En este ensayo cuento en sí mi experiencia al recorrer la basílica de María Auxiliadora y San Carlos. Donde resalto, no solo los conceptos aprendidos en clases y las características del estilo artístico que elegí (bizantino), sino que también integro lo que percibí como la pasión con la que, diseñadores, artistas y constructores, hicieron notar el arte en dicha estructura.