Noticias de la Facultad de Diseño y Comunicación

Hay un montón de rubros que van encaminados, casi al mismo tiempo, para desembocar en un estreno

Dijo James Murray en la Facultad

Este actor y director estuvo presente en un Seminario de Autor, espacio académico creado por la Facultad de Diseño y Comunicación de la UP, para hablar de las instancias de la dirección de un espectáculo musical, partiendo del libro, pasando por el casting, el trabajo con los actores – bailarines – cantantes y el equipo creativo, hasta finalmente lograr plasmarlo sobre el escenario.

13/2/2009

Hay un montón de rubros que van encaminados, casi al mismo tiempo, para desembocar en un estreno

El espectáculo musical se ha transformado en un fenómeno de mucha repercusión en la audiencia porteña, logrando un lugar destacado entre el público de todas las edades. La creación de un espectáculo de estas características configura un tipo especial de dirección que plantea una mirada global y a la vez particular sobre cada uno de los distintos lenguajes que confluyen en el espectáculo final.

James Murray comenzó su charla hablando sobre la historia y el panorama actual de ese tipo de espectáculos en Argentina: “La comedia musical es un circo de tres pistas. Recién en los últimos años, esta aventura de hacer musicales empieza a tomar auge acá en el país, si bien Pepe Cibrian ya venía trabajando su propia fórmula, como Drácula, con la que le fue muy bien. Luego, con el 1 a 1, vinieron de afuera producciones como Chicago y La bella y la bestia”. Explicó después que en Argentina la comedia musical no es una industria, como lo es en Estados Unidos, ya que hay apenas dos grandes musicales por año, por lo que los actores no tienen la oportunidad de entrenarse ni foguearse en audiciones. Pero dijo que la contracara positiva es que hay cada vez más proyectos chicos que logran llevarse adelante.

Luego se centró en el proceso de realización del musical Rent, cuyo caso particular fue bastante extraordinario ya que los derechos se compraron del guión y no de la puesta, lo cual les dio cierta libertad. Al respecto, explicó: “Generalmente, cuando se otorgan los derechos, se piden los curriculums del director y otros principales encargados. Es una forma de proteger la propiedad. Se pueden imaginar entonces que es un juego de fichas muy cuidadoso ya que el productor debe estar precavido de que nadie compre los derechos antes de tiempo. Además, los derechos tienen una fecha de vencimiento de un año, por lo tanto, con la firma empieza la cuenta regresiva. Una vez que se estrena, pueden expandirse, ya que la recaudación va a parar, en parte, al bolsillo del autor. Por todos estos factores, si el productor no está enamorado del proyecto, no es conveniente que se embarque en la realización de una comedia musical”.

Los derechos de Rent los compró el Konex y publicó en el diario un aviso donde decían que no tenían un director asignado a la obra, todavía. “Yo fui a una entrevista con ellos y sugerí al resto de la producción, con los cuales ya había trabajado. Paralelamente entrevistaron a Valeria, y terminamos trabajando los dos en el proyecto, ella más orientada a lo visual y yo a lo actoral”, dijo y agregó: “La elección del equipo de trabajo es fundamental para que la obra llegue a buen puerto. Sin la colaboración de todo el equipo, esto es imposible. Todos los ingredientes pesan. Se prioriza el talento, pero también la calidad humana de las personas. Hay un montón de rubros que van encaminados, casi al mismo tiempo, para desembocar en un estreno”.

Contó que, en la adaptación de la obra le dieron cierta libertad poética al traductor para que la música conservara su encanto, modificando los versos que sonaban feos. También se modificaron algunas alusiones muy específicas al contexto newyorkino, y se trabajó con el voceo porteño. “Todas estas son elecciones que uno tiene que hacer al readaptar la obra. Nosotros elegimos un punto intermedio, conservamos algunos elementos del espíritu de Nueva York, pero tratando de que siempre significaran algo para el espectador argentino, sino se hacían los cambios”.

Rent trabaja un concepto urbano, joven, de artistas en lucha, a través de la música y el baile. “En esta obra, el canto era lo principal, por ahí empezaron las audiciones. Luego fueron a lo actoral. Se audicionaron más de 2400 personas en el lapso de un mes. Lo cual significó escuchar la misma canción ese número de veces. Eso llevó una organización inmensa en cuanto a fichas y curriculums. La firma del contrato fue individual. Cuando estuvieron todos firmados, se organizó una cena con todos los integrantes para hablar mejor del proyecto. Los que estuvieron presentes, explicaron qué significaba Rent para ellos, lo cual fue muy interesante y motivador a nivel grupal”.

Contó que en su obra había mucha gente dando vueltas, entre los que se incluía un bombero full time porque se trabajaba con fuego en la obra. Finalmente, concluyó hablando de los elementos inesperados que aparecen en cualquier espectáculo y, sobre todo, en obras que trabajan con tantas personas e implican una puesta muy trabajada: “Uno prevee hasta cierto punto, después tiene que ir lidiando con los imprevistos. Todo se modifica sobre la marcha. El director tiene que saber si algo cambia, ya que se produce una reacción en cadena”.


Categorías a las que pertenece esta nota:

Teatro y Espectáculos

Otras notas relacionadas:

El proceso de la puesta en escena

Hay dos caminos para el decorador: representar lo que les pasa a los personajes, o ir por la contraria

La música actúa creando determinadas atmósferas emotivas más allá de su género

Lo fascinante de la dirección es la posibilidad de crear un mundo

Me gusta la investigación y la búsqueda en el trabajo teatral

Un coreógrafo es básicamente un coordinador que trabaja con el cuerpo, el espacio y el tiempo

“Tanto para un escenógrafo como para un vestuarista es importante tener una formación integral”

Links sugeridos:

Carrera Diseño de Espectáculos

Escena Creativa

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones