Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº4 >
  4. ¿Por qué los árboles esconden el esplendor de sus raíces? Segundo Plenario del Foro de Escuelas de Diseño 2007

¿Por qué los árboles esconden el esplendor de sus raíces? Segundo Plenario del Foro de Escuelas de Diseño 2007

Actas de Diseño Nº4

Actas de Diseño Nº4

ISSN Impresión 1850-2032
ISSN Online: 2591-3735
DOI: https://doi.org/https://doi.org/10.18682/add.vi4

II Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas. Julio y Agosto 2007, Buenos Aires, Argentina

Año II, Vol. 4, Marzo 2008, Buenos Aires, Argentina. | 257 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El Segundo Plenario del Foro de Escuelas de Diseño se realizó desde el martes 31 de julio al jueves 2 de agosto, en el marco de Diseño en Palermo 2007 / Encuentro Latinoamericano de Diseño / Segunda Edición, realizado en Buenos Aires, Argentina.
La mesa de apertura del Segundo Plenario se realizó en el Auditorio de la Universidad de Palermo, con la coordinación de Oscar Echevarría, Decano de la Facultad de Diseño y Comunicación, y la presencia de los académicos de la misma Facultad: Jorge Gaitto (Secretario Académico), José María Doldan y Marcelo Ghio.
Para inaugurar formalmente la sesión del Plenario se invitó a dirigir unas palabras de bienvenida a: Eduardo
Hipogrosso, Universidad de ORT (Uruguay); Lina Zapata, Universidad de Medellín (Colombia); Gustavo Valdés de León, Universidad de Palermo (Argentina); y a Felipe Taborda, Invitado de Honor del Encuentro
Latinoamericano de Diseño, Segunda Edición; quién citó a Pablo Neruda al preguntarse: ¿Por qué los árboles
esconden el esplendor de sus raíces?, refiriéndose a la potencialidad creativa del Diseño en el continente.
En el Acto de Apertura estuvieron presentes numerosos firmantes del Acta de Creación del Foro de Escuelas de
Diseño, realizado en el cierre del Primer Plenario en Agosto de 2006, siendo autoridades académicas representantes de las Escuelas Adheridas al mismo (ver listado completo de instituciones educativas adherentes del Foro en las páginas 21 a 24 de esta misma edición) y numerosos académicos participantes.
Se presentó y se entregó a los asistentes los números 2 y 3, correspondientes a Marzo y a Julio de 2007 respectivamente, de la publicación académica Actas de Diseño, que edita la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo, en su rol de institución coordinadora del Foro de Escuelas de Diseño.
Actas de Diseño es una publicación semestral de características únicas en Latinoamérica. El primer número se
editó y distribuyó en ocasión del Primer Plenario del Foro, realizado en Agosto 2006.
Con la presentación de su tercera edición, se convierte en la única publicación académica periódica del campo
del Diseño de alcance continental. En cada edición, de 200 páginas, se incluyen artículos de académicos y profesionales del Diseño de toda Latinoamérica.
Se destacó que, a partir del Segundo número se invitó a académicos firmantes de la Carta de Creación del Foro
de Escuelas de Diseño, a integrar el Comité de Arbitraje y el Comité Editorial de la publicación, con lo cual se
avanza en su consolidación y reconocimiento académico internacional.
Posteriormente se constituyeron las Comisiones de Trabajo de acuerdo al documento Pre-plenario (Primer
Borrador), que fuera distribuido con varios meses de antelación, entre los miembros del Foro a efectos de su
inscripción y envío de propuestas (ver el documento completo “Hacia una nueva etapa en la consolidación de la enseñanza del diseño en Latinoamérica”, en Actas de Diseño edición número 3, julio 2007. pp. 27-31).
Los académicos presentes se distribuyeron en Comisiones de Trabajo, y comenzaron inmediatamente sus intensas sesiones (el listado completo de los asistentes, con referencia a su cargo académico, institución y país,
se transcribe en las páginas 65 y 66 de esta edición).
Las Comisiones de Trabajo fueron: Diseño y Sociedad; Diseño y Economía; Diseño y Enseñanza / Aprendizaje
que, dada la cantidad de participantes se organizó en dos subcomisiones (A y B); Diseño e Identidad; Diseño y Tecnología; Diseño y Epistemología.
En el Cierre del Plenario, el jueves 2 de Agosto, se constituyó una mesa con la presencia de un orador de
cada comisión, a efectos que exprese y transmita las reflexiones y conclusiones arribadas en las sesiones de
la comisión respectiva. Los oradores académicos por comisión fueron:
. Claudio Bravo Carrasco. Director de la Escuela de Diseño Gráfico, Universidad de Arte y Ciencias Sociales
- ARCIS. Chile. Comisión: Diseño y Sociedad.
. Yaffa Nahir I. Gómez Barrera. Docente, Universidad Católica Popular de Risaralda UCPR. Colombia. Comisión:
Diseño y Economía
• Carlos Alberto Pinilla Ángel. Director Carrera de Diseño Gráfico, Corporación Educativa Taller Cinco Centro de Diseño. Colombia. Comisión: Diseño y Enseñanza/ aprendizaje. A
• María del Rosario Gutiérrez. Coordinadora Bachillerato Escuela de Diseño, Universidad Mayor. Chile.
Comisión: Diseño y Enseñanza/aprendizaje. B
• Andrea Guillén. Coordinadora de Extensión Escuela Diseño Gráfico, Universidad de Arte y Ciencias Sociales
- ARCIS. Chile. Comisión: Diseño e Identidad
• Hugo del Castillo Blanco. Director Extensión Diseño Gráfico Multimedia, Universidad UNIACC. Chile. Comisión:
Diseño y Tecnología
• Diego Alejandro Chicaiza. Docente, Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Ecuador. Comisión: Diseño
y Epistemología.
Las conclusiones y notas del trabajo de cada comisión se reproducen en las páginas 36 a 55 de la presente edición.
Posteriormente todos los académicos presentes fueron invitados a firmar la Carta de Diseño 2007 (que se reproduce en la página 27) y se realizó la invitación para participar en el Tercer Plenario del Foro de Escuelas de
Diseño, a realizarse del 29 de julio al 01 de agosto del año 2008 en Buenos Aires.
En el presente artículo se reproduce la documentación del Segundo Plenario del Foro de Escuelas de Diseño:
1. Conclusiones de las Comisiones de Trabajo en el cierre del Segundo Plenario (pp. 36-43).
2. Notas, apuntes, conclusiones y reflexiones complementarias de las comisiones de Trabajo (pp. 43-55).
3. Listado completo de los participantes en las Comisiones de Trabajo (pp. 65-66).
4. Documento Pre-Plenario con la constitución de las Comisiones de Trabajo (ver el documento completo
“Hacia una nueva etapa en la consolidación de la enseñanza del diseño en Latinoamérica”, en Actas de Diseño edición número 3, julio 2007. pp. 27-31).
5. Carta de Diseño 2007. Listado completo de los académicos firmantes (pp. 27-30)


1. Conclusiones de las Comisiones de Trabajo expuestas en el cierre del Segundo Plenario
Luego de dos días de trabajo, cada comisión elaboró un conjunto de conclusiones que fueron expuestas y presentadas en el cierre del Segundo Plenario del Foro por el orador designado por grupo. La idea consistió en debatir sobre la relación del Diseño con temáticas tales como la economía, la epistemología, la enseñanza / aprendizaje, y cuestiones como la identidad, la sociedad y la tecnología.
Cada comisión realizó su propio documento, con su propio estilo narrativo que expuso en el cierre del Segundo
Plenario. Ese estilo particular se respetó en las conclusiones que se transcriben a continuación y que permiten ver los resultados de intensos y comprometidos debates.


Comisión: Diseño y Enseñanza / Aprendizaje (A)
Por razones de número la Comisión Diseño y Enseñanza / Aprendizaje se dividió en dos subcomisiones de trabajo.
Se identificaron como (A) y (B) y ambas presentaron por separado sus conclusiones.
Integrantes: Gonzalo Antonio Aranda Toro - María Isabel Bergmann - Renato Bertão - Juan José Boscariol - Silvia
Campodonico - Beatriz Carrasco - Carlos Fajardo Tejada - Soledad Garay - Gustavo Glavinich - Luis Fernando Henao Mesa - Laura Luraschi - Ricaurte Antonio Martínez Robles - Oscar Movéis - Denise Morales - Alberto Murciego - Julio Ochoa - Fernando Olea - Graciela Inés Pérez Pombo - Carlos Alberto Pinilla - Sergio Andrés Ricupero - Oscar Rivadeneira Herrera - Liliana Salvo de Mendoza - Arturo Tejada Tejada - Delia Raquel Tejerina.
Orador: Carlos Alberto Pinilla Coordinadora: Fabiola Knop


Conclusiones expuestas en el cierre del Segundo Plenario:
La Comisión trabajó en torno a dos temas fundamentales: “lo pedagógico” y “lo político”.
El primero comprendió los temas referidos a Planes de Estudio, en particular su articulación y la unificación de criterios al respecto; también abarca las nuevas tecnologías; los criterios de evaluación y la relación entre
la universidad y el mercado laboral.
El segundo de los temas, “lo político”, giró en torno a la relación entre las distintas universidades; entre la
universidad y el Estado, es decir los marcos regulatorios de la actividad, y el rol del Foro y sus miembros.
En función de esto concluimos lo siguiente:


1) En cuanto a “lo pedagógico”:


Planes de estudio y articulación
. Que se formulen estrategias de flexibilización de programas y se generen acuerdos interinstitucionales para que los alumnos puedan continuar sus carreras en otros ámbitos académicos dentro o fuera de sus países.
. Que las instituciones revaliden a través de sus lobbys la acreditación de títulos y carreras.
. Que se concrete la articulación entre diferentes niveles de enseñanza: Escuelas técnicas y polimodales,
Institutos Terciarios y Universitarios para que el alumno mejore su calidad académica y profesional. Para ello es necesario conocer los enfoques pedagógicos de cada Institución propuestos en sus P.E.I. (Proyecto Educativo Institucional).
. Que cada Institución resuma en un documento de circulación virtual una síntesis de su propuesta pedagógica por carreras, contenidos y estrategias de enseñanza y aprendizaje, criterios y estrategias de evaluación. Perfil del egresado. Proyecciones.
. Lograr un sistema de correlación directa entre universidades (asociaciones universitarias) para que pueda accionar como cuerpo e intervenir, a nivel del Estado, en las políticas educativas.


Nuevas tecnologías
. Que cada Institución brinde al alumno una actualización y adecuación en cuanto a nuevas tecnologías evitando
el desfase de conocimientos desde su ingreso hasta su egreso.
. Generar el intercambio a través de la creación de una red de bibliotecas latinoamericanas.


Evaluación
. Se propone una evaluación por competencias y créditos que otorgue mayor flexibilidad y productividad con resultados a corto y largo plazo en la formación del estudiante.
. Capacitación y actualización docente en lo pedagógico que abarque los sectores administrativos de las Instituciones.


Universidad y mercado laboral
. Generar desde las instituciones de educación superior procesos asociativos para la inserción del alumno al
mercado laboral.
. Inducir la participación del alumno al circuito laboral partiendo desde el producto y su inserción en lo macro.
. Implementar los mecanismos que apunten a salvar la desigualdad social en Latinoamérica a través de la
gestión de cooperativas de trabajo para estudiantes, fomento de micro-emprendimientos productivos, proyectos de trabajo áulico –simulando desempeño empresarial– partiendo de un concepto de diseño que contribuya al mejoramiento de la calidad de vida en un compromiso ético con la sociedad.

2) En cuanto a “lo político”:


. Crear una comisión permanente para centralizar, unificar, afianzar y dar sentido a todas las instituciones
adheridas al Foro de Escuelas de Diseño.
. Que la comisión comunique y actualice los resultados y acciones que en materia de evaluación llevan acabo las Instituciones.
. Generar un documento con información de actividades relevantes que realicen las Instituciones dentro y fuera de su ámbito académico, proyectos interinstitucionales, etc.
. Que se conozcan los marcos regulatorios en materia de educación en cada país y en cada institución, para
poder establecer acuerdos a nivel educativo.
. Que los asistentes al Foro sean agentes multiplicadores en sus países llevando las conclusiones de trabajo a
instituciones que no hayan participado del mismo.
. Que esta comisión trabaje y dé cuenta, durante el año, de las propuestas planteadas y su efectivización. Esto
lleva implícito que el año 2007 es un año de aplicación y el 2008 de evaluación de resultados.
. Conformar una “Colegiatura de Diseñadores Latinoamericanos” que permita el trabajo de los diseñadores
latinos en Europa y EUA, su reconocimiento y su desempeño.
. Crear un logotipo que identifique al Foro de Escuelas de Diseño que surja como resultado de un concurso
abierto a los estudiantes de Latinoamérica.
. Proponer la inclusión de ese logotipo en la papelería de cada Institución.


Comisión: Diseño y Enseñanza / Aprendizaje (B)

Por razones de número la Comisión Diseño y Enseñanza / Aprendizaje se dividió en dos subcomisiones de trabajo.
Se identificaron como (A) y (B) y ambas presentaron por separado sus conclusiones.
Integrantes: Gloria Alvarado - Fernando Alberto Álvarez Romero - Mónica Arzuaga Williams - María Inés Boffi - Juan Patricio Coll - Carmina Crespo Hernández - Andrea Gergich - María Elena Gnecco - Enrique Alejandro Goldes - Paola Andrea González Ragulin - Marcelo Oscar Gorga - María del Rosario Gutiérrez - Jorge Manuel Iturbe Bermejo - Martha Inés Jaramillo Leiva - Alejandro Jiménez - Catalina Pérez Montoya - Anna Maria Py Daniel Busko - Carlos Soto - João Tadeu Busko - Mariana Lia Taverna - Adrián Velásquez - Rita Vidal Chavarri - Lina María Zapata Pérez. Oradora: María del Rosario Gutiérrez Coordinadora: Cecilia Noriega


Conclusiones expuestas en el cierre del Segundo Plenario:
La comisión propuso consignas relacionadas con la especificidad de la enseñanza / aprendizaje del diseño; con el perfil docente y la conveniencia o no de su actual característica de formación “multifacético”; y finalmente, con la relación en el aula entre la teoría y la práctica y las habilidades meta-cognitivas de los alumnos.
En este orden de ideas se lograron las siguientes conclusiones:
. Acerca de si hay o no una especificidad en la enseñanza / aprendizaje del Diseño se concluyó lo siguiente:
. Existe un dilema en el encuadre de cada carrera: artística o técnica. Y su orientación, en general, depende de la facultad en la cual se originó (Arquitectura, Artes, Ingeniería, etc.).
. Existe un desconocimiento generalizado sobre qué es el diseño y algunos sostienen que se hace necesario
delimitar su objeto de estudio y que se debe regresar a una enseñanza de tipo “generalista”. Sin embargo esta postura no es compartida por todos.
. Hay flexibilidad en su ejercicio. Es interdisciplinaria.
. Se deben establecer sistemas de evaluación y de regulación profesional.
. Existe dificultad para teorizar debido al origen de los profesores ya que muchos de ellos son profesionales pero no docentes. Sin embargo creemos que se puede teorizar a partir de la observación de la práctica.
. Hay que buscar el perfil del docente de diseño.
. En relación al perfil del docente de Diseño, si existe o no. Si es conveniente esta característica de docente
multifacético; se concluyó lo siguiente:
. Nuestras carreras se alimentan de las diferencias y se forman grupos interdisciplinario de docentes.
. Al docente de diseño le falta formación pedagógica.
Los programas de capacitación docente son “generalistas”.
Se necesita generar capacitaciones docentes específicas para los docentes de Diseño. Hay que estandarizar la enseñanza del Diseño en Latinoamérica.
. Existen diferencias en cuanto a los requisitos para ejercer la docencia universitaria en diferentes países de Latinoamérica.
. Se busca formar licenciados emprendedores socialmente responsables.
. Es necesario el diseño de instrumentos de evaluación y diagnóstico.
. El Diseño debe estar al servicio del mercado pero también al de entidades sociales y estatales.
. Finalmente, en cuanto a las relaciones entre la teoría y la práctica en el aula y las habilidades meta-cognitivas.
Nuestra comisión elaboró las siguientes conclusiones:
. Se buscan consensos entre los profesores y se realizan talleres integrales ya que la teoría enriquece el proyecto
y se debe propender al desarrollo humano.
Debemos formar “operadores culturales”.
. Debemos intentar cambiar algunos términos, por ejemplo “jurado” o “tribunal”. Los alumnos le temen a esas palabras. . Hay que vincular el dibujo con su significación (construcción de una pared, costos, empleados, etc.).
. Hay que tener en cuenta las diferencias entre los profesores que vienen de la profesión y entre los que vienen de la docencia.
. Cuesta desarrollar la parte “conceptual” en el alumno.
Se debe aprender a ser creativo. Una posibilidad es la de trabajar a partir de la elaboración de mapas mentales
y conceptuales.
. Los procesos meta-cognitivos son simultáneos a los procesos cognitivos.

Comisión: Diseño y Tecnología
Integrantes: Lucia Acar - Tatiana Alexandra Cabrera Silva - Hugo Del Castillo Blanco - Raúl Carlos Drelichman -
Víctor Oscar Guevara Flores - Eduardo Hamuy - Álvaro Nicolás Huirimilla Thiznau - Fernando Pérez - Denise
Jorge Trindade - Pablo Gabriel Valdes Carreño - Juan Carlos Villamizar.
Orador: Hugo del Castillo Blanco
Coordinador: Daniel Wolf


En el marco del segundo Encuentro Latinoamericano de Diseño y dentro de la comisión de trabajo orientada
hacia la temática Diseño y Tecnología, se abordaron las problemáticas detonadas por el impacto sociocultural
generado por las herramientas tecnológicas vinculadas con el campo del Diseño y la Comunicación.
Representantes de las áreas de Diseño Gráfico e Industrial, de Fotografía y Comunicación Audiovisual procedentes de Ecuador, Colombia, Chile y Argentina coincidieron en los efectos determinantes de los avances que la tecnología digital posee, tanto en el ámbito profesional como académico.
Durante el desarrollo de los encuentros se extrajeron las siguientes conclusiones:
. Los espacios académicos deben privilegiar la formación de futuros profesionales que puedan ejercer su
actividad de modo reflexivo y analítico, con habilidades para desarrollar conceptos de modo creativo y diverso
atendiendo al contexto de inserción.
. La intencionalidad tecnológica debe involucrar el abordaje de una variedad de herramientas destinadas a
facilitar y optimizar las tareas en el ámbito profesional y educativo.
. Los sujetos del diseño tienen la responsabilidad de administrar dichos recursos de modo criterioso, desarrollando un pensamiento tecnológico orientado a comprender que las herramientas disponibles deben
estar al servicio de la permanente superación de los procesos de desarrollo y materialización de contenidos
académicos y propuestas profesionales.
. El actual panorama tecnológico tiene por protagonistas a los denominados “nativos digitales”. Estos jóvenes,
emergentes de una nueva era, se presentan en el espacio áulico, como “socios activos” de sus propios docentes, compartiendo con ellos conocimientos tecnológicos de los cuales se han apropiado de modo natural ¿Cómo ingresa y se articula este nuevo núcleo de contenidos con la formación, capacitación y práctica docente? ¿Es mensurable su incidencia en la enseñanza actual?
. El permanente crecimiento de la tecnología digital representa una realidad carente de inocencia; involucra
acciones políticas y culturales, comerciales y económicas de las cuales no podemos estar ajenos.
Debemos preguntarnos, entonces, cómo accionarán los países latinoamericanos en este contexto.
. Si vemos con optimismo las posibilidades ofrecidas por las nuevas tecnologías también debemos contemplar
la necesidad de estrategias de integración social, dado que, el acceso a las mismas es desigual en los distintos
países y en sus diferentes segmentos sociales.
. ¿Cómo convivirán las técnicas artesanales con los permanentes avances impulsados en un mundo globalizado?
. ¿Qué aspectos fundamentales y nodales de la enseñanza se deben privilegiar para que nuestros profesionales
sean capaces de competir y destacarse en sus lugares de origen y en el exterior?
. ¿Cuán democrática resulta la elección técnica ante la acelerada imposición de su uso? ¿Están los estudiantes
y profesionales capacitados para comprender, evaluar y elegir o son sumisos receptores de información?
. ¿Qué deberíamos enseñar? ¿Qué acciones se debieran llevar adelante para cumplir con el objetivo de que las nuevas generaciones no limiten los alcances de sus futuras prácticas a un quehacer fundado en una meritocracia tecnológica carente de sentidos y significados?
. Es entonces que el debate renueva interrogantes; ¿será esta generación de profesionales aquella que aproveche los nuevos medios para potenciar y perfeccionar su quehacer? ¿Lograremos los docentes colaborar en la alfabetización de una conciencia tecnológica responsable que no confunda la forma, lo superficial y aparente
con el fin mismo?
. ¿Cómo superar el deslumbramiento, la simple bulimia tecnológica y abordar una instancia superadora en
la cual la creatividad y la reflexión se articulen con software, hardware y herramientas en permanente fluctuación?
. ¿El avance de la tecnología podrá favorecer el surgimiento de nuevos espacios de reflexión? ¿La simplificación
y la celeridad de los procesos impulsarán el surgimiento de nuevas propuestas?
. El debate, la pluralidad y la diversidad, la coincidencia e identificación nos permiten fantasear con la posibilidad
de retomar estas preguntas en algunos años; cuando los actuales “nativos” hayan trazado su propio camino profesional cediendo su protagonismo a una nueva generación. Probablemente, ante la evidencia irrefutable de su proceso, podamos comprender y resignificar la incidencia real que el dominio de estas herramientas de vigencia efímera; hoy nuevas y en un futuro cercano, ya pertenecientes al pasado, pueden llegar a tener en el campo del Diseño y la Comunicación.
. Por lo pronto, con más interrogantes que certezas, celebramos la posibilidad de intercambio y la intencionalidad
de seguir abordando nuestra actividad de modo reflexivo y analítico, desarrollando multiplicidad de enfoques y conceptos de modo creativo y diverso atendiendo a un contexto de inserción en evolución permanente.


Comisión: Diseño y Sociedad

Integrantes: Claudio Bravo Carrasco - María Magdalena Flores Castro - Jimena Mariana García Ascolani - Rocío
Piedad Gómez Castillo - Sandra Virginia Gómez Mañón - Haenz Gutiérrez Quintana - Julio Adrián Jara - Marcelo
Meléndez - Jorge Alberto Meraz Sauceda - María Irene Pardow Rojas - Mabelle Rúa Hincapié.
Orador: Claudio Bravo Carrasco Coordinador: Jorge Gaitto


Conclusiones expuestas en el cierre del Segundo Plenario:

Luego de haber debatido en las diferentes reuniones acerca de la situación latinoamericana referida a la relación entre Diseño y Sociedad, se identificaron problemáticas comunes y similares –con los matices propios y particulares de cada país y cada institución– las que se resumen en los siguientes lineamientos.
Con el objetivo de trabajar con autonomía, con una actitud crítica, logrando una intensa reflexión de cada temática y ejerciendo un fuerte cuestionamiento de manera permanente, se definen posibles acciones con el objetivo de revertir las problemáticas detectadas, a ser trabajadas en un esquema de acción cooperativo.


Ética
. Profundizar la transversalidad de este componente tanto desde la formación pedagógica desde la institución
académica como en currícula de las diferentes carreras de Diseño, como desde la práctica del profesional.
Implementar estrategias de enseñanza de metodologías atravesadas por el componente ético.
. Impulsar la generación y elaboración de un Código de Ética Latinoamericano que reúna una serie de criterios
que rijan la profesión del Diseño y establezcan criterios de comportamiento ético, que puedan ser desarrollados
por los integrantes de la red del Foro de Diseño en un trabajo coordinado.


Diseño Social
. Promover el desarrollo de esta rama del diseño cuyo objetivo es vincular la práctica del profesional de diseño en un proyecto socialmente sustentable, contribuyendo desde la disciplina a las diversas necesidades sociales que se presentan en cada entorno.
. Impulsar el desarrollo de estrategias institucionales de participación de los ámbitos público y privado en
la elaboración e implementación de programas que favorezcan el desarrollo de políticas sociales.
. Contribuir al desarrollo del Diseño como respuesta comunicacional a necesidades puntuales de índole
medioambiental o de exclusión social.


Identidad Cultural y Social
. Enfatizar el rol de la universidad y sus miembros como promotores del rescate de la identidad local y regional
en un mundo globalizado y su impacto en la formación de la cultura en la sociedad.
. Visualizar un esquema conformado por tres comunidades –la comunidad general, la comunidad académica
y la comunidad empresarial– cuya vinculación resignifique la teoría con la realidad del profesional de diseño.
. Los integrantes de la comisión manifiestan que las acciones antes descriptas contribuirán a fortalecer las
relaciones entre el Diseño y la Sociedad, impactando de manera positiva en la calidad de vida.
. Los miembros de la comisión Diseño y Sociedad se comprometen a seguir trabajando en la consecución
de estos temas, estableciendo una red interactiva que se enriquezca con propuestas y experiencias locales
de los temas analizados.
. Asimismo, se comprometen a generar –en base al presente manifiesto– un documento que trascienda el
ámbito de este Foro y actúe como sostén de un futuro trabajo cooperativo que permita afianzar los vínculos
de los países latinoamericanos participantes.


Ejes de Análisis Sobresalientes: Agenda de Temas
1) Ética Profesional: avalada desde la profesión y como componente que atraviesa transversalmente la
formación (desde la institución académica tanto en la currícula como en los docentes) y la práctica profesional
con sus correspondientes implicancias en su inserción social y cultural. Involucra el rol social del diseño y del
diseñador: ¿Cómo trabajar para crear mensajes éticos y responsables en la sociedad?” La necesidad de promover la responsabilidad social de los anunciantes en los mensajes de productos comerciales.
. Promover las actitudes en los alumnos para que entiendan porqué tienen que estudiar aspectos de formación como ética y responsabilidad social que atraviesen todas las asignaturas de la carrera.


2) Jerarquización Social del Diseñador: reconocimiento
. La necesidad de dar un salto cualitativo en el planteo de la profesión, diferenciándose de un oficio y adquiriendo
entidad de una profesión con historia y teoría. Las carreras vinculadas al diseño son profesiones nuevas y
necesitan empezar a ser socialmente reconocidas.
. Desconocimiento general de la profesión, desde la comunidad empresarial que confunde técnicos con diseñadores, hasta la comunidad familiar que no asigna el mismo valor que a las carreras tradicionales. Es
responsabilidad de los diseñadores −que aún no se han constituido como un cuerpo colegiado− revertir esta situación.
. La comunidad académica tiene la necesidad de vincular los conocimientos teóricos con la experiencia
práctica para jerarquizar la profesión. La responsabilidad como comunidad académica por la clase de
profesionales que están saliendo al mercado.
. El rol de los profesores en el reconocimiento del diseño.
. La institución académica como responsable de la protección de los rangos económicos asignados a honorarios profesionales, evitando promover abaratamientos que desequilibran el mercado profesional.
. Jerarquizar las diferentes variables del diseño. Equiparar el reconocimiento del diseñador industrial o de producto con otras áreas del diseño, que surjan de necesidades sociales.
. ¿Cómo nos reconocemos? ¿Cómo generamos una cultura del diseño? ¿Cómo reflejamos aquello que somos?
. La importancia del establecimiento de redes. La necesidad de resignificar la disciplina. La tecnología y otros recursos al servicio del diseño. El mundo digitalizado es obnubilante y globalizado y demanda de una permanente actualización.
. Necesidad de pertenecer a Asociaciones de Profesionales para poder trabajar y obtener respaldo profesional
institucional.


3) Metodologías Participativas
. La metodología es lo que interesa: ¿Cómo trabajar? ¿Con qué métodos? Método participativo. Cómo consideramos al público para el cual trabajamos. Cómo diseñamos los mensajes para esos públicos.


4) Diseño Social:
. En busca de una definición conceptual de esta rama del diseño cuyo objetivo es vincular la práctica del
profesional de diseño en un proyecto socialmente sustentable, contribuyendo desde la disciplina a las diversas necesidades sociales que se presentan en cada entorno. Respuesta a una necesidad medioambiental que necesita ser atendida. Fortalecer esta área de gestión de la práctica profesional. Rol fundamental del diseñador en campañas de concientización así como en la capacitación de gente de pocos recursos.


5) Tríada Comunitaria: visualizar un esquema conformado por tres comunidades –la comunidad general, la comunidad académica y la comunidad empresarial– cuya vinculación resignifique la teoría con la realidad del
profesional de diseño.
. El rescate de la identidad en un mundo globalizado y la tarea del diseñador gráfico en la formación de la cultura. Necesidad de una metodología para que el Diseñador Gráfico responda o atienda a esa función, y de concientizar a los estudiantes sobre esa responsabilidad.
. Cómo establecer al Diseño Gráfico como profesión y disciplina. Atención al rol que cada uno lleva en la
sociedad, como docente o como alumno.
. Alertar a los diseñadores que son muy teóricos. La clave es el contacto con la práctica y la realidad.
. El rol de la universidad y sus miembros como actores involucrados en la sociedad.
. Rol de la comunidad en relación al problema al que se enfrenta el estudiante frente al mercado laboral: se le pide experiencia y técnica especializada. Se requiere adquirir la técnica con mayor rapidez para insertarse en el mercado laboral. Se desatienden las materias de formación.
. Estrategias de enseñanza para evitar problemas éticos.


6) Código: consiste en la elaboración de una serie de criterios que rijan la profesión, y que puedan ser desarrollados por los integrantes de la red del Foro de Diseño en un trabajo coordinado de red latinoamericana
para compartir experiencias, propuestas y generar conciencia.
. Necesidad de unificar conceptos e identificar criterios para poder transmitirlos al mundo entero y hablar todos en un mismo idioma. Establecer criterios de comportamiento ético. Propuesta de desarrollar un Código de Ética Latinoamericano.


Comisión: Diseño y Epistemología
Integrantes: Diego Alejandro Chicaiza - Matias Kalwill - Eugenio Mangia Guerrero.
Orador: Diego Alejandro Chicaiza
Coordinadora: Elsa Bettendorff


Conclusiones expuestas en el cierre del Segundo Plenario:

Desde la epistemología: una exploración en seis escalas


Apertura
¿Qué es la epistemología? Intentaremos presentar algunas claves para tratar de entender la función de esta disciplina cuyo nombre nos puede sonar extraño, al menos como docentes. Las exposiciones de las otras comisiones han tenido como hilo conductor la referencia a nuestra cultura. No pretendemos aquí ofrecer una conclusión o una solución que preestablezca conceptos o actitudes, sino más bien una serie de pasos exploratorios que nos van a servir a nosotros, los docentes, para la elaboración de nuestros proyectos en la enseñanza del diseño.
Luego de escuchar las demás ponencias, nos parece claro que la epistemología no es ajena a los distintos
tópicos expuestos, sino que, por el contrario, puede otorgar sentido y coherencia a la intención manifiesta de establecer referentes propios de la cultura del diseño en general, y de nuestra cultura en particular.
A continuación, describiremos las escalas de nuestro viaje hacia la relación entre la epistemología y el diseño
planteada desde la denominación de nuestra comisión, viaje cuyo destino final todavía no puede (ni debe)
determinarse.


Primera escala: una evidencia empírica
Nuestra comisión fue la de menor convocatoria en el foro, ya que estuvo integrada por tres participantes y dos coordinadoras. De este dato cuantitativo se inducen algunas hipótesis causales (nunca “casuales”), que apuntan a factores tanto contextuales como endógenos al diseño, su enseñanza y sus mismos “enseñantes”: a) el
desinterés de los educadores en diseño latinoamericanos hacia la aproximación propuesta (el acercamiento del
diseño a la epistemología, o de la epistemología al diseño) se debe al débil posicionamiento de la epistemología en la construcción del diseño como disciplina en nuestro medio, frente a temáticas de mayor visibilidad o “publicidad” en las discusiones académicas; b) el desinterés de los educadores se debe a un prejuicio respecto de sus propias competencias en un territorio que les resulta ajeno y, en algunos casos, ignoto; c) el desinterés de los educadores se debe a la inmediata (y errónea) asimilación de la epistemología a una suerte de “teoría pura”, alejada de la praxis que caracteriza al campo del diseño, pese al insistente reclamo de esa teoría, que, paradójicamente, parecería no ser una tarea de los mismos diseñadores.
Estas hipótesis son también un diagnóstico parcial respecto de un cierto imaginario (regional o global), impreciso pero dominante, en cuanto al “saber qué” y al “saber cómo” del diseño, imaginario que aquí nos atrevemos a desafiar.

Segunda escala: dos estructuras sintácticas
En el título “diseño y epistemología”, el nexo coordinante “y” remite a un abordaje exploratorio de las relaciones
entre ambos campos; sólo avanzando en este abordaje podemos admitir la expresión “epistemología del diseño”
como denominación de una plataforma para la reflexión tanto sobre la especificidad disciplinaria como sobre sus
múltiples implicancias interdisciplinarias.


Tercera escala: una negociación semántica
El hecho de que la epistemología suela definirse, en sentido estricto, como “filosofía de la ciencia” y,
eventualmente, como “filosofía de la ciencia y de la técnica”, parece condicionar el acercamiento propuesto a
una identificación previa del diseño con una y/u otra (ciencia y/o técnica), tan controversial como la relativa al arte; sin embargo, si se considera a la epistemología como el estudio, la reflexión y el análisis de la producción,
circulación y transformación de conocimientos tanto teóricos como empíricos dentro de un ámbito del saber (y el hacer) históricamente situado, resulta lícito postularla como el escenario apropiado para desarrollar ese mismo debate (¿es el diseño ciencia y/o técnica?), en lugar de postergar indefinidamente su aparición; por otro lado, la ubicuidad del diseño como actividad proyectual autoriza a descentrarlo de las tradicionales “etiquetas”
disciplinares, e incluso a evaluarlo en una dimensión transdisciplinaria más que interdisciplinaria, como veremos más adelante.


Cuarta escala: una motivación pragmática
El diseño necesita a la epistemología en la medida en que la epistemología es garantía de un distanciamiento
crítico ante las evidencias, los supuestos, los dogmas, las creencias, los mitos creativos, las rutinas productivas, las normativas, los métodos, las herramientas conceptuales y materiales, los problemas, las determinaciones contextuales, las rupturas, las violencias, los silencios… en suma: ante los paradigmas que, tácita o explícitamente, rigen el quehacer del diseño en una coyuntura dada. El “uso práctico” de la epistemología en relación con el diseño va de la mano de la investigación, en sus distintas vías: del descubrimiento a la validación, y viceversa; de las teorías a los hechos, y de los hechos a las teorías. Sin el recurso de la teoría, los hechos se presentan como meras impresiones aisladas, efímeras y vacías de sentido; sin el concurso de los hechos, las teorías se perciben como meras imposturas intelectuales o ficciones discursivas (esos “fantasmas” que espantan a tantos diseñadores).


Quinta escala: una epistemología posible
La necesidad de la reunión entre epistemología y diseño no habla por sí misma de los “contenidos” o la “orientación” resultante de ese vínculo. Aquí nos cabe recordar la distinción entre “necesidad” y “deseo”: deslindar qué hay de una y qué hay de otro en la demanda de esa relación es ya una labor psicoanalítica que nos excede; sin embargo, creemos estar en condiciones de esbozar una epistemología posible para el diseño, al menos para el diseño en Latinoamérica (cuidándonos de decir “diseño latinoamericano”, aun cuando consideramos que la
cuestión de la identidad exige también un encuadre epistemológico, pero no queremos invadir el terreno de otra comisión).
Comencemos por enunciar lo que no sería una epistemología del diseño en Latinoamérica:
1. No sería un “motor de búsqueda” de una teoría unificada del diseño, estable y atemporal, ya que esta última
es una pretensión alejada del dinamismo y la diversidad propios del campo;
2. No sería un elemento decorativo de la currícula universitaria, adosado a las asignaturas troncales o a los
programas de investigación como consecuencia de un “horror vacui” en el imaginario académico;
3. No sería una extrapolación forzada (y forzosa) de modas intelectuales ajenas a nuestras realidades locales;
4. No sería un instrumento de homogeneización, ocultamiento o suspensión de la(s) ideología(s) latente(s) en la
reflexión y el debate sobre el diseño como disciplina.
Lo que sí sería esta epistemología, siempre en el terreno de lo posible, nos conduce a enumerar algunos componentes y cualidades:
1. Tendría un “núcleo blando”, permeable, flexible y receptivo de las cuestiones e interrogaciones teóricas
emergentes de la tecnociencia, del pensamiento complejo, de las ciencias cognitivas, etc.;
2. Tendría un “cinturón heurístico” necesario para delimitar lo que atañe al diseño (es decir, para reconocer su especificidad);
3. Concentraría su esfuerzo en sentar las bases de una “metateoría de la acción”, absorbiendo criterios de la
investigación-acción y de una antropología del diseño en la que el artefacto es a la vez producto y entorno de su hacer;
4. Se dirigiría, además, a abonar la propuesta de un “metadiseño” capaz de proyectar lo que el diseño puede y debe ser y hacer en el espacio y el tiempo comunes a nuestros países, en nuestras realidades históricas;
5. Sería, fundamentalmente, resultado de un trabajo colectivo, de un consenso surgido de la experiencia y también destinado a la experiencia, atenta a sus limitaciones, sus hallazgos y sus desvíos.


Sexta escala: el diseño como transdisciplina
La mirada epistemológica sobre el diseño promete también invertir el lugar común de las exigencias interdisciplinarias que se le imponen; preguntarnos, por ejemplo, si no sería posible descubrir y explicitar qué
hay del diseño en las ciencias, la tecnología, las artes, las artesanías… en suma: encontrar las intersecciones
del diseño con los diversos modos de pensar y hacer en un mundo cada vez más complejo, donde toda exclusión
debe leerse como negación u obstinación, no como ausencia.


Cierre
Como dijimos al comienzo, hemos reflexionado sobre los asuntos tratados, más que para brindar soluciones o conclusiones, para llegar a entender la función de la epistemología en la continua construcción del diseño como disciplina o transdisciplina. Desde la docencia surge la necesidad de la epistemología desde el mismo momento en que se formulan las preguntas: “¿cómo diseñar?” “¿para qué diseñar?” “¿con qué diseñar? y se llega al deseo de una epistemología cuando se buscan respuestas a las preguntas “¿por qué diseñar?” y “¿para quién diseñar?” Por último, la posibilidad de la epistemología está dada desde la misma praxis del diseño, entendiendo esta praxis no como el mero hecho de hacer algo, sino como la integración de la teoría y la práctica, hacia donde nos dirigimos. Queda hecha entonces la invitación para que ustedes, como responsables de la formación de los futuros diseñadores de sus respectivos países, se sumen a la propuesta de construir una epistemología del diseño a partir de nuestras raíces comunes.


Comisión: Diseño y Economía

Integrantes: Adalberto Elías Campos Batres - Raúl Dorfman - Yaffa Nahir I. Gómez Barrera - Víctor Guijosa
Fragoso - Eduardo Hipogrosso - José Eduardo Naranjo Castillo.
Orador: Yaffa Nahir I. Gómez Barrera
Coordinador: Marcelo Ghio


Conclusiones expuestas en el cierre del Segundo Plenario:
Las reflexiones abordadas en la comisión de diseño y economía se pueden agrupar en cuatro temáticas: la
comprensión del diseño en el ámbito de los negocios, el rol del diseñador, el rol de la universidad y el diseño y la economía a nivel país y a nivel global.


Comprensión del diseño en el ámbito de los negocios
1. El diseño como motor de la economía se involucra en los diferentes aspectos de la vida cotidiana como una
interfase entre el ser humano y su entorno. Entendiendo al entorno no sólo como hecho tangible sino también
como todo lo que hace a la cultura del ser humano.
2. Es necesario entonces, pensar el mercado y la sociedad de manera relacionada, es decir sin sociedad no hay
mercado, esto con el fin de “des-satanizar” el diseño como negocio. El negocio es el no-ocio, la negación del
ocio, por lo tanto la capacidad de hacer negocios de diseño es la capacidad de trabajar dentro del marco de
una sociedad y un determinado contexto económico.
3. Desde ese marco de las relaciones entre la sociedad y el mercado, las acciones de los diseñadores deben
estar orientadas no sólo hacia los consumidores sino también hacia los ciudadanos que ellos son, y quienes
consecuentemente van a demandar más diseño en cuanto haya una oferta de diseño cada vez mejor.
4. El diseño en el ámbito de los negocios se constituye en un proceso estratégico que atraviesa la completa
estructura de las organizaciones y su relación con el contexto, es decir que el diseño no se reduce solamente
a la definición del producto final como tradicionalmente se ha entendido.
5. Hablar de diseño y de economía es hablar de lo mismo, porque el diseño es una industria. En el contexto de
nuestros países es una industria incipiente pero que cada vez se va consolidando más.


Rol del diseñador
6. El rol del diseñador en el marco de los negocios es de un profesional que ampliando su base de conocimientos
en pensamiento estratégico, gestión y negociación es un interlocutor válido para el empresario. En este sentido su papel es el de facilitador de procesos y relaciones entre las organizaciones, el mercado y la sociedad.
7. La importancia de la comunicación del valor del diseño así como el uso del lenguaje de los negocios por parte
del diseñador es fundamental para favorecer la inserción de la actividad profesional en las organizaciones empresariales e incluso de otra índole.


Rol de la universidad
8. La universidad es un actor fundamental que participa como puente para hacer posible los vínculos entre los otros actores sociales y económicos porque provee el capital intelectual y humano que las organizaciones requieren a través de la formación de profesionales del diseño con un perfil que permita responder adecuadamente a sus circunstancias particulares.
9. De allí la necesidad de fortalecer la formación de los diseñadores en las áreas de negocios así como también
la formación de los futuros empresarios en áreas del diseño de manera complementaria, mediante asignaturas
electivas y posgrados, porque entendemos que el camino de vinculación entre empresarios y diseñadores es de
doble vía.
10. La universidad es también un actor crítico que mediante las actividades de investigación permite la comprensión de las necesidades y problemas de la realidad y mediante las actividades de extensión hace posible ofrecer modelos o alternativas de solución apropiados.
Es así que las instancias de capacitación y promoción del diseño, materializadas en centros, incubadoras, polos
y redes son ámbitos para propiciar el pensamiento de diseño dentro del marco de la sociedad y la economía.


Diseño a nivel país y a nivel global
11. Si se parafrasea a Aicher en El mundo como proyecto y a Jones en Diseñar el diseño, se puede pensar en un
modelo de país desde un modelo de pensamiento de diseño, es decir que problematiza y cuestiona el estado de
las cosas y que articula el modelo social con el campo económico desde su actividad creativa.
12. El diseño es un agente dinamizador del desarrollo local. Es necesario instalar el diseño en un territorio para activar economías locales a través de proyectos de desarrollo en los cuales los diseñadores trabajen con todos los actores involucrados.
13. Una vez instalado en el territorio local el paso siguiente es difundir el diseño propio en el marco mundial, para eso es necesario el pensamiento del diseño global.


Comisión: Diseño e Identidad

Integrantes: Gonzalo Javier Alarcón Vital - Carla de Stefano - Pablo Mauricio Escobar Escobar - Sanzi Gianpietro - Andrea Guillén - Leticia Hernández Alarcón - Rina Martínez - Carlos Mirabate - Edgar Andrés Moreno Villamizar - Lauer Alves Nunes dos Santos - Alejandro Julio Osorio Moran - Alejandro Otálora Castillo - Daniela Sabrina Pasquet - Alexander Pulido Marin - Mariena Rumié Bertoni - Mara Rúbia Sant´Anna - Sandra Tineo - Amparo Velásquez López - Amparo Velásquez López - Luis Rodrigo Viana - Rafael Vivanco.
Orador: Andrea Guillén
Coordinador: Gustavo Valdés de León
El coordinador elaboró un documento que fue presentado a la comisión y que organizó el debate de la misma. El
documento “Latinoamérica en la trama del Diseño. Entre la utopía y la realidad” se reproduce en las páginas 56
de esta edición.


Conclusiones expuestas en el cierre del Segundo Plenario:
La comisión trabajó el tema de la identidad del Diseño Latinoamericano y su integración por medio de redes.
Se plantearon también los siguientes interrogantes: ¿Por qué nos preocupa tanto la cuestión de la identidad? ¿Es cierto que la identidad es algo que se posee pero que no puede ser leída por quien la posee?
Al respecto, concluyeron lo siguiente:


1. Los participantes coinciden en que existe un desconocimiento recíproco acerca de la producción, práctica y
teórica, de los diseñadores de los otros países de Latinoamérica.
Este Encuentro ha generado una suerte de “catarsis” al facilitar el contacto personal entre docentes y profesionales de distintas nacionalidades, formación y experiencias.
Se propone trabajar por una mayor integración, estableciendo redes que posibiliten la circulación de información
entre las instituciones y los diseñadores, aprovechando las ventajas que ofrecen los actuales medios tecnológicos.


2. ¿Por qué nos preocupa tanto la cuestión de la identidad? ¿Es cierto que la identidad es algo que se posee pero que no puede ser leída por quién la posee?
Los participantes sostienen que, en tanto latinoamericanos, poseemos una identidad propia que más que
construirla debemos darla a conocer, tanto a través de la propia producción como mediante discursos que la
expliciten.
Nuestra identidad es un proceso dinámico que se caracteriza por la diferencia: somos diferentes a los no
latinoamericanos y somos diferentes entre nosotros mismos. El resultado es la multiplicidad de expresiones
culturales cuya riqueza, a veces contradictoria nos identifica ante los demás (y ante nosotros mismos).
Las Universidades y los diseñadores deben asumirse como generadores y gerenciadores de dicha identidad.


3. El rol profesional que cumplen los diseñadores en Latinoamérica, a diferencia de los países industrializados,
se define como multifuncional (diseñador multiuso) puesto que debe asumir como propias incumbencias que en el Primer Mundo son asumidas por especialistas. Tal situación puede ser percibida tanto como una ventaja
competitiva o como una instancia que debería ser superada en el futuro.


4. Una posibilidad de reformular este rol sería encararlo desde la tríada Arte (como “alma” o espíritu individual
y colectivo), Artesanía (en tanto técnica, tanto ancestral como incorporada en los procesos de modernización) y
Diseño (en función del usuario).


5. Los participantes destacan el rol estratégico que cumplen las Universidades en la formación de los nuevos
diseñadores: sin desconocer las demandas legítimas del Mercado deben priorizar la formación de diseñadores
con sensibilidad social, capacitados para resolver los problemas concretos que plantea el entorno local y
nacional.


6. Para que estos propósitos no se queden en lo meramente declarativo y superen la instancia de buenas intenciones se propone que las Universidades incorporen la problemática de Latinoamérica en sus programas de
estudio, con programas de investigación cuyos resultados puedan ser socializados por el colectivo de docentes y
estudiantes.
Un objetivo posible sería la institucionalización de una Cátedra Latinoamericana en las respectivas currículas.


7. Recuperar y valorizar la memoria y las tradiciones locales que, dada nuestra condición mestiza, hunden sus
raíces tanto en la herencia de los pueblos originarios como en los aportes de las masas de inmigrantes que
constituyen nuestro ser, como forma efectiva de existencia a la presión totalizadora de la Globalización, sin
perjuicio de saber renunciar a aquellos localismos que obstaculicen nuestra integración.


8. Se propone que las Universidades comprometidas con estos proyectos elaboren programas de movilidad e intercambio permanentes y sustentables de docentes, investigadores y estudiantes que conduzcan a una eficaz
interrelación y crecimiento recíproco.


2. Notas, apuntes, comentarios y reflexiones complementarias de las Comisiones de Trabajo

Estas Reflexiones del Foro recopilan los pensamientos, las ideas, las propuestas que fueron proyectando, en
el fragor de la discusión, los distintos miembros de las distintas comisiones.
No pretenden estas Reflexiones… reconstruir dichos textuales sino acercar a los lectores una visión general de las reflexiones acaecidas en dos intensos días de trabajo, compiladas como ideas sueltas, agrupadas en
cuadernos de apuntes que cada comisión fue llevando como bitácora, como libro de jornada; tratando de
plasmar en papel una realidad a veces común, a veces distinta, pero siempre coherente con esa pluralidad que
caracteriza a Latinoamérica.
Los entrecomillados, insistimos no pretenden denotar una cita textual, sino que buscan simplemente enmarcar un pensamiento, una idea, reconstruida desde los apuntes tomados en el debate.
Sin embargo, en algunas comisiones se agrega, con firma de su autor, algunos pensamientos, reflexiones o notas, llegados vía mail.


Comisión: Diseño y Enseñanza / Aprendizaje (A)
“Que sean los estudiantes los que construyan su propio conocimiento”.


“Empezamos a hacer talleres de formación docente, hicimos una gran reforma a nivel curricular; realizamos
encuestas en diferentes niveles para identificar problemáticas (FODA) con apertura de participación a
estudiantes y docentes. “Para introducir estas técnicas y que sean multiplicadores hace falta tecnología y una
buena biblioteca”.


“Que el diseñador reconozca a su disciplina como campo de enseñanza puede ayudar a mejorar la enseñanza. Hay que despejar la espuma de lo sustancioso y crear lazos abiertos y flexibles; dejando el plan de estudios abierto y flexible”.


“El docente debe ser docente y profesional del diseño, porque si no se convierte en un círculo vicioso”.


“Desarrollamos un plan integral de áreas disciplinares culturales llamado “tramo común”, en el cual existen
diversas líneas: indumentaria, arquitectura, escritura…
También se estudian las generalidades del diseño. Este “tramo común” les permite a los alumnos elegir la carrera
que van a seguir”.


“Queremos generar un diseño patagónico que se vincule con las necesidades de la región; dada la diversidad
cultural que existe debemos dar respuesta a distintas problemáticas”.


“¿Hay que buscar una identidad regional, local o global?
Por supuesto que se busca la identidad regional desde la óptica del folclore pero debe apuntarse a lo global.
Los diseñadores deben integrarse sindicalmente, gremialmente, productivamente”.


“Fundamos el diseño bajo los niveles de intervención de empresa; la institución es un negocio/ empresa bajo
el criterio de ser sostenible en el tiempo. ¿Qué es la formación integral? Desde la perspectiva del mercado
mismo que se establezca bajo criterios de los mercados de trabajo, argumentos de venta y enfoques comerciales
como elemento de suplemento de valor. Existen tres ejes verticales: creación/ innovación; tecnología y
mercadeo”.


“La lucha que sigue es consolidar al diseño como disciplina, como industria; generar el gusto por buscar importar y exportar diseñadores”.


“Está esa máxima del diseño que dice que las cosas no son como queremos que sean”.


“Tenemos problemas con los alumnos que ingresan con deficiencias… ¿Cómo debemos formar a esos alumnos? ¿Para qué los formamos? Creamos mallas vinculares pero… ¿Cuál es el nicho del mercado en el cual finalmente van a desarrollarse?”


“No solo se trata de diseñar sino también de saber cuánto se está dispuesto a pagar para ello. Es hora de trabajar en la interdisciplinariedad”.


“¿Qué pasa con la parte de especialización ahora que nuestra carrera tiene dos años comunes y no uno solo
como era antes?”


“El mercado es calificado y rápido. Nuestros alumnos deben tener los recursos para articularse ágilmente en él, porque ellos deben comenzar a trabajar lo más rápido posible. Deben incorporarse rápidamente en el
conocimiento técnico, en la práctica y no tanto una fundamentación teórica. Si bien existen modelos de
aplicación técnica básica, muchas universidades no cuentan con los recursos para aprovecharlos”.


“El Canal de Panamá nos trajo más consumo, más turismo pero generó un panameño poco creativo y poco
emprendedor. Los estudiantes venían con una alta deficiencia, pero lo fuimos superando con la creación de
un año de estudios generales, aunque eso no solucionó el problema”.


“En República Dominicana hay dos títulos: el de técnico, con el que los estudiantes ya salen trabajando y el
universitario. Tenemos dos campos de profesores: los teóricos y los que dictan los talleres. Son éstos los que
permiten que los estudiantes se mantengan en lo último de la tecnología”.


“La universidad de educación técnica sin equipamiento es un problema, pero lo central es que la universidad
nacional no está en una burbuja, sino que está inserta en la sociedad ¡De frente a la universidad pero de espaldas al país!”


“En nuestro caso no había propuestas propias, todo era impuesto desde el Ministerio; entonces se elaboró un
diseño curricular, un diseño de tecnicatura. Nuestros alumnos utilizan herramientas, sus manos, el telar, pinturas,
diseño. Pero el diseño de moldería es práctico y allí los privados tienen una fuerte sustentabilidad económica y un equipo de trabajo muy comprometido y aliado a la institución. Hicimos un plan de mejoras comprando una
bordadora industrial que permite realizar 8.600 prendas mensuales. Establecimos sistemas de pasantías donde se le propone al docente que utilice nuestras instalaciones para producir sus prendas”.


“En nuestro caso mandaron las máquinas pero no tenemos fondos para el mantenimiento”.


“Lo que le damos a la universidad es que a los chicos los acepten, que quienes terminen con la parte técnica
puedan continuar con la universidad. En una sola es cuela tienen dos mil trescientos estudiantes, más que la
universidad, queremos que puedan articular con ella.
Queremos que los alumnos ganen tiempo; la idea es que se ahorre tiempo para la universidad”.

“Debemos intercambiar experiencias con docentes, entre nosotros mismos, compartir los intereses comunes,
porque eso es lo que nos hace crecer y conocer. Hay que vincularse a universidades para hacer intercambios. Hay que generar mecanismos para vincularse con los docentes y con los alumnos”.


“Deberíamos formar un profesorado de Diseño a nivel latinoamericano”.


“El estudiante podría acumular “millas”, créditos de formación. Y que haya un reconocimiento de todo el aparato formativo”.


“Lo que era la práctica en el aula no te lo bajaban a la realidad. El estudiante tiene que hacer un estudio de
mercado, investigar los nichos en los que se van a insertar sus producciones. Hay que preparar al diseño para
enfrentar al mercado”.


“En Medellín, Colombia “se ha capacitado también al sector administrativo, desde lo pedagógico. Les hemos
dicho que la parte administrativa se debe a lo académico y no al revés”.


“Tenemos que empezar a compartir experiencias y romper con diversas estructuras. Hay que aprender a ser y
aprender a hacer”.


“Tal y como lo hizo la medicina, el diseño debe conformar un cuerpo de investigadores en diseño pero… ¿cómo hay que hacer para que el proceso científico no les mate la creatividad?”


“Hay que comprender que el diseño es diferente y que hay que tener en cuenta qué entendemos por diseño. Si
el contexto influye, cada uno puede tener un proyecto adecuado a esos requisitos, entonces, no se puede unificar
tanto”.


“Trabajemos en la construcción de flexibilización de carreras. Armar y flexibilizar contenidos de las escuelas que están dentro del Foro y que los contenidos sean revalidados de escuela a escuela, que se dé fe de los contenidos para que los alumnos puedan ir de escuela a escuela sin verse perjudicados. Debemos impulsar una agenda latinoamericana”.


“Uno de los principales objetivos de la educación debe ser un sistema de acreditación, que nos permita acordar y
asociarnos para dar crédito a nuestras carreras y alumnos, permitiendo el intercambio. También deberíamos lograr intercambios docentes por semestres”.


“Se debe tener en cuenta el perfil de los nuevos diseñadores, con sus propias competencias, deberíamos saber
con seguridad si son competentes o no”.


“No cualquiera puede exportar a Europa, por eso tratamos de articular la universidad”.


Los textos que se reproducen a continuación llegaron, finalizado el Foro, vía mail. Los mismos, como más arriba
lo indicáramos se reproducen con firma de sus autores.


“1. Respecto a la flexibilización y articulación de los distintos niveles de enseñanza de las Instituciones con el objeto de acreditar títulos y carreras a través del conocimiento y articulación de los proyectos educativos.
Nuestra reflexión es que la diversidad de los Proyectos Educativos Institucionales constituye una riqueza
cultural a preservarse que no necesariamente se debe caer en la tentación de uniformarlos sino efectivizarse
la articulación a través del profundo conocimiento de las propuestas pedagógicas, contenidos, estrategias de
enseñanza y evaluación, perfil del egresado etc.
Los PEI surgen en regiones diferentes respondiendo primero a las necesidades sociales, económicas, tecnológicas y culturales locales. Formar egresados que respeten el contexto donde deben ejercer su profesión,
pero dando prioridad siempre a la inserción de los profesionales en el medio local, donde se generó la necesidad de su existencia.
Como ejemplo, haciendo un paralelo: en la Carta UNESCO/UIA de la Formación en Arquitectura (Barcelona
1996-Comité de Validación 2004-2005) se declara en las Observaciones Generales:
Punto 3 “que los métodos de formación y aprendizaje para arquitectura son variados y permiten flexibilizar
los planes de estudio para responder a las demandas y requisitos del cliente, los usuarios, la industria de la
construcción y la profesión, manteniéndose alerta sobre las motivaciones políticas y financieras que originen
esos cambios”
Punto 4 “que bajo reserva del reconocimiento de la importancia de las tradiciones y prácticas regionales y culturales y la necesidad que existan diferencias en los planes de estudio que acomoden tales variaciones,
existe una base común entre los métodos pedagógicos utilizados y que, estableciendo criterios permitirá a
los países, escuelas de arquitectura y organizaciones profesionales, evaluar y mejorar la formación dada a los
futuros arquitectos”
Consideramos además que es ponderable la posibilidad que tienen las Instituciones privadas y de mediano tamaño de innovar generando nuevas formas de enseñanza, ya que a veces las instituciones estatales de gran magnitud suelen presentan estructuras rígidas por la lentitud de los cambios al ritmo de las demandas.


2. En el grupo de trabajo de Diseño y enseñanza/ aprendizaje se presentaron instituciones que tenían en sus
planes de estudio un año o dos con contenidos y objetivos comunes a todas las carreras de diseño como así
también escuelas donde desde el primer año se abordaba la especialidad e incluso la capacitación a los alumnos para desenvolverse en el plano laboral. Ambas válidas si responden a las necesidades de la región.
Si bien todos coincidimos en la estrecha relación Teoría- práctica. Algunas instituciones creemos que debe
haber un marco cultural integral del diseño antes de la especialización y por ende de la capacitación laboral.

3. Respecto a generar desde las instituciones la inserción en el mercado laboral de los alumnos, fue unánime la
respuesta afirmativa. Las diferencias se generaron ¿cual es el momento? Si bien en nuestra Escuela en todo el
transcurso de las carreras se hace una simulación de la práctica profesional, incluso en el Primer Año, (Ciclo Preparatorio Nivelador y Orientativo) que nivela y orienta en la selección de las distintas especializaciones de
las carreras de diseño y que justamente la simulación lúdica de la práctica profesional orienta a los alumnos a
seleccionar cual de las carreras que quiere ejercer: Gráfico, Indumentaria, en el Hábitat o Industrial.
En la mayoría de las instituciones, en la que nos incluimos, es en el último trabajo de Diseño, cualquiera sea su
especialidad, cuando la necesidad, demanda o deseo real es generada desde la región como solicitud, en donde el alumno ya está capacitado para dar respuesta a todos los requisitos o variables funcionales, morfológicas, tecnológicas etc. Comenzando el alumno por una investigación de antecedentes con el objeto de realizar primero un programa de diseño.


4. Consideramos que debe incluirse desde el programa y en todo proceso de diseño premisas como vida útil del
producto e impacto ambiental. La responsabilidad del diseñador hasta el término de la vida útil y el impacto de éste en el medio ambiente.


5. Si bien el diseño es una acción de servicio. El diseñador debe reconocer su propia subjetividad frente a la
problemática planteada, su rol social, consideraciones éticas etc.
Por lo que es fundamental desde nuestras instituciones educativas formar personas con un espíritu ético, sensibilizadas por los problemas sociales que contribuyan desde su profesión a mejorar la calidad de vida de toda la comunidad”.


Carlos Mirabeta; Liliana Salvo de Mendoza - Argentina


“La corriente globalizadora ha puesto de presente la vulnerabilidad que tienen las naciones actuando individualmente en el torbellino de impuesto por las “leyes del mercado”. Vemos cómo proliferan los acuerdos regionales alrededor del mundo, buscando sinergias que permitan a los países enfrentar los retos impuestos, aún
dentro de sus mercados internos. América Latina no es la excepción y asistimos a intentos de consolidar políticas
de integración regional materializadas en, por ejemplo, el Mercosur, la Comunidad Andina de Naciones, etc.
Es claro, y quedó evidenciado en el Encuentro Latinoamericano de Diseño y en el Foro, que la enorme cantidad de elementos comunes que existen entre nuestros países, contribuye a facilitar acciones mancomunadas en pos de objetivos comunes. Es impactante ver cómo compartimos problemáticas casi idénticas, cómo se han desarrollado estrategias similares para resolverlas y cómo coincidimos en anhelos para nuestros pueblos.
Por su innegable valor estratégico para el desarrollo sostenible de nuestras economías, el fortalecimiento y la
difusión del Diseño tiene que constituirse en uno de los pilares fundamentales de la dinámica económica.
Reiteramos una de las propuestas construidas en el seno de la Comisión:


Desarrollar los Foros Nacionales para garantizar dos cosas:
1. Continuidad y evolución del Foro Latinoamericano.
2. Difusión del nuevo rol del Diseño en las economías de cada país.
3. Materialización de acuerdos entre Instituciones en los ámbitos nacionales e internacionales.
4. Establecer la permanencia de las comisiones en desarrollo de las iniciativas desde las regiones para su
coordinación previa al encuentro.


Arturo Tejada T.; Carlos Fajardo T. - Colombia


“Una de las conclusiones de la comisión de Enseñanza Aprendizaje fue la creación de una comisión permanente
que centralice a las instituciones adheridas al foro.
Al darnos cuenta de la efectiva y amplia capacidad organizativa y de convocatoria nos permitimos sugerir que dicha comisión sea liderada por ustedes, y nosotros estamos en condiciones de ofrecernos para colaborar en
cuanto al estudio y análisis de las currículas de áreas similares, y estudiar la flexibilidad de contenidos, locales y regionales. Unificar criterios en cuanto a los ciclos básicos y propedéuticos.
Sin más nos despedimos agradeciendo y a la espera de respuesta”.


Carlos Pinilla; Alberto Murciego - Colombia


“En este Foro de Escuelas de Diseño 2007 trabajamos activamente y todos con el fin común de lograr la formación de un alumno competente, crítico y autónomo.
Creo que para la formación de un futuro profesional del diseño se debe plantear un aprendizaje deductivo e
inductivo a la vez, tratando de esta manera de mantener el movimiento pendular entre ambos extremos, teóricamente opuestos, pero cuya combinación contribuyen a un pensamiento flexible y, por sobremanera, a respetar el estilo cognitivo de cada alumno.
En segundo lugar se deberá tener en cuenta que el alumno puede relacionarse con lo que sabe, o sea que se puede incorporar a estructuras del conocimiento que el sujeto posee y adquiere significación en función de
conocimientos anteriores.
A su vez, la enseñanza estará centralizada en el alumno y sus necesidades y en este contexto el docente a cargo del curso deberá cumplir un rol de generador de aprendizajes significativos, y de facilitador de conocimientos.
El Foro es el lugar indicado para fortalecer nuestro campo y que este contribuya con el mejoramiento de nuestro
medio social, cultural y económico utilizando los aportes del diseño”.


Sergio Ricupero - Argentina

Comisión: Diseño y Enseñanza / Aprendizaje (B)
“¿Hay o no una especificidad en la enseñanza/aprendizaje del Diseño?”


“En Argentina está muy fragmentado “lo educativo”, existen universidades nacionales, privadas con dependencia
nacional o provincial, y universidades privadas sin dependencia. A nosotros nos costó “encuadrarnos” como artística o técnica ya que no era ni una ni otra, sin embargo el Estado nos exigía ese encuadre. Los estudiantes
tienen una idea difusa sobre qué es el Diseño: esta dualidad artística/técnica se da también a nivel de los educandos. Estamos en el inicio del problema”.


“En Colombia la discusión pasa por saber a qué carrera pertenecía el Diseño, si pertenecía a la arquitectura, a la
ingeniería, a las artes… Para solucionar ese inconveniente se formó una red de diseño integrada por los distintos
directores de carrera que buscaban explicar en qué consiste el diseño. Allí descubren que la orientación de cada
carrera de diseño dependía de su facultad de origen: Arte, Ingeniería, Arquitectura...”.


“La metodología en clase consiste en que a partir de un problema que se plantea se desarrolla un `gran taller`”.


“Gran parte de nuestros países tienen en esto las mismas complicaciones. Sucede, por ejemplo, que el hijo le plantea al padre que le gusta dibujar. El padre piensa “bueno… este es medio chiflado así que por ese lado va bien, pero como el dibujo “no da”, no es redituable, le dice a su hijo que no estudie dibujo, que debe ser Arquitecto.
También se dan otros casos, por ejemplo, puede ser que al chico le guste el comic entonces le dicen que debe
ser Diseñador Gráfico. No tienen ni idea de lo que es el Diseño Gráfico, ni los alumnos, ni los padres y mucho
menos el gobierno”.


“Si no sabemos qué es el Diseño es porque no tenemos esa claridad que tienen otras disciplinas sobre cuál es
su objeto de estudio; debemos reflexionar sobre los atributos del Diseño Gráfico y trabajar dos campos: el de la
teorización y el del oficio y que de ahí surgirá nuestro objeto de estudio y su metodología. Como oficio pareciera
que hay claridades, pero no se puede hacer pedagogía sobre algo que no tiene claro su objeto de estudio”.


“En una oportunidad nos reunimos diez graduados, ex compañeros de la facultad de Diseño y descubrimos que
ninguno era competencia del otro ya que cada uno estaba especializado en diferentes áreas: moda, textil, marcas, eventos… Ahí se ve la capacidad de competencia y apertura de mercados que tiene la disciplina”.


“El currículum en la facultad consta de tres ciclos: Preliminar, donde se estudia el Diseño Gráfico; Básico, común
a toda la universidad y Profesional que le brinda ese perfil único. Son valores del currículum su flexibilidad
y su inter-disciplina. Los “componentes” del currículum están integrados por la red de diseño y muchos de los
profesores provienen de distintas áreas: Ingeniería, Medicina, Artes… Hay muchos médicos que uno ya no se sabe bien si son médicos o diseñadores”.


“En un lapso muy breve el Diseño se dividió en especificidades sin que se haya consolidado como gremio. En México existe UNAM que es un “monstruo maravilloso”, la aparición de Universidades Privadas se debe a la
necesidad insatisfecha por UNAM quien no logra dar cabida a la gran cantidad de alumnos que tiene”.


En México el Diseño, en su gran mayoría, surge de la arquitectura.
Surge de una necesidad de “diferenciarnos: “Soy diseñador de las artes visuales, soy diseñador gráfico”.
Pero… ¿qué son? Para contestar a esa pregunta surge una Asociación que busca la unión pero como sus
fundadores son Arquitectos, se renueva el “vicio”.
Si lo de hoy es la flexibilidad habría que ver si no es conveniente dar un paso atrás y volver a la enseñanza
generalista tradicional ya que el diseñador requiere un grado de madurez”.


“Nuestros alumnos quieren conocer casos laborales de egresados. No les interesa tanto conocer al diseñador
exitoso, les preocupa relacionarse con un par de ellos que ya esté inserto en el mercado laboral”.


“Mi experiencia viene de la comunicación y no del diseño pero, sin embargo, veo que las problemáticas son similares. Lo más complicado consiste en definir los criterios de evaluación porque los profesores son
de diferentes disciplinas. El proyecto en el aula funciona bien con cada proyecto individual pero hay poca interacción entre los diferentes proyectos. Estos terminaban definiéndose en función de los intereses del líder del grupo por lo que la universidad decidió apoyar a los proyectos de los profesores que estén orientados a mejorar las competencias aumentativas”.


“Nosotros utilizamos un sistema de fichas, para que los profesores evalúen a los alumnos”.


“En México hay una certificación profesional. Los colegios de egresados están creciendo rápidamente”.


“Se hace una tabla con lo que se debe cobrar pero dicha tabla no tiene una regulación por parte del Estado”.


“Legitimar la práctica y buscar el respaldo de una certificación no implica que estemos legitimados como
disciplina en cuanto a su objeto. Hay que sistematizar la práctica profesional. Para institucionalizarnos, para
volver a ser rigurosos debemos dar un paso atrás. Podemos hacer diseño pero siempre estará el sinsabor de faltarnos el conocimiento acabado del objeto”.

“Cuesta poner a teorizar a los profesores ya que éstos vienen a enseñar lo que hacen y cómo lo hacen. Se puede
generar conocimiento, teorizar y escribir a partir de la solución de los problemas”.


“Ya hay muchas cosas, sistematizando y observando las prácticas podemos teorizar”.


“Debemos buscar el perfil del docente más que el perfil del egresado. En nuestra universidad no se puede dictar
Diseño Gráfico si no se trata de un docente matriculado en el área y con un grado académico superior al que
imparte”.


“Se pueden fortalecer los conceptos del diseño a través de lo que llamamos un proyecto en grupo sin asesoría o
investigación del observatorio. Durante dos semestres los alumnos sólo observan el diseño en sus casas, barrios,
ciudad o donde ellos lo deseen. Luego un docente les aporta la teoría necesaria para comprender los problemas
(relacionados con el diseño) que ellos solos observaron.
Luego los alumnos vuelven a observar esos mismos problemas pero con el marco teórico aportado por el docente y teorizan sobre ellos. Finalmente vuelcan lo aprendido en un proyecto final”.


“El método de la observación es muy apto para lograr la creatividad. No hay que separar la teoría de la práctica,
eso es lo enriquecedor”.


“¿Existe o no un perfil del docente de diseño? ¿Es conveniente esta característica multifacética de la que se habló ayer?”


“Nuestras carreras se alimentan de las diferencias. Nosotros ponemos a trabajar a los docentes juntos; con ejes
disciplinares: componente teórico, taller, interdisciplinario y tecnológico. Hacemos reuniones de profesores
donde se plantean sus estándares de calidad formando un “foro académico” que lo vuelcan en el aula. Hicimos
filtros: el coordinador general debía ser Diseñador Gráfico y el coordinador de área también. Lo dividimos en dos
fases: “marco teórico” y “paso de los contenidos al aula”. Esto implica un ambicioso plan de capacitación
docente”.


“Son buenos profesionales pero les falta formación docente, pedagogía. Es rica esa multiplicidad pero los
problemas de pedagogía son graves”.


“El profesor tiene que cumplir con el requisito del diplomado en didáctica universitaria. Luego hay otros
diplomados para mejorar su competencia docente, pero aquel es el requisito mínimo”.


“En Perú, por ley, no puedes dictar clases en una universidad si no eres licenciado en educación. Se propuso un
programa especial para ser bachiller y licenciado. En Perú solo hay dos universidades pero varios terciarios
cuyo objetivo es formar licenciados emprendedores socialmente responsables”.


“Existen programas de capacitación docente pero son generalistas. Hay que crear cursos específicos para la
capacitación docente de profesores de diseño”.


“Tenemos la necesidad de generar docentes capacitados en diseño, ya que hay dos planos: el formal y el de la
realidad. Y ambos son bien diferentes. Los profesionales de diseño son diferentes en los países desarrollados que en los subdesarrollados. Muchos tienen una política de profesores part-time lo que generar un docente que a la vez que es docente es profesional. Todas las escuelas británicas en Latinoamérica están conectadas y manejan el mismo standard. Hay feed back. Se debe estandarizar la enseñanza del diseño latinoamericano”.


“Manejamos una idea fuerte del pragmatismo, creemos en la importancia de la experimentación y en que los cursos de pedagogía son una mala solución. Encontramos que la clave es la construcción de colectivos docentes
apoyada en la documentación. Esto implica que los profesores deben tener un espacio de dialogo con colegas
e interlocutores que trabajen desde la pedagogía. Tenemos un programa llamado de “monitores” que consiste en
estudiantes avanzados, sobresalientes a quienes se les da una formación del “diseño pedagógico”. Ellos asisten a otros estudiantes. La universidad aspira a que vuelvan como docentes”.


“Pareciera que el problema no está en el diseño sino en la formación pedagógica. Hay que dejar en claro que el
programa de capacitación actual no es del todo efectivo”.


“En nuestra universidad se están concursando los cargos lo que genera cambios en los programas y recambios en el cuerpo docente. Tenemos un magíster en pedagogía de arquitectura y diseño”.


“La tecnología es fundamental para el diseño. Las carreras cortas tienden a dar una salida laboral más rápida pero deberíamos hacer una articulación entre terciarios y universidades y con la industria gráfica. Este feedback
con la industria es muy importante para la formación de profesionales. Estamos elaborando cada cátedra como
proyecto orientado a la industria”.


“El tema de la evaluación es super importante. Es en el instrumento de evaluación y diagnostico donde el profesor
indica al grupo de alumnos que están en un nivel medio, bajo o superior. También se les exige fotografiar todos los proyectos y estipular que condiciones requiere el profesor para elaborarlos”.


“Los alumnos entran al “jurado” o mesa de examen y parece que los van a fusilar. Por eso incorporamos
la estrategia de que el alumno “venda” su proyecto al jurado”.


“Hay que tomar en cuenta las variantes del mercado, usuario, agente, realidad, sistema público y sistema privado. El diseño de interiores en Perú es una carrera “boom”, allí se dan diversas opciones, por un lado la  señora de mucho dinero que va a un privado pero que necesita un dibujante. Por el otro lado esta el diseñador de interiores que va a la universidad pública. Son realidades diferentes; generamos dos tipos de diseñadores: operativos y creativos. El diseño está muy relacionado con el mercado”.


“Es interesante la relación del mercado con la disciplina pero cuando el mercado intenta regular a la disciplina
ya se pone un poco complicado”.


“Hay que buscar consenso entre los profesores, cada semana todos los profesores se reúnen para revisar el
proyecto de cada estudiante y así se genera un “círculo de conocimiento”. Por ejemplo, el profesor de ética le
señala aspectos de su disciplina y se va generando así ese círculo. Al alumno se le hace una devolución grupal
de los profesores llamada “consenso”. Lo hacemos cada semana. Se trata de una apuesta por construir conocimiento ¿A qué se apunta? ¿Al equilibrio entre lo económico y lo académico? ¿A lo económico? ¿A lo académico? Creemos que lo académico va primero”.


“Realizamos talleres integrales que involucran todas las materias en un solo proyecto en el que todos los profesores, juntos, asesoran durante un mes el proyecto del alumno. Con esta metodología los estudiantes comprenden como la teoría enriquece el proyecto y lo lleva más allá de la estética”.


“El desarrollo humano es un proyecto muy grande de la universidad, en particular lo social. Hay que ir a la sierra
y proponer allí algo innovador. Creamos un “Wokshop: cocinando ideas” donde exigimos puntualidad y hacemos
experiencias inter-facultades”.


“Nosotros integramos el jurado con profesores de la casa, otro part-time, esto es, sin compromiso con la facultad
y un empresario. Ustedes pensarán que es difícil llevar al empresario a tomar examen, pero la realidad es que
vienen a mi a pedirme diseñadores, entonces yo les digo que vengan a la mesas que allí van a ver unos veinte más o menos con sus trabajos; y ellos vienen encantados.
También hacemos feedbacks de grupo donde cada grupo evalúa a los demás y eso sirve como preámbulo para el jurado ya que si todos remarcan una misma cualidad… por algo será. Nos interesa mucho la vinculación con el
mercado”.


“Si se nombra mucho la palabra diseño hasta se la puede llegar a vaciar de contenido. Un problema grave que
tenemos es lograr que los alumnos vinculen el dibujo con las tecnologías, que entiendan que diseñar no es sólo dibujar. Existen grados de complejidad para llevar a cabo cada proyecto específico. Para el diseñador de
indumentaria es más sencillo que para el de interiores, porque es materialmente más fácil producir una prenda
que decorar una casa. Debemos vincular los materiales con el dibujo, el alumno debe saber que una línea de lápiz
significa materiales, costos, etc.”.


“Buscamos formar “operadores culturales”, esto es, que el diseñador con su producto pueda cambiar estructuras
culturales del medio en el que vive. Utilizamos la autocrítica y opiniones cruzadas de ellos mismos, y muchas
herramientas de auto-evaluación. Algo que ocurre es que los alumnos conocen a los grandes maestros del diseño
pero no lo que ocurre hoy en día en el mercado. Para resolver este problema hacemos talleres sobre empresas
de diseño que estén trabajando hoy en día en el medio y sobre ese trabajo ellos hacen una auto-evaluación”.


“¿Cómo aprende el alumno? ¿Cuáles son sus habilidades meta-cognitivas?”.


“Se nota la diferencia entre los profesores que vienen de una práctica profesional y los que vienen de la docencia”.


“Algunos docentes hacen procesos de deconstrucción para que los alumnos evalúen el proceso de aprendizaje”.


“Existe una gran tendencia hacia la técnica o el “dibujismo” pero cuesta mucho desarrollar la parte conceptual
en los alumnos. Allí una pedagogía del diseño deviene fundamental. Notamos que los alumnos no saben pensar.
Manejan bien el soft pero no el concepto. En este sentido, trabajamos con la técnica de mapas mentales y nos ha
dado resultados”.


“En Colombia tenemos un curso denominado “Fundamentos del Proyecto” donde los estudiantes en su primera
parte se hacen conscientes sobre como funciona su pensamiento (mapas mentales, conceptuales) también
lo denominamos “procesos de pensamiento. Luego, siguiendo otro curso aprenden que la creatividad no es un
hada madrina que con su varita mágica te tira la idea, sino que es un proceso. Ser creativo tiene un sentido y
contenidos que se deben aprender. Los estudiantes llevan unas bitácoras donde explican el proceso del proyecto y así van encontrando el camino para llegar a”.


“Entendemos que los procesos metacognitivos son simultáneos de los procesos cognitivos. Se trabaja “en llave”
con el profesor de taller. Cada semana hacemos una discusión sobre lo que se hace en el taller de Diseño. Con
esto notamos que por atender tanto la línea metacognitiva habíamos descuidado la línea cognitiva. Le pedimos al
estudiante que en cada etapa del proyecto anexe las experiencias que se generan en su vida cotidiana”.


“El problema seguirá mientras la gente no entienda que esto va en serio. Debemos plantear la necesidad de prácticas o pasantías dentro de las escuelas”.


“Me tranquiliza saber que mis angustias internas son compartidas por todos. Pero me inquieta el futuro profesional. Al empresario le cuesta cambiar su pensamiento. Tenemos que generar una cultura de producto. Los
alumnos desconocen esto. Piensan que son “escultores de máscaras para colocar en los productos”. El diseño es una actividad pensante y los alumnos no son pensantes; durante quince años desaprendieron a pensar merced a la televisión y el software. Hay un declive en esto porque
¿Si basta apretar un botón… para qué pensar?”.


“Hay que deconstruir al alumno para construirlo nuevamente.
Hay que crear una interfase entre lo académico y lo profesional. Es importante desarrollar programas de intercambio y pasantías, es decir, generar movilidad académica. Nosotros lo hacemos y es muy distinto lo que se lee en un libro a lo que se ve en la práctica”. Sería interesante hacerlo en el marco del MERCOSUR”.


“No debemos quedarnos encerrados en nuestras facultades sino que debemos hacer más intercambios. Si bien es prematuro, debemos observar los cambios globales, por ejemplo lo que sucede en China para ver como influirá eso en nuestro currículum”.


“El diseño debe estar al servicio del mercado pero también al de entidades sociales y estatales”.


“Es muy importante que se pueda hablar de pedagogía del Diseño. Somos una comunidad académica y nos dimos cuenta de que tenemos las mismas preguntas”.


“Deberíamos hacernos tres preguntas: ¿Hasta dónde uno puede pensar al diseño como una disciplina básica? ¿Se está produciendo diseño en materia de educación? y si es así dónde y cómo. Y finalmente si hay o debiera haber una formación matemática en diseño, cuál es su naturaleza, su extensión. ¿La formación matemática debe estar?”.


“Somos una carrera joven, estamos empezando… ¡hagámoslo bien pues! El año que viene deberíamos ver
nuestros logros”.

Comisión: Diseño y Tecnología


“Actualmente hay un cambio en el paradigma educativo, ahora es más veloz, las carreras duran menos en el tiempo.
Esto provoca el surgimiento de nuevas disciplinas y profesiones. El profesor pasa a ser un orientador/ facilitador
que ayuda a interactuar con los distintos tipos de tecnologías, esto cambia la forma de evaluar y medir el trabajo realizado”.


“Es necesario enseñar a validar los contenidos. ¿Conocemos los problemas actuales y futuros de nuestros estudiantes?
Porque ellos competirán con gente de todo el mundo. El catch up tecnológico es abordable pero no lo son las deficiencias en la formación de estudiantes”.


“Un fantasma se extiende sobre la educación. En todas partes surgen voces apocalípticas que pretenden mantener en status quo a este fantasma de la tecnología. Santos Cruzados que se enfrentan a la incultura que promete el espacio virtual. El paradigma es un nuevo tiempo, una nueva realidad y un paradigma anacrónico. Vivimos en una era tecnológica, globalizada e intercomunicada, pero nuestro discurso es un discurso que pretende valorar el aprendizaje análogo como la verdad e incluso sobreponerlo al nuevo escenario”.


“Un nuevo paradigma consiste en pensar que la tecnología llegó para quedarse; que los jóvenes son incultos; que
los profesores hemos sido incompetentes para llegar a ellos; que les entregamos nuevas herramientas y a la vez
queremos que cultiven el conocimiento con una pala”.


“La tecnología nos ha liberado de procesos caros y lentos; ahora que esto ha pasado debemos preocuparnos de lo esencial, aquello que antaño no podíamos hacer porque gastábamos un valioso tiempo. El profesor de diseño debe involucrarse en una actualización permanente. Estamos formando diseñadores para el mundo del mañana, ellos nunca van a pintar a témpera ni revelar con D-76 ó DEKTOL, y si así lo hicieran deberán digitalizar su trabajo
para poderlo utilizar o publicar”.


“Un nuevo paradigma tiene su base en que no estamos para imponer conocimientos axiomáticos, debemos ser
humildes y aceptar que no hicimos el cambio a tiempo, que lo importante es enseñar al alumno cómo aprender.
El nuevo paradigma es que los docentes debemos acceder a lo que yo llamo pensamiento tecnológico que no es cultura o manejo tecnológico, es una postura abierta a utilizar la tecnología y a integrarse en diseño. Si algo se podía hacer bien hace veinte años ahora se puede hacer mejor.
Esto no pasa por un expertismo instrumental, pasa porque podemos usar el tiempo valioso en conceptualizar”.


“Desde el punto de vista de aplicar un conocimiento se debe priorizar la enseñanza de acuerdo a la necesidad de
lo que requiere el mercado laboral actual, es decir quienes van a contratar o solicitar diseñadores piden: diseñador gráfico, creativo, activo con conocimiento del software y con capacidad de trabajar bajo presión. Entonces nosotros como instructores estamos comprometidos a preparar profesionales que van a actuar dentro de tres años o más y se sobreentiende que ellos, los egresados, van a responder lo que la actividad laboral requiere. Es decir que lo básico de las instituciones es elaborar currículas de conocimientos que permitan al estudiante sentirse seguro, que el tiempo que invierte en aprender le va a ser útil; y además complementarios de los cursos extras a elegir y que le puedan servir como alternativa para hacer otra actividad si no lograra trabajar propiamente como diseñador gráfico. El diseñador gráfico simplifica los mensajes en íconos o gráficos para ser empleados en los diversos medios de comunicación gráfica para que el público o usuario focalizado reconozca y adquiera la compra o acceda a un servicio que necesita. Comprendemos que la tecnología es solo una parte que le va a ser útil, porque el diseñador es parte de la creación de esta estrategia de comunicación visual”.


“Hoy por hoy no se puede concebir al diseño sin las tecnologías desarrolladas para este campo, por lo tanto
la tecnología deberá ser el primer aliado para continuar la enseñanza aprovechando todas sus fortalezas y las
oportunidades que brindan tanto al estudiante como al docente. Ahora bien, las instituciones deben tener
igualmente esta misión-visión a corto y mediano plazo para llevar a cabo políticas a desarrollar a partir de necesidades claras”.

“La tecnología avanza y es así como debemos mantenernos al tanto del mundo digital, para mi parecer es una gran ayuda, más no una solución; es una herramienta y un beneficio tanto cultural, social, económico y educativo.
Claro que, refiriéndome al campo educativo y sobre todo en el ámbito del Diseño, debemos tener claro el enfoque tecnológico como herramienta de trabajo, más no como objeto creativo y sensibilizador para crear soluciones comunicacionales, gráficamente hablando. Cuando digo esto me refiero a no permitir que nuestros estudiantes vean el computador o internet como la solución a su “problema” gráfico o creativo sino que deben desarrollar su idea, buscar medios para desarrollarlo”.


“Cuando yo quería realizar una investigación lo hacía en una biblioteca, también me ayudaba con internet, pero
buscaba medios para hacer el diseño, medios como la naturaleza, la pintura, las texturas, las formas o algún
tipo de papel que me ayudara a generarlo, de esta forma se realizaba y luego digitalizaba para dar algún retoque
en el computador, algo más sensibilizado de lo que hoy en día nuestros estudiantes quieren hacer: bajar unas
fotos de internet, realizar retoque, imprimir y ya está ¿Y la creación, que es la base del diseño, dónde queda?”.


“Me limité a lo que la máquina me pudo dar, mas no hice lo que sé que pude haber creado ¿Es que acaso la
tecnología realmente nos está ayudando a avanzar o nos está limitando a quedarnos con las ideas de lo que ella nos puede dar? La tecnología se ha utilizado siempre, pero ahora existe una sobrecarga que nos lleva a olvidarnos de pensar o por lo menos crear más allá. Necesitamos imaginar, crear y sensibilizar”.


“Parece ser que la mayor dificultad es poder dirigir la enseñanza de la tecnología sin perder el conocimiento
que tienen las actuales generaciones de académicos, en este sentido creo que el académico debe preocuparse
cada vez más por el problema del contenido y dejar que el alumno elija cómo llegar a la forma por el medio que
le parezca más apropiado y en ese minuto debe discutir sobre qué es lo apropiado si lo analógico o lo digital o la
mezcla de ambos. La gran ventaja de lo tecnológico es que es un reflejo de lo que la sociedad vive y exige hoy
en día. Los tiempos de entrega de los proyectos exigen un ritmo que nos lleva a privilegiar el software y dispositivos que nos pueden ayudar a disminuir significativamente los tiempos, lo que puede atentar al proceso reflexivo del diseño entregando resultados que pueden ser muy efectistas pero de bajo valor y aporte al diseño. Los académicos debieran buscar soluciones para que no se pierda el contenido”.


“Existe una preocupación común con la cuestión del uso de las tecnologías por parte de los alumnos y una
necesidad de encontrar un punto de equilibrio en el uso y manejo de las máquinas ya que pueden por un lado
ampliar las posibilidades de creación pero, en caso de exceso, inhibir potencialidades. Es preciso encontrar un
caminho do meio para el uso de las tecnologías; despertar en el alumno sus potencialidades independientemente
del uso y necesidades creadas a partir del computador o cámara; crear una conciencia de que no es del dominio
de las facilidades electrónicas de última generación de donde surge el producto mejor elaborado y creativo, sino del conocimiento conceptual y de una nítida razón y sentido de lo que se quiere producir”.


“Pienso que el encuentro entre Diseño y Tecnología abre un nuevo camino para los estudios que exigen nuevas
interdisciplinariedades con otros campos del saber. Por un lado tenemos al arte, que siempre camina paralelamente al diseño, confundiendo y reconfigurando con las reproductibilidades técnicas (pop-arte; constructivismo, web-art). Por otro lado, los estudios de fotografía, cine, que ya enamoraban a los currículos de diseño, hoy los creo necesarios, por cuenta de los nuevos medios.
Además la imagen-movimiento está presente en las sociedades modernas e industrias a través de las cámaras
cinematográficas. Sabemos que la percepción resultante de este mirar configura la sensibilidad del hombre en medio de la ciudad. De Baudelaire a Walter Benjamín y otras narrativas. Los nuevos medios también hacen lo mismo que los puntos de vista de James Joyces o el laberinto de Borges ¿Narrativas sin fin o hiper texto?”.


“Todo es texto: Imágenes, palabras escritas… estudiamos literatura para comprender mejor el mundo, porque nos aproximamos cada vez más a las prácticas cinematográficas (montaje, primeros planos, etc.) a través de sus
pensadores estimulamos a los alumnos presentándoles campos de posibilidades de creación de su texto. Hablo
de reducir el cine a un código; y ya que los programas gráficos (Flash, por ejemplo) se configuran en imágenesmovimiento, se hace necesario pensar que eso produce como pensamientos de producción de mundos”.


“Los docentes del Diseño percibimos en las interacciones con nuestros estudiantes una distancia entre los mundos de referencia de cada uno que tensiona la comunicación.
Nos paree que los estudiantes deberán estar más centrados en el Diseño y menos en la tecnología. Para eso ocupamos a veces recursos pedagógicos como por ejemplo, mantener en el currículo materias que consideramos formativas como el bocetaje o el dibujo con tinta pues nos parecen no solo formativas sino también esenciales para el desarrollo del futuro diseñador aun cuando sabemos que tal vez nunca las ocupen en la vida laboral”.


“¿Pero acaso el carboncillo no es un tecnología? Me parece que todos los instrumentos son tecnologías y como
tales son dispositivos socio-culturales que contienen un saber histórico. La diferencia entre una tecnología
analógica para el diseño y una tecnología digital está en el contexto histórico en que se usa y da los sentidos
compartidos por una comunidad. Lo esencial es un problema pedagógico de enseñanza/ aprendizaje del diseño.
El docente debe saber construir los puentes entre su propia cultura y la cultura del alumno de modo que ambos puedan construir nuevos sentidos. El docente ya no puede pretender ser siempre la autoridad en el estado de arte de la tecnología. Su tarea fundamental debería estar, como siempre, en el desafío de enseñar a pensar,
sentir y actuar como un diseñador”.

“Tenemos la ilusión retrospectiva que cuando nosotros éramos estudiantes éramos más creativos, reflexivos,
originales o metódicos. Sin embargo cuestiono ese juicio; más bien pienso que vivimos en culturas un poco distintas y que tienen lenguajes y sentidos a veces distintos. Como docentes tenemos el desafío de reconocer el mundo del otro como válido y trabajar colaborativamente en continuar el aprendizaje de ambos”.

Los textos que se reproducen a continuación llegaron, finalizado el Foro, vía mail. Los mismos, como más arriba
lo indicáramos se reproducen con firma de sus autores.


“En el marco del Segundo Encuentro Latinoamericano de Diseño y dentro de la Comisión de Trabajo, orientada
hacia la Problemática de la Relación entre nuestra disciplina y las Tecnologías emergentes, se abordó el impacto
tecnológico, cultural, social y económico de la inserción del mundo digital en el ámbito del Diseño Representantes del Diseño Gráfico, Industrial, Fotografía y Comunicación Audiovisual, de Ecuador, Brasil, Colombia, Perú, argentina y Chile, coincidieron en definir que el efecto generado por la tecnología digital en los ámbitos
académicos y profesionales, ha sido absolutamente determinante de un urgente cambio de mirada hacia esta
realidad que ha desbordado nuestra percepción primaria del fenómeno, fundamentalmente en nuestro quehacer,
el académico.


Docencia:
Los espacios académicos han resultado ser absolutamente ineficaces en establecer una sincronía entre docentes y educandos, toda vez que estos últimos, “nativos del mundo digital utilizan las herramientas con propiedad y en forma natural. Mientras el estamento docente, compuesto por adultos constituye una suerte de “forasteros”, muchos de ellos apegados al antiguo paradigma de la enseñanza de técnicas (algunas incluso obsoletas), en vez de utilizar las herramientas digitales para avanzar a estadios más elevados del conocimiento.


Tecnología:
Las herramientas digitales han permitido generar un nuevo espacio educativo, en el sentido que su aporte,
permite al docente soslayar el tiempo utilizado otrora en enseñar tecnologías y utilizar este valioso espacio, para
profundizar en aspectos tales como conceptualización, creatividad y utilización del conocimiento analíticoreflexivo.


Alumnos
Los jóvenes se presentan ahora como: “asociados activos”, compartiendo destrezas en el uso de los ingenios
digitales, lo que permitiría una interacción que enriqueciera a ambos protagonistas. Desafortunadamente esto no se produce. Por temor, desconocimiento o fobia al cambio.


La tecnología digital ha llegado y “vino para quedarse”.
Representa una realidad axiomática, cuyos efectos no son del todo “inocentes”, detrás de ella están los grandes
intereses foráneos a nuestra realidad Latinoamericana, donde lo que se impone muchas veces no es la calidad,
sino la capacidad política de las empresas. Esto conlleva tremendas desigualdades entre las distintas economías
del continente y nuevas responsabilidades para quienes tenemos la tarea de formar a los nuevos profesionales.
Frente a este escenario es lícito preguntarse:
. ¿Qué aspectos debemos destacar como “fundamentales” y nodales de la enseñanza, para que los profesionales
que estamos formando puedan capacitarse para destacar en un mundo globalizado, cambiante y altamente competitivo?
. ¿Lograremos los docentes internalizar un cambio de paradigma, que nos conduzca del “pensamiento tecnológico a un pensamiento digital?, para, de esta manera, constituirnos en sujetos activos capaces de llevar a
nuestros alumnos a un nuevo estadio educativo donde prime, la discusión, el pensamiento reflexivo y la
proyectación documentada?
. Y si eso ocurriera, ¿estamos capacitados para desarrollar una alfebetidad digital, unida a una actitud responsable, que no confunda la forma con el contenido?, en otras palabras, ¿seremos capaces de superar “el
deslumbramiento, la simple bulimia tecnológica para abordar aquella instancia superior en la cual la creatividad, fruto de la reflexión marche sincrónica con las herramientas digitales más apropiadas?
. Por último ¿cómo unir el conocimiento de las herramientas tecnológicas pre-digitales al uso de softwares
que emulan con destreza inigualable lápices, pinceles y pigmentos, para que los alumnos no pierdan el sentido
de su uso pensando que aquellos son solo “plugins o filtros”, carentes de una estética propia, de un estilo y un espacio-tiempo determinados?
El debate, la pluralidad, la flexibilidad de pensamiento unidos a la toma de conciencia e identificación cultural,
nos permiten intuir, cada vez más seguros, que el acceso al “pensamiento digital” es el camino que nos queda por recorrer. Y quizás en unos años más cuando los actuales “nativos” hayan trazado su propio camino profesional y ante la evidencia irrefutable de sus procesos y podamos re-significar la “incidencia real” de estas herramientas, hoy consideradas vanguardistas y posiblemente mañana obsoletas, que puedan llegar a tener en el desarrollo efectivo de un nuevo diseño, más desarrollado, con real valoración en los procesos económicos, y sociales de un futuro mediato.
Por lo tanto, con más interrogantes que certezas, celebramos la posibilidad de este espacio de intercambio que nos ha brindado la Universidad de Palermo, e intentaremos, cada uno desde nuestras propias especialidades, seguir abordando, nuestra responsabilidad en este “cambio de Paradigma” de modo reflexivo y analítico, mirando con respeto la multiplicidad de enfoques, intentando esclarecer creativamente nuestras naturales inseguridades y
dudas, atendiendo que nos encontramos en un contexto en evolución y cambio permanente.
Como dije en un comienzo, la tecnología digital llegó para ya está aquí y se quedará aquí. Al respecto resulta
apropiado reflexionar sobre las palabras pronunciadas por Nelson Mandela, a raíz de la globalización:

“La globalización es igual que el invierno, y de lo único que podemos tener certeza es que llegará y lo hará para
quedarse, a nosotros nos queda solo acostumbrarnos a vivir con ella”


Hugo del Castillo Blanco - Chile

Comisión: Diseño y Sociedad
“Que el diseño sea de una vez por todas entendido por la sociedad. El diseñador no puede dejar de lado la ética porque maneja mensajes y audiencias y es una responsabilidad muy grande que tiene sobre lo que hace y para quién lo hace. Ya sea un producto o una imagen, influye en lo social. El Diseño debe ser tomado en cuenta como herramienta para el bien social”.


“Todo diseño es social. El tema consiste en saber qué métodos vamos a utilizar para crear mensajes éticos y
cómo vamos a realizar las gestiones sociales, gestiones de inclusión de los más desfavorecidos y contribuir a la
sustentabilidad. Podríamos pensar en materiales reciclados y contribuir al medio ambiente ¿Formamos para el
mercado o formamos para transformar el mercado?”.


“Se debe recalcar la función del diseño para sensibilizar a la población sobre temas sociales propios de cada cultura, como por ejemplo los indígenas en Paraguay. Es muy importante la posibilidad de facilitar la comunicación y el conocimiento de estos problemas para que inversores y ONGs puedan prestarles apoyo”.


“¿Cómo establecernos como una profesión? No como un oficio, tampoco exclusivamente al servicio de los clientes, sino como una profesión con teoría e historia que la respalde. ¿Cómo apoyar a la cultura? ¿Cómo reconocer el entorno? ¿Cómo ayudar a reflejar la realidad de la sociedad?”.


“Los diseñadores llevamos proyectos de vida. Necesitamos entendernos para hablar todos un mismo idioma
y unificar conceptos que agreguen valor a nuestra profesión”.


“La comunidad en general tiene desconocimiento del valor agregado que hay detrás del diseño, incluyendo la comunidad familiar que no da el mismo valor a esta elección de carrera como a una carrera tradicional. Somos
responsables de revertir esta situación”.


“Tenemos que formar profesionales que defiendan a la profesión. Las carreras vinculadas con el diseño son profesiones nuevas y necesitan empezar a ser socialmente reconocidas”.


“El diseño apoya las actividades humanas. Ayudamos a mejorar la calidad de vida de las personas. En ese
intercambio que se da entre el ámbito académico y la calle surge lo social. Lamentablemente, a veces formamos
gente que está divorciada de la realidad”.


“El diseño está al servicio de la sociedad en su conjunto, no sólo al servicio del mercado. ¿Cómo se realiza el emplazamiento del diseñador de mercado, producto, marca e identidad, hacia otros ámbitos que necesitan lo mismo, como pequeñas empresas, microemprendimientos y otras áreas sociales? El diseñador gráfico está orientado mayormente al mercado y debe explorar cómo participar a nivel social. Los proyectos deben surgir de una necesidad social o comercial. ¿Quiénes generan imágenes que funcionan como significantes para la sociedad, el arte o los comunicadores sociales? ¿Somos gestores preactivos de proyectos, iniciativas e ideas o hasta de un cierto anhelo sobre el cual construir propuestas o nos quedamos esperando que se den las
condiciones para que los cambios aparezcan solos?”.


“El mundo digitalizado es obnubilante y globalizado y demanda de una permanente actualización. Hay que “generar desde la universidad una actitud de cuestionamiento en los estudiantes para encontrar su identidad”.


“¡El diseño está al servicio de la sociedad en su más amplio espectro!”.

Comisión: Diseño y Epistemología
“Este trabajo es como ponerle nombre a fantasmas. Nombrar lo innombrable. En esta disciplina ‘tierna’ que es el
diseño, hemos abordado la tarea extraña de caracterizar su conocimiento”.


“¿Existe una epistemología del diseño? ¿Es posible una ciencia del diseño? Y si hubiera tal cosa ¿Cuál sería la
especificidad del saber del diseño en Latinoamérica?”.


“El conocimiento disciplinar se construye y desarrolla, generalmente, en el siguiente ciclo circular: investigación
- pensamiento - acción - investigación, etc. En la práctica del diseño (en la etapa de formación las experiencias
parecen ser más variadas), la investigación y el pensamiento aparecen difuminados, poco visibles frente a la
acción”.


“¿Cuál es la razón de traer aquí el tema de la epistemología?
¿Cuál es el interés de la epistemología en este ámbito?
Cualquier diseñador lo ve, hay una falta de respuesta, una falta de cohesión en la noción de diseño. Esta ausencia se hace evidente al tratar de dar respuestas a ciertas preguntas clave que los diseñadores nos formulamos y que parecen ser, cada vez más, parte de la problemática cotidiana del diseñador: ¿Qué hace un diseñador? ¿Cuál es su rol en los procesos de producción y en los procesos sociales? ¿Cuál es la especificidad (la delimitación) del diseño, cuáles son las fronteras? ¿Existe una teoría general del diseño? Nos encontramos aquí con la imposibilidad de una definición estable del diseño y, en cambio, la existencia de un campo teórico fluctuante”.


“Consideramos importante y enriquecedor el pensar en una epistemología del diseño. Proponemos, entonces,
pensar en un Núcleo Blando como punto de partida de una epistemología a construir para el diseño: para el
diseño en general, y para el diseño en Latinoamérica en particular. La idea del Núcleo Blando surge como
contraposición a la visión epistemológica dominante, habitada por los Núcleos Sólidos de las ciencias duras,
del conocimiento científico en el sentido restringido de la perspectiva positivista”.


“¿Es el diseño una tecno-ciencia social creativa? Resguardándonos de plantear un diseño que lo abarque todo, sí
queremos señalar que el diseño contiene aspectos heredados de las ciencias fácticas y formales, de la tecnología y del arte. La construcción del Núcleo Blando propuesto partiría de una búsqueda de preguntas claves (como las apuntadas anteriormente) y sus respuestas, en ambas instancias, formuladas de manera colectiva”.


“Se está proponiendo aquí un modelo de construcción conceptualizado en tres esferas que corresponden a una
epistemología necesaria, una epistemología deseable y una epistemología posible. Caracterizaremos a continuación cada una de las esferas: La epistemología necesaria estaría conformada por una sistematización de contenidos teórico-prácticos, que den lugar a una teoría accionista que facilita, acompaña, complementa y asiste a la acción del diseñador, del diseño. Esta teoría traería preguntas del tipo: ¿qué dimensiones le atribuyo a este objeto? (aspectos formales) ¿Qué procesos de producción utilizo? (tecnología) ¿A qué usuario/cliente me dirijo? (segmentación de público/mercado). La epistemología deseable estaría conformada por una sistematización de contenidos teóricosreflexivos, que den lugar a una teoría crítica. Que estimule, promueva e incite el pensamiento reflexivo. Ésta traería preguntas del tipo: ¿por qué elijo utilizar estos materiales, o comunicar estos mensajes? ¿Cuáles son las implicaciones y compromisos que asume o inicia mi proyecto? ¿Cuáles son las consecuencias de introducir mi producto en el mercado? ¿Para quién, por qué diseño? La epistemología posible es... ¿cuál es? Es la que desde ésta, o cualquier otra propuesta, se logre construir. Es un desafío”.


“Proponemos las siguientes características para la construcción de una epistemología del diseño. Algunas son
deseables, algunas necesarias. Y sobre todo, están abiertas a ser cuestionadas e incrementadas por vuestro aporte. El Núcleo Blando a construir sería: “Adoptivo”, es decir un conocimiento con capacidad de ser aprehendido y transformado por el entorno. Articulador, esto es, que tenga capacidad de acortar la distancia entre lo real y lo ideal, lo posible y lo deseable. Que habilite perspectivas múltiples e inter-subjetividades. Históricamente situado / situable, significando que el “ir hacia” se construya con un reconocimiento del “desde dónde”. Particularmente en el contexto latinoamericano, que el construir futuros deseables se realice desde un presente con memoria; con reconocimiento de raíces complejas, de identidades y su riqueza. Mutable,
transformable. Colectivo y participativo, sin autor. Generado por y parte de procesos de investigación - acción”.


“El aporte del enfoque de la investigación-acción es un aspecto clave de la epistemología a construir: la teoría
en el diseño se manifiesta a través de la elaboración, de la acción, de la producción. Es así que aparece como una fuerte referencia para pensar en esta epistemología, el modelo propuesto por Kurt Lewin”.


“Mediante la investigación-acción se tratan de forma simultánea conocimientos y cambios sociales, de manera
que se unen la teoría y la práctica. Sus características más importantes son, simultáneamente: su carácter
participativo, su impulso democrático, y su contribución al conocimiento”.


“No es posible hablar de una ciencia unificada del diseño: en cambio, sí aparece como necesario delimitar,
reconocer un modo de pensar/ hacer propio de nuestra disciplina. Una praxis del diseño. ¿Qué entendemos por praxis? Diferenciamos aquí las nociones de praxis y práctica: Mientras que la práctica se refiere a un hacer
concreto y específico, la idea de praxis engloba, en un mismo movimiento, el pensar, hacer y transformar. Por
lo tanto, proponemos pensar una epistemología mutable para el diseño, construida sobre sus raíces disciplinares,
pero con un presente complejo y plural que trasciende, integrando, sus especificidades”.

Comisión: Diseño y Economía
“Debe darse un entrecruzamiento entre universidades y empresas, pensamiento universitario y empresarial a
nivel de “mandos” medios y altos de las mismas. Se nota una ausencia de organismos públicos o privados que se dediquen a la promoción del diseño, por lo que el diseño se reduce sólo al producto final. El diseño también es el producto de un pensamiento. Se nota también una falta de acercamiento de la empresa hacia el diseñador. Se deben establecer lazos mostrando el valor del trabajo del diseñador en la economía. Falta un pensamiento estratégico”.


“Una de las problemáticas es la ausencia de centros de promoción del diseño; el lenguaje del diseño; la rivalidad
lógica entre diseño para el mercado y diseño social; la planeación para el diseño en las empresas y la creación de estrategias; y la inserción del diseñador en las organizaciones”.


“El mercado delimita la función del diseño. Hay un grupo específico que no lo tiene claro y eso genera en México una mala comprensión de lo que es el diseño. Los mismos diseñadores no conocen su nuevo rol, no les queda claro cuál es ese rol, hacen diseño a partir de considerarlo arte”.


“¿Cuál es el camino a seguir? ¿Cuál es el rol de la universidad? ¿Sólo se remite a lo técnico? ¿Y lo económico-administrativo? Esto sólo ocupa un plano secundario en la formación del diseñador. La universidad es “difusora” y es su deber difundir. Ésta tiene un rol estratégico en cuanto al vínculo con la sociedad y las organizaciones”.


“El diseño es motor de la economía. En la formación universitaria, en carreras de grado, la parte fundamental es el diseño; pero en los posgrados se realiza la vinculación con los emprendimientos en diseño ¿Por qué no es el diseñador el que propone modelos de negocios al empresario?”.


“Tenemos un laboratorio de desarrollo tecnológico, incubadoras, donde buscamos enseñarle al alumno qué lugar
debe ocupar el diseñador en el mercado y en la sociedad.
El entorno “incubadora” es el más complicado ya que requiere asesoría legal, marketing, administración de empresas, tecnología. Allí el Estado y la universidad trabajan juntos. En Uruguay se llevó a cabo el “Proyecto Puente” que trabaja el vínculo Universidad-Empresa”.


“¿Qué modelos son posibles aplicar en Latinoamérica? ¿Redes?” Es lo más difícil de implementar ya que no hay
una mirada estratégica en el campo de la gestión que permita el funcionamiento de una red”.

Comisión: Diseño e Identidad
“¿Sobre qué parámetros vamos a evaluar la identidad? ¿Tiene que ser nacional o regional? ¿Identidad es parecerse o diferenciarse? ¿Sobre qué paradigmas se refleja la identidad en el diseño?”


“La identidad se posee pero no se lee. No somos conscientes de nuestra propia imagen de identidad.
Reconocerse a si mismo es complejo. Nos reconocemos en nuestros referentes. En semiótica la identidad es solo un simulacro, es inalcanzable”.


“La identidad latinoamericana consiste en la diferenciación, es un aporte de sumatorias complejas, encara la
diversidad. La identidad es una convención construida mediante un proceso estratégico. Imágenes y discursos.
El diseño es constructor de identidades. El diseñador es un “gerenciador” de la identidad”.


“Existen variables (geográficas, lingüísticas, etc.) en la producción de los objetos artesanales. Hay que saber buscar sus diferencias para aportar ventajas competitivas.
Debemos “Reconocer” y “Ser” Latinoamérica en la geografía, en la producción nativa, en las artes. El reconocer
implica investigar, implica la memoria. Si en diseño, me-nos es más… y si se perdió algo, ¿será quizás porque
no lo necesitábamos?”.


“¿A qué debo renunciar para tener una integración latinoamericana?
La identidad es la esencia, es lo cultural, no debemos preocuparnos por definir nuestra identidad, porque la poseemos. La identidad no se construye, se asume si es a través del espejo del otro, rompamos el espejo o miremos hacia otro lado.


“Somos asimétricos pero somos hermanos. Debemos poner el acento en los objetos que plasmamos. No diseñar para el souvenir estereotipado, sino jugar en las grandes ligas, con piezas que nos representen a nosotros mismos”.


“El rol de la universidad es trasladar ese valor social a la enseñanza. No siempre se debe perseguir al mercado, sino también satisfacer las necesidades sociales, formando emprendedores”.


“Lo que nos une es que somos diferentes”.


Los textos que se reproducen a continuación llegaron, finalizado el Foro, vía mail. Los mismos, como más arriba
lo indicáramos se reproducen con firma de sus autores.


“1. En la comisión de Diseño e Identidad se comprobó (una vez más) la gran paradoja de lo grato e inspirador
que resulta la reunión de personas hermanadas por su lenguaje, historia y geografía y lo mucho que nos desconocemos.
En los grandes temas estamos íntimamente de acuerdo sin saberlo y una vez coordinados los aspectos
técnicos se vislumbra un futuro de acciones conjuntas de muchísima fuerza, que sin duda será beneficioso para el
estudio y práctica del Diseño. Un Diseño que sin duda es y será un instrumento socio-cultural muy importante.


2. Consideramos de vital importancia la creación de la “Cátedra Latinoamérica” en nuestras escuelas, donde
desarrollar los aspectos sociales, culturales e históricos de la región. El acuerdo fue unánime con respecto al
dictado de esta materia (inclusive hasta en forma de seminarios) ya que esta será la manera mas concreta de
facilitar la toma de conciencia y lograr el conocimiento mutuo además de reforzar el compromiso profesional
con nuestra realidad.


3. Otro paso concreto para el conocimiento y reconocimiento de la función socio-cultural de nuestra profesión
en Latinoamérica, será el intercambio de alumnos y profesores entre las instituciones de educación”.


Carlos Mirabete; Liliana Salvo de Mendoza - Argentina


¿Por qué los árboles esconden el esplendor de sus raíces? Segundo Plenario del Foro de Escuelas de Diseño 2007 fue publicado de la página 35 a página55 en Actas de Diseño Nº4

ver detalle e índice del libro