Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº31 >
  4. El lenguaje objeto-corporal

El lenguaje objeto-corporal

Novoa Montoya, Andrés Ricardo

Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº31

Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº31

ISSN Impresión 1668-0227
ISSN Online: 1853-3523
DOI: https://doi.org/

Maestría en Diseño de la Universidad de Palermo [Catálogo de Tesis. 1ª Edición. Ciclo 2004-2007]

Año X, Vol. 31, Abril 2010, Buenos Aires, Argentina | 204 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Al iniciar una investigación que cuenta con poco sustento bibliográfico y conocimiento en las diferentes áreas de acción en donde se quiere implementar, se hace necesario que a lo largo del texto se realice un análisis que pasa por varios puntos: el político-legal, el sociológico-psicológico, el semiológico para después sí ingresar al diseño como solución desde su oficio para la inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad.

Todos los individuos son diferentes, se encuentran en la búsqueda de objetivos acordes a las distintas formas de vida, a la educación, a los distintos roles asumidos, y al legado cultural con el cual cuenta cada sujeto.

En esas diferencias es donde se encuentra la verdadera identidad, la esencia de cada sujeto; y es allí también en donde se encuentran los juicios, inseguridades, miedos y conflictos existenciales con los cuales se está en una constante comparación con los demás, el otro como espejo, con los estereotipos marcados de cada época y las diferencias no de los demás, sino las del mismo individuo que las sopesa con las sociales, con las percepciones generalizadas e imagen de lo que busca el sistema.

La sociedad actual sistematizada y estereotipada coarta la libertad del individuo de decidir cuáles son sus roles e influencias sociales en los diferentes entornos. Es por esto que cuando se sale algo del control de lo que es considerado “normal”, es aislado y excluido, para mantener la seguridad dentro de la sociedad.

La discapacidad es un concepto alejado de cualquier realidad social, no pasa por la mente de ningún individuo y la sociedad en general no le da un concepto de importancia social. La percepción de la discapacidad está asociada directamente con términos negativos que solo repercuten en la identidad del sujeto con discapacidad.

Pero no puede ser un tema aislado, los conflictos bélicos en el mundo, las catástrofes naturales, las enfermedades, accidentes y toda serie de circunstancias que generan una discapacidad demuestran que nadie está exento de esta condición.

Y no es para menos: según las Naciones Unidas, se estima que son más de 500 millones de personas con discapacidad en el mundo, con un problema puntual que son las minas antipersonales, y en Latinoamérica específicamente, la mayoría de la población que cuenta con alguna discapacidad se encuentra en clases media y baja, lo que lo convierte en un problema que involucra la gran mayoría de áreas sociales de acción como la política, la economía, la sociología, la tecnología, la ciencia, la medicina, entre otras muchas, incluyendo por supuesto el diseño.

Desde un punto de vista muy personal, el diseño ha dejado de trabajar socialmente en términos de necesidades, usos y funciones, para trasladar su acción al mercado, los estereotipos y los estilos de vida. Lo cual genera una pregunta que obliga a replantear el rol del diseñador, ¿Existe investigación en los proyectos de diseño?

En el transcurso de esta tesis, quiero demostrar la importancia de la investigación para el desarrollo de los proyectos de diseño, ya que siempre tendrán una influencia social. Para el siguiente texto, además de cuestionar la función de los diseñadores en relación con los objetos, se quiere replantear un esquema investigativo que arroje desde el diseño soluciones de impacto social y mejoramiento de la calidad de vida de una población (Para el caso de esta tesis, las personas con discapacidad).

Por ello, el texto profundizará en lo que es la discapacidad y las soluciones que desde el diseño se pueden lograr para resignificar la identidad de los sujetos que sufren de esta condición. Se realizará una introducción a los conceptos de discapacidad, y las estadísticas del mundo y en particular de Colombia.

Se toma al sujeto como base de la aceptación, adaptación, y concepción del sujeto por encima de su discapacidad. Se realizará un relevamiento de la percepción que se tiene del cuerpo y como una persona con discapacidad con una información construida a través de años debe aceptar un cuerpo extraño, hasta llegar al desarrollo de objetos, diseño de sillas de ruedas que den una carga semántica diferente al objeto y resignifiquen la identidad de la persona con discapacidad cuando incorporen este objeto a su cuerpo. El concepto para el desarrollo de esta tesis es Lenguaje Objeto-corporal. El documento quiere demostrar la siguiente hipótesis:

Se resignifica la identidad de la persona con discapacidad física con afección en sus funciones motoras que se encuentra entre los 18 y 45 años cuando las sillas de ruedas como objeto se convierten en un mediador entre el sujeto y el entorno, partiendo directamente de la relación e incorporación del objeto al cuerpo, y de esta manera poder generar desde la identificación con el mismo objeto su inclusión social.

Resulta casi utópico intentar realizar cambios de tipo social, económico y político que alteren el desarrollo y contacto de un sistema, por ello es difícil intentar brindar todas las condiciones para la inclusión social de las personas con discapacidad. Este sería el escenario ideal en donde se realicen cambios sociales, políticos, económicos y de infraestructura que suavizaran el impacto de adaptación de una persona con discapacidad. Pero siendo realistas, es necesario buscar alternativas que permitan esta inclusión social desde la propia interioridad y relación directa con los objetos, personas y el entorno. Por ello, el lenguaje Objeto-corporal que se muestra a continuación es una herramienta de investigación para que los diseñadores tengan en cuanta las necesidades de las personas con discapacidad, y a las personas con discapacidad se presenta como herramienta para su inclusión social.

Conclusiones

“El objeto sirve al hombre para actuar sobre el mundo, para modificar el mundo, para estar en el mundo de manera activa; el objeto es una especie de mediador entre la acción y el hombre” decía Barthes y de esta forma quiero dar inicio a las múltiples conclusiones que surgen en esta investigación.

Una de las preguntas que me surge a lo largo de esta investigación es saber si puedo resignificar la identidad de un sujeto, tal como está propuesto en la hipótesis planteada, y a la cual tantas personas y docentes no entienden y en algún punto le tienen rechazo. Pero este término en particular que se utiliza en el desarrollo de esta tesis y que pretende demostrar una hipótesis planteada, en el caso de las personas con discapacidad es la palabra o el concepto que más se acomoda para explicar el proceso en el cual el cuerpo y el objeto pueden actuar en pro del sujeto como se explicara más adelante a lo largo de estas conclusiones.

Y para poder llegar a resignificar la identidad de las personas con discapacidad, es necesario que las personas que se acerquen a este tema puedan entender de la forma más clara cual es el proceso al que deben someterse las personas con discapacidad desde el instante en que adquieren la discapacidad hasta el momento en que a través de sus medios buscan la inclusión social. También dado el desarrollo de los capítulos de esta tesis se podría pensar que el diseño solo ingresa hasta el capítulo VI, en donde se profundiza en el tema del objeto catalogándolo desde su mismo título como el mediador entre el sujeto y el entorno, pero debo ser enfático y aclarar a través de estas palabras que el diseño de una u otra manera se encuentra en todos los capítulos como lo explicaré a continuación:

El diseño se encuentra en todas las estructuras sociales, y es por eso que en la mayoría de ocasiones al estar diseñando cualquier objeto, producto, estructura, entorno, etc., se está generando un impacto social el cual en pocas ocasiones prevé el diseñador, citando a Maldonado, “por lo general, el diseñador está demasiado inmerso en la rutina de su profesión y no llega a intuir la incidencia social efectiva de su actividad”.

Y es por esto que la investigación y el seguimiento de lo que se diseña no se le da la importancia necesario y por ende es muy poco lo que se sabe sobre su incidencia social. Es por esto que para llegar a resignificar la identidad de las personas con discapacidad, se deben tener en cuenta muchos aspectos que competen al diseño, y que se pueden encontrar con una investigación previa. Esta tesis quiere demostrar que la investigación es uno de los elementos primordiales para el desarrollo del diseño, sus nuevas teorías e impacto social que ha de tener.

Cuando en el primer capítulo se habla de la discapacidad como una forma de vida, se presenta un diagnóstico general de la discapacidad desde sus conceptos básicos para que todas las personas que tengan acceso al documento puedan entender y comprender conceptos que no son muy conocidos, dado que la discapacidad no ha tenido la relevancia necesaria que requiere este tipo de población para lograr su inclusión social, y esto lo demuestran las estadísticas (ver capítulo I Pg. 28), no se está hablando de una minoría, se está hablando de una gran población que cuenta con una discapacidad.

Las cifras son alarmantes, un 8% de la población mundial cuenta con alguna discapacidad (Según ONU), y especialmente las cifras de Colombia dan un diagnóstico poco alentador al tener un 14,5% de población con discapacidad (Según OMS), en donde la mayoría de personas está afectada por las condiciones sociales de violencia que vive el país. Así, con estos datos se puede decir que el diseño ingresa de forma completa en todos estos conceptos básicos, ya que a causa de muchas razones la población con discapacidad se está incrementando y las condiciones no están dadas para su inclusión social, desde el diseño se pueden observar todas las barreras arquitectónicas y de accesibilidad que no permiten el desenvolvimiento normal de los sujetos dentro de las sociedades.

Acá estamos hablando que el diseño está inmerso en una serie de cambios que los entornos requieren para dar las condiciones necesarias para la inclusión social de las personas con discapacidad. Basta con recorrer en Latinoamérica ciudades como Buenos Aires o Bogotá para darse cuenta las barreras arquitectónicas y de accesibilidad con las que se encuentran las personas con discapacidad, además de la insuficiencia de transporte y movilización dentro de ellas.

Y se está hablando claramente de diseño en todo su esplendor, con normativas que se realizan en los países pero que no se cumplen, con ciudades que no se adaptan a los requerimientos de sus poblaciones, y con una alarma constante en la situación mundial que con las guerras, las catástrofes naturales, las enfermedades entre otras, siguen acrecentando la población de personas con discapacidad que no cuentan con una solución inmediata para su inclusión social. Por estas razones es necesario comprender la magnitud del problema, los conceptos básicos y las estadísticas para saber como acceder a soluciones para esta población.

El segundo capítulo se enfoca en el sujeto, y es aquí en donde ingresa el concepto de identidad. Un sujeto, ¿Puede perder su identidad? Probablemente no, y ¿Puede resignificarla? Vivimos en un mundo pensado para personas que no cuentan con ninguna discapacidad y es por esto que toda la formación que se ha recibido también está dentro de estos conceptos, cuando en este capítulo se refiere al estadio del espejo de Lacan, se quiere mostrar que se tiene una etapa de formación en la cual hay un reconocimiento del sujeto frente al espejo, hay una proyección en el otro y desde allí se inicia un proceso relacional entre personas, persona y objetos, y persona y entorno. Así, se condicionan los procesos, la rutina, y la relación con todo lo demás se adquiere desde esta posición en donde cada cosa sirve para algo y en donde cada sujeto se relaciona con todo lo demás dependiendo de sus propias necesidades.

El sujeto se identifica, identifica todo lo que lo rodea, personas, objetos, y el entorno, y partiendo de esta identificación se relaciona con todo. Cuando una persona adquiere una discapacidad después de esa etapa de formación, tiene una mirada diferente de si mismo, y lo que lo rodea, y de allí surge la teoría que he planteado del espejo quebrado, en donde su enfrentamiento con el espejo le genera prejuicios, miedos, amenazas y en lo que antes se identificaba como sujeto y su relación con todo lo demás, cambia. Y el diseño está presente en este nuevo reconocimiento o resignificación.

No solo se está hablando de teorías sicoanalíticas o semiológicas, se está directamente relacionado con un universo simbólico que cambia en el instante que la persona adquiere una discapacidad. Y al estar en un mundo que ha sido siempre planteado sin las personas con discapacidad, su relación con objetos, entornos y además con personas cambia radicalmente.

El sujeto antes de su discapacidad tenía sus propios procesos a los cuales se adaptó fácilmente en su etapa de formación, pero la etapa de aceptación y adaptación ahora a su discapacidad, es un proceso largo y delicado, que tiene muchas variables que hacen que este proceso se dificulte, el sujeto por lo general no acepta su condición (ver caso de estudio Pg.86, ampliará sustancialmente esta explicación) y debe cambiar su forma de vida, desde la relación con los objetos que aunque este ya conocía, cambia en la mayoría su manipulación, con las estructuras que le impiden movilizarse con la misma independencia y facilidad con la que lo hacía antes, la relación con su cuerpo que con miembros o capacidades ausentes cambia su percepción, y su relación con personas y con el mundo se ve condicionado por las barreras sociales, de imagen y percepción que se tiene de la persona con discapacidad, a todo esto se debe agregar que al sujeto debe adaptarse a un objeto con el cual nunca ha tenido relación (silla de ruedas), al cual tendrá que aceptar para poder realizar sus movimientos de desplazamiento que antes realizaba sin ningún inconveniente.

Esta silla de ruedas por lo general tiene una carga semántica negativa que se suma a todo lo que el sujeto debe enfrentar, las miradas, la noción de monstruo (ver Pg.81), la exclusión social, entre otros muchos más, conceptos con los que ahora debe convivir, lo que hace necesario que se busquen opciones que permitan la inclusión social del sujeto desde la resignificación de su identidad.

Ligado al sujeto totalmente, en el capítulo III se habla del cuerpo, mereciendo un análisis profundo de su importancia y su injerencia en los procesos del sujeto, y en la resignificación de la identidad de la persona con discapacidad y concepto propuesto en está tesis, el Lenguaje Objeto-corporal. El cuerpo femenino o masculino, cuenta con una estructura en la cual cada persona sabe que cada parte de su cuerpo tiene una funcionalidad y cada órgano tiene su razón de ser, arriesgando un concepto, me atrevería a decir que las personas contamos con un diseño corporal natural y funcional del cual todos los sujetos están provistos desde el nacimiento y van conociendo y capacitando con en tiempo en base a necesidades y objetivos.

Leonardo da Vinci, un investigador, mostró que el cuerpo era simétrico, funcional y complejo a través de muchas de sus obras, siendo una de las más recordadas el Hombre Vitruvio. Ahora se puede traer a colación un término bastante controvertido, que es el diseño de cuerpos, en donde las personas tienen la posibilidad de cambiar su estructura estética basándose siempre en estereotipos.

De igual forma, este diseño de cuerpos (término que me atrevo a mencionar en este documento), intenta que se tenga el mínimo de errores bajo los conceptos estereotipados de cada época y necesidades de los sujetos, así, hasta el código genético intenta descifrarse para obtener toda la información del cuerpo y evitar enfermedades o errores genéticos, y aunque puede sonar como una acusación, a fin de cuentas se busca manipular y controlar los cuerpos y los seres. Ejemplos como la clonación son perfectos par mostrar con veracidad los propósitos y consecuencias de este conocimiento.

Además, ahora que vivimos en un mundo donde lo virtual se esta solidificando en estructuras de vida, dentro de estas hipótesis que se sostienen, el cuerpo también empieza a surgir como algo virtual, se tiene un mundo abierto a través de los medios de comunicación y el Internet, que el cuerpo cada vez reduce su funcionalidad, un ejemplo de esta hipótesis se presenta en la película Matrix en donde los cuerpos ingresan en una obsolescencia material y las mentes son controladas a través de experiencias virtuales.

¿Qué ocurre con el error? El cuerpo es de vital importancia y aunque se generen miles de hipótesis sobre su funcionamiento o destino, aun sigue siendo de vital importancia para el desarrollo y desenvolvimiento de las personas en lo cotidiano. Y es por esto que todos los diseños, las estructuras, la arquitectura, ciudades, entornos, objetos, etc., son desarrollados siempre tomando como base el cuerpo, su funcionalidad y su estructura motora. Así mismo el cuerpo se tiene como una herramienta de comunicación que no solo esta sustentada en los sentidos, el cuerpo comunica, así sea con el menor movimiento. Flora Davis en su libro la Comunicación no Verbal, explica sus teorías del lenguaje corporal en donde gestos, movimientos, posturas, son relevantes dentro de la comunicación. El cuerpo esta es un universo de signos que busca comunicar y que según formaciones o culturas genera interpretaciones específicas.

Aunque el cuerpo nunca deje de comunicar, sus códigos pueden cambiar, como ocurre en el instante en que un sujeto adquiere una discapacidad. El cuerpo y su funcionalidad se ven obstruidas y no le permiten un normal desenvolvimiento dentro del entorno. El sujeto debe acercarse y conocer nuevos signos que surgen desde su cuerpo y se multiplican con objetos, personas y entorno, y lo más difícil, debe cambiar su forma de vida.

Como se explica anteriormente a lo largo de los capítulos, la teoría del espejo quebrado, toma fuerza y relevancia en el instante en que el sujeto conociendo de antemano su nueva condición, además de aceptar un objeto como reemplazo de sus funciones motoras (la silla de ruedas), se siente turbado, genera un rechazo de su cuerpo y asimismo de este objeto o ayuda técnica, se podría decir rápidamente que el sujeto a perdido su identidad o que con el conocimiento y adaptación a esta condición de discapacidad y ante este universo simbólico desconocido para él y ya lejos de su etapa de formación,

debe resignificar su identidad.

Uso de nuevo el término “resignificar” ya que la persona no puede perder la identidad pero si debe adaptarse a todos los cambios estructurales, psicológicos, corporales y relacionales a los que se enfrenta con una discapacidad sumando a esto barreras arquitectónicas, sociales, de accesibilidad, miradas, lecturas sociales, etc.

La relación del sujeto con este objeto (silla de ruedas) se da ante una imposición por su condición lo cual genera un rechazo inmediato y prolongado que no le permite un acondicionamiento y adaptación de forma sencilla. Las sillas de ruedas de igual forma, poseen una carga semántica negativa bastante fuerte que se suma al rechazo generado por la imposición de este objeto.

Así, aunque tenga que aceptarlo, su uso no es fácil por las concepciones de diseño que se tienen de este objeto en particular, ya que no permite a la persona con discapacidad una independencia motriz, y una adaptabilidad al objeto ya que en su diseño y producción no se tienen en cuenta que las discapacidades según su grado se diferencian y que estas diferencias afectan la fuerza, los movimientos, limites alcances que pueden incrementarse o disminuirse dependiendo de su propia rehabilitación.

Un punto claro es que independientemente de la silla de ruedas, el sujeto no deja de comunicar y también está expuesto a múltiples interpretaciones y lecturas. Acá ingresa un concepto al que para la tesis se llamará el Lenguaje Objeto-corporal.

El cuerpo al se le ha añadido un objeto que remplaza su función de movilización, necesariamente cambia sus movimientos, sus relaciones con objetos, entornos, personas, lo que genera un cambio en sus bases de vida a las cuales debe adaptarse. Luego de trabajar durante muchos años con personas con discapacidad, he escuchado frases que se refieren a la silla de ruedas como “es lo que reemplaza mis piernas”, ó “haga de cuenta que son sus zapatos”. Estas comparaciones dan interpretaciones múltiples, y un punto de partida para entender el Lenguaje Objeto-corporal propuesto en esta investigación. Se tiene la premisa que los sujetos comunican, independientemente si se tiene una discapacidad.

Es por ello que en el momento de tener una discapacidad como las que se describen en este texto (amputaciones, lesiones medulares, enfermedades degenerativas de las funciones motrices en personas de 18 a 45 años), y que tengan que hacer uso de una silla de ruedas, deben adaptarse a ella, incorporarla como parte de su cuerpo, ya que mientras no se puedan regenerar órganos y extremidades a través de procesos como la clonación o el tratamiento de las células madres, o cualquier adelanto científico que ayude en el proceso curar la discapacidad física motora, y que cuente con acceso a todas las personas, la discapacidad ha de existir y por ende la adaptabilidad e independencia debe surgir desde el mismo sujeto; es imposible generar cambios a una escala más alta como los cambios estructurales en la arquitectura para la accesibilidad y eliminación de barreras arquitectónicas, o el cambio de imagen de las personas con discapacidad desde el reconocimiento político, la educación, la economía, etc., pero como no están dadas las condiciones para generar estos cambios radicales en las sociedades, el sujeto es quien debe encontrar su adaptación a lo ya existente para lograr una independencia motora y sustancial en cualquier entorno para así contar con la inclusión social, uno de los problemas más difíciles para las personas con discapacidad.

Conociendo ya las sillas de ruedas, se puede afirmar que los diseñadores tienen influencia en el mejoramiento de la calidad de vida de las personas con discapacidad, cuando después de analizar sus necesidades, la clasificación según el tipo de discapacidad, y el diseño personalizado de las sillas, puedan brindar desde el objeto una identificación con su condición y asimismo una resignificación de su propia identidad en el instante en que la persona incorpore este objeto a su cuerpo y se relacione con el entorno.

Esta tesis es una alerta para la mayoría de diseñadores industriales dedicados a realizar objetos a poblaciones específicas. Como lo dice Maldonado 1, “por lo general, el diseñador está demasiado inmerso en la rutina de su profesión y no llega a intuir la incidencia social efectiva de su actividad”. Los diseñadores tenemos influencia con todo lo que se produce y tiene impacto en lo social, esto genera de inmediato un compromiso y una proyección para el mejoramiento de la calidad de vida

y el desarrollo de los individuos en cada entorno. Como diseñadores, la carga social de nuestro oficio, debe estar representada en la investigación de las necesidades, el desarrollo de objetos que correspondan a suplir esas necesidades, y su misma sustentabilidad.

El lenguaje Objeto-corporal

El lenguaje objeto-corporal es el mediador entre el sujeto y el entorno, pretende lograr desde su relación intima con el objeto, que el sujeto con discapacidad reconozca en si mismo todo lo que puede realizar, identificándose directamente con lo que el entorno y la sociedad le presenta. Es la adaptación de un artificio que se incorpora al cuerpo, a la superestructura que se desarrolla en la sociedad. Si desde el diseño se puede lograr que la persona con discapacidad pueda resignificar el concepto de la silla de ruedas, y resignificar su identidad, se estaría logrando una inclusión en la sociedad desde la interioridad del sujeto y su relación con el objeto.

En abril del 2002, en Vitória-Es Brasil, asistí al Americas Cup Wheelchair Basketball, un evento deportivo panamericano de baloncesto clasificatorio al mundial en Japón que se llevó a cabo ese mismo año, como director de comunicaciones de la Selección Colombia de Basketball en silla de ruedas. Asistieron la mayoría de países Latinoamericanos entre ellos Colombia y Argentina, que lograron su pase para estar dentro del campeonato luego de una eliminatoria realizada en Uruguay, y además asistieron los equipos de Canadá (Campeón Olímpico y Mundial), USA (Subcampeón Olímpico y tercer puesto Mundial) y México.

El torneo se desarrolló con las normas internacionales que se rigen por la IWBF (International Weelchair Basketball Federation), la IPC (International Paralympic Committee), y la ISMWSF (International Store Mandevile Wheelchair Sports Federation), con la reglamentación implementada también sobre las ayudas técnicas y tipos de discapacidad.

Al iniciar los diferentes juegos, la supremacía de Canadá, USA, y México se hizo notar, con una pequeña premisa, cada jugador contaba con una silla de ruedas personalizada según su tipo de lesión y lo que quisiera también el sujeto significar en la cancha. Al igual que con los autos (Ejemplo: Mercedes Bernz significa elegancia, Audi significa confort, Ferrari velocidad, etc), muchos daban una significación a su silla de ruedas y esto era lo que demostraban en la cancha en el desarrollo de este deporte. Un ejemplo concreto, es de un jugador con una silla diseñada con las características y necesidades específicas, un sujeto de baja estatura del tronco para arriba, pero con brazos ágiles, solicitó que su silla fuera muy veloz, y que solo al verla le generara a los demás esta sensación de velocidad.

En el juego fue el jugador más rápido y pudo destacarse además de sus cualidades como deportista por su ayuda técnica hecha a la medida de sus necesidades. Así de esta forma, los grandes equipos, doblegaron en todos los partidos a los equipos Latinoamericanos, logrando esta diferencia desde su ayuda técnica. El objeto en ese momento resignificó su identidad dentro de la cancha de juego, y de esta manera fue uno de los mejores jugadores del torneo. Este objeto al resignificar la identidad de los sujetos dentro de la cancha, marcó la diferencia, ya que el resto de países participantes sentían la diferencia desde la misma estética de la silla.

Las sillas de ruedas se convirtieron de inmediato en mi objeto de investigación, siendo este objeto, un mediador entre el sujeto y el entorno en el cual se desarrolle, en el caso del campeonato, la cancha de basketball se convirtió en el espacio de expansión de su identidad que había resignificado desde el objeto. Si trasladamos ese entorno de competencia, al entorno real en donde se desenvuelven las personas con discapacidad, se puede decir que en las ciudades también se puede llegar a resignificar objetos. Las sillas de ruedas pueden adquirir otro significado si la persona con discapacidad las incorpora a su cuerpo.

Se carga con una percepción social bastante negativa, una imagen que si se quiere resignificar, debe hacerse desde el sujeto con discapacidad que lo incorpore a su cuerpo y desde este pueda generar una imagen de independencia dentro del entorno y le genere una adaptación a esta nueva condición de vida.

De esta manera se pueden crear soluciones como el siguiente ejemplo que se ha trabajado a lo largo de esta investigación:

Diseño de silla de Ruedas para una persona con discapacidad en Colombia, con lesión medular y de clasificación Número 3. El diseño se basó en las características que quería la persona demostrar en su cotidiano: Rapidez, confort, seguridad. Para este diseño realizado desde Buenos Aires, y producido en Bogotá, se tomó como referencia las características de los autos de Fórmula 1, y de allí surge este diseño. Las formas aerodinámicas, la adherencia al suelo, poco peso en la estructura, un camber de 45% en las ruedas traseras, especial cuidado en los ejes y rodamientos, además de un diseño estético fueron las principales características de esta silla de ruedas 2. Con estudios de resistencia, peso, materiales de acceso económico para las personas que la quieren adquirir, se creó una opción de silla de ruedas con la cual el sujeto desde el mismo diseño se identifica, y lo incorpora a su cuerpo. Además que las características de la silla permiten que el sujeto tenga mayores alcances, movimientos, desplazamientos, y se generó una relación más intima entre el sujeto y el objeto, ya que lo incorporó a su cuerpo, reemplazando la capacidad perdida con su lesión.

Lo que muestra este ejemplo, es que dando una carga semántica diferente al objeto, el sujeto se puede identificar sin generar un rechazo desde su primera relación, logrando que este lo incorpore a su cuerpo, lo convierta en una prótesis de la capacidad o miembro ausente o disminuido desde el instante en que adquiere la discapacidad, para que de esta manera se resignifique la identidad del sujeto que tiene que pasar por un proceso social, político, económico, de adaptación que le generan una exclusión, y que es difícil de aceptar.

Así de esta manera, el lenguaje Objeto-corporal no es tan utópico como se piensa, la hipótesis tiene una demostración a largo plazo, cuando los diseñadores trabajemos en conjunto con las necesidades de las personas con discapacidad, teniendo en cuenta todos los parámetros que permitan un mejor rendimiento, siendo la silla de ruedas un mediador entre el sujeto y el entorno, pero dependiendo totalmente de la relación cuerpo-objeto que exista, y de la manera en que el sujeto permita la incorporación de este objeto como parte de su cuerpo, como una extensión de sus extremidades, como una fusión con su identidad.

Las sillas de ruedas son un objeto definido médicamente como una ayuda técnica que mejora el desarrollo de sus actividades, y/o capacidades; término técnico: órtesis. La tesis quiere demostrar que la persona con discapacidad al incorporar a su cuerpo la silla de ruedas, dejando la función de órtesis, y convirtiéndola durante el tiempo que sea usada en una prótesis que reemplace sus funciones y en cierto modo su propia corporalidad, se adaptara e incluirá de una manera más sencilla en la sociedad y en los entornos que esta le presente.

No se hablaría de Frankenstein, por supuesto, sino de una relación de sentido y similitud, de aceptación, aprendizaje, convivencia e interacción constante con el objeto. Incorporar un objeto a la cotidianidad requiere de la aceptación de un nuevo universo de signos por parte del sujeto quien tendrá que cambiar sus conceptos y su visión sobre el mundo en el cual se desenvuelve. Un procesamiento diferente de información que va desde el acondicionamiento de su cuerpo al objeto, las posibilidades de este mismo en un entorno limitado en accesibilidad, infraestructura, y lo más importante, la percepción social e individual de la discapacidad y de las sillas de ruedas.

Esto plantea un reto para el diseño industrial, el uso diario y constante de estos objetos señala cierto tipo de características que no se deben obviar en el momento de su diseño y realización: Al ser objetos de mucho uso, los materiales deben ser durables, de resistencia y livianos, de mucha longevidad, es necesario que las sillas de ruedas tengan un diseño estético, con características específicas para cada discapacidad (Clasificación según discapacidad, necesidades, movilidad, resistencia, límites y alcances de cada sujeto), una identidad de objeto que se acomode a los sujetos que la deben usar, personalizadas, resistentes, con diseño exclusivos y que puedan tener un significado que se extienda con la relación de cuerpo y objeto por parte del sujeto.

Esto hace que el diseño deba realizarse casi artesanalmente. Cuando la persona con discapacidad incorpore este objeto, lo conozca, aprenda de él, de si mismo, con sus límites, alcances, y posibilidades dentro del entorno, podrá iniciar el proceso de inclusión que es tan difícil en sociedades no preparadas para la discapacidad. Por esto es necesario que el cambio inicie desde la misma persona con discapacidad, que esta se valore, recupere su identidad como sujeto, y se pueda proyectar en un entorno, con las mismas oportunidades y posibilidades que el resto de personas, desde su relación con el objeto. Es un lenguaje nuevo que debe procesar, es conocer todo lo que está a su alrededor desde otro punto, con otra mirada, con otros espejos. Es reconocer en el objeto más que una ayuda para su movilización, y por que no, una parte más, una extensión más de su cuerpo.

Existe un reto latente para el diseño, encontrar objetos que se realicen no en base a un mercado sino a una necesidad, a un uso, o a una extensión de una capacidad. Objetos longevos, con identidad, con conceptos de asociación, ¿Si en los autos un Mercedes Benz significa elegancia, por que una silla de ruedas no puede significar fuerza, rapidez, o confort?¿Qué pasaría con los sujetos con discapacidad si asociaran sustancialmente el objeto a su cuerpo? ¿Es posible una inclusión social de las personas con discapacidad partiendo desde un objeto? En función del desarrollo de un objeto diseñado específicamente y para cada caso en particular, ¿es posible la inclusión social de las personas con discapacidad?

¿Es posible resignificar la identidad de las personas con discapacidad? ¿Es posible resignificar un objeto?

Notas

1. Diseño Industrial Reconsiderado.

2. Proyecto EOLO desarrollado en Colombia, por la Fundación Casa de La Juventud y la empresa Sólido. Los diseños de las sillas fueron realizados en Buenos Aires por Andrés Novoa en compañía de Omar Abril y Hugo Bernal. Todos los documentos de investigación se encuentran en la ciudad de Bogotá.


El lenguaje objeto-corporal fue publicado de la página 108 a página117 en Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº31

ver detalle e índice del libro