Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

"Encarnar un personaje como Judy es un regalo para una actriz"

Expresó Karina K, actriz y cantante.

El 25 de abril se llevó a cabo el segundo Seminario de Autor "Detrás del arco iris" organizado por la Facultad de Diseño y Comunicación dentro del marco Escena Creativa 19.

8/5/2014

Durante el primer cuatrimestre de 2014 se realizó la décimo novena edición de los Seminarios de Autor - Escena Creativa. Estos cursos conforman un espacio de capacitación y actualización donde los protagonistas y creadores presentan su producción, reflexionan sobre su obra y explican técnicas. Con la coordinación académica de los docentes DC Héctor Calmet y Andrea Pontoriero se presentaron cinco seminarios.

El Seminario consistió en la presentación del maestro Alberto Favero, Director Musical, Arreglador y Supervisor y la Actriz y Cantante, Karina K, quienes abordaron el proceso creativo que llevaron a cabo para realizar la obra de Peter Quilter, Al final del Arco Iris junto al director Ricky Pashkus

Favero dijo: “Este espectáculo nació por una inquietud de Karina, con quien ya habíamos trabajado en Sweeny Todd en donde encarnaba un personaje que no era muy afectivo, en Al final del Arco Iris en cambio, tuvo la oportunidad de desarrollar una gran emocionalidad: aparece una Judy Garland madura, con sus emociones asentadas, sobretodo cuando interpretaba, y a pesar del desequilibrio que le ocasionaban ciertos estados alterados. Es la cuarta mujer fuerte en la que trabajo: Eva, Tita, Piaf y ahora Judy, que es la más difícil porque hay una dualidad, hay una inestabilidad emocional en su dimensión cotidiana y al mismo tiempo una Judy que llega a niveles de profundidad muy fuertes en su contacto con el público durante sus actuaciones”.

También explicó cómo en la obra hay un personaje extraído de la realidad: Mikey Dean, quien fue su quinto marido, y otro, como el pianista, que interpreta Antonio Grimau, que no existió y que de alguna manera es la voz del autor. Con este personaje se desarrolla un nivel de narración más cotidiano, pleno de situaciones humorísticas, en una pieza de hotel, y a la vez y en un espacio contiguo. Judy se conectaba directamente con el corazón de la gente, a través del arte, de la música y sus canciones. 

"Karina trabajó las versiones de las canciones en castellano para poder tener un vehículo de comunicación fluido y directo. La versión en otro idioma de una canción es de importancia capital porque vehiculiza la emocionalidad en tiempo real, y si no se entiende la letra no se puede volver atrás y la gente se desconecta”, acotó Favero.

Por su parte, Karina agregó que cuando pensó en llevar adelante un proyecto de esta magnitud, una obra que trata de la vida de Judy Garland en sus últimos 6 meses de vida, lo primero que se planteó fue el equipo con el que iba a trabajar: “No hubiese podido sin el apoyo de Ricky y Tomy Pashkus y de Julio Chávez quienes compraron los derechos, sin la dirección de Ricky y sin la metodología de Alberto en el trabajo sobre las partituras”. 

Favero contó que tanto Chávez en Sweeny Todd como Karina en Judy, estudiaron las partituras durante un año, previamente a los ensayos, porque ese es el tiempo que lleva que se tamice el personaje en todos sus diferentes aspectos y/o niveles. “Si bien Sweeny Todd fue más difícil desde el punto de vista técnico-musical, (en el rol de Miss Lovet) este trabajo es más complicado por la emocionalidad que Judy vive y a la que Karina le presta su vida y sus emociones para poder encarnarla. Con Pashkus y Karina hicimos una elección clara que fue no copiar a Judy desde su exterioridad, sino trabajar su interior, su energía y su espiritualidad. Son canciones extraordinarias, Judy fue una intérprete muy especial y Karina se acercó a su personaje de una manera eficiente y única", explicó Favero

Luego Karina remarcó las indicaciones del director Pashkus respecto de la mirada del personaje: “Judy tenía una apertura de ojos, una mirada periférica de 180 grados, que le permitía abarcar al público y más allá, su voz también trascendía el sonido de la época que era más nasal y ella comenzó a cantar más de pecho, con una voz natural. Yo no tenía estas cuestiones y tuve que cambiar mi máscara, tuve que prepararme, que entregarme para hacerlo. Encarnar un personaje como Judy es un regalo para una actriz, ella me enseñó a mirar de otra manera, a asentar los graves para encontrar, en castellano, el sonido y el estilo del jazz”.

El encuentro terminó con Karina y Alberto interpretando Te encontré a tiempo (Just in time) y Sobre el Arco Iris (Somewhere over the rainbow) y el público aplaudiendo de pie.

Texto: Andrea Pontoriero

+ Agenda del evento
+ Galería de imágenes
+ Área de Teatro y Espectáculos en Palermo

Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones