1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI >
  4. Proyecto piloto de resignificación del trabajo en el aula centrado en la formación de lectores y escritores.

Proyecto piloto de resignificación del trabajo en el aula centrado en la formación de lectores y escritores.

Blanco, Susana; Cabriza, Inés; Cohen, Andrea; Galussio, Paola

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXXVI

ISSN: 1668-1673

II Congreso de Creatividad, Diseño y Comunicación para Profesores y Autoridades de Nivel Medio. `Interfaces Palermo´

Año XVI, Vol. 26, Noviembre 2015, Buenos Aires, Argentina | 270 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Estrategias empleadas

La estrategia que intentamos describir consta de la incorporación de una segunda docente que acompañe a la profesora titular en el mismo espacio. Esto facilitará la atención de los distintos ritmos de aprendizaje, sus diferentes formas de apropiarse de los textos y también las dificultades que surgieran en el proceso, lo cual posibilita un seguimiento más personalizado. Esto implicó una clara ruptura de las rutinas escolares. Por ello, la selección de los docentes no sólo se ha realizado a partir de la disponibilidad horaria de los mismos; sino que ha surgido de una elaboración conjunta del proyecto y el compromiso claro de trabajar en equipo. Pero fundamentalmente, se unificaron criterios en cuanto al enfoque de la enseñanza, contenidos mínimos y formas de evaluación. Esto nos llevó a una productiva revisión de las prácticas docentes. Esta estrategia pretende, dentro de las condiciones institucionales y la organización del trabajo docente, profundizar el análisis sobre el desempeño de los estudiantes y elaborar estrategias didácticas más adecuadas y más eficaces. Se consideró como objetivo principal que los alumnos dominaran los recursos necesarios para una comprensión efectiva de los textos (literarios o no) y la construcción de un hábito de lectura, al menos incipiente. Sin embargo, como resultado del trabajo en equipo, se observaron otras potencialidades en el proyecto, que nos motivaron a fijar diferentes objetivos entre las docentes que participamos en el mismo. Se trata de aumentar la inclusión, disminuir la deserción y la repitencia así como el ausentismo. En el equipo, intentamos trabajar desde el reconocimiento de la heterogeneidad para lograr una organización escolar fuertemente homogénea. De esta manera, abandonamos formas pasivas de educación para adoptar un enfoque activo en la instrucción. Los alumnos, por su parte, han incorporado nuevas estrategias de aprendizaje; se vieron obligados a abandonar el aprendizaje pasivo por la fuerte exposición a un solo docente y recurrir al aprendizaje activo y colaborativo de dos docentes; se sintieron integrados en un proyecto fomentado desde la institución y encontraron en la escuela el apoyo necesario para lograr consolidar su autoestima y hacer realidad el concepto: Tu esfuerzo vale. Esta estrategia no sólo fortaleció el vínculo docente alumno; sino también, el vínculo entre ellos; ya que se promovió el trabajo en pequeños grupos con un docente que genere reflexión sobre los procesos de intercambio de información, complementariedad en las tareas, interacción y autoevaluación grupal. Hay que resaltar que los alumnos además de contar con el apoyo de dos docentes, en varias oportunidades realizaron la coordinación y seguimiento de otros compañeros (designados por la docente), lo cual posibilitó un segundo nivel de ayuda.

Justificación teórica y experiencias

Al iniciar este proyecto nos enfrentamos a una escasa (por no decir nula) bibliografía sobre el tema. Esto nos obligó a revisar nuestros supuestos pedagógicos y reformularlos para poder llevar adelante una experiencia como esta. Desde hace unos años la aparición y desarrollo de los medios audiovisuales parecía prever la muerte de la lectura a largo plazo. Sin embargo, de un tiempo a esta parte se ha acelerado la diversificación y complejización de códigos; que lejos de desbarrancarse uno a otro no han hecho más que articularse y reconstituir los sistemas de representación simbólica de nuestra sociedad. Lejos de desaparecer, entonces, el lector debe formarse como alguien capaz de atravesar esas redes de significaciones. Una concepción así de la lectura requiere justamente dejar de creer que la adquisición de la lecto-comprensión se acaba en los primeros años de escolaridad. Gracias a la ayuda de un otro, hacen su aparición nuevas maneras de entender y resolver los desafíos del conocimiento. Lo que hoy requiere de una asistencia, en el futuro podrá realizarlo sin ayuda, de manera autónoma. La condición para que se produzca tal autonomía está en relación con la ayuda recibida. Así, la formación de un lector competente y activo dependerá del trabajo en conjunto realizado en el aula. Para ello, la estrategia que estamos describiendo intenta que los alumnos atraviesen tres etapas: la primera se centra en volver activos a los alumnos frente al objeto texto. Parte del trabajo de la pareja pedagógica en un principio es, tal como afirman Bautier & Bucheton, indagar acerca de “las prácticas socio-lingüísticas no escolares de los alumnos [que] son parte integrante de sus aprendizajes, del escrito en particular: lo que construyó el alumno antes y durante la escolaridad en su entorno no escolar (…) influye en la manera en que comprende o no comprende las actividades de lenguaje escolares” (1997, p. 5). Es decir, explicitar lo que ya ha desarrollado el alumno como experiencia lectora. Introducir y detenernos en estos conceptos y estrategias es clave para evitar caer en la excusa del desinterés cuando en realidad la distancia entre el desarrollo real de los alumnos y lo propuesto es tan grande que les resulta inabarcable. De allí que es fundamental también generar un clima de trabajo afectivo y emocional basado en la confianza, la seguridad y el interés por el conocimiento. Un segundo momento de este trabajo complementario se centra, ahora sí, en el desarrollo de técnicas diseñadas para reforzar la instrucción orientada principalmente en lograr la comprensión global de un texto. Podemos inferir que en cada alumno y para cada contenido de aprendizaje existe una zona que está próxima a desarrollarse y otra que en ese momento está fuera de su alcance. Es allí donde deben situarse los procesos de enseñanza y aprendizaje. Para finalmente acceder a un tercer momento donde se internalizan las técnicas desarrolladas (ya conocidas o no) de comprensión y lectura. Este tipo de trabajo además, se articula con el trabajo individual u organización descendente (Lerner 2002) a través del cual los alumnos realizan las lecturas de forma individual. Luego de la puesta en común, se profundizan los problemas de comprensión suscitados y se trabaja por ejemplo, con el vocabulario desconocido con la guía de las docentes. Para abordar esta dificultad apelamos al esquema que defiende Irwin (1986): sobre la base de los esquemas mentales (estructuras cognitivas y afectivas del alumno) se asientan los microprocesos que activan el reconocimiento y la comprensión en una primera instancia. Luego, aparecen los procesos conocidos como de interacción en los que los alumnos generan posibles inferencias por fuera del material textual. Recién más tarde aparecen los macroprocesos que le permiten al alumno una comprensión global del texto; para finalmente pasar a los procesos metacognitivos que habilitan la lectura crítica del texto. En cualquiera de estos estadios puede intervenir la pareja pedagógica. En cuanto a los problemas de conceptualización en temas específicos como por ejemplo, las familias de palabras, trabajamos constantemente con ejercicios que abordan la construcción de términos (prefijos, sufijos y bases léxicas) y la lluvia de palabras frente a elementos que por su poca frecuencia en el vocabulario habitual de los alumnos puedan presentar alguna dificultad. Centrándonos ya en la formación de lectores, por ejemplo, hemos realizado junto con la lectura actividades de desciframiento de mensajes desde el alfabeto griego. De esta manera los alumnos internalizaron nociones referentes a la discrecionalidad del signo, el uso adecuado de las preposiciones y el respeto por las normas del castellano. También se realizaron trabajos de producción escrita para afianzar el vocabulario adquirido a partir de diferentes lecturas.