Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70 >
  4. Docente: Andrea De Felice

Docente: Andrea De Felice

De Felice, Andrea [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación Proyectos de estudiantes desarrollados en la asignatura Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2015 Proyectos Ganadores Comunicación Oral y Escrita Primer Cuatrimestre 2015

Año XII, Vol. 70, Octubre 2015, Buenos Aires, Argentina | 118 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Abstract del docente

Uno de los objetivos fundamentales de COE es que los estudiantes mejoren la redacción y logren un estilo personal de escritura. En este aspecto, el Trabajo Práctico Final propone elaborar un relato familiar, con una historia interesante para contar y que, desde el punto de vista de la investigación, genere motivación en el alumno para recuperar la memoria e indagar en el pasado. Se pretende que este relato sirva para bucear en las propias raíces y para conectarse con la familia acercándose a un determinado acontecimiento o algún personaje significativo.

Es una manera también de indagar sobre determinados vínculos, de tematizar los afectos desde la mirada del investigador, de tomar conciencia de su historia como individuos, de la cadena de vínculos que transitaron ese andar antropológico tan particular, donde intervienen prácticas, formas de actuar y de comunicarse, experiencias, costumbres, valores, elecciones de vida, en fin, trayectorias muy ligadas a la identidad.

Estos discursos, que suelen ser polifónicos, permiten revalorizar las voces de la vejez, darles participación, escuchar al otro, y capitalizar las experiencias de las generaciones pasadas que, de alguna manera, tienen incidencia en su ser de hoy, en la construcción de la subjetividad.

Así es como este Trabajo Práctico Final propone redescubrir un relato familiar que, de este modo, pueda transformarse en un viaje de descubrimiento individual. Es en la construcción de un relato familiar que se inicia una búsqueda, no solo para reconstruir la identidad personal, sino para indagar en el origen de uno mismo y hasta en la propia vocación.

Producción de los estudiantes

De todo lo malo, surge también algo bueno

Paula Friedrich

Para el trabajo práctico final decidí elegir a mi mamá, Marcela Tabanera de Friedrich, como la protagonista de mi historia familiar. Es madre de dos hijos, Germán y Paula. Estudió literatura en la Universidad Católica Argentina. Le encanta su profesión, disfruta mucho dar clases de apoyo escolar a chicos humildes para que puedan terminar el colegio secundario.

Trabaja además en el colegio al que Germán y yo íbamos, como integrante de la Comisión Directiva. Tiene muchos grupos de amigas, es una persona muy conversadora. En resumen, es una gran madre y la admiro mucho.

En el transcurso de los años, pasó por muchas vivencias duras y fuertes, en las que supo salir adelante. Siempre con apoyo y soporte, pudo lograrlo. Con sus experiencias, aprendí lo que significa tener fuerza y el valor de la perseverancia. Eso es mí mamá, un ejemplo de persona, al punto de transformar las situaciones: “de todo lo malo, surge también algo bueno”.

Un hombre fuerte

Jorgelina Adela Reif

El personaje elegido para el relato familiar es mi padre, Marcos Reif. Lo elegí porque es una persona que, a pesar de sufrir serios problemas de salud a lo largo de su vida, supo hacerle frente a las dificultades y vencer las adversidades.

Sus padres fueron una pareja de inmigrantes judíos, quienes llegaron de Alemania huyendo del horror instaurado allí por el gobierno nazi.

Marcos empezó a trabajar a los 18 años aunque su padre no estaba de acuerdo, prefería que solo se dedicara a estudiar.

Hizo gran parte de la carrera de abogacía en la Universidad de Buenos Aires al mismo tiempo que se dedicaba a ser comerciante.

Pero casi al final, abandonó, convencido de que su vocación era el comercio. Formó una familia con mi madre y tuvieron dos hijas: Julieta, de 30 años, y quien escribe, Jorgelina, de 33. Hace pocas semanas, con 74 años, le confirmaron que por segunda vez venció un linfoma, un tipo de cáncer en las células, y aunque su cuerpo se ha deteriorado, una vez más logró su cometido.

Que sea rock

Paula Amsler

Una anécdota infantil sellará lo que luego será, posiblemente, su filosofía de vida. Guillermo, con tan sólo siete años trepó el molino de su casa, desplegó su paraguas y se lanzó: “Que sea rock”, exclamó. No es precisamente músico, ni paracaidista.

Su frase favorita, la robó de uno de sus ídolos, Pappo, y aunque el rock and roll parezca algo primordial en su vida, es en verdad una de sus tantas pasiones. Guillermo Amsler es, en cambio, un deportista aventurero.

Este relato no está teñido de tristeza, aunque los hechos hayan atrapado de la manera más cruda a su protagonista. La ironía de un hombre imparable fue encontrarse hemipléjico a los 53 años. Se hace difícil dibujarlo en palabras para evitar dar un golpe bajo. Este relato en verdad pretende brindar alegría, es una invitación a vivir.

A sus 60 años, cuesta encontrarlo en estas páginas. Su esposa, María del Carmen, y sus cuatro hijos lo sienten distante, encerrado en su propia lucha. Sin embargo, llevan su sangre y saben que está presente en cada intención por aventurarse a la vida y por desafiarse a sí mismo.

Sueños del sur

María Soledad Teutonico

Domingo Teutonico fue mi bisabuelo. Lamentablemente no tuve la posibilidad de conocerlo, tal vez esta historia sería distinta de haber podido tener su versión. Sé que su sueño desde pequeño era la de ser actor, así que con tan solo 17 años abandonó su pueblo natal, en Chieti, Italia, para probar suerte en Estados Unidos. Pero desatada la Primera Guerra Mundial, decidió enlistarse en el ejército aunque al poco tiempo recibiría la baja. Así fue como de regreso a su pueblo conoció el amor. Se enamoró de una joven con la cual se casó y tuvo tres hijos.

Sin embargo esa no era la vida que esperaba, así que decidió marcharse para probar suerte. Su destino fue Buenos Aires, donde su vida cambió para siempre. Deslumbrado por la vida nocturna, Domingo parecía haber encontrado el lugar donde concretaría su sueño. Creía que se rodeaba de amistades que facilitarían su realización. Pero no logró cumplir con esa expectativa. Años más tarde, recibiría la visita inesperada de uno de sus hijos, con una terrible y triste noticia.

Contra vientos y mareas

Rita Nabais Rebelo

Entre risas, anécdotas, canciones de Francoise Hardy y el humo del cigarrillo SG quedó mi tía en mis memorias. Nació en 1938 en Portugal, su madre le puso el nombre de Maria Antonieta, imponente, histórico. Lejos de haber nacido en una cuna de oro y de haber tenido un Versailles en su vida, Nêta, forjó su propio camino.

La dificultad financiera de la familia la llevó a abandonar el secundario para trabajar junto a una costurera. Pero se sumergió en un sinfín de libros, quizás para escaparse de la realidad y experimentar la vida de varios personajes, o para seguir adquiriendo conocimiento. Lo cierto es que su inteligencia y creatividad la hicieron escalar desde un puesto de secretaria a la primera mujer Directora Creativa en el país.

Nêta era la figura materna para su hermana, madre de fierro para su hijo prodigio con discapacidad, protectora de sus sobrinos, abuela cariñosa y una amiga siempre presente. Fue más tarde en mi vida donde descubrí que, tal como una heroína de un cuento, escondía un secreto que nunca decidió develar.

Los que nunca se dieron por vencidos

María Luz Varela Arena

¿Hay personas más fuertes que otras? ¿Será que Dios pone en el camino de la vida aquello que cada quien puede superar? Una mujer y un hombre, llamados Cecilia y Carlos, se cruzan en el camino de la vida hace 25 años. Transitan cosas tristes y otras tantas felices, cuentan una historia de superación, de entrega, de amor, de unión y de valores que transmiten a las personas de su alrededor, formándolos en quienes son hoy. Ellos cumplen el rol de padres, hijos, hermanos, amigos, compañeros y no son perfectos, cometen errores como cualquier ser humano pero eso no los hace menos increíbles.

Conociendo los acontecimientos que sucedieron en las vidas de Carlos y de Cecilia, se logra comprender que tal vez las historias de amor no duran para siempre, pero igual están llenas de amor. Probablemente todas las familias tengan crisis y no por eso dejan de ser una familia. La realidad es que las personas se encuentran y desencuentran, van por senderos distintos, se dividen, pero eso no los hace menos unidos.

Hilo rojo

Emilse Bergamin

“Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper”.

Oscar, mi abuelo, nunca hubiera imaginado que abandonaría su Suiza natal, rumbo a la Argentina, en busca de su hermano.

Así fue como conoció a Blanca, una quinceañera gallega, quien sería el amor de su vida. Con su andar tranquilo y los ojos azules más hermosos que he visto, Blanca, se enamoró perdidamente de él. Entre señas y una atracción innegable, se desarrolla este relato que tiene como epicentro San Miguel de Tucumán.

Con esta historia, a modo de homenaje, quiero expresar el amor que les he tenido y además revolver dentro del baúl de los recuerdos para redescubrir todas aquellas anécdotas que, a veces, la vorágine en la que vivimos y la ausencia de aquellos seres nos hace olvidar de esos momentos maravillosos que nos brindan los abuelos, ese amor tan incondicional que marca nuestras vidas.

Cuatro minutos

Lara Campanella

Esta es una historia pasada que hoy refleja una personalidad diferente. Su protagonista, Sol Campanella, con tan sólo tres años, corrió del cuarto a la cocina y tardó cuatro minutos en desplegar la frase clave: “la margarita está llena de vino”. No fue precisamente un chiste o una frase que hubiera escuchado en otro lado, sino que provino desde lo más profundo de su mente. Sin saber lo que ocurriría más tarde.

La vida le jugó una mala pasada a esta chiquita, cargada de energía y picardía. Su salud se complicó y permaneció internada durante cuatro meses en una cama de la Clínica La Trinidad, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Fueron cuatro minutos que la tuvieron en coma.

Este relato refleja un momento triste en su vida pero intenta mostrar la fortaleza de la protagonista. Y a la vez, pretende brindar alegría y demostrar que cuando uno quiere puede.

Hoy Sol tiene 22 años y es imparable, su vitalidad es única. Sin dudas, es una experta en batir desafíos desde los tres años.

La valentía de María Rosa

Guillermo Ariel Amaya

El relato es la historia de María Rosa, mi bisabuela, quien llegó a Santa Fe desde Grecia siendo muy joven. Vino en barco, con sus padres y sus hermanos. Su padre era una persona muy apegada a las tradiciones y se consideraba el único capaz de elegirle los maridos a sus hijas mujeres. Por lo tanto, desde la adolescencia las chicas tenían elegido su candidato para casarse. María Rosa era la menor de las hermanas y fue viendo cómo las otras estaban obligadas a aceptar a los hombres que su padre consideraba mejores para ellas, aún contra su voluntad. La mayor se casó con un amigo del padre, veinte años mayor que ella, dicen que pasó varios días llorando después de su boda, pero tuvo que resignarse ya que nadie se animaba a oponerse a la voluntad del padre. Sus hermanas tendrían el mismo futuro que ella, sin embargo, María Rosa logró cambiar su destino. Decidida y firme evitó que esta trágica tradición siguiera repitiéndose en su familia, generación tras generación.

Amor de un verano eterno

Maia Klenik Plenilla

Esta es la historia de cómo mis padres, Teresa y Rodolfo, se conocieron y llegaron a ser la pareja que son en la actualidad.

Aquel primer encuentro fue una tarde en una playa de Punta del Este. Mi mamá estaba en lo de su tía, Brita, y mi papá, con su amigo, “el Gallego”. En ese momento, ella vivía en Estados Unidos y estaba recién divorciada. Él, vivía en Buenos Aires, con su novia.

Ese día, cuando mi papá la vió, se enamoró a primera vista.

Luego de insistir, logró convencerla y arreglaron para salir esa noche. No fue la primera cita ideal. Fue su amigo también.

Pero después, pasaron tres días sin despegarse, hasta que Teresa regresó a Estados Unidos. Sin embargo, ese no fue el cierre de un amor de verano, ambos arriesgaron todo para seguir juntos. A distancia y por meses, siguieron conectados.

Y cuando Teresa volvió a Buenos Aires, se casaron el 14 de agosto de 1992. Esta noticia no pareció alegrar a su suegra, quien le manifestó a Teresa su odio por haberle robado a su amado hijo.


Docente: Andrea De Felice fue publicado de la página 13 a página15 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº70

ver detalle e índice del libro