permanente. A la vez, propone que un buen profesor debe plantearse cómo aprende su alumno y convertirse en un facilitador del aprendizaje y un agente de la transformación en sentido amplio.

En este ensayo se piensa en aquellos docentes que fueron educados en los primeros niveles bajo teorías conductistas y posteriormente recorren capacitaciones  como docentes universitarios de la mano de teorías constructivistas, la transición de una corriente a otra, y los efectos que en ellos produce.

La participación y el debate en clase, como medios para exponer ideas, opiniones o posturas, estimulan y agudizan la elaboración de argumentos sólidos resultando así una  estrategia de enseñanza efectiva no solo para la formulación y la reformulación de conceptos sino para la interpretación y reinterpretación de los mismos. Esta práctica de generar argumentos sólidos, además, compromete al alumno no sólo con el tema que se esté tocando en la actualidad sino con su preparación previa para abordarlo, es decir con el andamiaje que cuenta para comprender y relacionar el tema nuevo, andamiaje que resulta fundamental para el aprendizaje significativo.

A modo de reflexión se piensa cómo se puede crear una intertextualidad entre aquellas asignaturas con una fuerte carga teórica, y crear una empatía entre el estudiante y el periodo cultural cinematográfico a analizar.

La academización de lo que antes eran oficios, como los diferentes roles dentro de la industria audiovisual tiene como consecuencia una problemática presente dentro del corpus de asignaturas. Una brecha clara entre aquellas que requieren del aula-taller y las restantes con un número elevado de textos para estudiar. Se piensa de esta manera posibles soluciones para que la distancia entre los grupos de asignaturas se reduzca, buscando como consecuencia, no solo despertar la motivación de los estudiantes, sino también crear espacios privilegiados para el análisis y coyuntura de contenidos previos y adquiridos a medida que se avanza en la carrera.

El enfoque  fundamental de este ensayo es presentar el aula taller como actividad pedagógica que tiene como eje central la participación de todos los protagonistas del proceso enseñanza-aprendizaje. Esta actividad pedagógica incluye la cooperación en un aula de clase, organizándola como estrategia de enseñanza  para potencializar la creatividad, conservar la espontaneidad, la toma de decisiones y los saberes previos de los estudiantes.                                                                                                                           

El aula taller constituye un escenario para aprender haciendo, a partir de la negociación de significados entre el docente y los estudiantes sobre los criterios en la elaboración del programa y sobre las expectativas de los resultados esperados.                                                                                                                                              La teoría, la investigación y la acción son tres dimensiones del proceso de aprendizaje que se produce en el aula taller, y sus límites no son taxativos.

De este modo, la clase se  puede convertir en un espacio  transformador en el que todos sean los actores del conocimiento, desarrollando las herramientas adecuadas, y que las mismas favorezcan a un modo de abrir espacio al intercambio entre estudiantes, y entre éstos y el docente.  

En este ensayo se intentarán plantear algunas estrategias para favorecer la creación del conocimiento en la carrera de Fotografía en la Universidad de Palermo. A partir de  actividades específicas diseñadas para favorecer la relación entre saberes previos y nuevos se puede facilitar la incorporación de conceptos teóricos y el desarrollo de habilidades técnicas. Se propone la utilización de la técnica estenopeica en el aula por ser facilitadora del proceso de aprendizaje en esta disciplina.

este ensayo quiere reubicar a la lectura y a la escritura en un espacio más protagónico dentro del aula y destacar cómo promoviendo su práctica se fortalece aún más el proceso de  aprendizaje. También invita a reflexionar sobre cómo a través de estas acciones, el docente puede colaborar con el estudiante a la conquista del conocimiento y al encuentro de un aprendizaje significativo.

Un replanteo a las clases de música teniendo en cuenta tanto los avances didácticos como tecnológicos característicos de esta era,   con los cuales es posible interactuar para obtener una clase dinámica, moderna y de aprendizaje vivencial.