1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXII >
  4. La sombra de la posmodernidad.

La sombra de la posmodernidad.

Fernández, Carlos Alberto [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXII

ISSN: 1668-1673

I Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´ XXII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XV, Vol. 22, Febrero 2014, Buenos Aires, Argentina | 207 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En una sociedad cada vez más atravesada por la tecnología, la comercialización y el discurso de los medios de comunicación, el primer paso en el proceso de enseñanza-aprendizaje es el desarrollo del pensamiento crítico en el alumno. Éste ha sido uno de los puntos de coincidencia entre los profesores participantes en la comisión (1.1 [C] Currícula, estrategias pedagógicas y recursos didácticos).

Palabras clave: posmodernidad - pensamiento crítico - diseño - medios - planificación - alfabetismo - didáctica. 

Los once trabajos presentados en la comisión abordaronuna amplia variedad temática sobre la base, lógicamente, de las diferentes especialidades y experiencias de los participantes, algunos de ellos llegados del exterior.

Aunque ni siquiera se exprese, porque hay coincidencia general, es bueno hacer una mención. Los profesores estamos convencidos de que la enseñanza pasa por la construcción del conocimiento en el alumno y no simplemente por llenar el vacío que supuestamente existe en sus mentes, según las prácticas conductistas. En las estrategias pedagógicas propuestas (no sólo en este congreso sino también en sus versiones anteriores), esto es contundente. Hay aquí, entonces, un lenguaje común. Seguramente, cada uno a su manera descubrió que ha habido un cambio social profundo que algunos bautizamos genéricamente como posmodernidad, con la multiplicidad de significados que el término pueda alcanzar de acuerdo con el marco teórico que elijamos. Asumimos que ha llegado para quedarse y, como respuesta, buscamos significados que nos permitan actuar y generar didácticas convergentes hacia mejores resultados del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Las estrategias propuestas y las experiencias compartidas por los profesores de las diferentes disciplinas del diseño, toman al alumno con sus conocimientos previos y sus misconceptions, para ampliarlos y transformarlos progresivamente.

En la primera presentación la profesora Lorena Steinberg( 1) describió las características del alumnado y rescató el gran conocimiento que tiene sobre las nuevas tecnologías audiovisuales. Las experiencias cotidianas de los alumnos contribuyen “a naturalizar las representaciones mediáticas, en lugar de visualizarlas como construidas”, explicó la profesora. Indicó, asimismo, la necesidad de desmontar estas construcciones para encarar una didáctica de la comunicación, su especialidad. Sin embargo, sus conceptos pueden hacerse extensivos a la enseñanza de cualquier disciplina porque “la tarea de los docentes es no hacer distinciones cualitativas y escalas jerárquicas entre los textos literarios y mediáticos, sino ayudar a los alumnos a aprender a evaluar por sí mismos cualquier tipo de texto de acuerdo a su contenido, forma, contextos de producción y consumo, ejes analíticos centrales para desarrollar un nivel más alto de habilidades para la lectura”.

En su discurso hay una apreciación concluyente: “El objetivo de la educación en medios es que los alumnos puedan leer los mensajes de los medios a partir de una postura crítica, más allá de unos contenidos determinados. Es decir, que puedan trasladar esos aprendizajes a la vida cotidiana”.

Quiero detenerme en este punto donde aparece un aspecto que creo fundamental: se define al estudiante como acrítico. Éste debería ser el punto de inicio de toda actividad didáctica. El estudiante es parte de una sociedad de consumo globalizada, individualista y carente de ideologías (no sólo políticas), que navega en las corrientes impuestas por los medios de producción, difusión y comercialización. Y continuando con la metáfora, en esta navegación cada uno conduce su propia embarcación. Habrá quienes lo hacen en balsas, sin remos ni velamen, con todos los riesgos que conlleva el derivar, pudiendo encallar en un risco rompiendo la embarcación o en un banco de arena, y quedar varado. Otros buscarán una orilla para quedarse en un lugar seguro y dejar de navegar. Estarán quienes tendrán naves muy veloces que les permitirán adelantarse al resto para llegar a ningún lado o fundir el motor. Algunos navíos serán grandes con mucha tripulación y otros pequeños, con apenas un timonel. Pero, afortunadamente, también habrá embarcaciones bien equipadas, con mapas, radares, sonares y buenos sistemas de comunicación para trazar el rumbo y arribar a los puertos propuestos. En este Waterworld(2) (sin Kevin Costner), también existen los maremotos, los tifones y una variedad de sucesos climáticos que dificultarán las travesías.

El análisis crítico de la realidad circundante y la inserción inteligente y productiva en ella, definirán la embarcación y su equipamiento. Permitirán transformar la elemental balsa en un buque eficiente capaz de decidir su destino sorteando los imponderables de la ruta.

Un equipo de disertantes compuesto por los profesores Pablo Acuña, María José Dubois, Valeria Maniago y Natalia Pano(3) comentaron su propuesta didáctica que se viene desarrollando desde 2005. Básicamente, alumnos y docentes se comprometen a trabajar con ONG’s de la salud para satisfacer las necesidades reales de las instituciones, ofreciendo respuestas desde el diseño. El trabajo se realiza desde la cátedra de tipografía. “Se pretende que el alumno desarrolle su capacidad crítica ante situaciones de la vida cotidiana”, explicaron los docentes.

Que el alumno tenga que actuar en un contexto social, que probablemente no le es propio, y que deba brindar soluciones a necesidades reales, seguramente desembocará en un aprendizaje significativo. El cambio cognitivo resultará trascendente ya que el alumno enfrentará una situación social sobre la que probablemente tenga alguna información, información mediada, reducida y acotada por el mensaje singular de cada medio, que, aunque carezca de distorsiones, no es la realidad misma.

Los profesores remarcaron como sustancial el desarrollo de la capacidad crítica. Otro ámbito, otra especialización, un mismo punto de inicio.

Por su parte el profesor Guillermo Pérez(4) describió la estructura de los cursos preuniversitarios para la carrera de diseño industrial, que tienen una duración de 14 meses en los cuales se relaciona el diseño con el arte, la literatura, la psicología, la biología, la química y la ecología. A través de la explicación del profesor Pérez se pudieron conocer los buenos resultados, que son consecuencia de “ejercicios de integración que permiten establecer una dinámica que le da al estudiante un entrenamiento que lo lleva a percibir que todo está relacionado con todo”. También aseguró que aquellos alumnos que cursan el preuniversitario alcanzan niveles superiores en sus carreras de grado. En algunos casos, agregó, cuando el alumno se enfrenta a situaciones nuevas que no alcanza a resolver, “se plantea desde la autocrítica”. La autocrítica y deconstrucción de los conocimientos previos parecen ser el comienzo del proceso de enseñanza- aprendizaje de todas las disciplinas que conforman el diseño. Un ejemplo más lo aporta el profesor Agustín René Solano Andrade(5) quien en su ponencia destacó cómo se consideran dibujo y boceto como una misma cosa y que justamente esta concepción no puede ser sustento del diseño, porque esta posibilidad de dibujar “le corresponde a todo ser humano y no existe una diferenciación con otros individuos u otras actividades laborales profesionales que se manifiestan en actividades específicas para la solución de problemas de su comunidad”. Por esto el alumno debe entender al boceto

“como parte del proceso metodológico del diseño donde la concreción de la idea está por sobre el carácter dibujístico que le es inherente”.

La profesora brasileña Cristiane Aun Bertoldi(6) relató su experiencia didáctica referente a la construcción de modelos físicos tridimensionales, propuesta en la cual “los modelos son entendidos como herramientas de un proyecto, construidos para la generación de conceptos, análisis y selección de alternativas”. Los modelos se construyen en cerámica por su baja complejidad tecnológica y la facilidad con la que se pueden obtener diferentes tipos, desde los preliminares hasta los prototipos, favoreciendo también el proceso de aprendizaje. Si bien en un principio los alumnos presentaron cierta resistencia al procedimiento, incluso proponiendo el desarrollo de los diseños digitales, al final del curso “afirmaron que la experiencia fue válida, sirviendo de referencia para otros proyectos”. La profesora Aun Bertoldi explicó que

“a partir de este tipo de afirmaciones fue posible aclararles que esta percepción general evidencia y valida el proceso de enseñanza y aprendizaje empleado, ya que se produjo un cambio cualitativo en la comprensión de la complejidad de la actividad proyectual, lo que facilita el planeamiento de actividades y estimula el empleo de procedimientos sistemáticos de generación y evaluación de alternativas” (traducción nuestra).

Debemos destacar que los proyectos de la profesora paulista proponen un retorno a lo artesanal como fundamento de un conocimiento de materiales y texturas, permitiendo una mejor comprensión de las formas, sin negar las posibilidades de la tecnología digital como etapa posterior. También aquí se observa la necesidad de desmitificar la creencia generalizada de que las nuevas tecnologías pueden reemplazar completamente a las antiguas.

La estructuración de las diferentes asignaturas de las carreras de diseño se analizó a través de puntos de vista coincidentes. Por un lado con la presentación de la profesora Paola Evelina Gallardo(7) y, por otro, a través de la mía(8). Periódicamente las planificaciones académicas de las disciplinas de la Facultad de Diseño y Comunicación, se evalúan con la intención de analizar las diferentes miradas que los docentes tienen sobre las materias. Como cada uno de ellos aporta su impronta a través de trabajos prácticos y bibliografía, por ejemplo, se busca integrar estas diferentes visiones en nuevas propuestas que son elevadas a los docentes. No tienen carácter de obligatoriedad, sino que recomiendan y amplían criterios.

En esta oportunidad, como expresó la profesora Gallardo también “se salió del esquema por clases para aplicar criterios más generales” y se presentó “la bibliografía por capítulos y temas con la intención de promover la lectura en el alumno”. Ahora la bibliografía también incluye sitios de Internet fiables. “Tratamos de sugerir diversidad de autores y enseñar a los alumnos cómo llegar a los libros de la biblioteca”.

El trabajo de la profesora Gallardo estuvo dedicado al área de Diseño de Interiores mientras que, el mío, a la Licenciatura en Fotografía.

En el presente el estudiante tiene una amplia experiencia fotográfica y considera que sus fotografías son buenas. La cámara digital le permite corregir errores durante las tomas, aunque más no sea por pruebas aleatorias. Al vivir en una sociedad plenamente visual, a lo largo de su vida ha percibido una notable cantidad de imágenes que, consciente o inconscientemente están en él, aceptadas o rechazadas, prontas a integrarse de manera significativa y sustentable cuando se presente el conflicto cognitivo.

Es necesario, entonces, reconocer estos conocimientos previos del alumno. Pueden ser erróneos o no, pero siempre son útiles porque su corrección o profundización podrá iniciarse desde la visualización y análisis de imágenes, propias y de otros autores, avanzando hacia una apreciación crítica. Luego vendrá la técnica y el concepto como elementos de construcción, justificación y orientación hacia la creación propia, objetivo siempre presente en todas las asignaturas. Bajo este concepto y considerando la evolución constante de la fotografía, la revisión de la bibliografía con los aportes de los docentes de las asignaturas y la incorporación de sitios Web de reconocida seriedad, amplían y actualizan el espectro de consulta. La carrera no pretende sólo la formación de fotógrafos, sino algo más ambicioso, un diseñador fotográfico, alguien que no sólo puede tomar fotografías en respuesta a cualquier asignación, sino alguien que proyecta fotografías en respuesta a una necesidad, en cualquiera de las áreas que involucran al medio.

Una de las dificultades más extendidas entre el alumnado, al menos al inicio de sus carreras, es la escritura. Es una consecuencia más del momento social que transitamos y que durante mucho tiempo fue una queja constante de los docentes universitarios hacia los aprendizajes previos en las escuelas medias. A esto hay que agregar el concepto generalizado de que en las carreras de diseño no es necesario un dominio de la escritura y de la construcción del discurso, como lo sería en ciencias sociales o en humanidades. En esta problemática se internó el profesor Bernardo Suárez(9) quien describió y fundamentó la necesidad de una alfabetización académica para las carreras de diseño.

Propuso, básicamente, la necesidad de aplicar metodologías que le permitan al alumno complementar sus proyectos mediante una escritura acorde con el ámbito universitario.

Se observa una marcada resistencia a este cambio y muchos alumnos expresan que su elección hacia las disciplinas de diseño fue justamente por la dificultad que tienen para expresarse a través de la escritura. Las asignaturas comunes a todas las carreras que buscan introducir al estudiante en el mundo académico (Comunicación oral y escrita o Introducción a la investigación), representan un acercamiento al pensamiento crítico. Pero debe extenderse la aplicación de estos mismos criterios a las demás materias de la carrera, única manera de que esta modificación cognitiva quede plasmada en la práctica cotidiana del estudiante.

En otra de las intervenciones la profesora Viviana Polo (10) interpretó el diseño de vestuario como una extensión del diseño industrial donde “el cuerpo es un contexto vivo y hay que comprender lo que se hace para ese cuerpo, por necesidad o por estética”. Pero más allá de su especialidad, ciertos conceptos didácticos son aplicables a otras áreas: “Se pretende enseñar que el mundo es un sistema y que las verdades son relativas al punto de vista que uno tenga del mundo. Debe haber una lógica de integralidad de la lectura y visión del mundo”.

La profesora Alejandra Niedermaier(11) focalizó su presentación en la trascendencia de la palabra del docente como vehículo de transformación entre información y conocimiento, describiendo, asimismo, el desafío inherente a las dificultades que esto representa. Nos refirió sobre la visualidad en el mundo contemporáneo atravesado por imágenes que lo “objetivan y adjetivan” y la necesidad de que el alumno pueda hacer una interpretación crítica de las mismas.

En este recorrido breve a través de las diferentes ponencias (a las que se puede acceder en su integridad), he querido resaltar, simplemente, algunos aspectos y conceptos que permiten el apuntalamiento de la idea central que guía este escrito. Por cierto que no es original porque está presente en las conclusiones de la comisión, pero creo que es la más universal de todas ellas: “Establecer un contrato comunicacional con los alumnos para desarrollar herramientas para la construcción de un pensamiento crítico. En este sentido, el pensamiento proyectual debería ser por naturaleza crítico. Por ello, se promueve el cuestionamiento de certezas y la deconstrucción de los estereotipos” (12).

Establecer esta base es esencial para poder avanzar con cualquier proyecto didáctico. El constructo social establecido por los medios impacta claramente sobre los estudiantes ingresantes, generando una amplia gama de concepciones erróneas, algunas más generalizadas que otras (“para diseñar no es necesario escribir” o “cualquiera puede hacer buenas fotografías con una cámara automática”).

Es reconfortante observar que exista una resistencia académica a esta posmodernidad, sin que ésta se transforme en un corsé a la creatividad del alumno. Debemos comprender a la posmodernidad como una categoría de la modernidad que puede ser comprendida y aprehendida para que tenga sentido y no se extienda como una expresión nihilista.

Referencias bibliográficas

Steinberg, L. (Universidad de Palermo). Didáctica de la comunicación: cuando de incentivar el pensamiento crítico se trata. 1 Referencia a la película Waterworld (1995), dirigida por Kevin Reynolds y protagoniza por Kevin Costner, Dennis Hopper, Jeanne Tripplehorn y Tina Majorino (Universal Pictures). 2

Acuña, P.; Dubois, M. J.; Maniago, V. y Pano, N. (Universidad de Buenos Aires - FADU). Diseño sin fines de lucro: Un acercamiento a la problemática sobre métodos de diseño. 3

Pérez Rodríguez, G. A. (Pontificia Universidad Javeriana - Colombia). Una experiencia docente basada en la formación integral. 4

Solano, A.; Agustín, R. (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla - México). La enseñanza del boceto como objeto de diseño. 5

Aun Bertoldi, C. (Universidad de São Paulo - Brasil). Cerãmica e ensino de modelos físicos como ferramenta de projeto. 6 Gallardo, P. E. (Universidad de Palermo). Planificaciones académicas: re-plantear, re-organizar, re-estructurar, re-diseñar. 7 Fernández, C. A. (Universidad de Palermo). Reflexiones sobre el currículum en la enseñanza de la fotografía. 8

Suárez, B. (Universidad de Palermo). Diseño y escritura: Problemática de la enseñanza de la expresión escrita en el campo de las disciplinas proyectuales. 9

Polo, V. (Universidad San Buenaventura - Colombia). Proyectación para el diseño del vestuario. 10

Niedermaier, A. (Universidad de Palermo). El valor privilegiado de la palabra. 11

Conclusiones de la Comisión 1.1.c. Del 31.07.2012. Orador: Guillermo Andrés Pérez Rodríguez (Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia). 12

Abstract: In a society increasingly crossed by technology, marketingand the media discourse, the first step in the process of teaching and learning is the development of critical thinking in students. This has been one of the points of convergence between the teachers involved in the commission (1.1 [C] Curriculum, teaching strategies and teaching resources).

Keywords: postmodernity - critical thinking - design - media - planning - literacy - didactics.

Resumo: Em uma sociedade a cada vez mais atravessada pela tecnologia, a comercialização e o discurso dos meios de comunicação, o primeiro passo no processo de ensino-aprendizagem é o desenvolvimento do pensamento crítico no aluno. Este tem sido um dos pontos de coincidência entre os professores participantes na comissão (1.1 [C] Currícula, estratégias pedagógicas e recursos didáticos).

Palavras chave: pósmodernidade - pensamento crítico - design - mídia - planejamento - alfabetização - ensino.

(*) Carlos Alberto Fernández: Periodista, fotógrafo, ensayista, diseñador gráfico, editor. Docente en la Universidad de Palermo en el Departamento Audiovisual de la Facultad de Diseño y Comunicación.


La sombra de la posmodernidad. fue publicado de la página 159 a página162 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXII

ver detalle e índice del libro