Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº17 >
  4. De los pueblos originarios a la moda actual

De los pueblos originarios a la moda actual

Aconcha, Diana Carolina

Actas de Diseño Nº17

Actas de Diseño Nº17

ISSN Impresión 1850-2032
ISSN Online: 2591-3735
DOI: https://doi.org/https://doi.org/10.18682/add.vi17

IX Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” V Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Comunicaciones Académicas

Año IX, Vol. 17, Julio 2014, Buenos Aires, Argentina | 256 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Propuesta metodológica

La siguiente investigación, recorre de manera meticulosa, las diferentes instancias y metodologías en las que se puede comprender la hibridación gestada entre la producción textil de las comunidades originarias en Latinoamérica y la moda actual. La investigación como tal, busca generar en los diferentes ámbitos académicos y de diseño interés en preservar a través del diseño la producción ancestral textil.

La primera y gran parte, describe la hibridación entre la producción artesanal de las comunidades indígenas Colla en Argentina y la moda; para esto fue necesario conocer el entorno, el contexto histórico y social en el que se desarrollo el intercambio de saberes, de igual manera se estructuraron entrevistas que demostraran la visión de diferentes diseñadores de indumentaria en argentina y su interés en la producción ancestral, a partir de esto, se crearon y trabajaron metodológicas que ayudaron a comprender de manera adecuada la relación gestada con las comunidades Colla. La interacción con la comunidad, se constituyo como la herramienta clave en el proceso investigativo, ya que a través del mismo se reconocieron las diferentes técnicas de la producción ancestral, lo que aun se preserva de las mismas, la situación actual de la comunidad, el proceso en el cual empieza a hibridarse con la moda, y el papel del diseñador en pro de conservar la cultura ancestral.

Aplicación de técnicas investigativas con estudiantes

En la ultima parte, las metodologías investigativas aplicadas en Argentina, se implementan en Colombia, con la comunidad indígena Wayyu y los estudiantes de Diseño de modas de la Fundación Universitaria del Área Andina, en el recorrido fotográfico se muestra como diferentes estudiantes, interactúan con la comunidad, con su entorno y con el desarrollo artesanal, la interacción como factor fundamental de las metodologías investigativas de  convierte en la dinámica más relevante en las didácticas de aprendizaje.

Las estudiantes, pudieron reconocer el espacio físico y cultural en el que se desarrolla la actividad textil, y como el mismo está en peligro de extinción debido a los desmanes del mundo moderno, a partir la interacción entre comunidades indígenas y estudiantes, se pretende realizar capacitaciones a artesanas indígenas de la zona, contribuyendo así a potencializar su proceso creativo.

De los pueblos originarios a la moda actual. Caso Argentina

Buenos Aires se pinta de diferentes colores por medio de las vidrieras que temporada tras temporada señalan los parámetros a seguir para los consumidores fieles de la moda. Estos consumidores buscan satisfacer sus necesidades estéticas, físicas, y personales haciendo de la indumentaria una manifestación de su entorno y los nuevos acontecimientos que se van gestado en la cotidianidad porteña.

Mientras esto sucede, del otro lado, en el noroeste del país, se halla en la profundad y complejidad de los tejidos Collas, los vestigios de una cultura ancestral que aun sigue vigente y que es argentina. Pueblos originarios intentando mantener el dominio de sus tierras y lo que queda de sus culturas. Comunidades originarias que mantienen la producción artesanal más por fervor a sus raíces que a la productividad de las mismas.

Dos lugares diversos en un mismo país, con situaciones que no confluyeron durante un largo camino histórico y que el día de hoy, en pleno siglo XXI se relacionan para establecer un vínculo que se entabla en el marco del auge de las producciones artesanales como una nueva tendencia en crecimiento. Los diseñadores de indumentaria empiezan a percibir los beneficios de establecer algún tipo de relación con la riqueza artesanal de las comunidades originarias, teniendo en cuenta el éxito de diferentes realizaciones con intervención aborigen en el resto de latinoamericana.

Las nuevas miradas focalizadas al entorno local, replantearon la utilización y la aplicación del textil y los gráficos aborígenes como alternativa productiva en el desarrollo de las creaciones, generando esto que a nivel comercial se introdujera una mirada que relacionara en alguna instancia lo aborigen con la identidad argentina. Lo que resulta de interés en este caso es el tipo de propuestas que se han ido generando a causa de esta relación y la trascendencia de las mismas en un mercado que empieza a reconocer las propiedades técnicas ancestrales de las comunidades originarias y su pertenecía en la identidad argentina.

En la sociedad actual aborigen de los Collas (comunidad aborigen argentina), el tejido se sigue manifestando ya no solo como lenguaje, ahora más allá de ser una técnica ancestral que se transfirió de generación en generación, se define como una de las fuentes principales de ingresos, sostenimiento y de difusión de su existencia, los cambios notados y generados a lo largo de la historia no le quitan significado simbólico porque se siguen realizando desde la premisa de la identidad del artesano, por lo tanto, los textiles aborígenes que fueron definidos como mapas simbólicos, en la actualidad hoy se constituyen como piezas comerciales que profesan la identidad de una comunidad Colla que se manifiesta aun como originaria. Este vínculo encausado de la manera adecuada puede ayudar a generar trabajo y puede forjar un movimiento interesante encausado hacia la revalorización, la movilización y el trabajo justo. No se puede seguir creyendo que las comunidades originarias tienen que estancarse en el tiempo, es necesario entender y comprender que las mismas también evolucionan y que esta relación establecida con el mundo de la indumentaria les puede ayudar a potenciar su inclusión en la sociedad actual. La conjunción entre la moda y lo aborigen puede generan un beneficio mutuo, pero es importante tener en cuenta que en este momento las comunidades originarias presentan una mayor dependencia del diseñador cuando se establece el vínculo. Si el artesano no sabe manejar la producción, y no sabe como comercializar la misma, es muy probable, en primera instancia que la relación que se viene estableciendo no genere los mismos beneficios. Se deben empezar a establecer pautas de trabajo justo para los artesanos que se vinculan con estos diseñadores, además de capacitaciones que les permitan potenciar su producción artesanal y comercial, es importante que no solo se establezca un vínculo superficial, sino que se instaure una conjunción que pueda ayudarle a las diferentes comunidades originarias a trabajar de manera digna en sistema de trabajo que les permita establecerse y sostenerse en un mercado que cada vez más complicado, no solo se trata de establecer un sistema que les permita vivir a través de su producción artesanal, sino de brindar herramientas para que los originarios puedan difundir la existencia del arte popular aborigen en la argentina.

Los artesanos no cobran lo justo, trabajan más por amor a sus raíces y a la artesanía que por la rentabilidad de las mismas.

Al viajar a lo largo de las provincias de Jujuy y Salta se encontraron diferentes artesanos colla buscando la manera de potenciar su artesanía y darle difusión a sus ideas. El problema no radicaba únicamente en que los artesanos no sabían cómo comercializar sus productos, el problema también radicaba en que la producción industrial proveniente de otros países estaba invadiendo los centros turísticos. La conjunción que se viene estableciendo con el diseño los entusiasma, y les permite soñar con la posibilidad de reconocimiento y de un nuevo sistema de trabajo digno.

La relación se debe hacer más fuerte, no se trata solo vincular elementos del arte popular aborigen en la moda, se trata de generar un sistema de trabajo en el que todos puedan beneficiarse.

En esta instancia, son muchos los diseñadores que vienen relacionándose con las comunidades originarias, pero en realidad son muy pocos los que han establecido una relación justa de trabajo y de difusión de las poblaciones, el artesano originario está trabajando por precios que no dan cubrimiento a la inversión de tiempo y de dinero, la relación que se viene estableciendo resulta desigual, es necesario que al artesano también se le capacite, no solo para que pueda potenciar las cualidades de su producción sino también para que sepa vincularse con los diferentes diseñadores. De esta manera fue pertinente encontrar los factores que llevaron a los diseñadores de indumentaria a realizar estas apropiaciones de manera adecuada y de la misma manera analizar si esta hibridación puede establecerse como una relación productiva, rentable y enriquecedora para las comunidades aborígenes.

Es el momento donde debe empezar a actuar el diseñador, el investigador, el artista, el profesional de cualquier índole, donde debemos empezar a actuar todos, no se trata únicamente de satisfacer las necesidades de los nuevos mercados que se van gestando, se trata de empezar a actuar más allá de lo que puede llegarse a hacer, empezar a trabajar en pro de sostener nuestra cultura, definir nuestra identidad y cuidar nuestro patrimonio por medio de la difusión de la identidad originaria, su riqueza, su visión, su color, su potencial y su existencia. Esta visión nos da la posibilidad de reconocernos y de plantearnos orgullosamente como latinoamericanos.

Planteamiento del problema

A lo largo de la historia la indumentaria argentina se ha caracterizado por estar a la par de las últimas tendencias de la moda europea, debido a esto se señalaron modelos estéticos e imaginarios sociales, que determinaron los patrones de diseño en las creaciones de indumentaria en la capital porteña. Es por esto que no se generó la necesidad, ni el espacio para relacionar o involucrar la producción artesanal de las comunidades aborígenes en el desarrollo de las creaciones porteñas.

A partir del 2001 el diseño argentino toma nuevos rumbos; la crisis económica y social de la época incide de gran manera en la gestación de nuevos emprendimientos de diseño que empiezan a establecer modelos, formas, estilos y propuestas con identidad propia. De esta manera y años más adelante, los diseñadores porteños empiezan a ser reconocidos a nivel internacional como creadores de tendencias; dejando ver a través de sus producciones una gran gama de innovaciones generadas principalmente  por la búsqueda, la exploración, la implementación e investigación de herramientas que brindaran valores agregados a sus productos y que pudieran funcionar de manera comercial.

En los procesos de exploración y de implementación generados por los diseñadores se empezaron a vislumbrar algunas apropiaciones y acercamientos por parte del diseño de indumentaria porteño al desarrollo artesanal textil y gráfico de las comunidades aborígenes argentinas, estableciéndose a través de esta interacción una nueva forma de exploración que con el tiempo tomaría fuerza y se empezaría a gestar como una tendencia en auge y en crecimiento.

Organizaciones e instituciones empezaron a prestar subsidios a proyectos en los que se involucrara la artesanía aborigen, se comenzaron a afianzar las relaciones y en la capital porteña se abordaron vitrinas, producciones, gráficas y publicaciones con identidad aborigen y una fuerte relación con el noroeste argentino, debido a la gran cantidad de artesanos descendientes aborígenes que seguían produciendo artesanía en esta zona.

A lo largo del territorio Latinoamericano la relación entablada entre comunidades aborígenes y moda se venía gestando con éxito a tal punto que se empezó a establecer una tendencia con una fuerte influencia originaria en las producciones de moda. Se empezaron a ver en pasarelas internaciones, tejidos en caña flecha realizados por artesanos aborígenes colombianos, molas realizadas por aborígenes panameños, aguayos artesanales de Bolivia, y simbología relacionada con toda la región andina.

Una tendencia que llamaría la atención de diferentes y aclamados diseñadores de indumentaria porteños y que favorecería en gran medida el afianzamiento de la relación entablada entre la producción artesanal aborigen del noroeste y la moda porteña contemporánea.

De esta manera fue pertinente encontrar los factores que llevaron a los diseñadores de indumentaria a realizar estas apropiaciones y de la misma manera analizar si esta hibridación puede establecerse como una relación productiva, rentable y enriquecedora tanto para las comunidades aborígenes como para los diseñadores porteños.

Por esto fue necesario indagar en primera instancia de qué manera se hibridaron las técnicas textiles y los gráficos de las comunidades originarias del noroeste argentino con las técnicas contemporáneas de la moda porteña, identificando de esta manera las apropiaciones que se realizaron, y si esta relación enmarcada en el auge de las producciones artesanales, pudo aportar a la difusión de las realizaciones artesanales de las comunidades originarias del noroeste argentino.

De igual forma se analizó que esta hibridación podía establecer una relación que además de ser rentable en términos económicos, podía llegar a difundir el arte popular de las comunidades originarias, se analizó si la misma le brindaba valor agregado a las producciones de diferentes y reconocidos diseñadores de indumentaria porteños y a su difusión internacional. De la misma manera se determinó a través de la investigación el resultado de esta relación y como la misma generaba beneficios desiguales en ambas instancias.

Fue importante plantearse como objetivo el hallar, conocer y analizar, las razones y modos por las cuales, las técnicas y gráficos de las comunidades originarias de una argentina sin memoria aborigen empezaba a hibridarse en el Pret a porter y la alta costura porteña; esto para poder contextualizar el proceso en el que se fue gestando esta relación, sus interventores más relevantes, las consecuencias de esta mezcla y su proceso en la actualidad. A partir de esta hibridación nacieron influencias, estilos y apropiaciones que han intervenido en la gestación de una relación, entre la producción artesanal textil de las comunidades originarias del noroeste argentino y la moda porteña contemporánea.

Planteo metodológico general

Se trabajó con el método cualitativo, ya que la investigación requirió de la búsqueda de conceptos y argumentos en profundidad relevantes y pertinentes, que pudieran establecer y comprobar, las diferentes variables de la relación que se viene estableciendo a lo largo de la historia entre la moda porteña y las comunidades originarias en argentina. Para esto fue importante conocer el proceso en el cual se empezaron a gestar alianzas entre las dos instancias, ayudando a comprender cuáles fueron los principales actores a lo largo del proceso. Fue así que se llevó a cabo una investigación que buscó generar un recuento histórico del proceso en el cual la indumentaria porteña empezó a integrar técnicas y símbolos de las comunidades originarias, para esto fue necesario capturar los testimonios de diferentes y reconocidos diseñadores y especialistas que pudieran contextualizar el proceso del desarrollo de una tendencia en desarrollo. En primera instancia para poder entender el contexto social y cultural de las comunidades del noroeste del país se realizó un trabajo de campo, se investigaron los procesos textiles más relevantes de las comunidades Colla de las poblaciones de, Tilcara, Humauaca, San Antonio de los Cobres, y San Isidro, se realizaron entrevistas y se recolecto material fotográfico y de video contextualizando el estado actual de las caracterizaciones textiles y simbólicas de las poblaciones aborígenes.

Resultados - conclusiones

La entrevistada Susana Larrambeberre concluye que “A la moda argentina y latinoamericana había que ponerle una impronta de lo que es diferente de Europa es decir tenía que aparecer la raíz” (comunicación personal, 2011) La investigación empieza con una premisa, la moda argentina que se había estado caracterizando a lo largo de la historia por tener una fuerte influencia europea y que develaba tendencias relacionadas con la estética francesa y inglesa, había cambiado a partir del 2001 y en su proceso de cambio había empezando a involucrar aspectos de las caracterizaciones artísticas y artesanales de las poblaciones originarias.

La relación se había comenzado a gestar en diferentes países, el diseño de indumentaria latinoamericano empezaba a promover las virtudes de las poblaciones originarias, la conjunción no solo generaba propuestas de diseño novedosas con identidad local sino componía el desarrollo de una nueva tendencia a través del involucrarse con las poblaciones aborígenes. El impulso de esta nueva tendencia latinoamericana principiaba a vislumbrarse en una Buenos Aires generando que se empezara a reconocer la presencia de las poblaciones originarias.

A través de la investigación se puedo establecer que la relación entre indumentaria y artesanía aborigen se empieza a dar a mediados de los años 70, la conjunción era establecida por artistas que buscaban a través de la innovación generar nuevas ideas por medio de propuestas que involucraran la artesanía textil de las comunidades Colla del noroeste argentino, definiendo este hecho en primera instancia la comunidad aborigen con la cual a lo largo de camino histórico se empezarían a desarrollar la mayoría de vínculos.

Fue a partir de este análisis que se pudieron definir las los gráficos y las técnicas de la comunidad Colla que se hibridaban con la moda porteña contemporánea, la correlación en la mayoría de los casos estaba relacionada con la apropiación del textil y específicamente con el tejido barracan, la primera en percibir los beneficios de la conjunción fue Mary Tapia, quien desde su primer acercamiento al arte textil aborigen, destaco las propiedades del barracan como textil de gran calidad y alto valor cultural. Es importante concluir que las diferentes crisis sociales y económicas incidieron en la asimilación de nuevos conceptos culturales que dieron apertura en mayor medida a la hibridación entre indumentaria y pueblos originarios, hechos como la guerra de las Malvinas, la aparición del rock nacional y la crisis económica del 2001 constituyeron quiebres importantes que generaron una mayor aceptación de las comunidades aborígenes en general. Es importante tener en cuenta que la hibridación entre moda y comunidades originarias fue desarrollándose de manera paulatina, y que aun en la actualidad, está en pleno desarrollo, la conjunción se a afianzo gracias al éxito de las diferentes propuestas de indumentaria latinoamericanas que incorporaban caracterizaciones de la artesanía aborigen. Sin embargo es importante tener presente que las tendencias de la moda europea siguen influenciando en alguna instancia la indumentaria porteña.

En la entrevista a Susana Larrambeberre:

Los antropólogos dicen, que cada vez que desaparece una cultura desaparece una manera de estar en el mundo, y yo creo que nosotros tenemos nuestra manera de estar en el mundo y la estamos dejando de lado , la estamos desperdiciando ,armando una mala copia de otras partes. (Comunicación personal, 2011)

En esta instancia, son muchos los diseñadores que vienen relacionándose con las comunidades originarias, pero en realidad son muy pocos los que han establecido una relación directa con el trabajo de las poblaciones, en la mayoría de los casos la relación es establecida de forma lejana y en muy pocas instancias la simbología es involucrada, sin embargo las relaciones que se han establecido han generado nuevas modalidades de trabajo para el diseñador, han forjado el crecimiento de nuevos mercados interesados en la artesanía aborigen argentina y han establecido parámetros de diseño lejanos a los europeos y los ingleses. En la entrevista a Susana Larrambeberre:

Si nosotros pudiéramos incorporar todo eso, a nuestro diseño de moda me parece que le podríamos dar una impronta totalmente distinta y creo que es importante esto , incorporarlo con la libertad del diseñador, que no sea una copia de la ropa folclórica, sino que sea algo que tenga el aroma de América. (Comunicación personal, 2011).

Hoy por hoy se puede concluir que esta hibridación puede resultar altamente productiva para los diseñadores no solo porque a partir de la incorporación se pueden desarrollar nuevos procesos de diseño, sino también porque esta conjunción, es generada en respuesta a un mercado en crecimiento y en respuesta al auge de una tendencia que viene afianzándose en Latinoamérica. La relación se ha hecho más fuerte, a partir de los últimos años, diseñadores destacados de diferentes ámbitos buscan desarrollar colecciones que puedan manifestar algún tipo de identidad aborigen, esto lo que refleja en realidad es que el mercado interesado en adquirir este tipo de producciones se ha acrecentado y que las propuestas de indumentaria porteñas con elementos de la artesanía aborigen del noroeste se están constituyendo como creaciones rentables en el mercado. No se trata solo de vincular elementos del arte popular aborigen en la moda, se trata de un sistema de trabajo en el que tanto diseñadores como artesanos han podido beneficiarse.

Se podría llegar a concluir que la mayoría de diseñadores que han involucrado en sus creaciones técnicas o simbología de las comunidades Collas han sido altamente reconocidos y avalados a nivel nacional e internacional, diseñadores como Francisco Ayala o Marcelo Senrra logran caracterizar sus creaciones no solo por su calidad y originalidad, sino porque también las mismas de una u otra manera dan difusión a la existencia de las poblaciones aborígenes en argentina.

Al viajar a lo largo de las provincias de Jujuy y Salta se encontraron diferentes artesanos Colla buscando la manera de potenciar su artesanía y darle difusión a la misma. El problema no radicaba únicamente en que los artesanos no sabían cómo comercializar sus productos, el problema también radicaba en que la producción industrial proveniente de otros países estaba invadiendo los centros turísticos. La conjunción que se viene estableciendo con el diseño los entusiasma, y les permite soñar con la posibilidad de reconocimiento y de un nuevo sistema de trabajo digno. Las poblaciones Colla se han ido distanciando en mayor medida de sus costumbres y sus prácticas, en la mayoría de los casos, los artesanos desconocen los significados de las imágenes que reproducen y la labor del tejido está dejando de ser practicada por las nuevas generaciones, ya que estas no ven rentabilidad en la perpetuidad de las prácticas artesanales. Hoy por hoy se puede generar una revalorización de las técnicas, de los procedimientos y de los tejidos, a partir de la relación que se ha establecido con la moda porteña.

En una latinoamericana que busca unificarse, en un pueblo argentino que se caracteriza en la actualizad por ser cosmopolita y multicultural, en una ciudad que destaca al diseño como una de sus mayores virtudes llega la influencia ancestral. Hoy por hoy se puede hablar de diseño de indumentaria argentino con identidad aborigen, y de propuestas de indumentaria novedosas y rentables capaces de movilizar comunidades.

Nota:

Este texto corresponde al trabajo de investigación culminado de la Maestría en Diseño Universidad de Palermo.

Bibliografía general

Aranda, D. (2010). Argentina originaria, genocidios saqueos y resistencias. Buenos Aires: Lavaca.

Beuchat, S. (2010). Marcelo el grande. Mujer: Consorcio periodístico de Chile.

Garcia, C. (1999). Las industrias culturales en la integración latinoamericana, Buenos Aires: Eudeba.

Garcia, C. (2001). Culturas Hibridas. Buenos Aires: Editorial Paidos.

Casimiro, J. (2009) Tapiz del norte argentino - manual faz de trama. Buenos Aires: Maizal Ediciones.

Corchera, R. (1998). Ponchos de las tierras de la plata. Buenos Aires: Verstraeten Ediciones.

Columbres, A. (1997). Colonización de la América indígena, Madrid: Ediciones El sol.

Columbres, A. (2004). América como civilización emergente. Madrid: Ediciones El sol.

Fiadote, A. (2008). El diseño indígena argentino. Buenos Aires: La marca.

Garcia, M. (2008). Algo se está tejiendo. Viva: Revista de Clarín. 

Iglesias y Gordillo. (1999). Tierra Kolla. Buenos Aires: Edición Artesanal de Autores.

King, J. (1985). El Di Tella. Buenos Aires: Ediciones de Arte Gagliaron.

Lopez, M. (2010). Que me pongo. Revista: La Nación.

Muñoz, L. (1987). Arte indígena actual. Buenos Aires: Busqueda.

Porras, J. (2000). Aborígenes de la argentina. Buenos Aires: Billiken.

Pinto, F. (2006) .Citas criollas. Buenos Aires: Página 12.

Rossi, J. (2005). Diseños nativos de la Argentina. Buenos Aires: Gallerna.

Rex, A. y Perez J. (2000). Historia Argentina-Argentina indígena, vísperas de la conquista. Buenos Aires: Paidos.

Sualquin, S. (1991) La moda en la Argentina. Buenos Aires: Editorial Emecé.

Sualquin, S. (1999). La moda después. Buenos Aires, Argentina: Editado ISM.

Sualquin, S. (2008). ¿Por qué argentina? Buenos Aires: Ediciones el Paraíso.

Abstract:

Through this investigative research and teaching methodologies that enable teachers to design fashion show in Latin America, recognize, identify, celebrate and disseminate, ancestral artisanal production of different indigenous communities, and the work of designer concocted hybridization between the ancestral production and current fashion is raised, that is in order to generate new knowledge that will enable new design professionals to propound the development of indigenous artisanal populations and conservation of them through the tools that contribute to the maintenance of Aboriginal heritage and textile culture in Latin America.

Key words:

Indigenous populations - Fashion - Research - Artisanal - Textile culture.

Resumo:

Neste trabalho se apresentam metodologias e didáticas de pesquisa que permitem aos professores de design de modas em Latino América reconhecerem, identificar, exaltar e difundir a produção artesanal e ancestral de comunidades originarias, e a tarefa do designer na hibridação que se gesta entre a produção ancestral e a moda atual, com o propósito de gerar saberes que permitam aos novos profissionais do design potenciar o desenvolvimento artesanal dos povos originários e a conservação delas por meio de ferramentas que possam contribuir ao sustento do legado dos povos nativos e a cultura têxtil em Latino América.

Palavras chave:

Povos originários - Moda - Pesquisa - Artesanato - Cultura têxtil.

(*) Diana Aconcha.

Máster en Diseño de la Universidad Palermo, Buenos Aires, Argentina. Docente e investigadora de la Fundación Universitaria del Área Andina - Universidad Privada Bogotá, Colombia.


De los pueblos originarios a la moda actual fue publicado de la página 138 a página142 en Actas de Diseño Nº17

ver detalle e índice del libro