Enfocándome en los escenarios, de tres películas. Por un lado La Casa del Ángel de Torre Nilson, por otro La Ciénaga de Martel, y por último El Hombre de al Lado de Duprat. Tres films donde los directores logran darle vida a un cuerpo artificial, utilizando la escenografía de forma particular. El escenario analizado es el hogar, un espacio de pertenencia que Marc Auge le llama lugar antropológico. Un espacio que uno toma como propio, donde uno actúa como tal cual es.