Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

“Lo central para mí es ser intérprete, por eso el repertorio me resulta fundamental”

Expresó la cantante Sandra Mihanovich en la Facultad

Para la entrevista número cien del Ciclo Diseño y Comunicación en las Artes del Espectáculo del 2009, organizado por los docentes Claudia Kricun y Dardo Dozo, junto al Complejo Teatral de Buenos Aires, fue invitada Sandra Mihanovich, quien habló sobre su familia, los inicios de su carrera en pubs y su presente como artista.

8/5/2009

“Lo central para mí es ser intérprete, por eso el repertorio me resulta fundamental”

El Ciclo Diseño y Comunicación en las Artes del Espectáculo lo realizan en forma conjunta el Complejo Teatral de Buenos Aires y la Facultad de Diseño y Comunicación. A partir del Convenio de Cooperación Académica firmado entre la UP el Complejo Teatral de la Ciudad de Buenos Aires, se comenzaron a desarrollar los Ciclos de Diseño y Comunicación en las Artes del Espectáculo convocando a destacados profesionales y artistas del espectáculo.

Como era la entrevista número cien del ciclo, la docente Cecilia Noriega celebró con unas palabras previas: “Desde el punto de vista cultural y académico, este es un espacio muy importante porque permite acercar figuras de nuestra identidad cultural para que cuenten su experiencia a los estudiantes. Estas entrevistas orales representan un elemento inédito que es un lujo para nuestra Facultad.”

Luego, los docentes organizadores Claudia Kricun y Dardo Dozo presentaron a Sandra Mihanovich, quien nació el 24 de abril de 1957, hija de Iván Mihanovich y de Mónica Cahen D‘Anvers, una famosa periodista argentina. Heredó la pasión por la música de la familia Mihanovich. Su abuelo tenía en su casa un sótano en el que se reunían a tocar todos los músicos de jazz que llegaban a la Argentina. “El sótano de los Mihanovich estaba en Montevideo. El alma mater de ese sótano era mi abuelo Raúl, ingeniero de profesión pero amante de la música. Este sótano era un espacio abierto donde venían los músicos a cantar. Yo no estaba en esa época. A mí me tocó, por ejemplo, en el 67 o 68 ensayar con Pepito Cibrián el único musical que hice: Aquí no podemos hacerlo. También ahí ensayaba danza”, dijo Sandra Mihanovich y agregó: “Nunca llegué a conocerlo, pero su espíritu se conservó en todos nosotros. Cuando nos juntamos, la música es imprescindible”. En el sótano de la casa de su abuelo se reunían los músicos de jazz que llegaban a la Argentina. La música acunó su infancia.

Al principio osciló entre el conservatorio de música y el de arte dramático porque quería cantar y saber moverse por el escenario. Contó una experiencia de estudio que le resultó difícil por ser la hija de Mónica: “Todo tenía otra dimensión porque sentía que si hablaba pensarían que era pedante y sino, que era antipática. A todo le daban una interpretación, eso sentía, y por eso no llegué a integrarme como hubiese querido”.

Su primera presentación fue el 20 de mayo de 1976 en un lugar llamado "La Ciudad". Cantando en los pubs conoció a músicos como Alejandro Lerner, Marilina Ross, Celeste Carballo, Horacio Fontova y Rubén Rada todos autores con los que después grabó. “Empecé un aprendizaje de paso a paso. Primero en boliches, después hice por casualidad la propaganda de Jockey club que filmó Puenzo, y el chico que actuaba era Julio Chávez. Era una publicidad de la época en que contaban historias con principio y fin y un eje claro, no como ahora. Al principio cantaba en inglés, pero de pronto fue muy claro que había algo del orden de la comunicación que se cortaba”.

Cabe destacar que es la primera mujer que ha cantado en el Estadio Obras en el año 1982 ante 10.000 espectadores. “El primero Obras que hice me gustó, pero si lo veo ahora no puedo soportarlo. Estaba muy sacada, hablaba rapidísimo, probablemente por el miedo”. Sin duda puede decirse que esa fue su consagración comenzando, a partir de ese momento, a grabar un disco por año. Puerto Pollensa es su primer disco formado con canciones que venía cantando desde hacía tiempo y de los autores que había conocido en los pubs: “Lo central para mí es ser intérprete, por eso el repertorio me resulta fundamental”

El teatro en el que más veces estuvo fue el Ópera: “Era toda una lucha al principio, porque funcionaba como cine. Ahora ya no. Si bien es enorme, es muy cálido, por eso me gusta tanto. Es un teatro fantástico”. Ahora su gran amor es el Maipo, “más chico pero con una gran carga de energía”. Respecto de su trayectoria dijo que “Hubo épocas fluctuantes en las que paré un poco, además tuve altibajos. En las radios casi no pasan música nacional. Decidieron que no vendíamos o que éramos viejos, qué se yo”. “Creo que hay algo que es muy instintivo en la música. Nos toca un lugar de la emoción que nos mueve el cuerpo. No nos hace, esencialmente, pensar sino que nos conecta con un lugar muy primario. La música genera un clima, una comunión, un intercambio de energía”, concluyó.


Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

Sentí como un flechazo, como cuando uno se enamora, ya está, es él, esto es mi vida, pensé

“Tuve roles hermosos pero también muchos desastrosos, no me arrepiento de ninguno de ellos”

“Uno estudia teatro para defenderse de los malos directores”

Links sugeridos:

Ciclo Diálogo con Artistas

Minisitio Espectáculo Palermo

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones