Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

“El director tiene que incluir en la obra algo que lo mueva personalmente”

Expresó Lía Jelín, bailarina, coreógrafa, actriz y directora

El 7 de septiembre se realizó una nueva edición de Diálogo con Artistas 2015, organizado por la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.

10/11/2015

“El director tiene que incluir en la obra algo que lo mueva personalmente”

Entre los trabajos como directora figuran Confesiones de mujeres de 30, Los caballeros, Monólogos de la vagina, Dios mío, Aryentains, El día que Nietzche lloró y Toc Toc.

La pregunta insignia del ciclo, tal como expresó Dozo, refiere a los juegos de la infancia del invitado. Así, Jelin recordó sus años jugando en la calle con sus amiguitos del barrio. “Era un poquito varonera, me subía a los arboles, jugaba a rayuela, a la mancha. Saltábamos a la soga cantando tangos”, rememoró. En esos años, también tuvo lugar su primer contacto con el arte de la mano del ciclo Colón al Aire Libre, que exponía la programación del teatro en Parque Centenario. “Me vi todo el ballet y las óperas que se daban ahí. Luego me mandaron a estudiar piano, pero lo odiaba. Una vez se inundó la casa y me puse a tirarle agua encima a ver si se rompía. ¡Yo lo que quería era bailar!”, contó entre risas.

Fue esa rebeldía la que llevó a Jelin, a los 17 años, a irse a Israel a vivir y trabajar en un kibbutz: “Allí, todos trabajan según su capacidad y reciben según su necesidad, no hay niveles sociales. Pero, a los 2 años de estar allá, me di cuenta de que eso no me alcanzaba. Seguía queriendo estudiar danza”. Así, la actiz decidió trabajar en un orfanato de Jerusalén para dedicar el resto del día a estudiar danza. Pero, poco tiempo después, enviudó y decidió volver a la Argentina, donde se conectó al instante con el mundo de la danza moderna.

“Decidí bailar porque no podía hilvanar dos palabras. Me costaba mucho expresarme”, reflexionó Lía y agregó: “Después de hacer muchas coreografías para teatro infantil, empecé a hacer puesta en escena. Siempre salté de una punta a la otra, nunca me quedé en el snobismo del arte”.

La charla siguió y profundizaron en el proceso de elección de los actores ideales para una obra teatral. En ese sentido, la directora expresó: “Si no hay dupla de primer y segundo actor que trabajen bien con el director, estamos en problemas”. “Un director tiene que saber, primero, si le gusta o no la obra. Luego, tener la visión de qué mostrar y cómo mostrarlo. Después, hay varios niveles de trabajo. Para empezar, la concepción general de por qué, cómo y cuándo. El director tiene que incluir en la obra algo que lo mueva personalmente también; el imponderable que sucede cuando uno lee una obra es lo que determina ese foco personal. También juega el imaginario que uno percibe en el público, trabajar con el instinto, la cultura, el deseo. Y luego transmitírselo a los actores. El actor necesita cosas concretas, no filosofía. Es un instrumento de transmitir emociones, pero el director a veces no sabe que botón tocar para que suene afinado”, concluyó. 

+ Agenda del evento
+ Galería de imágenes
+ Área de Teatro y Espectáculo


Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

Lía Jelín en UP

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones