Mi idea fue contar una escena del crimen con una secuencia de 13 fotos. En donde, tomo como personaje principal, al asesino. De hecho, mis imágenes están tomadas con la intención de ser vistas desde la perspectiva de la víctima. Pensé en representarlo de la manera más sutil, fragmentando las imágenes, buscando planos y perspectivas donde se generara un detalle más sentimental o poético. Para así terminar con imágenes que sugirieran a la imaginación, de ustedes y del mundo, lo que sus mentes pueden terminar de concluir al ver la secuencia.