Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Catálogo de Proyectos de Graduación >
  3. Detalles del Proyecto

Per Mangiare

Diseño de un sistema de identidad visual para una empresa productora de pastas

Autor: Delfino, Gabriel Andrés

Carrera: Diseño de Packaging

Categoría: Investigación

Línea Temática: Empresas y Marcas

Fecha de aprobación: Septiembre 2009

Antecedentes:

Palabras Clave:

Síntesis:

El siguiente proyecto de graduación comenzó a desarrollarse en el marco de la cursada de Seminario de Integración II, durante el segundo cuatrimestre del año 2008, en la cátedra de la profesora Marcela Sinisgalli.

El objetivo planteado, fue el de diseñar un sistema de identidad visual, para una empresa productora de alimentos –pastas-. El mismo abarca el diseño del signo identificador primario –la marca- y el sistema de signos identificadores secundarios que compondrán el programa visual.

La empresa, a su vez tiene el objetivo de ingresar al mercado posicionándose como un producto de elite.

La primers tarea es la de evaluar la situación de la empresa, para luego evaluar la situación del entorno.

El primer paso es el de definir el perfil de la empresa, cuales son sus metas, sus visiones y sus valores. Una vez definidos estos aspectos, se deben establecer los conceptos que definirán su “personalidad”, aquellos que deberán ser reflejados por la marca, como resultado. Los conceptos elegidos son: Distinción y Calidad.

Durante la gestión del nombre, se reflexiona acerca de los orígenes de la pasta, como un plato tradicional italiano, también se observa que las marcas más renombradas a nivel mundial son italianas. En base a esto se establece que, al hablar de pasta “Italia” constituye en el imaginario popular una garantía de calidad. Por esto se decide denominar a la empresa con un nombre italiano: “Per Mangiare” –cuya traducción significa para comer-, por las asociaciones que permite establecer con aquél país.

Una vez definida la marca, continúa el proyecto adentrándose en el análisis del mercado, pues claro está que no se puede ingresar a un mercado si no se tiene conocimiento sobre el mismo. Hay que definir, qué marcas segmentan este mercado?, de ellas, cuáles constituyen la competencia primaria, y cuáles la secundaria?.

Se realiza entonces una distinción dentro del mercado, entre dos grupos: el grupo de las marcas básicas –que constituye la competencia secundaria de Per Mangiare- ; y el grupo de los productos Premium, integrado en su mayoría por marcas importadas de mejor calidad que, además, son comercializadas en un rango de precios más alto.

A esta altura se tiene conocimiento sobre el “talante” de la empresa: ya fue definido su identificador principal, se determinó la composición del mercado, lo que falta definir ahora es el perfil del público al cual la empresa dirigirá no sólo su producto sino además sus acciones comunicacionales.

De este modo comienza a determinarse el perfil del público objetivo, se define a que Nivel Socio Económico (NSE) pertenecen, cómo es su perfil demográfico y el psicográfico. Una vez definido el perfil de los potenciales consumidores, el problema radica, en cómo llegar a ellos -como “acercarse” al público-.

Esto se logrará a través del contacto que establecerá la empresa con el consumidor, en un primer plano a través de las piezas de comunicacionales, y en un segundo a través del producto mismo -el envase contenedor-.

Per Mangiare cuenta con un novedoso envase dosificador, que reparte el producto en porciones. Esto surge en respuesta a una problemática común de los consumidores, y es que muchos no saben calcular la cantidad de pasta necesaria para cocinar a un determinado número de personas. Esto supone una molestia ya que terminan cocinando una cantidad insuficiente de pastas o cocinando pasta en demasía. Así el sistema de envases de Per Mangiare constituye una verdadera ventaja competitiva respecto de la competencia. Este sistema está constituido de dos unidades: una unidad estándar, y una unidad promocional.

La unidad estándar: consiste en una caja, confeccionada de cartulina plegada, que incorpora en su interior una bandeja con tabiques –todo del mismo material- para la fragmentación del producto.

La unidad promocional: consiste en una bandeja de material polimérico de excelente calidad, contenida dentro de una manga envolvente –wrap arround- de cartulina sobre la cuál se realizan las implementaciones gráficas. Esta unidad es reutilizable, lo que representa: por un lado una ventaja, el usuario del producto le puede dar a este contenedor, el uso que desee; por otro lado, como desventaja, el envase no es fácilmente descartable y, además, representa mayores costos de producción.

Para solucionar estas desventajas, el envase es lanzado al mercado como una promoción, una edición limitada comercializada a un precio más alto con la capacidad de cautivar al público provocando luego la acción de compra.

Este lanzamiento promocional es respaldado por una serie de acciones comunicacionales que incluye: piezas para implementación en el punto de venta, sumadas a una serie de gráficas que componen una campaña publicitaria; y el diseño de un sitio web.

Todas estas piezas integran el sistema de identidad visual que incluye también: un sistema de papelería institucional y el diseño de un sitio web.

El último paso consiste en el diseño de un manual de normas dónde se registran las reglas para el correcto uso e implementación de la marca, en las piezas que integraran el sistema de identidad visual.

descargar en PDF