Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

El riesgo es importante, pero no de una manera caprichosa, sino con un sentido determinado

Dijo Inés Estévez en el ciclo Escena creativa 8

En este ciclo, creado por la Facultad de Diseño y Comunicación de la UP, los protagonistas y creadores de hoy presentan su producción y reflexionan sobre su obra. Allí, esta actriz y directora, habló sobre los procesos de dirección de su espectáculo.

9/2/2009

El riesgo es importante, pero no de una manera caprichosa, sino con un sentido determinado

En la concepción general de un espectáculo intervienen varias prácticas que se conjugan para crear un objeto artístico que será confrontado con el público. Este seminario estuvo dividido en dos partes. En la primera de ellas, Inés Estévez trabajó el proceso de dirección que desarrolló en Grabado (Tape) de de Stephen Belber. En su propuesta, partió de los conceptos de diseño y comunicación para abordar el trabajo con los actores y con los distintos rubros artísticos y técnicos implicados en el espectáculo. 

Comenzó su charla haciendo una breve introducción a su concepción del arte: “Cualquier expresión artística involucra este concepto de diseño y comunicación. Uno, conciente o inconcientemente, crea para comunicar algo a alguien. Cuando uno expresa, entra en juego cierta totalidad, que tiene que ver con la interacción y la unidad. Por ejemplo, si alguien tira una piedra a un lago desde una orilla, esta acción va a impactar en la otra orilla. Sobre todo hoy en día, que hay una tendencia a creerse separado del resto, la expresión creativa colabora a consolidar esa unidad. Eso es lo que a mí me interesa del arte. Si uno dice o brinda algo, tiene una responsabilidad. Personalmente, me gusta tratar de contribuir con ciertos valores que sean positivos para la sociedad.”

“La obra de teatro fue escrita en los noventa, por lo que es joven, moderna, actual. Ese texto es la materia prima. Si yo tengo un buen texto, ayuda mucho para después construir una buena puesta”, dijo y explicó brevemente la trama. Trata de dos amigos de infancia, uno de los cuales –Juan- está insertado socialmente mientras al otro- Vicente- le fue bastante mal. A lo largo de la obra se da una inversión de roles, en el que el cuestionado pasa a ser el cuestionador. Entre ambos se da una rivalidad que se condensa en un conflicto de su pasado en el que hay una mujer –Ana- de por medio. “La anécdota es naturalista, pero habla de temas existenciales que van más allá de lo anecdótico como, por ejemplo, la mirada de  diferentes subjetividades sobre un mismo suceso. La distorsión del punto de vista de los personajes respecto de los hechos y sus percepciones es evidente. Como los personajes cuentan una historia que podría transcurrir en cualquier lado, preferimos que el espectador se pueda identificar. Se adaptó la historia para que sea local cambiándole los nombres y que, en vez de Chicago, transcurra en Rosario”.

“El riesgo es importante, pero no de una manera caprichosa, sino con un sentido determinado. Por ejemplo, la escenografía buscaba transmitir el vacío y el despojo que sienten los personajes, junto con la idea de incomodidad, ya que ellos están siempre en tensión. Dos elementos fundamentales fueron la luz y la música, sobre todo teniendo en cuenta que el espacio de la escenografía era muy abstracto. La luz se volvió protagonista de la escena, no era de esas iluminaciones imperceptibles que acompañan, sino todo lo contrario. Era cinematográfica y contaba mucho, transmitía, de una manera deliberada. Además, ilustraba con sonido conceptos claves de una manera casi coreográfica, como un videoclip.”

“Organicé la expresión en base a lo que quería comunicar. Tuve en cuenta mi propia experiencia como actriz, pero también mis objetivos de transmitir determinadas sensaciones y conceptos. El rol de la dirección no es un rol de poder, sino de servicio. El teatro es del actor. Me di cuenta que aplicaba todo lo que necesité muchas veces y no recibí. Quise ser una directora al servicio del actor, porque en general pasa a la inversa: se cree que el actor está al servicio del director. Intenté que perciban la confianza y el respecto que les tenía”, dijo y agregó: “El día de estreno me sentí como una madre cuando deja a los hijos en el jardín. Me daba pena tener que abandonarlos ahí en el escenario, porque es un momento muy duro, en el que quedan librados al público”.


Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

Allí está nuestro poder, saber quienes somos y permitir que haya otro que no sea yo

Como artistas creemos en el compromiso de dar testimonio

El debut es tremendo, no quiero ni pensar en lo que tengo que decir

El trabajo del director es absorbente: hay que ponerse el overol y trabajar en serio

Las mujeres trajeron al cine temáticas que no habían sido realizadas antes

Lo fascinante de la dirección es la posibilidad de crear un mundo

Se empieza por hacer un desglose de la producción para ver todo lo que hay que hacer y poder prever costos

Sentí como un flechazo, como cuando uno se enamora, ya está, es él, esto es mi vida, pensé

“Ensayes lo que ensayes siempre sentís que te falta, pero hay un punto en que no avanzás más: necesitás del público”

“La puesta en escena no es la idea genial de un director sino el trabajo de su equipo”

“Mi mirada del arte trata de buscar una inserción en el campo laboral”

Links sugeridos:

Carrera Diseño de Espectáculos

Minisitio Escena Creativa

Minisitio Espectáculo Palermo

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones