El proyecto integrador consistió en la investigación de un diseñador latinoamericano emergente y sus posterior relación con algún miembro (profesor o alumno) de alguna escuela de diseño (tal como la Bauhaus, Vkhutemas o academia Cranbrook), así como con una vanguardia de principios a mediados del siglo XX. La relación podía ser de acuerdo a los principios de diseño, la materialidad, las formas obtenidas, etc.