Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

“El teatro es un espejo”

Aseguró Antonio Grimau, actor

Durante el segundo cuatrimestre de 2015 se realizó la 22º edición de los Seminarios de Autor Escena Creativa.

29/1/2016

“El teatro es un espejo”

Estos cursos conforman un espacio de capacitación y actualización donde los protagonistas y creadores presentan su producción, reflexionan sobre su obra y explican técnicas.

Con la coordinación académica de Héctor Calmet y Andrea Pontoriero,
se abrió el ciclo con La magia de la actuación,por Antonio Grimau. El encuentro se planteó como una charla con los asistentes donde estos últimos fueron los que marcaron el recorrido de lo que se habló.

Para comenzar, se le consultó al invitado si algún personaje lo marcó, a lo cual contestó:
“Sin duda, el de Los Invertidos,de José González Castillo que dirigió Alberto Ure en el Teatro San Martín. La obra trata el tema de la homosexualidad y para mí ese personaje fue un desafío; venía de ser el galán de Canal 9. Trabajar en el teatro con Urey ensayar durante 6 meses fue algo que me cambió e incluso me permitió darle otro curso a mi carrera. Me encantan los desafíos porque es la forma para que un actor crezca”.

En relación a su primera obra, relató que fue
Los fusiles de la madre Carrar, de Bertolt Brecht, en un club del barrio de Almagro: “Mi primer paso por el escenario fue intuitivo, luego sentí que necesitaba un profesor. El primero fue Gené, después siguieron Fernández y Alezzo. Mi llegada al teatro fue casualidad, no venía de una familia con raíz artística. Escuchaba radioteatro y eso me encandilaba, y un día encontré un aviso que buscaban actores, me presenté y quedé”.

Respecto a las trabas de un actor a lo largo de su carrera, detalló que hay de distinta índole: “N
o hay muchas fuentes de trabajo y a veces uno queda afuera porque no tiene determinado físico. Ahora hay un poco más de diversidad en la aceptación de actores que no responden a un determinado perfil de altura o de cuerpo”. Prosiguió: “Luego, por ejemplo, con Gené, había un método de trabajo y yo venía de algo muy intuitivo y ante el método me paralicé. Él me dijo que tenía que recuperar eso intuitivo que yo tenía naturalmente. Fue mi maestro de ética, de vida y del teatro”.

Grimau destacó que para ser actor es necesaria la capacidad de acceder a la emoción, así como la salud y el cuidado del cuerpo, ya que es la herramienta de trabajo. “
También debe tener conocimientos de historia, de arte, de cultura y experiencia de vida: ver, observar a la gente, nutrirse de todo lo que tiene que ver con la vida misma”, aseguró.

En cuanto a las técnicas que utiliza, detalló que -previo a la función- ejecuta la relajación y la concentración, así como también piensa los pasos del personaje, pasa la letra y descansa. Por otra parte, mencionó las diferencias entre el teatro y la grabación en televisión: “
La experiencia de grabar es superficial, no hay posibilidad de ensayo. La letra está con alfileres, hay que tener memoria; utilizo la memoria visual y el movimiento para recordarla. Las tiras requieren muchas horas de trabajo, son una aplanadora. Yo sentía que se me iban los años haciendo de galán y por suerte apareció Los invertidos, eso me permitió hacer un trabajo que rompiera con el lugar en dónde se me había encasillado”.

A continuación, brindó un consejo para abordar al personaje: “No hay que juzgarlo, hay que encontrar siempre una justificación para poder interpretarlo y despojarte del ego. Para ser actor hay que ser perseverante y audaz”. Para terminar, opinó sobre el teatro: “Es un espejo, una ceremonia irremplazable que va a existir siempre, un ida y vuelta con el espectador que es parte del espectáculo también, por lo que aporta con sus emociones. Es un acto vivo y maravilloso”.

+ Agenda del evento
+ Galería de imágenes
+ Área de Teatro y Espectáculo



Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

La magia de la actuación

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones