Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº17 >
  4. Diseño y escritura: problemática de la enseñanza de la expresión escrita en el campo de las disciplinas proyectuales

Diseño y escritura: problemática de la enseñanza de la expresión escrita en el campo de las disciplinas proyectuales

Suárez, Bernardo [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Actas de Diseño Nº17

Actas de Diseño Nº17

ISSN Impresión 1850-2032
ISSN Online: 2591-3735
DOI: https://doi.org/https://doi.org/10.18682/add.vi17

IX Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo” V Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño Comunicaciones Académicas

Año IX, Vol. 17, Julio 2014, Buenos Aires, Argentina | 256 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

1. Introducción

Una de las dificultades más frecuentes que presenta el inicio de las carreras del campo proyectual es el vínculo del estudiante con la expresión escrita. Si bien este fenómeno no es privativo del área de Diseño, ya que también pueden observarse dificultades al comienzo en las disciplinas enmarcadas en el campo de las Ciencias Sociales o Humanísticas, por ejemplo, pareciera existir un preconcepto o cierta desvalorización por parte de los futuros diseñadores acerca de la importancia que puede generarles el desarrollo de esta competencia. El diseñador, más allá de pertenecer a un campo donde predominan la imagen, el sonido o los objetos, al ingresar al ámbito universitario se introduce en un campo donde la lectura y la escritura académica son factores constitutivos; pero, además, luego de su paso por la educación superior deberá vérselas con informes,memorias descriptivas, proyectos, todas producciones que requieren del dominio de esta competencia. Además, si decide continuar sus estudios en una instancia de posgrado, realizará un trabajo de investigación donde, más allá de la especificidad proyectual que elija, deberá desarrollar la escritura académica.

Ahora bien, así como el aprendizaje del diseño requiere cierta práctica y conocimientos hasta lograr pericia en el manejo de las formas, del color, de los materiales, etc., lo mismo puede referirse para la escritura: se aprende a escribir, escribiendo. Pero, por la conexión que tiene la escritura con el pensamiento, por su condición de interioridad manifiesta, los avances en este campo se dan a partir del acompañamiento de otro; otro que, fuera de esa interioridad, pueda leer y evaluar si lo escrito transmite lo que en realidad quiere comunicar. Estas son algunas de las razones que nos llevan a plantear, o al menos a abrir la discusión, del vínculo entre Diseño y escritura.

2. Una aproximación a la alfabetización académica

Durante muchos años, las dificultades en la escritura y también en la comprensión lectora que se observaba en los alumnos al inicio de los estudios superiores, daba lugar a la queja reiterada de los profesores y la consecuente mirada crítica hacia los niveles anteriores de escolaridad, especialmente el nivel medio. Paradójicamente, en el ámbito universitario se les pedía a los alumnos una tesina escrita como condición para obtener el título de grado, pero en muchos casos poco era lo que se enseñaba acerca de la escritura académica. La óptica acerca de cómo enfocar el problema ha cambiado. En las últimas décadas comenzó a circular por casas de estudio de Australia, Europa y Estados Unidos el concepto de Alfabetización académica. En efecto, la cultura universitaria es un ámbito de lectura y escritura, y estas prácticas revisten, en este nivel de formación, de ciertas especificidades que difícilmente puedan aprenderse espontáneamente. Sólo algunos alumnos que han contado con una formación media particular, o por un especial apoyo de sus familias, o por poseer condiciones naturales, pueden transitar sus estudios superiores y llegar a la tesis de grado sin mayor dificultad. Pero la mayoría queda abandonada a su suerte. En este sentido, la alfabetización académica habla de un proceso de inserción en esta cultura escrita. Para definir qué se entiende por Alfabetización académica, recurrimos a Paula Carlino, quien sostiene que: “La alfabetización académica remite al conjunto de nociones y estrategias necesarias para participar en la cultura discursiva de las disciplinas, así como en las actividades de producción y análisis de textos requeridos para aprender en la universidad” (2005).

Los modos de leer y escribir, de buscar, adquirir, elaborar y comunicar conocimiento, si bien guardan algunas similitudes, presentan también algunas especificidades propias de cada ámbito. La alfabetización no es una habilidad básica, que se logra de una vez y para siempre. Carlino cuestiona la idea de que aprender a producir e interpretar lenguaje escrito sea un asunto concluido al ingresar en la educación superior. Por alfabetización habría que entender, como dicen Tolchinsky y Simó (2001) citados por Carlino: “la participación activa en la cultura escrita, para ser parte de ella, para disfrutarla y para acrecentarla” (2005).

Es usual suponer que la escritura y la lectura son habilidades aprendidas fuera de una disciplina específica. Según Carlino hay que integrar la producción y el análisis de textos en la enseñanza de todas las cátedras porque leer y escribir forman parte del quehacer profesional/académico de los graduados que esperamos formar, y porque elaborar y comprender escritos son los medios ineludibles para aprender los contenidos conceptuales de las disciplinas que estos graduados también deben conocer.

3. La escritura, una práctica social

La lectura y la escritura son dos procesos intrínsecamente relacionados. La experiencia propia como escritores nos muestra que para poder escribir un párrafo, por ejemplo de un artículo o paper como éste, hay que realizar una lectura previa de una gran cantidad de textos. Por otra parte, la lectura, especialmente aquella que se hace de modo consciente o como denomina Cassany (1995) “leer como un escritor” ayuda notablemente a la elaboración del texto propio. Leer como escritor significa leer deteniéndose, entre otras cosas, en observar cómo el escritor ha resuelto determinadas cuestiones, de qué forma organiza las ideas para que el texto resulte más ordenado y claro, cómo realiza una descripción o cómo construye su argumentación.

Todo proceso de escritura se da en un contexto social y cultural determinado. En el caso de la escritura enfocada a la formación del diseñador, el estudiante deberá incorporar algunas cuestiones vinculadas con la propia práctica de la escritura. A continuación atenderemos a algunas cuestiones que se registran en los primeros años de la formación. La escritura inaugura un proceso de comunicación con características particulares; esto es, la construcción de sentido a partir de lo escrito. Una de las primeras dificultades radica en la ubicación del estudiante en posicionarse como escritor. Sobre ello, Eliseo Verón sostiene que en todo discurso se construye un dispositivo que incluye: La imagen del que habla (o escribe), llamaremos a esta imagen El enunciador” (…) y la imagen de aquel a quien se dirige el discurso: el destinatario. Posicionarse como escritor es constituirse en enunciador. Esa imagen –metafóricamente hablando– llevará, por ejemplo en el caso de los textos académicos, a presentarse como conocedor del tema y del vocabulario técnico. Pero además, el escritor prefigura al lector, y este es uno de los problemas que aparecen con más frecuencia. Muchas veces, aquellos que se inician en la escritura escriben para un lector que puede definirse como “ellos mismos”; en este sentido dan conceptos por supuestos u olvidan de ubicar al referente (aquello de lo que se está hablando) cada tanto. Un lector que no estuvo con el escritor preparando el tema, se perderá entonces fácilmente en ese laberinto. “Todo escritor reconoce que la competencia del destinatario no coincide necesariamente con la suya. De modo tal que escribe para un lector que es otro diferente de él” (Bas et al, 1999:28). Es importante concientizar al alumno que la escritura es un proceso y como tal no se da de una vez y para siempre. Una gran dificultad, en este sentido, es pensar que la corrección de un texto termina con la revisión ortográfica y gramatical. Esta es una revisión de superficie textual; sin embargo, conviene revisar la claridad en la expresión de las ideas, la coherencia en el desarrollo lógico de las ideas y la pertinencia de lo expuesto. Algunos estudiantes suelen desanimarse cuando un profesor de escritura les indica que tienen que re escribir partes de texto, cambiar algunas, eliminar otras.

Escribir es, como ya se ha comentado, reescribir (un proceso recursivo y progresivo de mejora –Elbow, 1988; 2000; Kellogg, 1994; Sorenson, 1997–, de toma de conciencia y de re-pensamiento –Wong, 1999; Wray, 1998–) no hay razón para que esa labor, de por sí exigente, sea más incómoda de lo necesario. En una palabra, el rigor con el que hay que emprender el proceso (Sánchez, E. et al).

Centrados en esta mirada, la escritura se vuelve un ejercicio donde no importa las veces que haya que reescribir mientras se logre un texto más claro, ordenado y transparente para el receptor.

4. Cierre y vuelta a abrir

Hemos expuesto algunas de las dificultades que aparecen con aquellos estudiantes del campo proyectual que se aventuran a la tarea de la escritura. Creemos que escribir es una tarea cuyo aprendizaje lleva tiempo, que no basta con un solo taller ubicado al inicio de los estudios superiores; sino que, como sostiene Carlino, es responsabilidad de cada materia abordar las cuestiones pertinentes al texto escrito. Nadie conoce mejor que el profesor de cada asignatura de los mecanismos discursivos que esta posee. Tal vez, también sea una tarea compartida por todos los docentes y profesionales, cambiar la concepción que separa al capo proyectual de la escritura. Así, desde las casas de estudio se podrá, sin lugar a dudas, avanzar como en las otras áreas en la formación de profesionales del diseño capaces de compartir el conocimiento a partir del texto escrito, de publicar e investigar y hacer de ello algo frecuente.

Bibliografía de referencia

Arnoux, E. et al (2002), La lectura y la escritura en la universidad. Buenos Aires: Eudeba.

Bas, A. Klein, I. Lotito, L. y Vernino, T. (1999), Escribir: Apuntes para una práctica, Buenos Aires: Eudeba.

Carlino, P. (2005), Escribir, leer y aprender en la universidad. Una introducción a la alfabetización académica, Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Sánchez, E. Nicasio García, J. y Del Río, P. (2002), Escribir es reescribir. Un análisis de contenido de los informes a los artículos no publicados en Infancia y Aprendizaje, España: Universidades de Salamanca y De León.

Cassany, D.(1995), Describir el escribir, Barcelona: Paidós.

Tolchinsky, L. & Simó, R. (2001), Escribir y leer a través del curriculum, Barcelona: Universidad de Barcelona.

Verón, E. (2004), Fragmentos de un tejido, Barcelona: Gedisa.

Abstract:

Due to its very specificity, in the field of projective disciplines usually focus the learning around the visual, but in many instances of its business, the designer will need to account for their work through the written and spoken word, hence the need to develop these skills in parallel and integrated with the rest of the training. This paper attempts to reflect some issues related to this problem as well as present some methodological proposals for implementation.

Keywords:

Design - Writing - Teaching - Methodology - Proyectual Discipline.

Resumo:

A aprendizagem das disciplinas projetuais focaliza-se no visual pela sua própria especificidade, no entanto, em muitas ocasiões na vida profissional, o designer deverá dar conta da sua tarefa através da palavra dita e escrita. É necessário então desenvolver essas competências paralelamente aos outros aspetos da formação profissional. Este trabalho intenta refletir algumas questões vinculadas a esta problemática, como também apresentar propostas metodológicas de aplicação.

Palavras chave:

Design - Escritura - Ensino - Metodologia - Disciplina projetual.

(*) Bernardo Suárez

, Magister en Análisis del Discurso de la Universidad de Buenos Aires. Licenciado en publicidad (UNLZ). Docente e investigador en Universidad de Palermo, Seminario Investigación en Diseño y Comunicación I; Semiótica de la publicidad y Taller de redacción (UADE); Semiología (CBC, UBA). Miembro fundador del Comité de Posgrado (Universidad de Palermo).

(**) El presente escrito fue presentado como conferencia dentro del Tercer Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño (2012). Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo, Buenos Aires, Argentina.


Diseño y escritura: problemática de la enseñanza de la expresión escrita en el campo de las disciplinas proyectuales fue publicado de la página 230 a página232 en Actas de Diseño Nº17

ver detalle e índice del libro