Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº59 >
  4. Análisis de la obra de Marta Minujín desde la perspectiva dadaísta

Análisis de la obra de Marta Minujín desde la perspectiva dadaísta

Ficker, Karin

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº59

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº59

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2013 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Segundo Cuatrimestre 2013

Año X, Vol. 59, Mayo 2014, Buenos Aires, Argentina | 124 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Todo es arte. Así lo exclama una de las más conocidas y controvertidas artistas argentinas que ha ocasionado grandes interrogantes y repercusiones entre los observadores. Marta Inés Minujín nunca pasó desapercibida. Arte o no, según cada quien, siempre ha tenido una fuerte convicción por lograr un choque emocional en el observador; algo que ha sido el fin durante generaciones y generaciones de artistas que han transitado por este nuevo cuestionamiento del arte a lo largo de la historia.

Desarrollo

Si toda creación es una creación artística ha sido un punto focal entre filósofos y pensadores que se han interrogado de qué manera el hombre ha buscado siempre transmitir arte de diversas formas. El concepto de belleza estuvo por mucho tiempo ligado al arte, pero esta idea actualmente ha sido modificada. El nuevo ideal de belleza está relacionado al concepto de lo feo por ser novedoso, lo extraño, lo que no es común y genera un choque emocional en el espectador y es un constante cuestionar de la mímesis. No siempre tiene una razón específica, simplemente una expresión de sentimientos que un artista quiere transmitir, pero que muchas veces no es comprendida por todos.

Esta búsqueda de un lenguaje propio, alejada de cualquier tradición académica, ha sido uno de los principales fundamentos de las llamadas vanguardias históricas desarrolladas desde los primeros años del siglo XX hasta la Segunda Guerra Mundial (1939). Para muchos fue un gran cambio, una generación que ha fomentado un nuevo concepto buscando una respuesta a cada momento histórico y poder expresar así un nuevo despertar del arte “moderno”.

El arte surge deliberadamente, sin ataduras, dejando llevar la expresión hacia el lado más inconsciente, imprevisible; siendo muchas veces insensato y absurdo; sin una lógica coherente que determine un orden. Marta Minujín ha sido siempre una de las artistas más controversiales en el mundo del arte y es una fiel exponente de un fenómeno que no es reciente, conocido popularmente como Dadaísmo (que data del año 1916).

Este movimiento cultural anti-arte era una burla a cualquier tradición, cuya rebeldía provocaría repercusiones en todos los aspectos artísticos.

Sostenían que el hombre sería más libre cuánto más despojado estaba de su pasado. Su fascinación se centraba en lo fantasioso, lo dudoso y defendían siempre el caos contra el orden para generar escándalo en la sociedad. Otro de sus tantos fundamentos se centraba en críticas hacia todos los estándares sociales, oponiéndose a todo aquel que promovía el arte como objeto de valor únicamente para la burguesía y no para todos.

La expresión “actuar de forma artística” no estaba relacionada únicamente a aquel que sólo tenía una experiencia académica; sino a la pertenencia del mundo del arte a todos los individuos.

De expresión, sin ataduras ó reglas técnicas, podía ser un juego permanente del que cualquiera podía hacerse partícipe. El Dadaísmo era una ruptura a las reglas sociales y era tan casual como las acepciones adjudicadas a su nombre.

El concepto de arte para todos, que introduce una mezcla de técnicas no utilizadas hasta el momento, genera la admiración de muchos y el escándalo de otros (los más tradicionalistas).

La controversia no es un tema relegado en la historia, sino al contrario, sigue vigente aún hoy día y se expresa de diversas formas.

Una estructura habitable, pero cubierta de colchones encontrados entre los desechos de los hospitales parisinos en 1963 (realizada por Marta Minujín), no está muy alejada de las técnicas empleadas por los artistas dadaístas en sus diferentes collages con materiales tomados de la calle (como los del destacado Kurt Schwitters o los famosos ready-mades del francés Marcel Duchamp, arte realizado mediante el uso de objetos que normalmente no se consideran artísticos).

En plena época del Dadaísmo, Marcel Duchamp sostenía que su valor estético estaba determinado por un puro acto mental y no por un procedimiento técnico. Al separarlo de su contexto habitual, dónde cumplía una función práctica, pasaba a adquirir una actitud distinta respecto de la función para la que había sido creada; generando una atención en la mirada del observador. Esa inquietud, es buscada no sólo por los Dadaístas, sino por varios movimientos de vanguardia que hacían hincapié en lograr ese objetivo.

Actualmente, el arte no se limita al objeto en sí, sino intenta una interacción con el espectador. Ese lazo invisible que une al artista con el observador redefine la palabra arte. También, como consecuencia se redefine el concepto de espectador, que deja de ser alguien que simplemente observa una obra para convertirse en parte de ella mediante la interacción. El espectador pasa a tener un rol más activo, que establece un paralelo con actor en una obra teatral.

Marta Minujín ha sido una de las precursoras de los famosos Happenings. El fenómeno surgió en la década de los ’50 y ha tenido muchos exponentes significativos: entre ellos Joseph Beuys (artista alemán, perteneciente al grupo Fluxus, otro de los movimientos dirigidos a impactar al público al igual que el Dadaísmo). Son una manifestación artística, dónde el espectador también puede liberar su arte, expresar sus emociones y sentimientos, y hacer presente la idea de que todos pueden ser artistas.

Uno de los primeros Happenings realizados por la artista Marta Minujín fue en el año 1963 en un terreno baldío del Impasse Roussin (Paris). La propuesta no sólo era realizar una estructura con colchones sino también invitar a varios artistas a destruirlo; no sólo se exponía un objeto de uso cotidiano sino también se interactuaba con él. Se puede observar que su manifestación artística está influenciada por los conceptos del Dadaísmo y el Neodadá surgido a finales de los ’50 y principios de los ’60 (representado principalmente por Robert Rauschenberg y Jasper Johns).

Uno de sus invitados a este primer happening fue el reconocido artista Christo Vladimirov Javacheff. Al l igual que Minujín, Javacheff había hecho una fusión de los conceptos de vanguardia y había realizado obras a gran escala en diferentes lugares del mundo. Había tomando como objeto y fuente de inspiración, la tela con la que envolvía edificios de gran magnitud ó cubría extensas áreas.

Marta Minujín, sin llegar a recubrir grandes superficies, simplemente se envolvió a sí misma en periódicos (1965) para sumergirse luego en el Río de la Plata hasta que éstos se disolvieron en el agua. Este encuentro con el arte moderno lo denominó Leyendo las noticias y nuevamente revivió el concepto dadaísta: impactar al público presente. Ese choque emocional que hace que la palabra arte sea cuestionada, una vez más, por la sociedad.

A lo largo de los años la artista ha realizado diversos happenings como Cabalgata (1964), La Menesunda (1965), Venus de Queso (1985), Rayuelarte (2008), entre otros.

Conclusiones

Todo artista busca una forma de expresarse y cada época histórica ha tenido numerosos ejemplos de diversos estilos y formas de manifestar su arte.

Cada movimiento ha dejado un legado y una riqueza innumerable de obras. Algunos se han basado en ideales de belleza, otros han buscado expresarse mediante un manifiesto cargado de contenido revolucionario (queriendo transgredir los límites del orden y buscando un lenguaje propio que los identifique).

Más allá de las diferencias, todos los artistas formaron parte de la denominada historia del arte que se sigue construyendo.

Marta Minujín, por su parte, sigue apostando por una redefinición del concepto moderno del arte.

Se puede observar –a lo largo de la historia– que muchos conceptos resurgen, se cuestionan y resignifican la idea qué es y qué no es una creación artística, dejando siempre abierta la duda de si todo lo creado es arte.

Bibliografía

Argan, G. (1991). El arte moderno. Del Iluminismo a los movimientos contemporáneos. Madrid: Akal.

Minujín, M. (2013). Sitio oficial. Disponible en: marta-minujin.com

Oliveras, E. (2006). Estética: la cuestión del arte. Buenos Aires: Ariel.

Read, H. (1984). Breve Historia de la Pintura Moderna. Barcelona: Ediciones del Serbal.


Análisis de la obra de Marta Minujín desde la perspectiva dadaísta fue publicado de la página 85 a página86 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº59

ver detalle e índice del libro