El presente proyecto integrador desarrolla una producción profesional a lo largo de toda la cursada, tomando en este caso, una marca familiar de indumentaria femenina denominada María Mía. En él, se lleva a cabo una estrategia de branding emocional y experiencial buscando generar valor de marca para que logre diferenciarse identitariamente respecto a las marcas insertas en el rubro, haciendo hincapié en la identificación y la empatía de las consumidoras a través de las emociones y las experiencias. De esta forma, busca posicionarse dentro del mercado argentino. Todo el trabajo se encuentra fundamentado en conceptos teóricos trabajados durante el proyecto.