Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

“Hay que ponerle amor y pasión a lo que uno hace”

Dijo Araceli González, actriz, conductora y empresaria

El 4 de mayo, la profesional brindó una charla en el marco Diálogo con Artistas, organizado por la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.

19/2/2016

“Hay que ponerle amor y pasión a lo que uno hace”

La charla comenzó con la pregunta característica del ciclo, relacionada a los juegos de la infancia. Reveló que sus juegos tenían que ver con lo que hace hoy en día. “Me gustaba animar las fiestas familiares y hacer shows en los cumpleaños. Yo sola me armaba todo, nunca tuve vergüenza y siempre me gustó expresar lo que me pasaba”, sostuvo la actriz. 

“En situaciones claves de la vida, empecé a descubrir mi interés por la escritura y surgió la idea de escribir cuentos para niños. Siempre me impulsó hacer lo que me gustaba realmente, pero a veces uno no tiene la oportunidad de trabajar en lo que desea. Hay que estar atento a todo lo que a uno lo inquieta”, expresó González.

Con respecto a su primera vez en un escenario, la actriz confesó: “El escenario lo pisé cuando estudiaba danza clásica, en el Teatro del globo. Siempre me gustó lucirme en lo que hacía y nunca dejé de hacer lo que me gustaba. No me permitía equivocarme y me exigía mucho más que el resto”. Continuó: “Cuando me subestiman, me dan más fuerza. Empecé como modelo, cuando entré a la televisión me menospreciaron bastante y luché mucho contra eso. Además, estudié con Gabriela Blanco -actriz, intérprete y directora de la Asociación de Artes y señas-, para hacer el papel de Camila en la novela Nano y me uní al proyecto Un teatro para sordos. Me dio una gran satisfacción y puse mucho esfuerzo en hacerlo. Mi obsesión era saber todo a la perfección. Este trabajo genera que nunca dejes de ser vos. La intensidad depende de tus inquietudes y de lo que te pasa”.

En el interrogante sobre los premios, la empresaria aseguró que no es muy atenta respecto a ese tema: “Me gustan cuando son reconocimientos genuinos. Mi primer y único Martín Fierro lo gané con Nano, fue una experiencia que realmente valió la pena. Lo disfrute mucho por mí y por la comunidad sorda. Fue un trabajo maravilloso”. A la hora de hablar sobre la profesión, resaltó la belleza de interactuar con las personas: “Los personajes generan moverte en otros ambientes”. 

“Siento que cada cosa que inicio tiene que ver con lo que quiero. Cuando te quedas en lo cómodo, perdés el atractivo. Esta profesión es muy difícil. Por un lado te sentís muy solo cuando te parás frente a las personas pero, por otro lado, cuando te aplauden, uno vibra. Es complicado pero es un disfrute que se genera con mucha adrenalina y nunca te podés relajar”, dijo la artista y agregó: “Para mí, es esencial analizarse porque ahí es cuando uno puede ver sus errores. Tuve profesionales que me han ayudado mucho. Creo que lo fundamental es ser fiel a tus valores. Hay que ponerle amor y pasión a lo que uno hace, aunque a veces haya frustración y poco reconocimiento”.

A continuación, explicó que en sus comienzos ella no tuvo la posibilidad de estudiar: “El riesgo que tuve me sirvió para ser quien soy. Ahora, teniendo a mis hijos con todas las posibilidades, intento que les cueste un poco lo que hacen para que aprendan a valorarlo. Está bueno no quedarse cómodo en lo que te viene de arriba”.

“El reconocimiento que tuve fue de golpe. Empecé a trabajar a los 17 años haciendo desfiles en el interior del país. Después, me llamaron para varias publicidades y más tarde vino la televisión. Cuando me convocaron para ser actriz dije que no lo era. Probé tres meses y empecé a hacer cursos para prepararme para cada personaje”, declaró Araceli. Luego manifestó la intensidad que tuvo trabajar en Mujeres Asesinas: “Muchas veces la pase mal porque son mujeres que existen y eso te da miedo. Una vez ,nos dieron una charla y nos explicaron todo del lado psicológico. Nos dijeron que las mujeres aceptan que matan y lo hacen con ganas, convencidas. Eso me asustó mucho. La novela dio vuelta el mundo, tenía muy buena calidad”.

“Me siento exitosa en lo que hago y me divierto porque es lo que me gusta. Por eso soy muy selectiva”, declaró con seguridad y añadió: “El talento es un don con el que uno nace pero hay que trabajarlo. Me molesta las personas que copian, para mí, la autenticidad de cada ser humano es lo que lo hace más talentoso”. “Es muy importante la unión entre el actor y el director. No se puede trabajar solo. Lo que más disfruto del trabajo es la variedad, lo social y viajar. Es lo que hace que uno se forme y no esté encasillado”, garantizó la actriz.

En cuanto al deporte, declaró que hace gimnasia no sólo para estar bien físicamente y por la estética, sino también para sentirse plena. También habló de su hija Florencia Torrente: “Es como un clon mío. La gente entiende cómo es ella cuando me ve a mí y entiende cómo soy yo cuando la ven a ella. Ella no busca mi apoyo, trata de independizarse todo el tiempo, es muy fuerte. En mi familia, las mujeres tienen una actitud especial”.

A modo de conclusión de la conferencia, dialogó acerca de los proyectos a futuro: “Tengo miles, jamás voy a dejar de tenerlos. Mi abuela es una gran referente para mí. Uno se tiene que agarrar todo el tiempo de sus referentes. Era una mujer muy fuerte, nunca marcaba el dolor en su cuerpo, tenía una dignidad tremenda. Era esa persona que te ama de manera incondicional a quien no tenés que explicarle nada. Cuando uno se siente caer, vuelve a esos recuerdos, son sogas que te van agarrando”.

+ Agenda del evento
+ Galería de imágenes
+ Área de Teatro y Espectáculo


Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

Araceli González en UP

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones