Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

Se empieza por hacer un desglose de la producción para ver todo lo que hay que hacer y poder prever costos

Dijo el productor ejecutivo Gustavo Schraier

En el ciclo Escena creativa 8, creado por la Facultad de Diseño y Comunicación de la UP, los protagonistas y creadores de hoy presentan su producción y reflexionan sobre su obra. Allí, este productor ejecutivo y artístico, habló sobre la producción de un espectáculo.

16/10/2008

Se empieza por hacer un desglose de la producción para ver todo lo que hay que hacer y poder prever costos

En la concepción general de un espectáculo intervienen varias prácticas que se conjugan para crear un objeto artístico que será confrontado con el público. Este seminario estuvo dividido en dos partes. En el segundo encuentro, Gustavo Schraier, desde su rol de productor ejecutivo y artístico analizó las distintas instancias que atravesó el espectáculo desde su concepción, pasando por el desarrollo de la ejecución de cada uno de los rubros hasta llegar al estreno y lograr un mantenimiento sostenido en cartel.

Comenzó su charla explicando la función del productor ejecutivo: “Una vez que un productor general tiene una idea y empieza a promocionar un proyecto a través de una serie de acciones, lo lógico es que lo secunde el productor ejecutivo. A diferencia de lo que se cree, el productor no es el que se encarga de la parte administrativa sino que ésta es sólo una de sus funciones ya que cohesiona tres áreas principales del espectáculo: técnica, arte y administración. El productor es el que lleva adelante, ejecuta”.

Luego explicó el proceso del armado del equipo en el caso puntual de la obra Grabado: “Fabián Strata fue el que compró los derechos de la obra y los tradujo. Él puso en marcha el motor de la obra. El equipo madre se completó con Inés Estévez, Fabián Vena y yo. Nosotros empezamos a buscar a los otros actores faltantes. La primera que apareció fue Carolina Tejera, quien nos impactó con una actuación suya en una obra de teatro alternativa. Luego apareció Guillermo Pfëning, que venía más bien del cine. Finalmente, contratamos a Coca y Mónica para el diseño escenográfico y de vestuario. Finalmente Gonzalo Cordova apareció como iluminador”. Comentó que la locación también adquiere importancia en el posicionamiento del espectáculo: “La sala, tras muchas idas y vueltas, terminó siendo el Konex, porque permitía una venta comercial (en ese momento estaba Rent) pero, al mismo tiempo, está un poco alejado del circuito principal de Corrientes. Además, la idea era amparar un poco a Inés de tanta exposición, ya que era su primera vez como directora”.

Otra de las tareas del productor es coordinar la recaudación de los fondos necesarios para llevar a cabo la obra: “Una obra de teatro comercial requiere, no sólo del capital del productor, sino de una serie de financiadores: desde sponsors a canjes comerciales y subsidios. Nuestro mainsponsor fue el Abasto, el principal aporte y con el cual de pautó una serie de acuerdos. Aparecieron otros sponsores menores que armaron una suerte de combo. También tuvimos canjes, por ejemplo con Clarín: ellos nos publicitaron en el diario y nosotros en toda la gráfica de la obra. En el caso de los canjes, no hay un intercambio de plata como con los sponsores, sino un truque según intereses”.

“Se empieza por hacer un desglose de la producción para ver todo lo que hay que hacer y poder prever costos. Producir el espectáculo antes del estreno es lo más costoso, pero después sigue habiendo gastos operativos: desde el planchado de la ropa y arreglo de materiales hasta el pago de los actores. El capital inicial permite ir poniendo en marcha el proyecto, pero luego es necesario adquirir más recursos. En base a nuestra meta, presupuestamos teniendo en cuenta tiempo, costo y gustos. Ahí se empieza a planificar en concreto y a controlar el presupuesto (por ejemplo: elegir tal o cual pintura, determinados paneles, etc.). La producción tiene que proyectar si la función va a salir de gira o no, porque en ese caso hay que prestar atención a que todo sea práctico y transportable”.

“La producción es un trabajo netamente colectivo. Implica mucha gente confluyendo hacia el mismo objetivo. Por eso debe haber coerción y coordinación. Siempre, en una obra, hay muchas personas. Uno suele conocer el nombre de los actores y la directora, pero además de eso hay un equipo de alrededor de 25 personas”, dijo por último.


Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

El riesgo es importante, pero no de una manera caprichosa, sino con un sentido determinado

El trabajo del director es absorbente: hay que ponerse el overol y trabajar en serio

Los productores tenemos muy mala fama, bien merecida, porque acudimos a todo tipo de recursos para llegar a un fin

Uno como productor o escritor tiene que estar atento a los temas que andan latiendo en la sociedad

Links sugeridos:

Carrera Diseño de Espectáculos

Minisitio Escena Creativa

Minisitio Espectáculo Palermo

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones