Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

“Los festivales grandes son como el Titanic, no pueden doblar rápido ante el riesgo de chocar, así que lo hacen de a poco”

Dijo Fernando Martín Peña , Programador de MALBA/Cine


El 7 de junio se llevaron a cabo las 13 Jornadas Universitarias de Cine y Televisión tituladas “Festivales de Ciclos de Cine. Espacios para una geografía alternativa del cine” en la Facultad de Diseño y Comunicación.

“Los festivales grandes son como el Titanic, no pueden doblar rápido ante el riesgo de chocar, así que lo hacen de a poco”

Pubicada: 17/7/2012

Comenzó Javier Porta Fouz, Programador del BAFICI y Editor de El Amante/Cine, quien dijo: “En fechas de eventos hay más estrenos concentrados en diez días que en todo el año. Eso sacude al espectador. Un festival importante como el BAFICI modifica la producción. Hay películas que se apuran para entrar a la programación”. Luego explicó que se compran cada vez menos películas “chiquitas” en los festivales. A no ser en los grandes festivales de Cannes, o Toronto: “A partir de cierto momento, cuando era evidente que el resto de los festivales no eran un espacio para vender las películas, empezaron a pedir un costo de tarifa por proyección. Dicho presupuesto fue creciendo con los años porque muchas de esas películas viven, además de premios y subsidios, de screening. Bajo esta lógica, los festivales se convierten en distribuidores intermitentes de películas. El festival no recupera lo que paga de screening fee sino que su valor es simbólico ya que posiciona a una ciudad en el mapa cultural.

En los últimos años, con Internet se empezó a poder ver cualquier película. Antes, si no veías la película en el festival, no la podías ver en ningún otro momento. Ahora no es así. La oleada digital es una estampida al fílmico. La propia organización de un festival, no sólo su estética, está cambiando rápidamente”. Y agregó: “La programación es apenas una parte del festival, que no se hace solamente con el gusto cinematográfico de los que trabajan ahí, sino con la organización y el balance de muchas cosas”.

A continuación hubo una mesa sobre ciclos con marcas de autor. Comenzó Gabriel Patrono, Director de La Nave de los Sueños: “Cuando empezamos en los 90 no sentimos que estábamos en un contexto particular, simplemente éramos un grupo de amigos que quisimos colaborar con una movida incipiente que coincidió con el surgimiento del video y un recambio general, que luego se llamó Nuevo Cine Argentino. Advertimos que había una camada de directores que era interesante alentar”. Le siguieron Lía Gomez y Federico Ambrosis, Directores de FESAALP. “Surgimos de manera muy parecida: desde una falta. Vimos que en La Plata faltaba un espacio para mostrar los trabajos de cortos de los alumnos. Empezamos el festival a nivel provincial y se fue expandiendo. En estos años nos hemos profesionalizado como gestores culturales”, explicó Federico. “Percibimos algo que estaba sucediendo en La Plata así como en el interior que no tenía mucho que ver con lo que pasaba en capital: mantenemos el ritual del cine como espacio grupal de intercambio. La importancia de los festivales es abrir esos espacios”, dijo Lía.

Luego, Nicolás Vetromile, Programador de UNCIPAR explicó que dicho festival surgió en el 72 con la necesidad de mostrar lo que no se podía ver: “Era la programación de una sala al principio, y luego surge el festival fuera de los límites de capital. Las jornadas de cine se trasladan a Villa Gesell con charlas y seminarios. Luego de 40 años de organización, podemos decir que los festivales generan cultura”.

Le siguiente mesa fue sobre otros festivales de cinematográfico. Comenzó Néstor Granda, Director General y Programador de LIBERCINE: “El festival nace en Córdoba a raíz de un hecho discriminatorio, a partir del cual me convocan para que arme una muestra sobre género. A partir de ahí fuimos acompañando las leyes que se trataron en el país en este tiempo”. Luego agregó: “Somos independientes, carecemos de producción. Abrimos convocatoria porque no tenemos capacidad económica para pagar películas. No considero que los espacios alternativos tengan que pagar por la exhibición cinematográfica, ya que eso les sirve a los programadores”.

Le siguieron Gabriel Schipani, Director, Ariana Bouzón, Coordinadora y Pablo Sapere, Programador, del BARS – Buenos Aires Rojo Sangre. “Lo bueno del nicho es que aquellos que les interesa suelen tener una actitud militante. Lo negativo es que no tienen un espacio dentro de las estructuras convencionales del cine argentino. Es gente que hace cine se ha chocado permanentemente contra una pared”, dijo Pablo y Gabriel agregó: “Cuando empezamos ese cine de género no se podía exhibir en casi ningún lado. Surgió con la idea de pasar lo que nadie pasaba en un lugar de exhibición con una pantalla grande”

El siguiente expositor fue Fernando Martín Peña, Programador de MALBA/Cine, investigador, docente y coleccionista: “Los festivales grandes son como el Titanic, no pueden doblar rápido ante el riesgo de chocar, así que lo hacen de a poco. Cuando estuvimos en la gestión, intentamos cambiar algunas cosas. Nos parecía mal que la sede central fuera el Hoyts del Abasto, pero no pudimos hacer nada al respecto porque no hay tantas salas equipadas como corresponde. Y mucho menos presupuesto para nuevas salas. Lo que pudimos hacer fue ampliar la programación al Rojas, con entradas gratuitas. Más que pertenencia o no a un género o zona, el criterio de selección tiene que ver con la crítica. El tema no está por encima de todo, por más que sean temas interesantes o buenas causas. Intentamos tener una buena selección en términos cinematográficos. Ahora ha sufrido muchos recortes presupuestarios”.

Nos pareció que era necesario hacer una parodia hacia la regenerada postura solemne que adquirió el festival. Además, considero que a esta altura el BAFICI y debería tener incorporada su propia parodia. Lo del BAZOFI está pensado claramente como una parodia al BAFICI. Entramos a programar y difundir por redes sociales un ciclo en el cine filmoteca. Decidimos en abril crear el BAZOFI y nos fue bárbaro. Hacíamos tres funciones diarias. Nos fue tan bien que decidimos continuarlo con mayor frecuencia”, dijo por último.

Continuó Pablo Conde, programador del Festival Internacional de Cine en Mar del Plata, quien explicó que es necesario exigir que el fílmico sea incluido en los festivales, porque sigue siendo la mejor forma de mantener real y fiel un archivo. “En un festival mas que en ningún otro lugar debemos exhibirlo por una cuestión de resistencia y de cultura. El festival tiene como misión tiene rescatar retrospectivas de cine extranjero y nacional. Lo fundamental son las buenas películas, la idea es que sea algo inclusivo, que cada espectador tenga cierta representación en la selección de títulos y que haya variedad de criterio”.

Después fue el turno de la exposición acerca de “El ciclo de cine como lugar de resistencia”, en la cual expusieron Diego Brodersen, programador de la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín junto a Raúl Manrupe, coordinador del Área Cine y Video del Centro Cultural Ricardo Rojas. Comenzó Brodersen diciendo: “Actualmente digitalizar una sala profesionalmente cuesta mucho dinero, dependiendo del tipo de sistema que se use. Y son muy pocas las salas que pueden afrontar ese gasto. Este es un problema que esta afectando a la mayor parte de las salas de cine y de no aparecer algún tipo de solución o subsidio nos vamos a enfrentar a cada vez menos oferta en el área del cine”. Manrupe agregó: “El cine es muy importante para la vida de la gente, pero ya no tiene la misma importancia que tenía años antes. Siempre hago una grilla de programación y miro la programación de los demás lugares para tener una oferta mas diversa, porque es una responsabilidad programar algo y es un placer además programar algo que no se haya visto”.

Gustav Wilhelmi, representante para América Latina de German Films GmbH y director del Festival de Cine Alemán, tomó la palabra y explicó: “Los objetivos que persiguen los festivales de cine son de índole cultural, comercial o promocional, de promoción política así sea de embajadas, ONG o instituciones gubernamentales. German Films tiene la intención que el cine alemán se disperse por el mundo”. Después agregó: “La finalidad del cine alemán es presentar las últimas novedades de la cinematografía alemana en el mercado laboral, manteniendo el interés del público y la prensa, haciendo interesar a los distribuidores por nuestras películas y manteniendo su presencia en el mercado local”.

Para finalizar con la Jornada, Carmen Guarini, co-directora de la Muestra Internacional de Cine Documental DocBuenosAires, expresó: “El DocBuenosaAires no nace con la necesidad con de impulsar una distribución de películas documentales, sino como el acompañamiento de una idea de complementar lo que existe en el mercado. Tratamos de descubrir, de encontrar cuáles son las últimas cosas que se están trabajando y poderlas traer para brindarlas al público”.


Ver programa | galería de imágenes


Categorías a las que pertenece esta nota:

Cine y TV


Ver Noticias Ver Próximos Eventos Ver noticias anteriores