1. Diseño y Comunicación >
  2. Proyectos de Graduación >
  3. El diseño no diferencia, hace la diferencia

El diseño no diferencia, hace la diferencia

(Recreación acuática para chicos discapacitados)

Autor: Leveratto, Javier
Carrera: Diseño Industrial
Categoría:
Línea Temática:
Fecha de aprobación: Diciembre 2008




Palabras Clave:


La discapacidad es un nicho inexplorado por el diseñador industrial, más bien, un mundo aparte. En el país, la cultura de la inclusión crece día a día, se impone en el equipamiento urbano y en la educación. Es un momento clave para profundizar el cambio y la adaptación del diseño a la problemática planteada.

Muchas veces el diseñador no se da cuenta de la influencia que puede llegar a tener con sus productos, directa o indirectamente, en el usuario.

Los productos ortopédicos que existen en el mercado son netamente funcionales, básicos, como si no hiciera falta un proceso de diseño y desarrollo total. Algunos productos importados, de un valor económico alto, que no brindan la posibilidad de probarlos y testear si es el correcto.

Ante la falta de productos adecuados, son los padres, junto a los médicos y fisiatras, quienes, sin conocimiento de producción, materiales y tecnología, realizan los objetos, de manera artesanal, para hacer que la vida cotidiana de quienes padecen alguna discapacidad sea más “agradable”.

Al recolectar información, antecedentes y testimonios, se hace notoria la falta de productos integrales para chicos con capacidades especiales.

Cuando hablamos de productos integrales para niños, nos referimos a productos que no discriminen, que su uso no atraiga la mirada ajena como un foco de atención hacia lo extraño.

Muchos niños parecen estar sometidos a un aparato de tortura al usar productos pediátricos ortopédicos, que, sin lugar a dudas, los ayuda físicamente pero que podrían hacer mucho más por ellos, son productos pensados para durar toda la vida, y de esta forma están llenos de regulaciones, piezas y correas. Lo ideal sería crear productos y situaciones para que los chicos, cuyas patologías lo permitan, puedan relacionarse integralmente y de esta forma fomentar su autonomía y autoestima en un mundo lleno de barreras y piedras que no los ayuda a crecer.

Los productos existentes diferencian a los chicos; ellos lo sienten y les genera un daño psicológico que, en todos los casos es contraproducente. Estos chicos “diferentes”, sienten, piensan y entienden. Muchas personas que no tienen relación con niños con patologías, no toman suficiente conciencia de esto. Es por eso que, el objetivo de este proyecto, es realizar un producto que cumpla con los requisitos físicos y ortopédicos necesarios y que utilice el diseño como herramienta de inclusión y generando en chicos sin discapacidad ganas de usarlo y de esta forma, integrar, a “todos” los chicos.

¿Por qué el proyecto apunta solamente a los chicos y no a los adultos?

Los niños, con una vida por delante, se enfrentan día a día a una realidad que no buscan. Son los primeros en sentirse discriminados y no pueden superarlo por sí mismos. Necesitan del apoyo incondicional de su familia y ayuda especializada en todos los casos. Es necesario que existan productos que los ayude a desarrollarse, con una estética acorde, acompañándolos cada día de su vida. A diferencia del resto, estos chicos necesitan de este tipo de productos para poder llevar a cabo una vida “normal”.

Cuando un chico necesita una silla ortopédica para sentarse en la mesa, estamos hablando de maderas, tornillos, correas y miles de regulaciones. Con un buen fin, los creadores de estos productos, intentan abarcar la mayor cantidad de edades y discapacidades posibles, pero en una mesa donde todos utilizan una silla normal es notoria la diferencia con un producto netamente ortopédico, “porque funcionan como un factor discriminador: la gente primero ve el aparato antes que a la persona”. Esta situación es la que hay que evitar, sería ideal quitar el foco negativo de atención del producto y centrar la atención positiva en la persona.

El mundo de la discapacidad contempla diferentes situaciones con diversos productos como andadores, bicicletas, sillas, cubiertos, entre otros tantos.

Sin embargo, los productos diseñados para discapacidad en el medio acuático son realmente escasos. El agua, la pileta y la natación tienen cualidades que ayudan al chico a relajarse y moverse con libertad, está probado que la temperatura del agua y el vapor ayudan notablemente en ese aspecto.

Hoy por hoy en Argentina, solo se usan productos como el “Flota flota”, un tubo flexible de polietileno expandido que viene en varios colores. Agregándole correas, sujetas a los brazos de los chicos, logran que puedan nadar “solos” y no hundirse, pero siempre es necesaria la supervisión de un adulto.

El fin del proyecto es realizar un producto para chicos con capacidades especiales que les permita disfrutar de la recreación acuática en un ámbito social integrador. De esta forma lograr un clima de compañerismo, solidaridad y diversión que los ayude a sentirse “parte” y que, sus parientes, amigos y terceros los vean como tal.

[descargar en PDF]



Enviar a un amigo el proyecto



VERSITIOSDC

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones