Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64 >
  4. La globalización a través del documental China Blue

La globalización a través del documental China Blue

Quijano, Gabriela; Vielma, Rodolfo; otros

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición XIII br r nEscritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2014 r n

Año XI, Vol. 64, Noviembre 2014, Buenos Aires, Argentina | 98 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

El tema principal que se aborda ensayo es la globalización, para lo cual se utilizará el documental China Blue (2005), dirigido por el israelí Micha Peled. El documental sitúa al espectador al interior de una fábrica de jeans en la que dos jóvenes intentan sobrevivir a las complejas condiciones laborales. Desde los diferentes sectores jerárquicos de la empresa, el documental muestra las problemáticas vinculadas a la globalización que muchas veces son desconocidas. Asimismo proporciona un informe alarmante sobre las presiones económicas que instauran las compañías occidentales en todo el mundo y las consecuencias humanas que esto provoca.

Desarrollo

China Blue nos adentra en una fábrica de jeans donde dos jóvenes, Jasmine y Orchid, intentan sobrevivir a las difíciles condiciones laborales. Sus vidas se cruzan con otras compañeras y con la del director de la fábrica donde trabajan, el señor Lam. Así como otras muchas chicas, Jasmine abandona su pueblito para trabajar en una fábrica en la ciudad. Rápidamente, su ilusión inicial para conseguir dinero para su familia se desvanece. Se ve sobresaturada por jornadas laborales larguísimas y por el retraso en el pago de su sueldo. Su único consuelo es la amistad que nace con sus compañeras de trabajo. Para conseguir mejorar su negocio, el dueño de la empresa acuerda precios extremadamente bajos y unos plazos de entrega ajustadísimos. Gracias a esto, recorta los salarios y obliga a las chicas a trabajar sin parar durante toda la jornada. Si las chicas se duermen, se las multa con una rebaja considerable del sueldo. Para evitarlo, se sujetan los párpados con pinzas de colgar la ropa. Estas condiciones las inducen a la huelga, que es ilegal en China, como último recurso para defender su dignidad. Lo explicitado en este documental se puede comprender a través de la globalización, entendida como un proceso económico, tecnológico, social y cultural a escala planetaria que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo uniendo sus mercados, sociedades y culturas. Para Jorge Saborido (2003), el proceso de globalización tiene varias implicancias y no una definición concreta. Hace referencia a los principales hechos que caracterizan esta era; se asiste a una aceleración de la interdependencia y a una intensificación de las conexiones entre las economías y las sociedades nacionales. Esto implica que los hechos ya no ocurren de manera aislada en un solo lugar, sino que tienen repercusión e impacto directo en otros. El concepto de globalización hace referencia, asimismo, a:

Redes institucionalizadas de vínculos a nivel mundial. El término expresa la escala cada vez mayor, la creciente amplitud, el impacto cada vez más veloz y profundo de las relaciones interregionales y de los modelos de interacción social. Se refiere entonces a una verdadera transformación en la escala de organizaciones de la sociedad, que pone en relación comunidades distantes y amplía el ámbito de relaciones de poder abrazando las regiones más importantes del mundo. (Saborido, 2003)

Sin embargo, es menester considerar otras posturas frente a la globalización. Según Joachim Hirsch (1997) el concepto se puede diferenciar analíticamente en varios niveles; el primero corresponde a lo técnico, que según expone el autor, se relaciona con la implantación de nuevas tecnologías, especialmente las revoluciones tecnológicas, vinculadas con las modernas posibilidades de elaboración y transferencia de información. Expone que con la rapidez y el movimiento online permite unir regiones del mundo muy distantes. Este desarrollo sirve de base sobre todo para la idea de una aldea global. En segundo lugar está lo político, que relaciona la globalización con la finalización de la guerra fría y de la división del mundo en dos bloques enemigos derivada de la misma. Explica que tras la caída de la Unión Soviética, se presenta como definitiva la victoria histórica del modelo democrático liberal. Estado Unidos se convierte en una potencia mundial dominante sin restricciones. El tercer nivel es referente a lo ideológico-cultura, que puede entenderse como la universalización de determinados modelos de valor; el autor menciona el reconocimiento general de los principios liberales democráticos y los derechos fundamentales como un ejemplo; sin embargo, puede entenderse también como la generalización del modelo de consumo capitalista. Como último nivel distingue lo económico; el concepto hace referencia a la liberación del tráfico de mercancías, servicios, dinero y capitales; a la internalización de la producción y también a la posición cada vez más dominante de las empresas multinacionales. Por otro lado, Manuel Castells sostiene que la globalización ha producido transformaciones de orden económico y tecnológico. En términos económicos, puede caracterizarse a la economía por tres grandes características: es informacional, global y funciona en red. Asimismo, ha cambiado el tipo de trabajo, que lo expone en dos partes, trabajo autoprogramable y trabajo genérico. El primero es el que desarrolla aquel trabajador que tiene una capacidad instalada en él o ella de poder tener la posibilidad de redefinir sus capacidades conforme va cambiando la tecnología y conforme cambia a un nuevo puesto de trabajo. El segundo, que lo llama trabajo genérico, hace referencia a la gente que simplemente tiene sus capacidades humanas con un nivel de educación más o menos básico; que recibe instrucciones y ejecuta órdenes y que incluso no le dejan hacer más que eso. Este tipo de trabajo coexiste con máquinas y con la misma labor en diferentes países, es decir el mismo mercado de trabajo. El análisis de los conceptos anteriormente mencionados se puede inferir que la globalización se refiere a los vínculos, comunicación y las interrelaciones con diversas partes del mundo.

El documental China Blue (2005), rodado clandestinamente y bajo duras condiciones de trabajo en China, permite desarrollar el tema de la globalización, debido a que está inmerso en las transformaciones que ésta ha provocado. En este sentido, podría sostenerse que pertenece al trabajo genérico que Manuel Castells (2005) expone. Este trabajo implica que existe un importante objetivo de subestimar las necesidades y derechos de los trabajadores para incrementar ganancias de la empresa, siendo un caso de explotación laboral, entre otros temas que se van a exponer en el presente ensayo. Lo antedicho se refleja claramente en el film, debido a que en la fabrica Lifeng Clothes Co, el director y dueño Lam subestima cada una de las necesidades de las jóvenes menores de 16 años, sometiéndolas a jornadas laborales de 24 horas, sin descanso, ni tiempo para ir al baño; esto con el fin de generar ingresos para la fábrica, explotando la mano de obra, ya que los requerimientos de las multinacionales que hacen pedidos exige un tiempo de entrega inferior al que se necesita para la elaboración de jeans. Este trabajo genérico convive con máquinas y coexiste con trabajo genérico en otros países, es decir, el mismo mercado de trabajo en diferentes lugares; por ejemplo una empresa puede tener la opción de decidir si emplea a una persona u otra, si utiliza una máquina en lugar de esa persona, o si importa ese producto producido por un obrero oriental que cuesta diez veces menos. En esa relación es donde hay una reducción de las capacidades de la fuerza de trabajo de tipo genérica, ya que pierde la capacidad de negociación. Eso no quiere decir que puedan ser eliminados, pero es simplemente una relación de costo-beneficio, de cuánto trabajo genérico hace falta en comparación con una máquina o en comparación con el trabajo globalizado. Las empresas que más o menos encuentran la combinación óptima avanzan, y las que no, se hunden. Esto sería la división que no es una división social, sino tecnológica. Lo explicado anteriormente se puede ejemplificar con la película, ya que muestra cómo se trata a los empleados de una fábrica particular del oriente, con nulo poder de decisión, de proponer y de luchar por sus derechos laborales. Se pude ver claramente que los empleados no son reemplazados por elementos tecnológicos ni mucho menos, sino que ellos mismos son las máquinas. Son máquinas porque trabajan arduamente por periodos de tiempo extremos, en condiciones deplorables, viviendo en la misma residencia junto a sus compañeros, en habitaciones extremadamente pequeñas, carentes de agua y elementos básicos. De hecho, si se enferman, rápidamente son sustituidos por nuevos empleados desesperados por obtener el trabajo. Desde la perspectiva de un empleado de occidente, se hace evidente que éste no podría soportar dichas condiciones laborales, lo que posiblemente generaría un paro laboral o gremial, y una consiguiente reivindicación de sus derechos. En cambio, en países como China, la adhesión o participación en un paro puede conllevar su despido de la fábrica, por lo que ni se atreven a realizarlos. Por lo tanto, cuando estos reciben su escaso salario y atrasado, no les queda otra que seguir trabajando para poder obtener dinero para sus familias. Según Saborido (2003) hay dos características fundamentales que se valoran en el ámbito de la producción: la productividad y la competitividad. La productividad es la cuantificación de los productos que se obtienen por unidad y la competitividad refiere a la capacidad para abordar cada vez más partes del mercado. Sin embargo, puede generarse una competitividad positiva y una competitividad negativa. Esto se puede ver claramente reflejado en el documental, ya que la fábrica muestra algunas de las razones por las que la mano de obra es tan barata, como por ejemplo la competencia, la exigencia de bajo costo de las empresas multinacionales y la disponibilidad de mano de obra. Se puede observar entonces que los elementos clave hoy en día son la capacidad tecnológica y humana de generar, procesar y producir. Algunas imágenes que demuestran las condiciones laborales, que se ven reflejadas en el documental ilustran cómo son las condiciones de los empleados tras un lapso muy prolongado de trabajo, con muy pocas horas de descanso. Si estos son encontrados durmiendo por sus supervisores son sancionados y se les resta de su salario los minutos que no han trabajado. Según Naomi Klein, la fabricación de artículos siguió siendo el centro de todas las economías industriales. Pero hacia la década de 1980, algunas de las fábricas más poderosas del mundo comenzaron a tambalearse. Estas empresas tenían inflación y demasiadas propiedades, empleados y estaban atados a demasiadas inversiones. Las marcas y empresas multinacionales con grandes fábricas se dieron cuenta que el negocio no estaba en mantener a cientos de empleados, maquinarias y grandes fábricas para lograr una imagen de marca competente. Entendieron que lo que brindaba la marca era mucho más que un producto. Se dieron cuenta que para mantener una imagen de marca era sólo necesaria la publicidad, sin importar dónde se fabricara su producto; sólo agregándole la etiqueta y manteniendo un margen de calidad con buena publicidad, el posicionamiento de su marca se mantendría intacto. Esto es lo que se ve reflejado en la película China Blue; en este caso, grandes marcas de pantalones y ropa de jean como Levi´s, contratan fábricas extranjeras donde el costo de mano de obra es barato para producir sus productos y por más que se fabrique en China, a sus marcas no le modifica la imagen. Aquí se ve cómo la globalización cambió la visión de los empresarios, predominando actualmente el punto de vista pura y exclusivamente económico. Por otro lado, se ve cómo la globalización afecta a países que poseen una gran cantidad de habitantes, ya que tienen una mayor oferta de mano de obra. Esto provoca la baja de salarios de los trabajadores al mínimo, ya que si alguien no está de acuerdo con su sueldo, rápidamente vendrá otro trabajador que acepte ese pago. Pero no sólo eso: las fábricas que no están dispuestas a bajar sus costos de producción no tienen manera de competir con las demás fábricas, ya que las multinacionales difícilmente las contraten para fabricar sus productos.

Conclusiones

Al analizar detenidamente el documental China Blue (2005) del director y productor Micha X. Peled, se puede identificar que a pesar de vivir en un mundo globalizado, donde lo que antes era impensable hoy existe; más allá de una era “tecnologizada” donde los derechos humanos fundamentales han sido avalados y son defendidos fehacientemente por gran parte de la población como también por organizaciones de índole mundial, aún existen ciertas situaciones como las expuestas en el film, que transgrede los derechos, mostrando un escenario que sabemos que existe pero no lo queremos ver. Este material proporciona un informe alarmante sobre las presiones económicas que ejercen las compañías occidentales y los empleadores de las fábricas orientales, ocultando los problemas complejos de violación a los derechos y dignidad de las personas, quienes son manipulados, sometidos y explotados a las exigencias del sistema capitalista.

Bibliografía

Castells, M. (2005).

Globalización, tecnología, trabajo, empleo y empresa. Madrid: Alianza Editorial. Hirsch, J. (1997).

Globalización, transformación del estado y democracia. México DF: Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilico, División de Ciencias y Humanidades. Klein, N. (2002).

No logo: El poder de las marcas. Barcelona: Paidós Iberica S.A Saborido, J. (2003).

El mundo frente a la globalización. Buenos Aires: Eudeba.


La globalización a través del documental China Blue fue publicado de la página 19 a página21 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº64

ver detalle e índice del libro