Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño - N° 36 >
  4. Una secuencia didáctica en la asignatura Historia de los Muebles y los Estilos

Una secuencia didáctica en la asignatura Historia de los Muebles y los Estilos

Ana Lía Frank

Actas de Diseño - N° 36

Actas de Diseño - N° 36

ISSN Impresión 1850-2032
ISSN Online: 2591-3735
DOI: https://doi.org/

XVI Semana Internacional de Diseño en Palermo Foro de Escuelas de Diseño • Comunicaciones Académicas EDICIÓN ESPECIAL XI Congreso [Virtual] Latinoamericano de Enseñanza del Diseño 2020

Diciembre 2021 . Año 16 . Nº36 - Buenos Aires, Argentina | 414 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen: El presente artículo tiene como objetivo poner en discusión las estrategias y experiencias que hemos transitado en la enseñanza/aprendizaje en la asignatura Muebles y Estilos del área de Historia y Teoría de la carrera de Diseño de Interiores y Mobiliario de la Universidad Nacional de Río Negro. En la secuencia didáctica propuesta, se pretende que los estudiantes incorporen contenidos históricos, y las teorías que los enmarcan a través de un “organizador previo” (Ausubel, 1976) que le permita al estudiante experimentar y definir por sus medios hápticos condiciones formales básicas para luego investigar de manera más profunda.

Palabras claves: Organizador previo - secuencia - didáctica - historia


La asignatura Historia de los Muebles y los Estilos, parte de la base que muchos de los conocimientos genéricos que se necesitan para la comprensión de los temas, ya fueron adquiridos por los estudiantes en materias históricas que la anteceden en el plan de estudios. Esta variedad de temas aprendidos en un periodo de tiempo acotado se refleja, muchas veces, en una confusión generalizada de los estudiantes entre los periodos, su orden cronológico y las características principales de los estilos. Para que esta materia se vuelva aplicable a la pronta práctica profesional se propone iniciar el estudio de los muebles con la exploración de objetos desde lo háptico, describiendo el objeto sin revelar su imagen hasta el final de la clase, momento en el cual se corrobora la descripción realizada revelando el objeto. El objetivo es que el estudiante explore a través del sentido del tacto, defina la composición formal del objeto y pueda comprender la complejidad de cada una de sus características.

Un estilo, es una serie de características formales que poseen tanto los objetos como los espacios producidos en un periodo de tiempo y un espacio definido, es así como podemos hablar de estilo del renacimiento italiano y diferenciarlo del renacimiento inglés. El objetivo de esta asignatura es que el estudiante pueda identificar estas características formales claves de cada estilo y reconocerlos en los objetos muebles pertenecientes a él, o viceversa. El principal desafío que se propone es la descripción certera de las características formales de cualquier mueble.

La secuencia didáctica propuesta se inicia con un organizador previo, basado en la experiencia sensorial, se busca por un lado romper las inhibiciones del grupo y por el otro iniciar la descripción del objeto desde una mirada indisciplinada. El estudiante se encuentra con un objeto dentro de una caja, donde solo podrá tener acceso con sus manos, es así como se enfrenta al desafío de describirlo sin poder verlo. Seguido de esta exploración, se procede a explicar el marco teórico de la unidad curricular, la explicación del objetivo perseguido por el organizador previo y la intención de crear un aprendizaje significativo a través del análisis en contraposición al estudio memorizado. En esta primera experiencia se anima a la informalidad y la construcción grupal, mediante las adivinanzas del objeto que se busca describir se vuelven, poco a poco en un mecanismo de análisis. En una tercera instancia, se procederá al estudio de la bibliografía recomendada, utilizando guías de lectura, y aportes teóricos a través del estudio de casos, descripciones formales, reguladas y ordenadas para la comparación de los objetos. La actividad práctica propuesta es el estudio de casos en búsqueda de definiciones formales genéricas para los muebles de cada estilo. Es así como al finalizar la cursada los estudiantes adquieren la capacidad de vincular aparentemente cualquier mueble con el marco estilístico que le dio origen.

Una Secuencia didáctica en la asignatura Historia de los Muebles y los Estilos.

Provocar al estudiante a reconocer las variables sensibles de la forma de un objeto de diseño, en este caso de un mueble, son los objetivos primordiales de la secuencia didáctica planteada. Para lograr la intencionalidad de los estudiantes, para incentivar la curiosidad se propone iniciar las clases con una actividad lúdica. Los estudiantes de la asignatura Historia de los Muebles y los Estilos se encuentran cursando el anteúltimo año de la carrera de Diseño de Interiores y Mobiliario. Siendo un estudiante próximo a ser profesional, se propone dar inicio a la cursada de una manera lúdica con un organizador previo, que permita construir las estructuras de organización a partir del conocimiento adquirido durante el cursado de las distintas materias curriculares, colaborando con la transposición didáctica de los contenidos que se deben incorporar durante la cursada.

La secuencia didáctica planteada se basa en cuatro pasos que permiten trabajar los contenidos de la asignatura de manera inductiva. Cada estudiante genera sus propios caminos para reconocer la forma específica que compone el objeto de estudio, en este caso el objeto es el mueble, y la forma se relaciona con el marco estilístico que le dio origen. Cada una de las etapas de la secuencia didáctica nos ayudará a ordenar una metodología de estudio de los temas, y poco a poco guiarlos al estudio en profundidad de las características principales que se verifican en la síntesis final. Así entonces la primera etapa es la introducción a los temas de la asignatura y da inicio a la actividad con el organizador previo seguido de la problematización de la actividad. En una segunda instancia se desarrolla la actividad práctica, el estudio de textos proporcionados por el equipo docente e investigación de un estilo, definiendo sus principales características formales y su representación en un ejemplo específico.

La tercera etapa es la que cuenta con los aportes teóricos, y el núcleo duro de la disciplina, la incorporación de la bibliografía, la guía teórica en el desarrollo de la actividad y las teóricas de los docentes. Estas dos etapas, el desarrollo de la actividad práctica y los aportes teóricos, se repetirán en el estudio de cada nuevo estilo. Los estudiantes construyen de manera colectiva, en la pizarra y con la guía de los docentes una definición propia del estilo a partir de la investigación y los aportes teóricos de la cátedra. La secuencia termina con la exposición del trabajo, acompañada de una síntesis escrita y oral que demuestre la incorporación de los contenidos, el reconocimiento de los diferentes tipos de muebles y el desarrollo de las capacidades de relación de estos con el estilo al que pertenecen. Esta última etapa se lleva a cabo la “evaluación enclavada en el currículo” (Kisilevsky, 2016, p.45) con la entrega final.

En la primera etapa damos inicio con un organizador previo que permita romper las estructuras generadas en el estudiante en su paso por la academia, volver a cuestionar la mirada y las estrategias que generaron en su proceso de aprendizaje para incorporar este sentido crítico en la construcción del conocimiento.

El aprendizaje depende del contexto: La gente aprende en relación con otros. Los otros estudiantes, los profesores y la familia, todos influyen sobre el aprendizaje. La atmósfera del aula, el método de enseñanza, las relaciones con el profesor y los compañeros, el clima institucional son algunas de las variables de las que depende el aprendizaje (Camilloni, s.f. p. 8). Con esta metodología pedagógica, donde el aprendizaje está basado en una cuestión que se puede vincular de manera directa a la práctica profesional, la enseñanza está centrada en que los estudiantes adquieran conocimientos, habilidades y aptitudes que nacen de curiosidades personales volviéndose una motivación para aprenderlos. El planteo de una situación problemática, como la que tendrán que resolver como profesionales en poco tiempo, muchas veces es un buen incentivo para que el trabajo realizado en clase tome valor y sentido, para ser aprehendido con mayor facilidad. Se intenta que los estudiantes se conviertan en protagonistas de su propio aprendizaje, desarrollen su autonomía y responsabilidad, ya que son ellos los encargados de planificar, estructurar el trabajo y elaborar el producto para presentar en la entrega final. Es de vital importancia el intercambio y el aprendizaje de manera colectiva. Se conforman pequeños equipos de trabajo que evalúan los avances de los integrantes del equipo de estudio, para poder fortalecer los métodos y estrategias de aprendizaje de cada estudiante de manera singular. Esta dinámica de trabajo nivela los avances mientras que la visión de los pares motiva a mejorar los trabajos individuales. La labor del docente es guiarlos y apoyarlos a lo largo del proceso. El organizador previo se basa en un juego donde hay un objeto escondido en una caja y solo un estudiante por equipo puede acceder con las manos para reconocerlo, los otros jugadores deben hacer preguntas para determinar cómo es ese objeto y finalmente adivinar o al menos prefigurar de qué objeto se trata. Esta situación pondrá al sujeto explorador del objeto en un lugar de incertidumbre que lo obligara a entender de qué tipo de objeto se trata desde otra perspectiva, obligando a dejar de lado lo visual y la imagen que son las bases de análisis morfológicos hegemónicos dentro del Diseño. Este juego donde varios equipos realizan la tarea al mismo tiempo tiene como objetivo provocar a todos los estudiantes a intentar realizar una descripción formal lo más específica posible.

Este organizador previo contará con unas reglas de juego y unos elementos específicos, la caja donde estarán ocultos los objetos una bitácora por cada equipo donde quedarán registradas tanto las preguntas y respuestas como los croquis y las conjeturas que hagan en el equipo. La actividad exploratoria pondrá a los estudiantes en una situación diferente a la acostumbrada en las clases teóricas de las asignaturas centradas en el conocimiento histórico y teórico. En esta etapa del trabajo se problematiza acerca de la actividad con la caja exploratoria, y se cuestionan cuáles fueron las estrategias que cada equipo adoptó de manera intuitiva para develar el objeto que se encontraba en la caja y cuáles fueron las preguntas que realizaron para ayudar a identificar ese objeto. Así se irán incorporando temas teóricos claves, como las definiciones formales que hacen que ese objeto sea reconocido y categorizado.

La indagación sobre las cuestiones claves de la forma, con preguntas acerca de cómo es la terminación, la materialidad, las vinculaciones entre las partes, la función que cumple, la estética que presenta, los métodos o tecnologías con las que se construyó, son las características de estudio comunes a cualquier forma, ya sea el objeto escondido dentro de una caja como un objeto-mueble.

Este organizador previo nos ayudará a crear caminos cognitivos que luego serán traspolados más fácilmente, a los necesarios para vincular los objetos- muebles con el contexto que le dio origen, el estilo, como también a motivar una actitud exploratoria. Esto permite una organización e integración de saberes a su estructura cognitiva volviendo estos nuevos contenidos y capacidades útiles y aplicables a la práctica profesional.

Una vez finalizada la actividad lúdica, damos inicio a la segunda etapa de la secuencia didáctica con el desarrollo de la actividad práctica, el objetivo de la misma es el reconocimiento de un objeto-mueble y su estilo. Esta actividad se repetirá con cada estilo que establece el plan de estudios. La tarea del estudiante es encontrar respuesta a los cuestionamientos formales característicos de cada estilo, poder definir de manera colectiva cuáles son las maneras genéricas que tiene un estilo en resolver las cuestiones formales y reconocer estas cuestiones en un objeto específico que será utilizado de ejemplo. Es para dar respuesta a esta actividad que los estudiantes trabajan de manera individual y realizan cada uno a su tiempo una pequeña investigación, observación, estudio y análisis de muebles. Es importante guiar este proceso poniendo el acento en los detalles, y presentando relaciones entre las resoluciones formales del mueble con las características del estilo. Esta ejemplificación ayuda a que el estudiante pueda desarrollar la capacidad de observar con detenimiento y establecer relaciones entre todas las decisiones de diseño que condicionaron la Forma final del objeto. El estudio de los muebles deberá contar con una memoria escrita que relate las observaciones realizadas, la descripción de las características principales y además un cuadro donde distingan las características comunes a cualquier objeto de que pertenezca a un estilo. Luego mediante una representación gráfica, reconocer en uno o dos muebles estas características. Esta actividad se realiza de manera sistemática en toda la cursada para el estudio de los estilos predominantes, a medida que se avanza con el contenido teórico de manera cronológica. En el tiempo de cursada se abordarán tantas actividades como estilos se estudien.

Como guía para esta actividad se propone realizar una serie de análisis de ejemplos. Se seleccionará uno o dos ejemplos por estudiante por estilo. En el ejemplo se busca destacar las distintas condiciones que lo componen: como es el acabado superficial; con qué material está realizado; cuál es la técnica predominante; cuál es la función; cómo es la estructura de soporte; cuál es el sistema compositivo utilizado; qué tipos de ornamentos tiene, etc. En definitiva, lo que se buscará representar en el análisis es una descripción minuciosa del mueble elegido como ejemplo del estilo. Es así como, a través de la revisión de todos los ejemplos aportados por los estudiantes, en una exposición de la clase, construimos una definición de las condiciones formales genéricas del estilo. En un tercer momento de la secuencia se realizan los aportes teóricos. Esta etapa, no se da cronológicamente luego de la etapa práctica, sino que se realizan de manera simultánea. Se inicia la clase con una breve charla expositiva e introductoria del estilo a estudiar, a cargo del docente y se presenta la bibliografía. Luego se inicia la actividad práctica. Es en el momento del desarrollo de la actividad que se encuentra con la dificultad de lograr definiciones, es el momento donde el estudiante va a ser receptivo de la nueva información y será proactivo en la búsqueda, lectura y proceso de bibliografía. La etapa dos y tres de la secuencia se dan con alternancia con cada nuevo estilo a estudiar del plan de estudios. El estudiante se encuentra en la necesidad de realizar la actividad práctica para cada estilo, y se acompaña con el aporte teórico correspondiente. La repetición de la misma actividad hace que el estudiante desarrolle las capacidades de observación, categorización y síntesis. Mientras los primeros trabajos sólo se centran en la observación y categorización de la información, a medida que la actividad se repite, estas tareas son realizadas con mayor velocidad por parte de los estudiantes, cuando adquieren la capacidad de establecer relaciones más profundas y se desarrolla un análisis de la Forma en consonancia con el paradigma estilístico que lo concibió, estudiado en las clases teóricas.

La cuarta y última etapa es la de síntesis y evaluación. Es el momento donde el estudiante hace la entrega expositiva de su trabajo. Se exponen todas las láminas de los estudiantes y explican brevemente el trabajo realizado. En este momento de síntesis el estudiante demuestra la capacidad adquirida durante la cursada. Se propone que se cuestionen aspectos particulares de los ejemplos y dados los rasgos distintivos de un objeto, su pertenencia a un estilo y no a otro.

Es en el momento de la síntesis final, con los trabajos de los estudiantes expuestos, que se logra revisar los contenidos adquiridos y la relaciones que cada estudiante establece. La deconstrucción es un paso fundamental para la comprensión de la Forma. El poder cuestionar cada uno de los aspectos atomizados que componen la Forma, ayuda a entender la complejidad de la resolución de un diseño final donde confluyen cada una de las problemáticas que debe resolver de manera aislada, la materialidad, la función, la estructura, la estética, la ergonomía, etc. Entonces con la comparación de los trabajos expuestos, y la variedad de ejemplos analizados durante la cursada ponemos en evidencia que la Forma del mueble tiene su origen en el marco estilístico que le dio origen, este es el objetivo de la unidad: la comprensión de la Forma en el diseño de los muebles.

La evaluación será tomada como parte de un proceso. En esta actividad se evaluará desde lo actitudinal, el grado de participación de los estudiantes en cada caso de estadio, el compromiso en el desarrollo de las capacidades que le permiten realizar el análisis de la forma. Se tendrá en cuenta estos tres estadios dentro de la cursada, la “Evaluación al vuelo” (Kisilevsky 2016, p.45), en los encuentros en el taller, cuando se revisan los trabajos semanales y se realizan correcciones permanentes de los discursos de los estudiantes donde de manera general, se aclaran por ejemplo la utilización de conceptos o términos de manera correcta, como también la representación gráfica y la verificación del contenido estudiado. La “Evaluación Planeada” (Kisilevsky 2016, p.45), para cada clase se propone un avance del estudio de cada alumno, donde se pondera las elecciones de ejemplos y las observaciones realizadas, donde el rol del docente será guiar los posibles caminos a seguir para que el alumno de manera autónoma arribe a una resolución a través de la corrección clase a clase. Por último, también se procederá a la “Evaluación enclavada en el currículo” (Kisilevsky 2016, p.45), la adoptamos en dos métodos, la “pre-entrega”, donde se establece que el alumno alcance el mayor avance sobre su trabajo y donde se realiza una actividad de retroalimentación, que posibilidad la modificación a partir de la devolución del docente. También se utiliza como modo de evaluación final la “entrega” donde se establece la capacidad adquirida por el alumno para poder vincular los diversos aspectos del estilo con el ejemplo utilizado en su entrega.

Esta presentación permite cuestionar la extensión de esta secuencia didáctica, o de la validez de la utilización de un mismo organizador previo para toda la asignatura de duración cuatrimestral, como también el proceso de evaluación.

Para concluir, esta secuencia didáctica se puede adaptar a un solo trabajo práctico en tres clases. Se define en la primera clase el organizador previo y la problematización, en la segunda la actividad práctica y los aportes teóricos y por último en la tercera clase se concluye la secuencia con la síntesis y evaluación. Así mismo, se entiende que los objetivos de la materia coinciden con los objetivos del organizador previo, entonces en este caso específico, se puede utilizar este disparador con la problematización del mismo, para toda la cursada, siendo las actividades prácticas y los aportes teóricos los que producen la variación. Aun así, en cada nueva actividad, se recuperan los temas trabajados en la primera clase vinculando los temas teóricos con la percepción personal que produjo la experiencia sensorial a través de la caja. Esta fijación del conocimiento solo se hace a través de la emoción y la experiencia producida en la actividad exploratoria inicial y del compartir con los compañeros, construyendo el conocimiento y las definiciones en conjunto. Estas actividades son las que permiten volver el conocimiento teórico en conocimiento significativo adquirido por medio tanto de la experiencia como del estudio investigativo. Por último, la actividad de evaluación y síntesis final, en este caso se plantea al final como condensador de todos los ejemplos trabajados y todos los estilos estudiados. Sin embargo, esta actividad también se puede atomizar en entregas parciales por estilos, o por periodos históricos, lo que permitiría tener un seguimiento semanal del proceso del estudiante, pero a su vez carga a la cursada con una exigencia que requeriría de producir entregas para cada clase obligando a hacer una síntesis y devolución de las entregas, restando poco tiempo al taller de estudio e investigación. Es por esto que se realiza una única exposición condensando todos los temas estudiados y poniéndolos a dialogar en una clase de cierre. Se toma nota del proceso del estudiante en la actividad práctica del taller, y la instancia de entrega debería ser una mejora en cuanto a la representación gráfica y escritura de lo trabajado en clase.

Referencias Bibliográficas: 

Ausubel, D. (1976). Psicología Educativa. D.F: Trillas. W. de Camilloni, A. (S.f.). “Aprendizaje”, PFDC - Curso en Docencia Universitaria, Módulo 4: Programas de Enseñanza y Evaluación de Aprendizajes.

Kisilevsky, M. (2016). “La trastienda de la evaluación educativa. Sentidos y prácticas”, cap. 3.6 Evaluación formativa y sumativa, pp. 10-11, Ed. Estación Mandioca, marzo.


Abstract: The objective of this summary is to discuss the strategies and experiences that we have had in teaching / learning in the subject Furniture and Styles in the area of History and Theory of the Interior Design and Furniture career at the National University of Río Negro. In the proposed didactic sequence, it will be attempted that the students incorporate historical contents, and the theories that frame them through a “previous organizer” (Ausubel, 1976) that allows the student to experiment and define by their haptics means basic formal conditions to later investigate in a deeper way.

Keywords: Pre-organizer - sequence - didactics - history

Resumo: Este artigo visa discutir as estratégias e experiências por que passamos no ensino/aprendizagem na disciplina de Mobiliário e Estilos na área de História e Teoria da carreira de Design de Interiores e Mobiliário na Universidade Nacional de Río Negro. Na sequência didáctica proposta, pretende-se que os estudantes incorporem conteúdos históricos, e as teorias que os enquadram através de um “organizador anterior” (Ausubel, 1976) que permite ao estudante experimentar e definir pelos seus meios táteis condições formais básicas para mais tarde investigar de forma mais profunda.

Palavras chave: pré-organizador - sequência - didáctica - história


Ana Lía Frank, Arquitecta FADU-UBA 2014. Se desempeña como docente desde el año 2013, en el área de Historia y Teoría, pasando por la Universidad de Buenos Aires, la Universidad de Flores, y desde el 2016 trabaja en la Universidad Nacional de Río Negro, donde actualmente es Jefa de Trabajos Prácticos. Desde el año 2017 participa en proyectos de investigación de la UNRN, como investigadora concurrente sin categorizar. En el año 2018 fue electa para formar parte del cuerpo de jurados de concursos de FADEA. Mantiene su práctica profesional como cofundadora del Estudio Avita, especializado en viviendas mínimas y campamentos industriales.


Una secuencia didáctica en la asignatura Historia de los Muebles y los Estilos fue publicado de la página 31 a página34 en Actas de Diseño - N° 36

ver detalle e índice del libro